Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78 >
  4. La obra de Rodrigo Valdivieso (Primer premio)

La obra de Rodrigo Valdivieso (Primer premio)

Carnelli, Maria Laura

Asignatura: Historia y Tendencia del Diseño I

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016 Ensayos Contemporáneos. Edición XVIII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016

Año XIII, Vol. 78, Julio 2017, Buenos Aires, Argentina | 262 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción 

Rodrigo Valdivieso ha sido asesor diseñador para el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el área de mobiliario urbano, arte urbano e implantación de diferentes elementos en espacio público. Nace en San Martín de los Andes, Neuquén, en 1976. Se muda a Buenos Aires para estudiar economía hasta 1996. En 1998 ingresa en la FADU / UBA y en 2002 obtiene el título de diseñador industrial. En 2006 realiza un posgrado en diseño de mobiliario en la UBA.
Desde el 2001 es docente universitario en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Universidad Argentina de la Empresa (UADE) en las áreas de Diseño, Morfología e Historia del Diseño Industrial. Participa activamente como disertante en conferencias, en ámbitos académicos, institucionales y profesionales.
Trabaja como diseñador desde su pequeño estudio en diseño de productos, diseño de espacios comerciales, diseño de mobiliario, iluminación y mobiliario urbano. Paralelamente ha diseñado y gestionado sus productos de manera independiente. A raíz de haberse especializado en el ámbito del diseño sustentable, fue director cofundador de la organización Diseño Sustentable, dedicada al diseño, promoción y asesoría en diseño con conciencia ambiental. 
Ha recibido premios en concursos nacionales e internacionales como: Centro Metropolitano de Diseño, Feria Puro Diseño, premio Moche S.A. y formó parte de la Selección Movelsul Salâo Design en 2006. En el año 2008 fue seleccionado como joven talento del diseño por la Feria Puro Diseño. 
En 2010 fue seleccionado para los premios al arte y diseño joven por el CCEBA, participando con objetos propios y curando el sector de diseño sustentable en el Palais de Glace de la Ciudad de Buenos Aires. En 2010 es seleccionado como Climate Champion por el British Council. En 2012 participa en la Bienal Iberoamericana de Diseño. 
En 2013 obtiene el premio revelación en la Feria Puro Diseño por su proyecto Cartón Lleno (sustentabilidad urbana, natural y humana) utilizando el diseño como plataforma de inclusión social y sustentabilidad. En 2015 gana el concurso de un bicicletero para la Ciudad de Buenos Aires.

Desarrollo 
El presente ensayo tiene como objetivo analizar la obra del diseñador industrial Valdivieso bajo la luz de las épocas históricas estudiadas en la materia Historia y Tendencias del Diseño Industrial I, tales como la Revolución Industrial en sus dos vertientes europea y americana, artes y oficios, Art Nouveau franco-belga y anglosajona, las empresas Thonet, Ford, Wiener Werkstake, el movimiento de Los Shakers, las Vanguardias modernas y las escuelas de Diseño, entre otros. El diseñador elegido es el argentino Rodrigo Valdivielso y se tomaron obras de su autoría para comparar diferencias y similitudes con los antes mencionados movimientos históricos. Se analiza en primer lugar el bicicletero Lazo creado por el mencionado diseñador para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y se lo compara con los objetos fabricados en la revolución industrial europea, destacando que ambos buscaron recuperar estilos del pasado. 
A continuación se compara un maletín promocional que funciona como empaque y a la vez es contenedor de artículos para picnic. Se buscan similitudes y diferencias con los objetos de la comunidad religiosa Shakers que creaban objetos y mobiliarios funcionales y de gran calidad, buscando con su trabajo dar gloria a Dios. 
El tercer objeto elegido es la lámpara Nube, que por su parecido con la forma de su homónima de la naturaleza se compara con el estilo del Art Noveau, que como Valdivielso en esta pieza, se inspiran en la naturaleza para crear formas orgánicas y dinámicas. 
El siguiente análisis busca encontrar similitudes entre el banquito Bankko y los diseños de la asociación alemana Deutsche Werkbund. Se encuentra similitud en la fabricación de diferentes modelos de una misma tipología de objeto. Y las grandes diferencias en los materiales que usa cada uno. 
Por último, se contrasta el Sistema Ruda, un mobiliario modular que adopta diferentes formas y funciones con el movimiento del neoplasticismo que usa planos que se encastran, hace uso de las formas geométricas y la abstracción. Las similitudes son estas características que ambos comparten y las diferencias son, básicamente, que el sistema Ruda no utiliza color y que sus planos se conectan formando vértices y ángulos de noventa grados, y en el movimiento de vanguardia usan colores primarios, más el negro y blanco y los planos de su arquitectura y mobiliario no crean vértices con ángulos rectos.

