Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78 >
  4. Análisis de la racionalidad técnica en el nazismo (Segundo premio)

Análisis de la racionalidad técnica en el nazismo (Segundo premio)

Oliveto, Martina

Asignatura: Teorías de la Comunicación

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016 Ensayos Contemporáneos. Edición XVIII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016

Año XIII, Vol. 78, Julio 2017, Buenos Aires, Argentina | 262 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción 

La civilización en el siglo XX sufrió un proceso de expansión de altas magnitudes y en lapsos de tiempo mayores que ningún precedente histórico. Esta etapa, esta directamente relacionada con el conjunto progreso de la razón. La divina razón surge como promesa de liberación, se creía que por medio de ella el hombre iba a alcanzar la plenitud y aplicarla como cura a todos los males. Pero entonces, ¿cómo se explican los hechos atroces que redefinieron la época racional, cuyos objetivos eran plenamente irracionales?

Desarrollo 

Durante el siglo XX el fusilamiento de civiles en las distintas partes del mundo se fue haciendo cada vez más grande y alcanzó su clímax en la segunda guerra mundial con los campos de concentración, una característica integral del régimen nazi que se llevó a cabo entre los años 1933 y 1939.  Esta ideología fundada en 1919 y conducida por Adolf Hitler utilizaba campos de concentración como método de exterminio. El término campo de concentración se refiere a un campo cerrado cuyo fin es mantener retenidas a personas, expuestas a trabajos forzosos bajo condiciones pésimas. Este método fue aplicado por el nazismo sobre aquellas etnias raciales que las consideraban una amenaza para la supervivencia de la humanidad, como el pueblo hebreo, disidentes políticos, la comunidad homosexual, gitanos, eslavos, testigos de Jehová, criminales, republicanos españoles emigrados, discapacitados, entre otros, calificados como inferiores o traidores por el ideal nazi. Es de carácter relevante diferenciar los campos de exterminio de los campos de concentración. Si bien en ambos se realizaban asesinatos a gran escala, razón por la que ciertas bibliografías toman a los conceptos como sinónimos, no era el único funcionamiento del segundo. En diferencia, los campos de exterminio fueron construidos explícitamente para acabar con los prisioneros.  Múltiples fueron los campos de concentración y exterminio de la época, los más relevantes en cuestión de magnitud y homicidios son:  Auschwitz-Birkenau, situado al oeste de Cracovia, fue un complejo conformado por diversos campos tanto de concentración como de exterminio construido a principios de la Segunda Guerra Mundial: 1.500.000 muertes.  Mauthausen, el que albergaba un grupo de campamentos. Inicialmente constituía un solo campo en Mauthausen, pero con el tiempo se expandió hasta convertirse en uno de los complejos nazis más grandes de Europa: 140.000 muertes. El Campo de concentración de Dachau, estaba situado al norte de Múnich, en Baviera.32.000 muertes. 

El campo de concentración de Buchenwald fue uno de los más grandes en territorio alemán. Estuvo en funcionamiento desde julio de 1937 hasta abril de 1945 en la colina de Ettersberg. 34.375 muertes.  Sachsenhausen, ubicado en la población de Oranienburg, Brandenburgo, Alemania. Era utilizado estrictamente para la aniquilación masiva de opositores políticos, el pueblo hebreo, gitanos, homosexuales y posteriormente a miles de prisioneros de guerra. 200.000 muertes.  Bergen-Belsen se encontraba en Baja Sajonia, Alemania. Fue construido en 1936 y albergó a unos 3.000 trabajadores que habían de edificar los cuarteles de la misma construcción, luego dedicado a la formación de fuerzas motorizadas acorazadas, la Wehrmacht lo convirtió en 1939 en campo de prisioneros de guerra, recibiendo la denominación de Stalag XI C (311). 70.000 muertes.  Les Milles fue un campo de concentración situado en el departamento de Bouches-du-Rhône, surgido en septiembre de 1939 en el edificio de una antigua fábrica de tejas.  Theresienstadt fue instalado por los nazis en esta ciudad, hoy conocida con el nombre de Terezín y está actualmente situada en Chequia, unos 60 kilómetros al norte de Praga. 

