Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII >
  4. Introducción al modelo educativo basado en competencias laborales en diseño

Introducción al modelo educativo basado en competencias laborales en diseño

Zajelenczyc, Sebastián [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ISSN: 1668-1673

XV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2007: "Experiencias y Propuestas en la Construcción del Estilo Pedagógico en Diseño y Comunicación"

Año VIII, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. | 353 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El presente trabajo tiene como objetivo introducir al concepto de modelo de formación, basado en competencias laborales en Diseño. Podemos comentar, que la “competencia laboral” es una habilidad a adquirir por el individuo, en este caso el alumno, la cual será validada en el mundo del trabajo. Para situarlas estas, en el contexto académico de la universidad, podremos dividirlas en dos grandes grupos

• Competencias duras: Aquellas relacionadas con la profesión específicamente. 

• Competencias blandas: Orientadas a la formación del alumno en diversos temas transversales.

Dentro de las llamadas competencias duras, podemos citar situaciones relacionadas al quehacer del profesional en el futuro trabajo. Para esto, puntualmente en el tema diseño, tendremos la necesidad de definir el nombre de la competencia a desarrollar.

Proceso de definición de competencias 

Antes de esto, podemos definir dos modelos principales en formación profesional, uno clásico, academicista, y otro más acorde con estos tiempos, relacionado con las necesidades del mundo del trabajo.

Partiendo de la premisa de formar personas con sólidos conocimientos en materia de diseño, primeramente necesitaremos comprender la realidad necesitada por las empresas y entorno, donde posiblemente trabajarán los futuros egresados. 

Es necesario coordinar algún tipo de situación (encuentro, entrevista, etc.) a fin de reunir profesionales y personas vinculadas a estas áreas. En estos encuentros se busca desarrollar gran cantidad de material que permite definir cada competencia necesaria a adquirir en los futuros profesionales. 

De lo anterior se define el nombre de la competencia laboral. En el caso de diseño podemos citar una que fuese: “Capacidad para documentar los requerimientos del Proyecto (Brief de Producto)” 

Cuya definición más detallada es: “Es la capacidad de conocer, manejar y aplicar las técnicas de documentación y formulación de los requerimientos de un proyecto.” 

A su vez, una de las variables es determinar en cada caso es el nivel de complejidad a alcanzar por el alumno, pudiendo variar este en valores de 1 a 4, siendo la este último el nivel más complejo. 

Estos niveles podrán ser abordados por varias asignaturas a lo largo de todo el proceso de formación del alumno. Entonces una vez definidas las competencias, cuya cantidad variará de acuerdo a cada disciplina, tendremos un paquete de estas. Es necesario distribuir las competencias en una serie de asignaturas, de la curricula de cada disciplina. 

De ahí que el modelo basado en competencias laborales, esta totalmente vinculado con el diseño curricular de cada disciplina o carrera. 

Justamente el diseño curricular, abarcará la organización del plan de estudios, la cantidad de asignaturas, la duración de la carrera, así como los requisitos de cada asignatura. 

Aquí también aparecen las competencias blandas, o transversales, ya que son definidas por cada institución como elementos básicos para la formación de los futuros profesionales. Ya sea relevadas de los procesos anteriores, o bien definidas institucionalmente, estas complementan la formación del alumno. 

Las competencias blandas, podremos ubicarlos como temas relacionados con la formación básica, temas como inglés, Expresión Oral y escrita, Formación religiosa, Matemáticas, etc. 

La idea es que la institución pueda suplir todas las falencias de formación del alumno, o aquellas que no fueron adquiridas en estudios previos. 

Al final del proceso de formación de cada individuo, se podrá asegurar que el alumno se ha visto expuesto a una serie de competencias, las cuales propician un desenvolvimiento óptimo en el mundo laboral del egresado.

Proceso de evaluación de competencias 

La evaluación de las competencias laborales es relativamente simple, ya que el alumno en el mundo laboral, sabe o no sabe realizar la tarea asignada. Claramente en una entrevista de trabajo esto es decisivo para poder calificar para el puesto solicitado. 

Suponiendo una competencia “Capacidad para desarrollar Modelos digitales”, el alumno deberá demostrar su capacidad, posiblemente a través de un examen. 

Dentro del proceso de formación, la evaluación puede tener algunas contradicciones. 

Ya que no se esta introducido en el mundo laboral, sino en la sala de clases, quedará a criterio del profesor y del trabajo desarrollado por el alumno, verificar la adquisición o no de la determinada competencia. 

Finalizando el curso, el profesor deberá evaluar, si el alumno sabe o no sabe la competencia a adquirir en su asignatura. 

En el caso de las asignaturas proyectuales, y aquellas competencias relacionadas con etapas creativas, el problema es como mesurar la creatividad de cada proyecto. Es necesario para esto formar a los distintos profesores en este modelo, involucrarlos en el desarrollo del programa de cada asignatura, así como en los métodos de evaluación.

Diseño del programa de la asignatura basado en competencias 

El programa de cada asignatura deberá tener una serie de información, tendiente a acotar los temas a desarrollar en el curso, y focalizar aquellos vinculados con la competencia a desarrollar en cada asignatura. 

La información primeramente es aquella que define la competencia a desarrollar en el curso. Posteriormente el nivel de complejidad a alcanzar y la forma de evaluar a ese curso. 

Dentro de los subprocesos a desarrollar en la asignatura, existe una serie de Conocimiento, y habilidades por cada alumno, esto guiará a cada profesor en los temas a desarrollar y donde poner el foco de la clase. 

Otra área a definir es la relacionada con las habilidades conductales del alumno, que podrán marcar cuan profundamente éste va adquiriendo el conocimiento. Todo esto, define un rol del profesor, que ya no es el clásico, con amplia libertad de cátedra, y que toma el control de los contenidos (o parte de estos), para pasar a ser un facilitador que acompaña al alumno en la formación, en aquellos temas detallados por las competencias a abordar.

Apreciaciones finales 

Actualmente el formato de formación basado en competencias laborales, esta altamente distribuido a lo largo del mundo, y es tendiente a ser destacado como lo más moderno en lo relativo a procesos de formación. 

Existen dos opciones por parte de las instituciones, una es continuar con un proceso clásico o bien enmarcarse en estas nuevas metodologías. 

Aquellos que defienden el proceso clásico, hacen especial hincapié en formar profesionales con visión y carácter de gestión y dirección, frente a las instituciones tendientes a utilizar el proceso basado en competencias, que definen la formación de gente para el mundo del trabajo. 

Actualmente el proceso clásico sufre de algunas falencias, especialmente aquellas que no entregan herramientas suficientes para formar “directivos”. 

Toda la educación, queda a cargo de la los procesos continuos, y con estos la acentuación del modelo de Posgrados, Maestrías y Doctorados.

Si bien es casi imposible formar un profesional totalmente capacitado, en base a competencias laborales (principalmente por la gran cantidad de estas) la aproximación de los programas de estudios llevan a definir perfiles, los cuales luego podrán continuar adquiriendo más habilidades en posteriores procesos de formación. Es la visión y decisión de cada institución, el poder acompañar en este proceso y solventar la demanda de los futuros egresados en materia de ampliar sus conocimientos.


Introducción al modelo educativo basado en competencias laborales en diseño fue publicado de la página 347 a página349 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ver detalle e índice del libro