Bicicletero Lazo 
Bicicletero Lazo, como se nombra a este bicicletero urbano, fue diseñado para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires es un objeto de fundición como material proceso por sus razones técnicas y productivas. 
Esto es relevante en el contexto actual de la ciudad porque lo vincula con el universo urbano de la ciudad que históricamente utiliza esta forma materia en el espacio público: farolas, enrejados, soportes de cartelera de calle, semáforos, tapas de acceso a servicios, etc. 
Hay una intención de recuperar el espíritu de antaño, de mantener el espíritu histórico del mobiliario urbano. De este modo lo nuevo se une a lo viejo casi imperceptiblemente. 
 Esta búsqueda de imitar lo antiguo y lo que lo precedió se daba, también durante la Revolución Industrial, cuando las nuevas técnicas de producción que surgieron a partir de la invención de la máquina a vapor y su utilización en la producción industrial, permitieran fabricar objetos y piezas de modo más rápido y a menos costo, que antes estaban sólo al alcance de las clases sociales más altas. 
Este emular lo que sólo los de gran poder adquisitivo poseyeran llevó a una gran demanda de objetos baratos pero de estética historicista: Rococó, Neogótico y Barroco. 
En esto se asemeja el bicicletero con la época de la Revolución industrial, en lo nuevo imitando lo viejo. 
A su vez, hay una gran diferencia en lo formal, el bicicletero busca cumplir con la función antes que con lo decorativo. En la Revolución Industrial se buscaba que un objeto fuera decorativo por encima de la función y lo ornamental casi no permitía distinguir la forma de la función.

Maleta y los Shakers 
En cuanto al maletín diseñado por Valdivieso éste es un producto realizado en madera, cartón y cuero que adquiere varias funciones luego de ser usada: maleta, bandeja, bodega. Las tiras de cuero, sirven además como arnés para sujetar mantas, productos de la misma empresa. Packaging útil una vez cumplida su función principal y de características ecológicas. Este maletín podría haber sido encontrado en una casa de Shaker, comunidad religiosa establecida en los Estados Unidos de procedencia británica que profesaba un culto a la austeridad y el orden. Sus casas, pulcras y ordenadas buscaban ser testigos de su imagen de Dios. Su meta era la búsqueda de la pureza del alma y el escape de todas las cosas mundanas. Desarrollaron en madera mobiliario pulcro, austero y muy funcional. Sin adornos ni ornamentación. Los Shakers, probablemente hubieran reemplazado las botellas de vino por unas de agua prolijamente envasadas, y a lo sumo, saborizadas. Los miembros de la comunidad religiosa no hubieran utilizado el cartón corrugado por ser un material endeble y poco duradero. La austeridad los llevaba a hacer objetos fuertes y sólidos para evitar su desgaste en el corto plazo. 
Esta comunidad fue de las pioneras en los Estados Unidos en intentar la producción en masa y en incorporar la tecnología que les ahorrara tiempo, del que sólo Dios es dueño. Fue tan exitoso su modo de fabricación que pronto se convirtieron en símbolo de calidad.
Este maletín, y su contenido, también es reflejo de un trabajo integral, que Los Shaker hacían con el fin de autoabastecerse. Elaboraban objetos de uso diario como platos, bandejas, vasijas y utensillos metálicos con gran cuidado en los detalles. Todo con posibilidad de encastrar, apilar, colgar, plegar y guardar. Simples, funcionales y durables.

Araña textil 
Su morfología etérea y blanca nos recuerda a las nubes en el cielo, atravesadas por el sol, velado por sus curvas. Este juego de estructura escondida y pliegos de tela visibles contrasta con las estructuras rígidas y materiales compactos que habita en el universo de la iluminación. 
Esta ruptura con lo tradicional nos remonta al cambio estético acontecido durante el Art Nouveau, en sus dos corrientes, la geométrica y la orgánica. 
Podemos ver similitudes con la corriente francobelga en la representación de la naturaleza, no literal, que se instala en este período y la ornamentación intrínseca a la estructura y no agregada a los objetos. 
Si bien la lámpara nube copia de la naturaleza su forma aireada, blanca e irregular y en esto podemos asemejarla a los objetos que copiaban la naturaleza en el Art Nouveau, no podemos decir lo mismo de los materiales utilizados ya que el textil no era utilizado en esta época. 
La lámpara Nube es orgánica, flexible, curvilínea. Estas características también las encontramos en el período del Art Nouveau francoblega. Las formas sinuosas y orgánicas de las fachadas de Antonio Gaudí, al igual que su mobiliario sin ángulos rectos y de madera curvada. Nada en estos elementos nos remite a una estructura rígida ni a geometría seriada.

