Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº79 >
  4. Docente: Marina Zurro

Docente: Marina Zurro

Zurro, Marina [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº79

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº79

ISSN: 1668-5229

Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Introducción a la Investigación. Proyectos Ganadores Primer Cuatrimestre 2017 Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita. Proyectos Ganadores Primer

Año XIV, Vol. 79, Octubre 2017, Buenos Aires, Argentina | 182 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract del docente 

La materia Comunicación Oral y Escrita plantea como trabajo final la construcción, en forma escrita y oral, de una historia familiar propia. La Real Academia de la Lengua Española define el término historia como la narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados. Para los alumnos leer y repetir historias es algo a lo que están acostumbrados, vienen haciéndolo desde que comenzaron su escolaridad. Pero esas historias son de otros, sucedieron hace mucho tiempo y no logran apropiarse de ellas porque sus sentimientos no están comprometidos. Pero el tener que indagar en la propia familia los coloca en otro lugar. Comienzan la tarea pensando qué temas podrían ser factibles para un relato. Realizan una investigación exploratoria donde conversan con sus padres, abuelos, tíos, demás familiares y apelan a su propia memoria. Y ahí empiezan las sorpresas. De esta manera llegan a clase con tres temas viables y juntos conversamos en las distintas posibilidades que les ofrecen cada uno. Efectúan un punteo de los principales contenidos a desarrollar en cada caso, cuáles son las fuentes posibles de consulta que irán desde entrevistas a familiares, revisión de documentos, búsqueda de imágenes, lecturas de libros, periódicos, etc. La decisión del tema final queda en el alumno, pero debe considerar que la elección debe ser la adecuada, que trabajarán con esa historia durante todo el desarrollo de la cursada y por lo tanto debe ser de su agrado e interés. En los casos que sean temas posibles de originar conflictos familiares o angustias se les aconseja desestimarlos. Una vez que han desarrollado la investigación exploratoria se comienza a escribir, a enfrentar la situación de encontrarse ante una hoja de papel en blanco donde deben esbozar las primeras palabras sobre la historia. La tarea es ardua, la historia debe contextualizarse es decir cada uno buscará apelar a bibliografía que le ayude en la construcción de un entorno social, político, económico, sociológico, etc. Además se indagará en fuentes documentales datos, frases, etc. que sirvan para ilustrar la historia. La historia finaliza con las conclusiones personales: qué significó escribir una historia sobre su familia, qué descubrieron, qué les aportó para su propia vida, etc.

Producción de los estudiantes

Puertas sobre el mar

Abregú, Brenda Analla

Siempre las mismas anécdotas, en cada reunión familiar, él y sus compañeros eran los protagonistas. Mis hermanos y yo nos comunicábamos con la mirada preguntándonos: ¿otra vez? Esa historia la sé de memoria. En una esquina de la mesa mi madre escuchaba y agregaba detalles a la hazaña narrada. Esa satisfacción de saber que lograste tus metas y mucho más, que a lo largo de todos esos años te encontraste con gente que más que amigos terminaron formando una relación de hermandad y el haber pasado situaciones malas y buenas tanto en el mar como en la tierra, me hizo entender el por qué mi papá relataba con orgullo sus historias de formación en la Armada Argentina. Esta es la historia de Raúl Abregú, desde sus primeros años de vida hasta la actualidad. Los meses y días lejos de su familia, situaciones personales, tragedias durante sus navegaciones, viajes por el mundo y por Argentina y finalmente situaciones políticas e históricas del país que lo afectaron personalmente. 

Una historia llena de esperanzas  Bertomeu, Alexia 

El 6 de septiembre de 1925 nació Elena Ines Vignoni. Sus padres Julia y Silvio vivían en Bahia Blanca, provincia de Buenos Aires, es ahí donde ella se crió hasta los dieciocho años. Se mudó a Buenos Aires por razones laborales de sus padres, su madre era modista y su padre electricista. Ella había egresado del ecundario como maestra y podía comenzar a trabajar, así lo hizo y se convirtió en maestra de primer grado en la Escuela Nacional Nº 1 de San Isidro. En esa etapa de su vida ella conoció a Enrique López con quien en el año 1952 se casó. Ella se fue de la casa de sus padres y junto a su marido compraron un terreno en San Isidro donde construyeron su casa y tuvieron a sus dos hijos, Guillermo el mayor y María la menor. Esta es la historia de mi abuela. 

