1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII >
  4. Amar nuestra profesión

Amar nuestra profesión

Fellinger, Alfred [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ISSN: 1668-1673

XV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2007: "Experiencias y Propuestas en la Construcción del Estilo Pedagógico en Diseño y Comunicación"

Año VIII, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. | 353 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Amar nuestra profesión. De esto se trata!

Confieso que es lo mejor que me paso y me pasa en la vida. Día a día amanezco con cierta cantidad de adrenalina importante, dando gracias a Dios por haberme elegido para desarollar mi carrera, a la cual realmente amo.

Hoy me dirijo a ustedes para tocar este tema pues creo firmemente que es la única y mejor manera para una buena vida profesional.

Dedicarse de lleno y creer a pie juntillas en lo que hacemos y proponemos, por elección propia y porque no, con gran satisfacción.

Si no conocemos este sentimiento no hay carrera profesional que valga.

Puedo jactarme que en mi larga carrera profesional he tenido más satisfacciones que sinsabores. Y de ello se trata! También se trata de vivir los sinsabores con buenos “movimientos de cintura” para lograr concretamente un final feliz en cada proyecto que nos es encomendado. Justamente trato este tema para que las generaciones que nos siguen no abandonen durante el proceso de estudio y de trabajo, sino que sigan adelante superando con pasion y sensibilidad una que otra piedra que podamos encontrar durante nuestro recorrido.

Creer y ponerse en positivo es un solo sentimiento, el cual hay que tratar de mantener todo el tiempo.

Levantarnos por la mañana, mirarnos en el espejo y organizar nuestra agenda de la mejor manera posible. No dejarse abatir. No hay mal que dure cien años.

Como experiencia propia debo decir que en esos días difíciles lo único que me hace sonreir es organizarme con buenas ondas y llevar mis proyectos hacia adelante.

Acordarse siempre de los buenos momentos, incentivarlos y llevarlos a cabo. No existe una encomienda de trabajo “imposible”. Siempre tendremos nuevos desafíos que nos llevaran a nuevos objetivos y hacia la solución correcta. Y que gran satisfacción se siente ante nuestro proyecto llevado a cabo. Son como hijos a los que amamos esperando siempre un nuevo parto, a veces con cierto dolor, pero que nos llena de alegria a medida que el recien nacido se va desarollando.

Es como el día y la noche. / Como un día lluvioso o una jornada de sol. / Hay que vivirlos y disfrutarlos. / Disfrutarlos a pleno!

Y el disfrute se logra cuando logramos la excelencia en nuestros trabajos. No existen las medias tintas.Y día a día la estética y el diseño de nuestras carreras y profesiones hara que nuestra mente y nuestro corazón esten embargados de ansiedad y metas claras, motor de nuestra estadia en este mundo.

No nos dejemos estar! “Adelante con los faroles”.

Y no nos olvidemos: Quizás pequemos de idealistas lo cual de todas maneras es mucho mejor que dejarnos llevar por la negación...


Amar nuestra profesión fue publicado de la página 125 a página126 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ver detalle e índice del libro