Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. Digitalismo. La obra de Adrien Mondot y Claire Bardainne (Primer premio)

Digitalismo. La obra de Adrien Mondot y Claire Bardainne (Primer premio)

Osterc, Lucía

Asignatura: Taller de Reflexión Artística I

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El presente ensayo explora las causas y características de un nuevo movimiento artístico contemporáneo, potencial de ser tendencia en los próximos años, al que se denomina digitalismo.

Este movimiento emergente se desprende de la llegada y el posterior uso cotidiano de los avances tecnológicos de la era digital. Corresponde a aquellas formas de arte de la actualidad llevadas a cabo a través de medios digitales, características por su tridimensionalidad, dinamismo e interactividad. Sus obras mezclan proyecciones o transmisiones de imágenes en movimiento, con objetos de la vida cotidiana, que resultan en un efecto fantástico y surrealista.

Para su análisis se toma como modelo un dúo de artistas franceses que trabaja con medios digitales desde el año 2004: Adrien Mondot y Claire Bardainne, cuyas obras oscilan entre el espectáculo y la instalación interactiva.

Palabras clave: actualidad - era digital - arte contemporáneo - tecnología digital - soporte digital - arte digital - luz - proyección - interactivo.

Desarrollo 

En las últimas dos décadas, la sociedad se vio afectada por la llegada de nuevas tecnologías que revolucionaron la forma de vivir de las personas, abriendo paso a un nuevo período que se conoce como la era digital regido por las nuevas tecnologías digitales. Los avances en sistemas, dispositivos y mecanismos de este tipo lograron tal alcance que hoy se utilizan para cualquier aspecto comunicacional, incluso cuando se trata de expresión artística. Pero ¿cómo influyen las tecnologías digitales en el arte? 

En el modo de representación de información digital, entran en juego las pantallas, proyecciones y pantallas táctiles como soporte y medio de transmisión que algunos artistas como Adrien Mondot y Claire Bardainne vieron en sus inicios como una oportunidad para desarrollar una nueva forma de arte que se sustenta en el uso de tecnología digital.  Adrien Mondot y Claire Bardainne son dos artistas franceses que a principios de siglo fundaron su empresa de arte Adrien M & Claire B con sede en la ciudad de París, que crea formas de arte que implican desafíos tecnológicos y herramientas informáticas, con interacción humana (Adrien M & Claire B company, 2004). A través de medios digitales, brindan al espectador experiencias interactivas y escénicas en “la búsqueda de lo digital vivo: móvil, artesanal, efímero y sensible”. (Adrien M & Claire B company, 2004)

Del mismo modo que los artistas franceses supieron reconocer en los avances tecnológicos una forma de arte, otros artistas en distintas partes del mundo encontraron en la tecnología digital una vía de expresión artística. Es el caso de Jason Bruges, un artista y diseñador inglés que posee su propio estudio de arte y diseño, y que interviene las calles de la ciudad de Londres con instalaciones que combinan distintos medios tecnológicos, entre ellos tecnología digital, con el objetivo de brindar experiencias espaciales dinámicas. Entre sus obras se destaca Fuente Digital (Digital Fountain), una escultura de 12 metros de altura constituida por pequeñas pantallas cuadradas que emiten luces en tonos azules creando la sensación visual de agua cayendo, acompañada de grandes parlantes que transmiten el sonido de una cascada que enfatiza la representación. Algo similar se manifiesta en sus obras Digital Ornithology, Game Show y Platform 5, en donde formas de arte digital conviven en espacios urbanos e imitan fenómenos naturales.  JNZNBRK es un estudio de arte canadiense dirigido por Kyle Janzen y Chris Bruke, que al igual que los anteriores artistas, crean obras de arte por medios digitales, al mismo tiempo que se inspiran en la relación constantemente cambiante entre el entorno físico y la tecnología digital en la vida diaria. Trabajan llevando a cabo instalaciones y espectáculos que incluyen juegos de luces, pantallas, dispositivos electrónicos e imágenes en movimiento entre otros recursos. Una de ellas fue una instalación temporaria llamada Comportamientos de la Luz (Behaivours of Light). Esta se situaba en una sala de la Winnipeg Art Gallery, en la que se colocó una escultura suspendida en el aire construida por triángulos de acrílico translú- cido y semireflexivo, a la cual se le proyectaba luz cambiante y en movimiento desde dos fuentes de techo. Como resultado de la exposición, el material reflejaba la luz en el piso, las paredes y el techo registrando en ellos distintas formas geométricas a modo de fenómeno lumínico. 

Un tercer artista que produce instalaciones interactivas similares a las de Adrien M & Claire B, es la diseñadora originaria de Singapur Carina Ow, creadora de la instalación Plane White. Este proyecto consiste en una gran pantalla de material similar a tela sintética en tensión de color blanco de varios metros de largo, ubicada en una sala rectangular de color blanco. La ocurrencia de la obra es que al pasar las manos a lo largo de la pantalla, se muestra a modo de proyección lumínica la Composición VIII de Wassily Kandinsky. 

