Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74 >
  4. Bichos y el feudalismo

Bichos y el feudalismo

Ybarra, Paz Lucía

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XVIII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2015 Ensayos Contemporáneos. Edición XVI Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 74, Julio 2016, Buenos Aires, Argentina | 100 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

El siguiente ensayo ahonda en la realidad de la sociedad feudal a través de la película Bichos: una aventura en miniatura, de Disney Pixar de 1998. La película Bichos cuenta la historia de una colonia de hormigas campesinas que viven en el feudo, denominado “la isla”, y son sometidas por los señores feudales (en este caso, representados por los saltamontes). En este contexto surge el conflicto de la película: los saltamontes exigen que las hormigas les den el doble de comida antes del invierno, sólo a cambio de protección.

Desarrollo

La sociedad feudal era una sociedad rígida, donde no existía ningún tipo de movilidad social: cada uno pertenecía a su estamento según su familia y no había probabilidades de entrar en otro.

Esta sociedad estaba dividida en nobles, clero y campesinos. Dentro del primero de estos grupos, se encontraban los señores feudales. Estas personas poseían grandes extensiones de tierras denominadas feudos. Los campesinos debían realizar tareas dentro del feudo para subsistir. Trabajaban la tierra y se veían expropiados de la producción, debido que todas las ganancias le pertenecían al señor feudal. Los campesinos solo se quedaban con lo mínimo e indispensable para poder vivir. En el film, la colonia de hormigas solo conoce su propio feudo, no sabe qué hay afuera y se creen incapaces de sobrevivir sin la protección de los saltamontes. Por este motivo, y sin emitir queja alguna, deciden comenzar a trabajar con mucho esfuerzo para lograr la cantidad de alimentos requerida.

Es en este momento cuando el protagonista de la película finalmente gana protagonismo. Flik, una hormiga que vive en el feudo y entorpece los trabajos de producción debido a su escasa habilidad, diseña un plan: ir fuera de la isla a buscar ayuda de algunos insectos gigantes (o al menos, más grandes que los saltamontes) para terminar con el sometimiento. En el feudalismo no hay una autoridad central. Cada señor feudal ejercía pleno dominio dentro de su propio feudo. Hay una fuerte atomización del poder.

Las hormigas tenían tanto miedo de lo que pasaba fuera, que salirse del espacio conocido era considerado un suicidio. Fuera de “la isla” no tenían protección alguna, al igual que nos campesinos no la tenían fuera de los dominios del señor feudal, donde podía pasar cualquier cosa. Entre las tragedias propensas a ocurrir, se encontraba la muerte causada por el ataque de un pájaro o la sed.

La colonia decide apoyar en su viaje a Flik, no por su capacidad de líder, sino porque no era conveniente que este en el feudo durante la producción. La comunidad tenía miedo que arruine todo, despertando la furia de los saltamontes. En la sociedad feudal no sólo existía el estamento de los nobles, el clero y los campesinos, sino también pequeñas ciudades denominadas burgos, donde vivían las personas que ejercían profesiones liberales como abogados, médicos y vendedores (de allí la denominación burgués). Esta realidad también es mostrada en Bichos. Cuando Flik llegó a la ciudad, encontró un mundo nuevo: los habitantes de ese lugar no vivían de trabajar la tierra, sino que eran vendedores o tenían sus propios negocios (como bares, por ejemplo).

Flik descubrió, en este burgo, la solución a los problemas de la colonia. Mientras caminaba por la ciudad, halló un circo con distintos tipos de insectos provistos de habilidades extraordinarias. Debido a una mala maniobra en una perfomance circense, los trabajadores del circo son despedidos y deben comenzar a buscar rápidamente un nuevo empleo para sobrevivir.

Incluso en este aspecto, el relato es alegórico a la realidad feudal. Retrata a una sociedad estamental: estos animales eran hijos de circenses, e incluso ellos mismos sólo habían ejercido esta profesión durante toda su vida. Por este motivo, necesitaban un trabajo en un circo, no podían simplemente cambiar de profesión.

Flip les pide ayuda para salvar a la colonia y ellos aceptan sin tener una idea acabada de la propuesta, entendiendo volverían a trabajar en un circo. Estos insectos nunca tuvieron en sus mentes la posibilidad de tener otro tipo de trabajo distinto del que habían tenido.

Debido a las grandes pestes y enfermedades causadas por la hambruna, gran parte de los campesinos empiezan a morir y esto afecta el orden social. En el feudalismo este orden social se justificaba como parte del plan divino, pero con esta oleada de enfermedades el orden se modifica. Comienza un proceso de secularización, donde se deja de lado el pensamiento religioso como justificación del orden.

Mientras Flip regresaba de su viaje a la ciudad, las hormigas comenzaron a morirse debido a las grandes exigencias de los saltamontes. Ellas casi no tenían nada para comer y la debilidad hizo que se difundieran enfermedades y pestes.

La llegada de Flip al feudo causa un gran impacto. Nadie esperaba que volviera con vida, y mucho menos, con ayuda de unos insectos salvajes que quisieran enfrentarse con los temibles enemigos.

