Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83 >
  4. Docente: Pía Paganelli

Docente: Pía Paganelli

Facultad de Diseño y Comunicación

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83

ISSN: 16685229

Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Introducción a la Investigación. Proyectos Ganadores Primer Cuatrimestre 2018 Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita. Proyectos Ganadores Primer

Año XV, Vol. 83, Octubre 2018, Buenos Aires, Argentina | 190 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Fast Fashion, la moda efímera (Primer premio) Sabatino, Julieta / Oropeza, Sol / Fuentes Lopez, Mirianyelis Gabriela Introducción El título optado para el siguiente trabajo de investigación se denomina ‘Fast fashion, la moda efímera.’, y, el tema general del mismo ‘Moda y el mundo del trabajo’ ya que vamos a abordar temas en los cuales se involucren el trabajo y un nuevo fenómeno llamado fast fashion, junto a sus ventajas y desventajas.

Por otro lado, el Tema específico que nos advierte más determinadamente los temas a tratar en el problema de investigación, se denomina ‘Cambios en la industria de indumentaria a partir del fast fashion en los últimos veinte años’.

El objetivo general de este trabajo esta en desvelar el sistema de logística que emplea el fast fashion para innovar en el mundo de la moda. Y además de este, las distintas empresas que lo implementan, los beneficios y cosas negativas que este proceso trae.

La relevancia que buscamos identificar con el siguiente proyecto, se basa en que la producción masiva en la actualidad ha logrado que las prendas tengan un costo accesible para distintas clases sociales, creando un consumismo masivo que se ha incrementado en los últimos años. El proceso de producción se ha tenido que adaptar junto a la moda en su evolución por su alta demanda. Lo que antes era confeccionado por un sastre, pasó a ser un taller de tres personas y ahora es un área de trabajo conformado no solo por profesionales especializados en la moda, sino por otras disciplinas como lo son el diseño gráfico, la fotografía, el marketing, la publicidad, etc., generando más oportunidades de trabajo.

Anteriormente el tiempo estimado para confeccionar una prenda o marcar un nuevo estilo podría abarcar hasta meses o años, ahora es un proceso de dos semanas. Este cambio de producción marcó una gran pauta de consumo, en donde las personas adquieren prendas prescindibles solo por ser parte de una tendencia en la actualidad, que se pueden reemplazar en poco tiempo por otras que vayan marcando una nueva tendencia.

La moda adquirió esta ventaja a su favor creando lo que conocemos como Fast Fashion: prendas diseñadas y manufacturadas en tiempo récord y por bajo costo. Un sistema de logística basado en ir más rápido, permitiendo que el diseño, la producción y la puesta de prendas en los negocios se de en un lapso de dos semanas o menos, incentivando la motivación de compra en los clientes, produciendo grandes ingresos para la industria y gran movimiento de capital en la economía mundial en los últimos veinte años.

El problema a resolver del mismo es “¿Cómo impactó el fast fashion en las pautas de consumo y el proceso de producción en los últimos veinte años?”. Junto a las hipótesis planteadas: En primer lugar, el nuevo sistema que maneja la industria de la moda ha logrado diversificar el mundo del trabajo, ahora las personas buscan especializarse en aquel terreno en el cual se consideran buenos. Las oportunidades de trabajo no solo son para aquel que estudió alguna rama específica de la moda, sino, otras disciplinas que ayuden a comprender las necesidades de estos consumidores y cumplir con la demanda.

En segundo lugar el Fast Fashion genera prendas constantemente, haciendo que los compradores consuman excesivamente prendas que nunca alcanzarán su vida útil puesto que son prendas con poco valor las cuales a los clientes no les importara desechar ya que la misma les ha costado poco.

Esto se debe a el mismo sistema que ha implementado la industria donde la producción de los artículos cada vez es más rápida marcando así nuevas pautas de consumo.

Con el objetivo e de integrar las teorías, enfoques teóricos, estudios y antecedentes en general que se refieran al problema de investigación, se conformó el siguiente marco teórico: Tanto en el pasado como en la actualidad la moda nos ha permitido distinguir entre la multitud, anteriormente era utilizado para diferenciar a un grupo de personas entre la alta y la baja categoría en donde las telas tomaban el protagonismo, los textiles más trabajados y majestuosos lo utilizaban personas de alto rango, y las más simples eran destinadas a personas que a pesar de tener el poder adquisitivo no podían obtener este tipo de prendas. Por lo tanto pasaban a ser una persona más contenida en este grupo social.

Las revoluciones acabaron con la monarquía, aboliendo con ella las leyes suntuarias, permitiendo el fin de dichos códigos de vestimenta. Es decir que desde ese momento cualquiera podía acceder a las telas que quisiera, sin embargo, la burguesía quería seguir diferenciándose de los demás, cosa que solo era posible por medio del sistema establecido por la moda.