La compañía Adrien M & Claire B lleva a cabo proyectos artísticos digitales desde el año 2010. Son siete las obras que llevan hasta el día de hoy, entre ellas espectáculos, exhibiciones e instalaciones interactivas, de las cuales se destacan por entre todas tres: XYZT Abstract Landscapes, Cinématique y Hakanaï. 

La primera obra emprendida fue Cinématique en 2010 que sigue vigente el día de hoy. Es un espectáculo de una hora llevado a cabo en una sala oscura, donde distintos bailarines siguen una coreografía que interactúa con imágenes de paisajes digitales constituidos por puntos, líneas y letras en movimiento. Estas imágenes se transmiten en vivo sobre una pantalla horizontal que funciona como escenario, y se proyectan sobre una fina malla blanca vertical que funciona como telón de fondo. El efecto tridimensional que generan las imágenes y el movimiento de los bailarines sumerge al público en mundos ficticios y trampas imaginarias.  Algo similar ocurre en la obra Hakanaï, con la diferencia de que en este espectáculo hay una sola bailarina dentro de un gran cubo compuesto por malla blanca tensionada sobre la cual se proyectan imágenes abstractas, manchas, puntos y líneas en movimiento que construyen un escenario ficticio en el cual la bailarina desempeña una coreografía que cuenta una historia. Distinta es la exhibición de XYZT Abstract Landscapes, llevada a cabo en 2011 y reconstituida en 2015. Se trata de una instalación en un cuarto semi oscuro en el cual el público ingresa e interactúa con pantallas, espejos, proyecciones y objetos dinámicos. Todo lo que se puede tocar posee sensores que hacen de la instalación algo interactivo. Desde pasillos con piso hecho de pantalla en la cual se transmiten imágenes que reaccionan al pisarlas, hasta espejos que deforman digitalmente la figura de quien se refleja, la instalación busca la fusión del mundo virtual con la realidad humana.  Estos tres proyectos y todos los demás desarrollados por la compañía de arte Adrien M & Claire B brindan al público una experiencia de carácter ficticio, hasta mágico que lo cautiva y causa fascinación y asombro. El espectador se sumerge por un momento en un mundo surrealista, entendiendo el surrealismo como la experimentación de lo irreal. 

La palabra surrealismo proviene del francés surréalisme, que significó un movimiento artístico moderno “surgido en Francia a comienzos del siglo xx y caracterizado por dar primacía al inconsciente y a lo irracional” (RAE, 2005). Fue por aquella época que comenzaron los estudios freudianos sobre el inconsciente y los sueños, y dado que los sueños se manifiestan visualmente en el inconsciente, no hubo una mejor manera de representarlos que a través de las pinturas. Comenzó en ese entonces un período que se destacó por la gran cantidad de pinturas irracionales e imágenes sobre escenarios irreales, entre las cuales se destacó la obra La persistencia de la memoria de Salvador Dalí, uno de los mayores exponentes del momento. En la obra se observan cuatro relojes derretidos en un paisaje casi desértico.  Al igual que las obras surrealistas, los proyectos digitales de Mondot y Bardainne hacen alusión a todo aquello que pareciera irreal y que no podría ser verdadero si no fuera por el uso de tecnología digital. Esta permite representar imágenes lumínicas que con los soportes adecuados se proyectan en espacios tridimensionales, mezclándose con las personas y los objetos del mundo real. Estos escenarios tridimensionales que prometen ser surrealistas, pero son vivos y reales, no solo tienen carácter de tres dimensiones, sino que también son dinámicos. Las imágenes que se proyectan no son está- ticas sino que permanecen en constante movimiento, ya sea porque la proyección está programada en movimiento o bien porque las personas activan el movimiento. En ese caso, esta forma de arte adquiere también un carácter interactivo. 

Todas las características de esta forma de expresión artística, el dinamismo, la tridimensionalidad, el carácter de interacción y el surrealismo, hacen de este arte, uno contemporáneo que se sustenta sobre todas las cosas en su origen tecnológico. De no ser por el uso de la tecnología digital, las exhibiciones de Adrien Mondot y Claire Bardainne, como las de muchos otros artistas digitales, no serían factibles, pues sus bases y fundamentos se encuentran en el uso de herramientas tecnológico-digitales. Es por ello que el nuevo movimiento artístico contemporáneo lleva el nombre de digitalismo, porque sin su medio el arte no es realizable: el medio es la esencia del propio arte.


Digitalismo. La obra de Adrien Mondot y Claire Bardainne (Primer premio) fue publicado de la página 51 a página53 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ver detalle e índice del libro