El Capitán  Bianchi, Agustín

A partir del 1870 sucedió la gran emigración italiana. Donde más de quince millones de italianos abandonaron su país. La gran mayoría emprendió viaje hacia América, entre ellos los destinos más elegidos fueron Estados Unidos, Brasil y Argentina países con grandes extensiones de tierras y necesidad de mano de obra. Las razones de la partida eran varias, ya sea por los problemas económicos que dejaron las guerras, o los riesgos que estas mismas representaban. Miguel Bianchi, o ‘Miguelito’, nació en 1903 en Lavagna un pueblito que se sitúa sobre la costa de la Riviera Ligure di Levante en el golfo de Tigullio, a 48 kilómetros de Génova. Era el segundo hijo de Lázaro un zapatero, que vivió toda su vida en el mismo pequeño pueblo. Luego de la primera guerra mundial la economía de Europa estaba colapsada, por lo que un joven hijo de un zapatero no tenía muchas oportunidades. Sin embargo sus padres se esforzaron para que ingresara a la Escuela de Náutica, y eso marcó su vida. 

La vida de Salomón Grokop y su hija Clara  Blumenkrantz, Tobías

Rondando el 1938 la vida en esos tiempos era muy difícil, costaba conseguir comida y no había mucho trabajo para que mis padres me mantuvieran a mí un joven de veinte años y a mis hermanos. Por eso decidí seguir los pasos de mi hermano mayor e ir a probar suerte a otro país, pero cómo iba a extrañar ese clima frío de los inviernos en Polonia, traté de convencer a mi familia de que vengan conmigo pero era imposible sacarlos de ahí ya tenían a sus amigos del barrio que conocían hace años. Pero lo que no sabían era unos años después lo peor iba a pasar. No iban a poder abandonar Polonia ya que el ejército alemán había invadido el país. Nuestra libertad había acabado. Ahí es cuando pensé en que había sido privilegiado cuando en 1938 tomé la decisión de salir del país pero lo más difícil y duro fue no poder comunicarme nunca más con lo que quedaba de mi familia y mis amigos de toda la vida. No podía saber ni qué les pasó ni dónde estaban, ahí comprendí que los había perdido para siempre.

Más allá del temblor  Celesti, Agustina

En 1900 en la ciudad de Sicilia, Italia nació Vicente Celesti Hijo de un comerciante, llamado por el mismo nombre, Vicente y una típica ama de casa italiana llamada Stella. Cuando él nació, su hermana Mariette tenía solo ocho años. Durante sus primeros años de vida, su madre cuidaba de él durante todo el día mientras su padre trabajaba y su hermana iba a la escuela. Una mañana de domingo en 1908, la familia Celesti, asistió a misa en la Iglesia de Santo Domenico, ubicada en la Plaza homónima, frente al Monumento a la Inmaculada. Vicente tenía ocho años y gozaba de una niñez feliz. Mientras escuchaban las sabias palabras del sacerdote Francisco, el cual la familia admiraba y respetaba, las paredes y el piso comenzaron a temblar. Primero los hermosos vitrales se caían convirtiéndose en polvo de colores. Luego los asientos de madera se desmoronó y la imagen de Cristo Redentor cayó hecha pedazos. Gritos y estruendos era todo lo que escuchaba el pequeño niño. No entendía lo que sucedía, escombros comenzaron a caerle sobre su cabeza, en un abrir y cerrar de ojos su familia había desaparecido y él se encontraba solo en medio del caos. A medida que sus lágrimas y sus gritos se hacían cada vez más fuertes, Francisco, el sacerdote, tomó al niño por su espalda y ambos se colocaron bajo la mesa de la eucaristía.

La vida de mi tatarabuelo Cartwright Ponce, Valeria

En la vida nunca se puede saber cuál es el giro inesperado que a uno le tocará vivir. Siempre habrá tantos buenos como malos momentos que al paso del tiempo se irán convirtiendo en lecciones de vida. A veces esas enseñanzas que vamos adquiriendo, mientras se pasa el tiempo, pueden ser las mejores cosas que a uno le puede pasar.