Ahora lo que te permite acceder a la moda es meramente el dinero y no un título ni un cargo.

Después de la revolución industrial la producción de prendas creció masivamente y con ella el consumismo, las prendas que antes poseían una vida útil duradera y que podía ser reutilizada pasó a ser un producto efímero, un producto que compramos y utilizamos por poco tiempo, porque lo que rige las ventas en la actualidad es lo nuevo, un simple deseo por el cambio.

En los años 80, las empresas del sector sacaban dos colecciones por año cuyas tendencias y diseños eran marcados por los líderes de opinión y se establecían 270 días antes de su salida al mercado. Con este sistema el índice de productos que fracasaban era muy alto y resultaba difícil predecir las tendencias con anticipación.

Además, la separación entre los fabricantes y los detallistas reducía la capacidad de reacción ante los cambios de tendencias. (Nuevo, 2003, pp. 10-20).

En la actualidad “cada año se venden 80.000 millones de prendas en el mundo… Compramos cuatro veces más prendas que en los años noventa”. (XLSemanal, 2016) esto se debe por la manera de consumo actual donde las prendas se venden por ser parte de la tendencia actual, que se pueden reemplazar en poco tiempo por otras que vayan marcando una nueva tendencia.

Este cambio ha venido a configurar un sistema en el que la información y el tiempo se convierten en factores clave de la relación entre la empresa y el cliente, un proceso complejo que debe culminar en el acto de producir y poner a su disposición a tiempo. Esto implica estructurar la organización empresarial y sus procesos alrededor de la actividad que concentra esa información y la creación del producto demandado en el menor tiempo posible. (Martínez Barreiro, 2008 66 - 51) Siendo este el sistema que maneja el fast fashion que sustituye la mercancía vieja por nueva en poco tiempo aumentando la motivación de compra del cliente y satisfaciendo su necesidad de obtener las últimas tendencias impuestas por la sociedad y la moda.

Para cumplir con sus objetivos, la fast fashion también generó que se diversificará el área de trabajo, donde se encuentran distintas áreas disciplinarias, moda, diseño, marketing, etc., trabajando en conjunto para hacer crecer la marca y con ella mejorar los ingresos. “Trabajar en equipo, requiere la movilización de recursos propios y externos, de ciertos conocimientos, habilidades y aptitudes, que permiten a un individuo adaptarse y alcanzar junto a otros en una situación y en un contexto determinado un cometido”. (Profesorado, 2011). Tomando en cuenta lo mencionado, trabajar en equipo provoca que los esfuerzos realizados en conjunto aumenten la eficacia de los resultados, además de que favorece a la creatividad y aprendizaje, ya que cada persona aporta conocimientos de su disciplina repartiendo así las responsabilidades de manera equitativa.

Conclusión Desde el comienzo la moda se ha utilizado mayormente para diferenciar los distintos rangos de la sociedad. Luego, creció descontroladamente el consumismo y, a causa de esto, las prendas que poseían una vida útil duradera y que podía ser reutilizada pasó a ser un producto perecedero. A partir de ese momento, se comenzó a conocer un nuevo fenómeno llamado Fast Fashion en el cual, a contrario de cómo se organizaban marcas antiguas, conformándose con dos colecciones al año llevar siempre las mismas tendencias, las más nuevas buscan estar reinventándose constantemente, haciendo que una prenda que antes podías usar varias temporadas, actualmente simplemente sirvan unos pocos meses.

El fenómeno nombrado anteriormente, también generó que se diferenciara el área de trabajo, donde se encuentran distintas áreas disciplinarias, moda, diseño, marketing, etc., trabajando en conjunto para hacer crecer la marca y con ella mejorar los ingresos.

Luego de haber analizado la información obtenida en la investigación se puede afirmar que la moda ha integrado distintas disciplinas para mejorar su alcance y comunicación utilizándolo de manera estratégica para comercializar y llamar la atención del público/target al que van dirigido, convirtiéndose así, en una estrategia formada por distintos profesionales que unen sus conocimientos y toman las decisiones que atraiga mejores resultados.

La moda ha crecido e incorporado estos cambios por su gran alcance e implemento de estrategias elaboradas por todo un equipo detrás las mismas, capaces de analizar minuciosamente las tendencias y el comportamiento de las personas, que al poner en práctica originaron el fast fashion donde la producción masiva cada vez es más rápida generando prendas con poco valor y alta demanda Para la industria de la moda el fast fashion es un movimiento que les favorece económicamente, sin embargo, es poco sostenible a largo plazo porque genera el consumo compulsivo en los compradores, al ser la moda tan cambiante la ropa termina siendo desechada generando residuos que el planeta no puede soportar por los residuos químicos que se utilizan y termina siendo peligroso para la salud de las personas, en general, un mal negocio. Por ello en algún punto la moda tendrá que emplear otra técnica que ayude a que las empresas apunten a un desarrollo sostenible que sea próspero y rentable a largo plazo y colabore con el futuro del planeta.

