1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII >
  4. La modalidad taller en la enseñanza del guión cinematográfico

La modalidad taller en la enseñanza del guión cinematográfico

Santa Ana, Lucas [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ISSN: 1668-1673

XV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2007: "Experiencias y Propuestas en la Construcción del Estilo Pedagógico en Diseño y Comunicación"

Año VIII, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. | 353 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En dos cursadas de experiencia en la Universidad de Palermo, en las carreras de Cine y TV y Diseño de Imagen y Sonido, impartiendo Guión Audiovisual I, puedo extraer ciertos puntos clave que trataré de exponer y comparar decantando en elementos que sirvan para expresar un estilo pedagógico imperante en la materia: La modalidad de taller.

Guión Audiovisual I, es una materia que se inserta en el primer año de la carrera como materia introductoria al mundo del guión narrativo audiovisual. La enseñanza de esta especialidad se hace en función de alumnos que no se dedicarán de lleno a la profesión de la materia, pero que deben poder insertarse laboralmente en un medio que puede pedir de ellos la elaboración de textos, propuestas estéticas y guiones literarios.

La propuesta de armado de la cursada se me presenta difícil cuando pienso en alumnos sin interés directo por el tema. Pero al reflexionar sobre esto descubro que hay una falencia creciente en los estudiantes de estas carreras orientadas a la creatividad, elemento por lo general subjetivo, y que en materia de guión, hay bastante teoría al respecto de la creación y elaboración. La principal falencia en el alumnado es la falta de análisis posterior a la lectura de guiones, tanto por parte de los guionistas que no reescriben como por los otros trabajadores del medio audiovisual. 

Si bien los estudiantes no serán guionistas, entonces, como otros profesionales del medio deben poder leer guiones y extraer de ellos los conceptos necesarios que les ayudarán a elaborar el trabajo de las diferentes áreas que puedan ejercer (fotografía, sonido, producción, dirección, montaje, arte). 

La estructuración de la cursada está pensada en función de esta falencia encontrada y el segundo punto remarcado: alumnos sin interés específico. De esta forma, creo una materia teórico-práctica que, entregando contenidos teóricos que los alumnos ponen en la práctica al escribir textos originales sobre personajes y situaciones producto de la creatividad, también deben utilizar esos mismos conceptos para analizar dichos textos creados. Este análisis posterior se utiliza en la profesión para lo que verdaderamente es el trabajo de un guionista: la reescritura. 

A partir de estos trabajos de creación encuentro que dentro de las dos cursadas aparecen estudiantes que, a pesar de que no quieren escribir, logran entusiasmarse por los contenidos, por el análisis, incluso alumnos que entienden y aceptan los trabajos de escritura, que les ayudarán a aplicar creativamente los contenidos teóricos que les servirán luego para el análisis. De todas formas también se descubren casos de alumnos que finalizada la materia han descubierto una faceta en la escritura de la cual no tenían conocimiento. 

Para poder aplicar de manera efectiva los contenidos que han adquirido, la mejor modalidad de trabajo que he encontrado es la confrontación de visiones entre los alumnos, trabajando en forma de taller. Los trabajos que los alumnos escriben y que saben cómo han sido concebidos, luego confrontados a la mirada de los compañeros, y al análisis ayudan a clarificar y demostrar el conocimiento. Conceptos que se sabían con vaguedad, luego al tener que utilizarlos, o verlos en acción expuestos por otros compañeros, se vuelven más claros. Esta modalidad, actualmente muy difundida en talleres literarios, es también utilizada en talleres de guión existentes actualmente. La particularidad y diferencia entre los talleres y esta materia impuesta en la currícula, es que los alumnos de los talleres van por deseo propio, y aquí de alguna manera les es impuesta. 

Dicha imposición crea por momentos una barrera. Los alumnos que son más tímidos, se avergüenzan al momento de la lectura. Cabe destacar que en la modalidad de taller, se leen los textos en voz alta (generando así un doble trabajo: El alumno debe leer de veras los que está escrito, a diferencia de leer sin voz, donde el alumno lee lo que cree haber escrito, olvidando la puntuación y la corrección de los errores de tipeo, etc. y, el segundo la atención del que escucha.)

Otro beneficio de esta modalidad es que, al verse expuestos, ya desde un inicio en la carrera, van perdiendo el miedo al habla con conceptos teóricos, tan poco frecuentada. Así al enfrentarse al examen final, éste no se vuelve un evento traumático. 

Esta exposición realizada, en principio es el ideal de trabajo para la materia que en el primer cuatrimestre, dada la cantidad de alumnos (15 aprox.) se pudo llevar a cabo sin problemas. En el segundo cuatrimestre, como la cantidad de alumnos se vio duplicada, se ha vuelto más difícil trabajar de manera taller con todos los alumnos, especialmente para la lectura de los trabajaos creados por ellos mismos. Para salvaguardar esa desventaja, en esta nueva cursada, he utilizado otra metodología también muy conocida en la carrera: el visionado de películas. En mi caso he preferido presentar cortometrajes para que desde un principio los alumnos se vinculen con la estructura corta, que deberán utilizar en el trabajo final de la materia que es la escritura de un cortometraje de ficción. 

Tras el visionado de los films, en el aula, y en voz alta, los alumnos analizan los guiones, las estructuras, los diálogos en concordancia con la teoría revisada. La guía del docente en estos casos es fundamental, dado que en muchos momentos, y con la poca experiencia en el área de análisis, los alumnos se quedan callados largo tiempo sin saber qué es lo que deben analizar. Una vez roto el hielo y la comunicación iniciada entre el visionado y los conceptos teóricos, el flujo del análisis se hace palpable y los alumnos “hacen carne” los conocimientos. 

Con este bagaje que se llevan del trabajo en el aula, los alumnos pueden luego realizar los trabajos escritos, que todo el tiempo están confrontados a un trabajo teórico de análisis en conjunción al creativo. 

Algo que dejo en claro en el aula, y que ayuda a entender el trabajo de análisis en clase, es que se diferencia de la crítica. Los alumnos al principio creen que analizar es lo mismo que criticar, y muchas veces esa crítica no se presenta constructiva. Se habla de lo que “está mal” en vez de encontrar en el texto los puntos clave de su construcción. 

La modalidad taller permite ver en el alumno dónde analiza, dónde critica y dónde esa crítica o análisis se vuelven constructivos o destructivos. La guía propuesta por el docente debe llevar a los alumnos constantemente a que el análisis permita que el trabajo crezca en pos de un mejor resultado final: un guión de excelencia.

La diferencia entre las cursadas de todas formas es abismal al ver el resultado del primer curso y el del segundo. Descubro y prefiero la modalidad de taller con el análisis de los trabajos de los propios alumnos, sobre el análisis exclusivo de cortometrajes. Pero de la misma forma reflexiono y me alegro del trabajo realizado con el segundo curso porque me ha entregado nuevas visiones del análisis. Así, concluyo que para mis próximas cursadas, dependiendo de la cantidad de alumnos, trataré de hacer una conjunción de las dos modalidades, mezclando el visionado de cortometrajes y el análisis en clase con la lectura de trabajos de los alumnos y el posterior análisis de los mismos. 

Creo fervientemente que cuanto mayor poder de análisis tengan los alumnos, mejores profesionales serán.


La modalidad taller en la enseñanza del guión cinematográfico fue publicado de la página 296 a página297 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ver detalle e índice del libro