Cuando los circenses se enteran de los planes que Flip y la colonia tenían para ellos, se muestran disconformes. Se creían incapaces de enfrentarse con los señores feudales. Pero luego de un incidente que protagonizan con un ave, se dan cuenta de sus grandes capacidades y deciden ayudar a las hormigas campesinas.

Las hormigas querían liberarse de su condición de servidumbre, y un descubrimiento les da la llave maestra para desarrollar su plan contra los saltamontes.

Descubren que el señor feudal, Hopper el saltamontes, le tiene fobia a los pájaros. Es por esto que toda la colonia y los insectos de circo se unen entre sí para crear al “gran pájaro” y finalizar así con el orden estamental. Los insectos juntan ramas, avellanas, hojas y otros elementos para crear al ave.

Mientras este plan va tomando forma, los saltamontes festejaban en otra parte del feudo la abundancia de comida que creían poseer para pasar el invierno. En medio de la celebración, Hopper explica al resto de los saltamontes que Flik es un revolucionario y que hay que castigarlo por haber salido del feudo: “si dejamos que una hormiga se rebele, todas podrían hacer lo mismo”.

Es interesante tomar el concepto de dominación según Weber para explicar el personaje de Hopper.

El poder es la capacidad de ejercer influencia sobre el comportamiento de otro. En un grupo existen dominados y dominadores. Los dominados legitiman el poder, es decir, reconocen en el dominador cierto tipo de autoridad y le prestan obediencia al dominador. El dominador tiene como último recurso el ejercicio de la fuerza. Esta fuerza está legitimada, porque los dominados reconocen que el dominador puede ejercer la fuerza sobre ellos.

En la película, Hopper el saltamontes ocupa el papel de dominador y las hormigas de dominados. Las hormigas reconocen la autoridad de Hopper, la cual se sostiene en el tiempo a través del miedo.

Pero Hopper no solo es el líder de las hormigas, también es el líder de los saltamontes. Weber explica tres tipos de dominación: la tradicional, donde se presta obediencia a las tradiciones y costumbres; la racional legal, que obedece al estatuto y la carismática. Este último tipo de dominación es la única dominación de tipo personal. Esta persona a la que se le presta obediencia tiene carisma (cualidades extraordinarias o sobrenaturales). El dominador no tiene necesariamente que poseer estas cualidades, basta que los dominados crean que las tiene para ejercer la dominación.

Hopper es un dominador carismático. Los otros saltamontes lo idolatran y cumplen a rajatabla lo que él les indica. Al dar sus discursos, todos los saltamontes lo aplauden fascinados y afirman que es “un orador bastante convincente”.

En la película también se puede ver una dominación de tipo tradicional: la de la reina hormiga. Esta hormiga, que es la más anciana de la colonia y está entrenando a su hija (la princesa) para ocupar el trono luego de su muerte, ejerce dominación con el resto de las hormigas.

Todos los planes que tienen para mejorar la producción o, en este caso, rebelarse contra los saltamontes, deben ser aprobados por la reina. No hay un fundamento claro por el cual le presten obediencia a la vieja hormiga, sino que simplemente lo hacen por tradición.

Continuando con el hilo de la película, Hopper idea y concreta el secuestro de la reina debido que no han reunido la cantidad de comida exigida antes del invierno. Para salvar a la reina llevan a cabo el plan del gran pájaro. Mientras los circenses distraen a los saltamontes, las hormigas rescatan a su líder y atacan a los señores feudales con el pájaro.

Los saltamontes se ven muy debilitados, mientras que las hormigas proclaman “no fuimos puestas en esta tierra para servirles, no somos esclavos suyos, ustedes nos necesitan”. Hopper termina muriendo en garras de un pájaro de verdad, y el feudalismo de la isla de Bichos finaliza. Ahora las hormigas y el resto de los insectos viven en libertad, siendo dueños de sus propias tierras y sin necesidad de someterse a nadie a cambio de protección.

Conclusiones

Es así como estos pequeños animales dejan de vivir en una sociedad tradicional, organizada de manera aristocrática (donde solo gobierna un conjunto limitado de personas), con un sistema mercantilista (donde los saltamontes acumulaban las riquezas) y estamental.

De este modo surge, en la película, la sociedad moderna, con características muy distintas a las que se vivían anteriormente.

La política pasa a organizarse de manera burocrática, donde el que ejerce un cargo recibe un pago por eso y cualquiera puede ascender o descender en virtud de méritos.

El Estado ya no interviene en la economía, debido que comienzan a implementar el sistema capitalista.

Finalmente, la sociedad deja de ser estamental y pasa a ser clasista. Es decir, surgen las clases sociales, las cuales permiten movilidad entre ellas. Las personas (o los insectos) ya no están destinados a pertenecer a una clase por su linaje, sino que pueden desarrollar distintos tipos de tareas de manera autónoma.

Bibliografía

Lasseter, J. y Stanton, A. (1998). Bichos: una aventura en miniatura. Walt Disney Pictures y Pixar Animation Studios

Weber, M. (1995). La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Barcelona: Península.


Bichos y el feudalismo fue publicado de la página 83 a página85 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

ver detalle e índice del libro