Ravensbrück fue un campo de concentración únicamente para mujeres, durante la segunda guerra mundial, situado en Alemania, 90 km al norte de Berlín. 33.000 muertes  Treblinka, estuvo funcionando desde julio de 1942 hasta octubre de 1943. 800.000 muertes  Sobibor fue un campo de exterminio creado en marzo de 1942. Allí llegaron mayormente judíos soviéticos capturados en el frente del este, prisioneros de guerra y gitanos, entre otros. 260.000 muertes.  Los 12 campos nombrados anteriormente no son los únicos, antes bien la minoría. Se estima que hubieron aproximadamente 57 campos de concentración o exterminio, dando como resultado aproximado la muerte de más de 6.184.812 personas, de variados rasgos étnicos, culturales o sociológicos, entre ellos: el pueblo hebreo, disidentes políticos, homosexuales, gitanos, eslavos, testigos de Jehová, criminales, republicanos españoles emigrados, discapacitados, y demás colectivos calificados como inferiores o traidores por el ideario nazi. A este estimado e inconcluso número se le debe añadir las víctimas de aquellos campos que aparecen sin datos. Además de considerar que el método contable era completamente relativo, ya que los prisioneros eran inicialmente tatuados con un número, el que se volvía a reutilizar una vez aniquilado, para otro prisionero vivo. Ésta es considerada como una forma de técnica racional, ya que ocultando los datos del fallecido de los libros de registro, se logra disminuir la conjunción irracional de los hechos. Como consecuencia, la cifra aumenta sin la posibilidad de alcanzar un total exacto. ¿Fue este objetivo racional, la muerte en vano de 6.184.812 personas inocentes? Pero, a diferencia, sí lo fue el sistema implementado y los métodos utilizados. 

El surgimiento de la razón en la modernidad representó un punto de inflexión para la historia de la humanidad. Son diversos los pensadores y las teorías que aspiraban a que la razón, con ayuda del progreso tecnológico, sería la solución a todos los problemas del hombre. Sin embargo es difícil encontrarle una explicación racional a los eventos nombrados anteriormente, que demostraron comportamientos puramente paradójicos. Lo sucedido fue que se alternó el enfoque de la razón, previamente la racionalidad estaba implementada puramente en el objetivo (la invención de la electrónica, el descubrimiento de la penicilina, la invención de cohetes) para luego mutarse hacia el instrumento empleado (racionalidad técnica). El diseño implementado por el Tercer Reich en los campos de concentración, representan un claro ejemplo de racionalidad técnica, en estos no se buscaba implementar la razón con relación a los objetivos, no obraban por un objetivo racional, sino que utilizaban el método que más se acercase para realizarlo. El objetivo era el exterminio, y el segmento racional, el sistema implementado: la elección y utilización racional de los elementos comprendidos.  La crueldad de los métodos de exterminio utilizados por el Tercer Reich es un ejemplo de cómo la divina razón, la cual surgió como promesa de liberación y de cura a todos los males, fue utilizada en un sentido incorrecto. 

Feinmann, asegura que “los campos de concentración fueron un fenómeno racional, manejado racionalmente, con pautas racionales. …Fueron un esquema racionalmente eficaz. …El hombre no es cruel cuando es racional, sino que lo es cuando es irracional” (2013).  En la obra Dialéctica del iluminismo se plantea una crítica aguda al positivismo ingenuo reinante y al neopositivismo como corrientes de pensamiento que pretenden legitimar como única racionalidad la lógica empírica, entendida como razón instrumental (como medio para determinar fines que ella misma no plantea). Con la llamada crisis de la modernidad, no sólo se ponen en duda las ideas y valores de la ilustración, sino que es la racionalidad misma la que se pone en cuestión. La racionalidad instrumental sirve como medio de una dominación, tanto del hombre como de la naturaleza. La relación de conflicto entre estos dos términos surge precisamente cuando se desequilibra uno de los términos en detrimento del otro, o cuando el primer término se independiza del objetivo: el instrumento puede ser irracional, pero el objetivo carece de esta propiedad. En el marco de una racionalidad instrumental, se establece como único objetivo del hombre la dominación, el control de la naturaleza (incluyendo la propia); esta constatación nos muestra que la razón iluminista, que iba de la mano del progreso y la emancipación, se torna un fracaso. 