La evolución de los efectos especiales en el cine de terror desde 1960 hasta la actualidad (Segundo premio) Bernaldo De Quirós, María Paz / Cudós Mihojevic, Facundo / Damm, Iara Magali / Vilanova Suarez, Augusto Francisco y otros Introducción El cine es un arte con una larga trayectoria que, desde su principio en el año 1895, fue desarrollándose tanto en cuanto a técnicas visuales como narrativas, que derivaron en la creación de lo que hoy conocemos como “géneros cinematográficos”, que aplican diversas técnicas de efectos visuales para consumar su finalidad, dependiendo del género que sea, y llegar así al espectador. Es cierto que la evolución de esta disciplina artística tuvo que ir adaptándose a los avances tecnológicos y cambios generacionales, lo que desemboca en el siguiente interrogante: ¿Cómo se fueron adaptando los efectos especiales en el cine de terror desde 1960 hasta la actualidad en relación con la mirada del espectador? El objetivo que conlleva esta investigación es lograr ver el impacto que tienen dichos efectos visuales y especiales en el cine en cuanto a la credibilidad que busca el público, y sobre esto poder hacer una observación puntual en cómo los desarrolladores utilizan distintos recursos para que, sin importar el momento cronológico, eso produzca determinado sentimiento en el público, haciendo crecer la credibilidad del cine, junto con la mirada del espectador. Tras realizar una exhaustiva revisión de los autores y textos referidos al tema, se pudo establecer que los efectos especiales dentro del cine fueron evolucionando, mediante distintos recursos (tecnológicos y no tecnológicos), para llegar a convertirse en algo tan hiperrealista que pueda lograr competir, de algún modo, con el terror al que está acostumbrada la mirada del espectador actual, acostumbrada a una realidad tan morbosa como cruel.

Creemos que la relevancia de nuestro tema afecta más que nada a los desarrolladores, ya que, está en ellos descubrir qué es lo que más “asusta” al público. El desarrollador tiene la tarea, la obligación de saber de antemano qué es lo que va a lograr estremecer a su audiencia. Ya sea con los efectos, la música o más concretamente la historia. Ellos fueron los que se vieron favorecidos por la evolución de la tecnología ya que los efectos fueron mejorando en cuanto a calidad y credibilidad.

Sin embargo, se ven perjudicados por la mirada crítica de los espectadores en quienes tienen que provocar ese miedo que se presenta en las películas de este género.

Nuestro trabajo, creemos sería un aporte interesante para aquellos cineastas que, una vez sabiendo el público al cual serán dirigidas sus películas, puedan sacarle provecho a la relación que tiene el hecho de que, debido a que la audiencia se distribuye en personas que corresponden a distintas generaciones, cada aspecto del film puede ocasionar un impacto distinto a cada individuo. También, tenemos muy en cuenta que, en el mundo de hoy, las películas de horror y suspenso compiten contra una realidad con historias cada vez más obscenas, por lo que, cabe aclarar que nosotros nos enfocaremos en el aspecto de los efectos especiales como una herramienta para el estremecimiento del público, y no en otras herramientas como la historia o la música; aunque puede que las nombremos.

Por último, el trabajo tendrá una relevancia en lo académico ya que abrirá nuevos caminos de investigación más profundos, aunque ya no sean 100% orientados a la rama del cine, ya que, en nuestra inicial suposición, damos por sentado que como en la audiencia hay edades variadas, cada mirada va cambiando y cada procesamiento interno de imágenes, puede ser recibido de distintas maneras; por lo que, hay una investigación social y/o psicológica que podría tomar lugar a partir de todo esto.

En nuestra bibliografía citamos distintas ideologías poniendo en discusión a diferentes autores. Por ejemplo, Bernard Wilkie (Manual de efectos especiales para televisión y video, 2009), sostiene su teoría sobre las innovaciones del campo y cómo este se vuelve cada vez más complejo. Su libro explica detalladamente cada una de las técnicas y enumera los equipos, los distintos procedimientos y cada efecto consecuente de estos. La postura de Wilkie puede contrastarse y en partes, complementarse con la tesis de Gabriel Hernández Girbés, egresado de la Universidad Politécnica de Valencia, la cual trata sobre cómo estas herramientas, que son los Efectos Visuales, no fueron siendo “desechadas” y/o “cambiadas”, a través de los años, por técnicas más innovadoras, sino que fueron mutando y adaptándose. Esta tesis se enfoca en el campo más teórico de las técnicas utilizadas y sus equipos, por lo que, ayuda a complementar la información otorgada por Bernard Wilkie.