Un líder es un ser que guía a los demás, un individuo que ejerce mayor influencia en un grupo de personas. Este siempre trata de introducir nuevas ideas en el grupo con el propósito de orientarlos a ver nuevas perspectivas. Un presidente es descrito como un líder, pues su propósito principal es hacer el bien al país poniendo leyes que ayudaran a las personas a convivir de una buena manera entre todos y tener un cambio significativo en el país. Esta historia es la de un hombre quien con su esfuerzo y dedicación consiguió guiar a un país y vivir una vida llena de lecciones que lo ayudaron a seguir adelante y conseguir todo aquello que había soñado. 

Historia de mi abuela Bety  Corsaro, Candela

Una vez alguien me dijo Dios no te pone pruebas que no puedas soportar, y aunque no creo en Dios y todavía sigo intentando descubrir qué religión se asemeja a mis pensamientos, es una frase que en momentos difíciles no puedo evitar que venga a mi mente; porque tal vez, en mi mente de no creyente, esto se asemeje a la vida, tal vez el objetivo de la vida es ponernos a prueba en situaciones difíciles a simple viste con un único propósito hacia nosotros: aprender. Aprender no sólo de momentos, sino también de personas, de nosotros mismos, de la vida y todo lo que nos rodea. Que esto nos haga pensar que una situación no es en vano, que a partir de eso se genere algo en nosotros y en el resto. Hacer valer los momentos y todo lo simple que hay en esta vida, valorar a los que están y a los que se fueron, que todo esto nos haga vivir con plenitud, como si fuese el último día, porque de este mundo solo nos llevamos lo vivido. De eso se trata la vida y también esta historia, de aprender y saber que todo lo malo en algún momento pasa. 

Sobreviviendo en la ciudad de la furia  Centurión, Violeta

Fernando seguía soñando, le había costado dormir esa noche pero había logrado soñar; algo que le fascinaba. Cuando de pronto en su habitación de Madrid, lo levantó un hombre de cara extraña diciéndole: tu madre ha fallecido. Dificultado por el sueño y el peso que tenía el aire en ese momento, en el que el mundo se volvía un lugar desolado para él, se incorporó y miró a su hermano que estaba sentado en la cama de enfrente con los ojos en él. De alguna manera supo que Vicente, su hermano dos años mayor, nunca lo abandonaría. En ese momento sin comprender muy bien lo que sucedía, Vicente y Fernando Centurión, de trece y once años respectivamente, se habían quedado huérfanos. Hijos de padres diplomáticos argentinos habían nacido en Italia, el primero el Milán y el segundo en Nápoles. Cuando aun eran bebés se habían mudado a Madrid donde su padre había fallecido a causa de un cáncer de garganta. Se habían criado con su madre viuda que jamás dejaba de salir con algún pretendiente. Ese era el caso de aquella noche oscura como las tinieblas, Ana María Segura viuda de Centurión había salido el fin de semana con su novio del momento y unos amigos. A la vuelta, en un cruce de rutas, el auto en el que venía fue aplastado por un camión. Todos los que estaban en aquel vehículo murieron. Así, de un instante a otro, habían quedado completamente solos en el viejo continente. Claro está que en el momento que se enteraron que estaban solos en el mundo jamás imaginaron que emprenderían un viaje a Buenos Aires en búsqueda de una nueva vida.  (Ver introducción y conclusión del trabajo en p. 159)

Los sueños están para cumplirse  D’angelo, Rocío

Fernando Lagier fue una gran persona que hace trece años se casó con mi mamá. Fer era de Misiones. Se crió junto con su madre y sus tres hermanas. Tenía una vida de campo e iba a un colegio rural. Su pueblo se llamaba Candelaria, como su única hija, ella es hija de Fer y de mi mamá y con quien vivo hoy en día. También tuvo otro hijo: Francisco. Junto con ellos comparto mi día a día y me hacen recordar a Fer. Él falleció hace cuatro años. Todavía no puedo creer que se fue, yo sigo sintiendo su esencia que seguirá siempre con nosotros. Tuvo una vida muy plena con momentos altos y bajos. Pero él siguió para adelante nunca frenó sabía que el movimiento daba frutos y su sabiduría se la debería ganar siendo consciente. Para conseguir lo que uno quiere, debemos hacer, además de soltar y dejar atrás lo que no nos da fruto; asimismo darnos cuenta qué es lo que podemos cambiar y que no. Él fue una persona muy importante para mí, me enseñó lo que es seguir un sueño y que se pueden cumplir. 