En una charla para el Canal Encuentro, José Pablo Feinmann hace mención de la obra de Adorno y Horkheimer, Dialéctica del iluminismo, dándoles así la razón a ambos autores a cerca de que “El hitlerismo fue una aplicación de la razón instrumental en la cual consideran que el mal es banal”. “Los Nazis sabían que tenían que matar a 10 mil personas, pero eso no era de su importancia, lo importante era cómo matarlos, qué instrumento utilizar”. (2013).  Múltiples fueron los métodos y técnicas utilizadas para la tortura y la aniquilación. El objetivo era encontrar una forma racionalmente eficaz, buscando la relación mortalidad/tiempo más eficaz y con las menores consecuencias.  Se experimentaron diferentes métodos a lo largo del Tercer Reich hasta alcanzar los resultados más eficaces. Se forzaban a los prisioneros a trabajos esclavos en las canteras, se los exponía a cámaras de gas o cámaras de gas móviles: camiones con un tubo de gases dirigido al interior, que iba y venía entre diferentes asentamientos. Hubieron también duchas heladas: aproximadamente 3.000 internos murieron de hipotermia debido a ser forzados a permanecer bajo una corriente de agua helada durante varias horas. Tiroteos masivos, numerosos experimentos médicos en prisioneros. Muchos de ellos fallecidos a causa de estos. Otros, fueron infectados con tifus para la prueba de sustancias para vacunas, la cura de la tuberculosis o el sangrado: varios cientos de internos fueron desangrados hasta la muerte.  Otro ejemplo, en el campo de Mauthausen aproximadamente 2.000 prisioneros por semana eran privados de comer hasta la muerte. Un caso controversial fue el de Elisabeth Marschall, la enfermera jefe, quien entre los muros de Ravensbrück mató más de cien bebés por prohibición de alimentación. O Ruth Neudeck, una guardia que disfrutaba golpeándoles con una fusta a las mujeres pues se negaba a tocar a las presas aduciendo que estaban infestadas de piojos.  En un extracto del juicio a Anton Kaindl, el comandante del campo de Sachscenhausen, admite:

En marzo de 1943, introduje las cámaras de gas para los exterminios masivos … Fue mi decisión porque las instalaciones existentes eran demasiado pequeñas y no suficientes para las exterminaciones, decidí tener una reunión con los oficiales SS, incluyendo al doctor jefe Baumkotter. Durante esa reunión, él me dijo que el envenenamiento de prisioneros por ácido prúsico en cámaras especiales causaría una muerte inmediata. Después de la reunión, decidí instalar cámaras de gas en el campo para exterminios masivos porque era una manera más eficiente y más humana de exterminar a los prisioneros.

En esta declaración, se refleja el carácter racional de las decisiones utilizadas por el Tercer Reich. Si las muertes eran eficientes e indoloras, no eran muertes.

Conclusión 

Un grupo de personas, considerada una amenaza para Alemania, llevó a que el Tercer Reich ponga su razón en el medio para lograr el fin. Un fin irracional que muestra cómo la razón, a pesar de haber surgido como promesa de liberación, termina siendo justamente lo contrario.

Extensa es la información, los datos y los diferentes pensadores que muestran la transición del enfoque de la razón. Los campos de concentración, como se ha analizado, se presentaron como un esquema racional, un producto de la razón puesta en el instrumento a pesar de que su fin fuese completamente irracional. Mediante esta inmensidad de datos se puede comprobar no sólo el recorte seleccionado, el cual se pregunta si los métodos utilizados en los campos de concentración son un ejemplo de racionalidad técnica, sino también que la misma razón fue la que hizo del hombre un ser irracional.

Bibliografía 

Feinmann, J. P. (2013, mar 30) [Gastón Leandro Caballero] (2013, mar 30) Filosofía aquí y ahora - Auschwitz y la filosofía [Archivo de video] Recuperado de: https://www. youtube.com/watch?v=qQn8XnV6ytY 

Kaindl, A. (s.f.) Historia virtual del holocausto. Disponible en: http://www.elholocausto.net/parte03/cam43.htm .


Análisis de la racionalidad técnica en el nazismo (Segundo premio) fue publicado de la página 205 a página206 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

ver detalle e índice del libro