Bankko 
Banco que está desarrollado en cartón corrugado como parte del proyecto Cartón Lleno. El cartón es trabajado de manera estructural, usando el corrugado como la veta de la madera, cortándolo en tiras y aglutinándolo. 
Resiste 160 Kg. De carga vertical, y pesa entre 2,5 y 3,5 Kg. La resistencia es adquirida por la acumulación de placas, que juntas actúan de manera estructural en todos los sentidos. Tiene diferentes terminaciones de color (natural, color interior y color exterior) y en los frentes (madera maciza, terciada, lámina, cartón, y aluminio). Es en su totalidad degradable y reciclable, y está hecho a mano. Puede ser utilizado de manera modular, conformando un banco en tándem o biblioteca. La Deutscher Werkbund (DW) era una asociación germana que, con apoyo gubernamental, tenía como fin posicionar a Alemania en cuanto a calidad industrial y educar al pueblo en el buen gusto. 
Se enfocaba en los objetos cotidianos, de uso diario y en el carácter tipológico de los mismos, la posibilidad de hacer distintos modelos de un mismo tipo de producto. Definió que se puede hacer un buen objeto más allá del material que se use y la morfología del objeto puede ser abstracta y carecer de ornamentación. 
Estas características asemejan a Bankko con las premisas de la DW. 
Asimismo sus grandes diferencias radican en el carácter de su fabricación manual y no industrializada. Los materiales utilizados también son un diferencial importante. La DW usaba materiales resistentes y de gran resistencia y durabilidad. 
El cartón corrugado, a pesar de resistir el peso humano en este modelo de banco, no estaría dentro de los materiales elegidos por los diseñadores alemanes de principio del siglo XX. Puede distinguirse el estilo industrial de la DW que no duda en dejar a la vista tornillos, tuercas en contraposición al estilo más artesanal del diseño de Bankko.

El sistema Ruda 
Sistema que rescata la cuña, elemento popularmente utilizado en el país para el armado de muebles. Este sistema de encastre (realizado en la misma madera que el mobiliario) no requiere herrajes facilita el armado, elimina herramental y estimula la dualidad pensar - hacer. 
Ruda es un sistema abierto formado por 11 piezas que permiten armar diversas configuraciones y tipologías de acuerdo a las necesidades de cada usuario. Intenta cubrir situaciones de uso actuales (no cubiertas por el mobiliario tradicional), de acuerdo a los nuevos hábitos, costumbres y configuraciones espaciales. 
El sistema Ruda rescata la cuña, elemento popularmente utilizado en el país para el armado de muebles. Este sistema de encastre realizado en la misma madera que el mobiliario no requiere herrajes facilita el armado, elimina herramental y estimula la dualidad pensar hacer. 
Este sistema móvil se relaciona con el Neoplasticismo por los planos entrecruzados que van creando los espacios y las formas, la eliminación absoluta de todo lo superfluo, la prevalencia de lo elemental, las formas geométricas regulares (cuadrado y rectángulo) y los ángulos rectos. El sistema comparte con el Neoplasticismo el gusto por lo abstracto y funcional y lo no simétrico. 
A diferencia de este movimiento que usa colores primarios, blanco, negro y gris, Rodrigo Valdivielso no usa, en esta pieza, más que el color propio de la madera. 
Tampoco el diseño de este sistema mobiliario respeta a ultranza el modelo del neoplasticismo de entrecruzamiento de los planos, sin permitir que los vértices se conecten para formar ángulos rectos. 
Si comparamos el sistema Ruda con la silla de Rietveld también podremos diferenciar como en esta última ninguna pieza se encuentra encastrada con la otra a diferencia de la primera que es, básicamente un sistema de encastre.

Conclusión 
La historia del ser humano y su expresión artística oscila entre la continuidad y la ruptura, lo viejo y lo nuevo. Una búsqueda incesante por la evolución que según quien la emprenda significará un paso adelante sin mirar atrás o un intento por recuperar lo pasado y recrearlo con la tecnología disponible de su tiempo histórico. Las nuevas técnicas y materiales, las nuevas necesidades y los nuevos gustos estéticos van guiando los caminos del diseño industrial. Y si hay algo positivo en la actualidad es la gran variedad de posibilidades, las infinitas propuestas y la enorme oferta que se adecua a la creciente demanda del ser humano por poseer objetos y habitar espacios acordes no sólo a sus posibilidades sino al estilo y gusto propio.


La obra de Rodrigo Valdivieso (Primer premio) fue publicado de la página 161 a página163 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

ver detalle e índice del libro