Tierra Bendita Dell’onto Adriana 

Cuando somos niños, todas nuestras decisiones y experiencias son tomadas o fijadas por nuestros padres y cuando vamos creciendo, nos hacemos responsables por nuestros actos y decidir aquello que queremos ser o experimentar a lo largo de nuestras vidas. Nos vamos creando una zona de confort, que es ese lugar en el que nos sentimos cómodos porque conocemos lo que nos rodea y donde estamos seguros que nos irá bien. Sin embargo, hay situaciones en la vida que nos hacen ir en caminos desconocidos, pero no menos interesantes, que nos toman por sorpresa y nos plantean todo un desafío que pondrá a prueba nuestro carácter y nuestro ser y nos obliga a enfocarnos en crecer y salir adelante, cumplir las metas pautadas, tomando al desafío como una experiencia enriquecedora, que te demuestra que todo puede ser posible si nos enfocamos en lo que de verdad importa sin rendirnos jamás. Esta es una historia sobre personas que eligieron un camino diferente, intenso, difícil pero, sobre todas las cosas, apasionante.

El Negro  Freixas, María Luisa

Tata, mi bisabuelo, siempre nos expresó lo orgulloso que estaba de la familia que había formado junto a Amelia, mi bisabuela, y cada vez que nos veíamos no faltaba la ocasión para recordarlo. Cada persona que lo escuchaba, quedaba admirado de la forma que hablaba de su familia. El abuelo de Tata, José Guerendiain se estableció en el año 1854 a Las Flores, provincia de Buenos Aires. Anteriormente vivía en el país vasco al lado de un pueblo de San Sebastián, se vino desde allí para evitar el servicio militar porque le iban a tocar seis años, ya que las familias que tenían algo de plata pagaban para no hacerlo. El por aquel entonces tenía dieciocho años y le dijo a su madre que se iba a Argentina, ella no lo quería dejar y lloraba. Esa noche partió a Buenos Aires, a la misma vez que el servicio militar tocaba a su puerta para buscarlo….

Yo detrás de mí  García Fuenmayor, Jesús Alberto

La historia familiar que relataré a través de las siguientes líneas; estará enfocada en mis orígenes, mis vivencias personales, donde crecí, el entorno que determinó como sería forjada mi personalidad con el paso del tiempo, y que me llevaron a sentirme satisfecho por las decisiones que he tomado hasta el día de hoy. Mediante mis propias palabras contaré el paso a paso de cómo ha sido mi historia a lo largo de estos veinticuatro años de vida, las personas que han formado parte importante o han dejado alguna huella, los ejemplos que he seguido para lograr las pequeñas y grandes metas trazadas en mi mente y más fuertes deseos. Ese yo interno que muchas veces sólo nosotros podemos ver y nunca dejamos al descubierto pero que sin embargo es la fuente del yo que todos pueden ver, sentir, admirar, juzgar…

Desencadenantes  Rainhart, Alan

Yo encuentro a la duda como un desencadenante a la investigación o a la búsqueda. No hay nada mejor que matarla, cada pregunta que podemos formular es una puerta, es un puente, una ventana, un camino hacia nuevos conocimientos e ideas. Citando a Jorge Luis Borges “La duda es uno de los nombres de la inteligencia”. Realmente es así, la duda es algo que te llena de conocimiento, de verdades, en fin, te llena. Pero la duda o el desconocimiento es algo que también conlleva a chocarse con obstáculos. Estos obstáculos pueden ser la misma verdad, ya que puede ser muy dura o una grata sorpresa, incluso también una dificultad para conllevar la investigación.

