Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII >
  4. La comunicación interna, la tecnología y la gestión de los recursos humanos

La comunicación interna, la tecnología y la gestión de los recursos humanos

Paolini, Alejandro [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ISSN: 1668-1673

XV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2007: "Experiencias y Propuestas en la Construcción del Estilo Pedagógico en Diseño y Comunicación"

Año VIII, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. | 353 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La creciente complejidad de las organizaciones demanda de las distintas ciencias una adaptabilidad y comprensión dirigidas a mejorar el rendimiento del negocio. 

Uno de los aspectos más problemáticos es la construcción de la convergencia y la generación de sinergia de los tres ítems que hacen el título de la columna. 

El diseño de una arquitectura en la cual la tecnología se ponga al servicio de la comunicación y de la gestión de los recursos humanos, implica de por sí comprender los procesos de sensibilización, particularidad y necesidades de cada organización. 

Hablar de comunicación interna y recursos humanos es en la actualidad una distinción sólo retórica. El rol que la tecnología juega en esta triada es el potenciar la gestión de ambas. 

Las distintas teorías que desde el Taylorismo hasta la actualidad abordaron la organización, reflexionaron sobre el uso de la técnica primero y luego de la tecnología, con un énfasis creciente en la comunicación y los recursos humanos, hasta llegar a la concepción actual del rol estratégico de estos últimos (el diferencial de las organizaciones) y su simbiosis con la comunicación interna. 

La asunción de esta realidad nace, como en la mayoría de las ciencias vinculadas a las organizaciones y la comunicación, a partir de los golpes de realidad. Es decir, se va detrás de la praxis y no delante de la misma. Tal desfasaje temporal es quizá uno de los escollos o barreras más significativas para la unificación de criterios de los tres ítems. 

A esto debemos sumarle la visión de que son esferas separadas gestionadas por profesionales diferentes. Quizá el error más serio de concepción y sin duda el más costoso. 

Recuerdo un caso que me contaba en una ocasión un cliente de una empresa de servicios. Había instalado terminales en todos los escritorios, a todos los integrantes de la organización, en todos los niveles. Una inversión en hardware muy significativa con un software diseñado para que se comuniquen entre sí (esto era previo al actual MSN) y distintos niveles de acceso a información dónde estaban los indicadores de gestión de la empresa. El área de Recursos Humanos colaboró diseñando estándares de información y la de comunicación interna pensando canales. Lo cierto es que pensaron de forma taxonómica y endotópica, decía. “Instalamos todo en forma de sorpresa, y un día llegaron y encontraron todo puesto”, el resultado fue la desmotivación de los integrantes con mayor antigüedad, hasta el punto de “que uno tuvo una crisis de nervios”. Ante esta situación, converso con ellos y encontró que pensaban que iban a ser despedidos, dado que en sus escritorios había computadoras y ellos no sabían manejarlas. 

Este ejemplo, playo, sencillo, grafica el énfasis que se invierte en las técnicas, ciencias y sus aplicaciones, sin contemplar como estás pueden ser interpeladas por la organización y su realidad.

La complejidad de las relaciones interpersonales, los sistemas de motivación, la historia de la organización, su cultura, su semiosis institucional son algunos de los elementos que en conjunto deben abordarse para aunar esfuerzo entre los tres tópicos citados. 

La nueva gestión de Recursos Humanos reconoce que los mismos son uno de los capitales centrales de la empresa. El “Capital Humano” amén de ser un cliché simpático, debe ser una nueva dimensión de comprensión antropológica de la organización. Una dimensión antropocéntrica de la misma, en la cual el hombre es el centro y los recursos, técnicas y ciencias deben estar a su disposición y comprensión para mejorar el rendimiento del colectivo. 

Los procesos de diseño de software, hardware, como componentes de la estrategia de gestión de la Comunicación/Capital Humano, son los elementos más nuevos. Puede pensarse que existen hace más de diez años, pero los procesos de internalización de uso, de aprendizaje y real explotación, implican en las culturas organizacionales tiempos más prolongados. Si a ello le sumamos la constante evolución e innovación, nos encontramos ante un elemento inasible sin una concepción estratégica sustentada por un análisis de los aspectos concretos de cada colectivo humano y su entorno. 

La turbulencia que caracteriza los tiempos actuales, que ha dejado la planificación en el plano de lo inmediato y de la generación de criterios por sobre las normas (en las culturas organizacionales, término también de la década del ochenta), coloca a las organizaciones ante la necesidad de diseñar sistemas capaces de producir y administrar conocimiento, circular información, agilizar la comunicación y explotación del capital intelectual. La Sociedad de la Información nos brinda la libertad de creación en conjunto, la preeminencia del capital intelectual por sobre el capital y la estructura. Es preciso abordar un nuevo razonamiento de construcción de sistemas de gestión de la triada, en convergencia. Es menester que la comunicación adquiera dimensiones más humanas y éticas por sobre forma, canales y soportes. 

La denominada Sociedad del Conocimiento, es una apelación retórica a la creciente importancia de la capacidad de la inteligencia para reemplazar las estructuras. En este punto, el management, o mejor dicho el liderazgo, consiste en administrar los recursos en un sentido y dirección única. 

Las modas en las organizaciones son más veloces que el raciocinio. Vamos por el nuevo software, vamos por tal sistema llave en mano. Si algo caracterizó a la humanidad a lo largo de los siglos, es que la tecnología va delante de la cultura necesaria para que los cuerpos sociales aprehendan su uso en pos del conjunto. Así, la división del átomo desembocó primero en la bomba atómica que en la energía nuclear. La perversidad de la especie generó tal culpa en Nóbel, inventor de la dinamita para usos industriales, que donó su fortuna y dio origen al nombre del premio. 

La inteligencia, la visión no radica en la adquisición temprana de capacidades tecnológicas, sino en la interpretación e identificación correcta de aquellos elementos que dotarán al “espíritu” de las organizaciones de una ventaja utilizable. Es preciso desprenderse de una vez de la concepción conductista, que incluye a Maslow, de que la técnica mejora la humanidad. Tal simbiosis es posible cuando los líderes interpretan el futuro y sus resultados. Finlandia trazó su política ambiental casi antes que existiera la palabra ecología, esto garantizó su medio ambiente y la calidad de sus industrias. En un terreno adverso para la industria extensiva, centró en el diseño, el estudio y la exploración del conocimiento, su economía. Desde sus muebles, característicos en la transición de la etapa feudal a la burguesa, hasta la tecnología de avanzada en telecomunicaciones de hoy, o el uso racional de la naturaleza. Sus líderes miraron, analizaron, planificaron, adquirieron y combinaron los elementos para convertir un pequeño y helado país en un ejemplo de desarrollo social integral. El consenso de esta nación, como Suecia o Noruega, deviene del entendimiento, principio básico de la comunicación. 

Así, la comunicación es el proceso de la organización, sin comunicación no existe proceso de constitución; sin cambio en la comunicación no existirá constitución de un nuevo estilo real de organización. Los caminos existen, está en nosotros asumirlos: así lo enseña la historia.


La comunicación interna, la tecnología y la gestión de los recursos humanos fue publicado de la página 249 a página250 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ver detalle e índice del libro