Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº72 >
  4. El colchón de la mamo (Primer premio)

El colchón de la mamo (Primer premio)

Labati Morochowicz, Melody Victoria

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº72

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº72

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2015 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 72, Mayo 2016, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Es domingo, llueve, estoy aburrida y recostada en mi cama.

Miro el techo y recorro las estanterías donde guardo cosas que no uso, pero que añoro. Alcanzo a ver una caja antigua.

Es la caja que mi abuela Catalina me regaló, con todos los recuerdos de la familia ucraniana, de la que proviene mi abuelo Stefan.

Me levanto de la cama, la bajo y desparramo su contenido.

Me sumerjo en fotos, cartas, documentos, la mayoría inentendibles.

Y trato de ordenar esta parafernalia de cosas, empiezo con lo más conocido. Tomo una cédula de identidad de la Policía Federal Argentina, donde está la foto de Stefan, que según dice el documento es de nacionalidad polaca y nacido en la ciudad de Lwów ¿Cómo es esto? ¿No era ucraniano? Rápidamente investigo el nombre de la ciudad y encuentro noticias desde el año 1300. Y la definen como Ciudad de las dos naciones, Austria y Polonia. Por ello mi abuelo Stefan refería que la bisabuela Mamo era austríaca, y a él le decían el polaco. Decido guardar todo y el finde siguiente voy a la casa de Catalina, que vive en Glew, así me orienta un poco más.

Llego al portón de su casa, golpeo las manos y veo que abre apenas la ventana para ver quién es; un minuto después me abre el portón, me saluda con una sonrisa, como si me hubiera estado esperando. Cuando entro a la cocina, me invade un rico olorcito a tarta de manzanas recién hecha, que inunda el lugar. Al colocar la caja sobre la mesa de la cocina, se le llenan los ojos de lágrimas. Sus recuerdos afloran en su mente uno tras otro. Al ver las fotos, me dice: “Así de hermoso era tu abuelo, con ese cabello rubio, parecía un artista de cine”. A la vez que habla, prepara la mesa con un rico café con leche y corta delicadamente la tarta.

Me cuenta que el bisabuelo Lucas había venido a trabajar a Argentina para traer luego a su esposa e hijos que estaban en Ucrania. Pero al sobrevenir la Segunda Guerra Mundial, la Mamo y sus hijos quedaron atrapados en Europa, fueron despojados de sus tierras y llevados al gueto de Lwów. Más tarde al terminar la guerra sólo quedaron la Mamo y Stefan, que migraron en un primer momento a Inglaterra. Veo unos boletos de barco de la Royal Mail Lines de la ciudad de Manchester que corroboran este relato.

Catalina me sigue contando que la Mamo y Stefan llegaron al puerto de Buenos Aires el 1 de mayo de 1948, pero como era feriado, recién pudieron desembarcar el lunes siguiente.

Glew recibía a la gente desde su estación de trenes con reminiscencias inglesas, y para trasladarse existían carruajes llamados volantas. Había casas quintas, tranqueras, donde en los veranos calurosos Raúl Soldi pintó la capilla de Santa Ana.

Los años fueron pasando más o menos generosos y hacia 1983 con la llegada de la democracia en Argentina, murieron primero Lucas y luego la Mamo. Una mañana, el abuelo Stefan, la abuela Catalina y mamá entraron a la modesta casa de los bisabuelos para limpiarla y así poderla alquilar. Empezaron por la habitación, lo primero era deshacerse del viejo colchón de la bisabuela. Al levantarlo se desarmó y comenzaron a caer un sin número de rollitos que contenían billetes. Imaginemos la sonrisa de contentos al descubrir esto, pero pronto sus caras pasarían de la alegría al asombro. La mayor parte del dinero no tenía valor, estaban fuera de circulación. El fantasma de las necesidades provocadas por la guerra siempre estuvo presente, y guardaban ahorros en el colchón para prevenir penurias que nunca más llegaron.


El colchón de la mamo (Primer premio) fue publicado de la página 88 a página88 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº72

ver detalle e índice del libro