Argentina un viaje de ida  Gómez Saravia, María Florencia 

Todo comenzó allá lejos por el año 1890, dos familias provenientes del sur de Italia, de Sicilia, emigraron de su lugar de origen por la falta de trabajo que había. Viajaron como polizontes, ya que el pasaje era muy costoso para ellos, y sin saber porque se dirigieron a Argentina. Decidieron probar suerte para tener un futuro digno para ellos y para sus futuros hijos. Fue un largo trayecto que duró sesenta días. A su llegada a Argentina se instalaron en Buenos Aires. Una vez allí sus integrantes aprendieron el idioma, pero siguieron conservando sus costumbres italianas, consiguieron empleo, formaron sus familias y criaron a sus respectivos hijos que luego a su vez tendrían más hijos. Por allí en el barrio de Floresta con esas pintorescas casas bajas y elegantes, en las que se habían instalado una de las familias. Y Boedo un barrio donde abundaban los niños jugando a la pelota por sus tranquilas calles, como solía hacer quien se convertirá protagonista de esta historia.

Más allá del dinero  Ressi, María Luján

Muchas veces el dinero puede dar felicidad a ciertas personas ya sea porque posibilita acceder a cosas tales como viajar, tener una buena educación, una casa lujosa, autos de alta gama, etc. Pero muchas veces el dinero provoca separaciones, peleas y discusiones. No se escoge de quién uno se enamora; sin embargo, hay que tener en cuenta lo que uno es, lo que uno vale y los objetivos en la vida. El amor es un sentimiento que todos y cada uno merece vivir, de la mejor manera posible, las parejas son para complementarse, para apoyarse y respetarse, sin importar el estilo de vida que tenga la clase social a la que pertenece. Lo importante es el amor y eso es lo que te llena y te da felicidad pura, no el dinero. La estabilidad de la relación estará dada por el nivel de madurez, por el tiempo invertido en conocerse, por cómo viven su vida día a día y por cuánto esfuerzo han puesto en formar una amistad antes que una relación de pareja. Uno debe buscar una persona con la misma escala de valores con la que comparta la forma en que enfocan las cosas en la vida, que tengan aspiraciones similares y más que nada el amor que se tienen el uno al otro, capaz de vencer cualquier problema y de imponerse por encima de prejuicios ya sea de la misma familia, como sucedió en este caso. En donde dos personas lucharon por su amor sin importar nada más.

Una historia y dos continentes  Tokuhara, Delfina

Japón es un país que se conoce principalmente por sus ricas tradiciones y costumbres. Es una cultura donde cada acción, cada color y cada movimiento, tiene un significado. Presenta una sociedad regida por el respeto y el protocolo. Sus principios se basan en la moral y la ética, por esta razón es un país que prospera y crece constantemente día a día. Estas son algunas razones por la cual amo tanto este país y por la cual me enorgullece decir que mis abuelos paternos son japoneses. Recientemente visité Japón y debo admitir que me apasionó todo. Tuve la oportunidad de ir a la casa de mi tía abuela, que vive en Okinawa, pude valorar lo que era una vivienda tradicional y observar la cultura japonesa desde un primer plano. Si bien antes no apreciaba e ignoraba gran parte de la historia, esta experiencia generó en mí inquietudes y que quiera saber cómo es que sucedió todo.  (Ver introducción y conclusión del trabajo en p. 162)

¿Cómo llegué hasta acá?  Kim, Anabella

La historia de mi familia, empieza siendo un poco movida, pero al sembrar sus semillas, las raíces van creciendo y tomando firmeza. Aunque nosotros somos una familia inquieta, nómades. Sí, solíamos, como dice en el diccionario de la lengua española, estar en constante viaje o desplazamiento. No es tan literal, como hacían las tribus anteriormente, pero éramos un grupo en busca de nuevas posibilidades para desarrollar nuestros trabajos y proyectos. Corea del Sur, Argentina y México; parece poco, pero no lo es, ya que en cada país nosotros volvíamos de cero. 

Actualmente, sigo conociendo familias coreanas que se trasladan a este país, Argentina, y siempre que los veo me cuesta pensar que esas personas podrían haber sido mis padres, sin saber nada, ni el idioma, ni la cultura. Espero que con esta pequeña historia pueda ayudarlos a imaginar cómo fue para los inmigrantes, y como es ahora también, para un inmigrante venir a vivir en un país desconocido.


Docente: Marina Zurro fue publicado de la página 109 a página113 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº79

ver detalle e índice del libro