1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX >
  4. El Lenguaje del cerebro. Neurocine

El Lenguaje del cerebro. Neurocine

Contreras Albornoz, Francisco; Gasca Basurto, Luis Fernando

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX

ISSN: 1668-1673

III Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVII, Vol. 29, Noviembre 2016, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Las neurociencias hacen grandes aportes a la industria cinematográfica y audiovisual. El desarrollo de nuevas tecnologías, el estudio e implementación de la fisiología de la conducta, sumados al trabajo de los nuevos investigadores experimentales como psicólogos y neurocientíficos, directores de cine, profesionales en publicidad y expertos en los diferentes medios de comunicación, encuentran en las neurociencias herramientas científicas que ayudaran a validar sus futuras investigaciones. Este artículo recoge un estado de la cuestión que analiza las diferentes tecnologías, los actores del mercado y los principales problemas y debates que están surgiendo en torno a esta disciplina denominada Neuromarketing.

Palabras clave: nuevas tecnologías – neurociencias – industria cinematográfica.

Introducción Neurocine es el término con el que empieza a denominarse al Neuromarketing aplicado a la cinematografía. El neurocine ha revolucionado la medición de las neurociencias al servicio de directores y productores de cine y televisión, publicistas y productoras de medios audiovisuales. Las productoras de cine están comenzando a emplear estás técnicas de Neuromarketing con el objetivo de conocer las reacciones Neurofisiológicas y los estímulos que pueden hacer entender cuál es el lenguaje del cerebro. Y cómo convertir sus producciones en éxitos de taquilla. A la vez se pueden estudiar e investigar las secuencias de imágenes así como la optimización del mensaje logrando con ello mayor credibilidad y confianza.

1. Cinematics Es el término acuñado por el Dr. Hurí Asno de la Universidad de Princeton, para designar el proceso de neuro-retroalimentación que reciben los productores y directores para ayudar a refinar temas claves de las películas como guiones, personajes, escenarios, escenas o efectos. Puede medir la actividad cerebral a través de varias técnicas como la Resonancia Magnética Cerebral (RMFI), Electroencefalografía (EEG), Respuesta Galvánica, Eye Tracking y otras mediciones biométricas como la respuesta facial Facs y de la piel (electromiografía) que permiten conocer con precisión qué ve y qué siente el espectador. Esto posibilita saber qué secuencias de la película son más emocionantes e interesantes y cómo afectan la sensopercepción y su proceso de consolidación cerebral.

Durante estas investigaciones el objetivo principal es averiguar el grado de atención, el compromiso emocional y el grado de retención de memoria del espectador de la secuencia o escena del movie trailer o de la película tal como confirma (Hasson Uri, 2015). Por ejemplo en las pruebas de trailer testing realizadas por la compañía NeuroFocus o EmSense, se emplean tecnología de electroencefalografía (EGG) a través de un casco independiente interconectado con otras técnicas de biométricas.

Unos estudios con los que Uri Hasson, profesor de psicología de la Universidad de Princeton, descubrió que el género que produce mayor activación en la amígdala, área relacionada con la supervivencia y el miedo, son las películas de terror y de acción.

La película “Avatar”, un éxito de taquilla, fue medida con técnicas de Neuromarketing. James Cameron, ganador de varios premios Oscar con la producción de la película Avatar, relata su satisfacción de los resultados conseguidos gracias a la medición de la actividad cerebral a través de la Resonancia Magnética (RMFI), Electroencefalografía (EGG) y técnicas biométricas, con el propósito de medir la actividad cerebral. Entre los resultados se demostró que se requiere más actividad neuronal para procesar una película en 3-D que en 2D.

Al estar la audiencia sometida al manejo de la profundidad de campo, el área visual mapeada en el cerebro en los lóbulos parietal y occipital son las encargadas de procesar e interpretar estos inputs de entrada, haciendo sentir al espectador que es parte activa de la película.

Otra área muy comprometida es el sistema límbico, en particular la amígdala, en donde se procesan las emociones y se pude sentir miedo, rabia, ira.

Sensopercepción refiere a todos lo estímulos que una persona recibe cuando está viendo una película en una sala de cine. Con la nueva tecnología IMAX están siendo afectas de una forma más directa, creando la ilusión de profundidad tridimensional. El proceso de IMAX 3D, 4D, 5D utiliza dos lentes de la cámara para representar a los ojos derecho e izquierdo. Las dos lentes están separadas por una distancia inter ocular de 64 mm (2,5”), la distancia media entre los ojos de un ser humano. En la grabación en dos rollos de película por separado para los ojos derecho e izquierdo los espectadores pueden ser engañados en ver una imagen en 3D en una pantalla de 2D. Para mejorar la experiencia visual de movimiento hay vibración en los asientos, lluvia, brisa.

De esta forma el cerebro nos engaña como el gran ilusionista y creador de la realidad en esta realidad aumentada haciéndole creer al espectador que está dentro del ambiente de la película.

2. Las memorias Priming Son los signos índice que el espectador va conectando para entender la línea argumental de la historia. Lo llevan a estados de euforia, rabia, ira y ayudan en el proceso de consolidación mental y cognitivo del constructo narrativo audiovisual al que está siendo expuesto en una sala de cine.

3. Neuronas espejo El Neurocine es la cuarta pared en donde se refleja el espectador. Todo lo que allí observa el cerebro del espectador de forma especular lo refleja en su cuerpo, por ejemplo en una escena de la película “Avatar” el grupo de neuroinvestigadores comprobó que cuando la banda sonora era de suspenso a las personas en la sala de cine, su hormona del estrés, el cortisol, se les disparaba al límite. Y cuando habían escenas de riesgo, la adrenalina se detonaba haciendo que el tiempo pasara más lento como mecanismo de huida del cerebro.

Conclusión Por último, a estas observaciones se suma el impacto que tiene la investigación neurocientifica y los estudios que se llevan a cabo en diferentes universidades en este nuevo campo. El lenguaje del cerebro es una relación directa entre sentidos y elucubraciones mentales de nuestros cerebros, ya que el cerebro crea la realidad y se adapta al entorno en donde se desarrolla. La realidad es un reflejo de nuestro cerebro.

Referencias bibliográficas: Hasson, U., Shavit, Y., & Universiṭah ha-petuḥah. (2001). Foundations of behavioral neuroscience. New York, NY: Worth Publishers.

Hasson, U., Landesman, O., Knappmeyer, B., Vallines, I., Rubin, N., & Heeger, D. J. (August 30, 2008). Neurocinematics: The Neuroscience of Film. Projections, 2, 1, 1-26.