Por otro lado, el libro de Guzmán Urrero Peña (Cinefectos: trucajes y sombras, 1995) se centra en los distintos tipos de efectos especiales, ya sean efectos de fotografía, efectos físicos, efectos de maquillaje y/o efectos digitales, y sobretodo, plantea un nuevo punto de vista desde el lado del espectador como un disparador a la evolución de los efectos especiales, en el cuál éste busca ser cautivado e innovado; esta postura se puede complementar junto al Paper de Oswaldo García Crespo, donde se propone una revisión histórica de la evolución de las técnicas de composición con el objetivo de aproximarnos a la verdadera trascendencia de la tecnología digital en la producción de efectos visuales.

Cabe destacar que hay una diferencia clave entre efectos especiales y efectos visuales. Los efectos especiales son los que se llevan a cabo durante el rodaje, es decir, sin la ayuda de post-producción (maquillajes, explosiones, disparos); por otro lado, los efectos visuales son aquellos realizados en la fase de post-producción (pantalla verde, animaciones hiperrealistas, stop motion). Estos últimos son los más utilizados, ya que, tienen ventajas como el abaratamiento de costos, el hiperrealismo y el tiempo que muchas veces se ahorra en producirlos físicamente.

Aun teniendo tanta teoría dentro de la bibliografía, decidimos agregar en el anexo una serie de videos que contraponen las películas originales con sus respectivos remakes dándole una parte más tangible al trabajo, la cual nos permitirá poner en práctica la teoría de estos autores y en cierto modo, poder realmente ver si nuestra hipótesis está en lo cierto. Y, también, poner a prueba nuestro ojo tan acostumbrado a los efectos visuales del siglo XXI.

Por último, también citaremos un tratado de Sigmund Freud, recomendado por nuestro entrevistado Jorge Falcone denominado: “Lo siniestro”, el cual se usa para complementar todas las posturas anteriores, dándole un punto de vista dentro de la psicología del espectador al trabajo. El tratado habla sobre la posibilidad de una vivencia contradictoria, donde lo extraño se nos presenta como conocido y lo conocido se torna extraño. Y esa extrañez es lo que nos eriza la piel.

En la entrevista con el Profesor Jorge Falcone, también hemos podido recabar datos de técnicas en cuanto a lo teórico y varios nombres de los denominados “Padres en los Efectos Especiales y Visuales”. Su postura también compite contra las de los autores citados anteriormente.

Conclusión En conclusión, los efectos especiales hoy en día logran competir contra el hiperrealismo de la realidad mediante distintos recursos que están creados de maneras innovadoras, para lograr captar a un público más amplio y cada vez más difícil de conquistar.

Desde la década de los 60 hasta la actualidad esa mirada más virginal del espectador ha sido corrompida por sucesos atroces que impactan su vida a diario; por lo que, ese siniestro nacido dentro de las circunstancias infantiles se va convirtiendo en algo cada vez más retorcido y para los desarrolladores en algo, cada vez más difícil de imitar. Por otro lado, aunque hayan pasado siglos desde el nacimiento del primer efecto especial a cargo de Méliès, se puede ver cómo todavía los fundamentos usados para estos son los mismos y lo único que se renueva son los métodos y sus resultados que logran ser cada vez más hiperrealistas.

En cuanto a la comparación de las películas originales con sus respectivos remakes, fue muy claro determinar cómo fue avanzando este género en relación con la mirada del espectador.

Desde algo tan simple como la actuación hasta lo más complejo como son los efectos especiales y visuales, hoy en día hechos en mayor parte por computadora. También descubrimos el rol fundamental que cumplen los efectos de sonido en estas películas, ya que, no sólo ayudan a establecer un clima determinado, sino que marcan los puntos más fuertes de estas.

Igualmente, hay muchos conceptos ya establecidos que, a pesar de la evolución de distintos aspectos dentro del género, se mantienen intactos. Son películas clásicas desarrolladas por los padres y maestros del cine de terror aquellas que establecieron estos conceptos que luego serían tanto imitados como replicados en películas que son estrenadas año a año en la actualidad. Esto demuestra que más allá de la necesidad por renovar y sorprender al espectador cada vez más, buscando acercarse al hiperrealismo e imitar a la realidad, hay conceptos ya establecidos en la mente de la audiencia que deben permanecer para encajar dentro de lo esperado o lo ya sabido. Por ejemplo, un espectador ya sabe que el silencio establece un punto de suspenso y predice que algo importante en la historia se avecina. Igualmente, cabe aclarar que el público no deja ser conquistado tan fácil y exige diariamente que el mercado sea actualizado para continuar con esa satisfacción que genera encontrar ese siniestro de maneras cada vez más nuevas.


Docente: Pía Paganelli fue publicado de la página 83 a página86 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83

ver detalle e índice del libro