Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación >
  4. Trabajos ganadores del Concurso Proyectos de estudiantes - Ensayos sobre la Imagen Segundo Cuatrimestre 2019 (presentados por cátedra)

Trabajos ganadores del Concurso Proyectos de estudiantes - Ensayos sobre la Imagen Segundo Cuatrimestre 2019 (presentados por cátedra)

Ferrari, Carla

Creación y Producción en Diseño y Comunicación

Creación y Producción en Diseño y Comunicación

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXVI Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2019 Ensayos Contemporáneos. Edición XXIV Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2019

Año XVI, Vol. 160, Octubre 2020, Buenos Aires, Argentina | 160 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Merodeando la pasión del arte por la Basílica. Silencio, respeto y ovación

(Primer premio)

Zamora Halajeswki, Heizel Daniella

Asignatura: Taller de Reflexión Artística II

 

Resumen: En este ensayo cuento en sí mi experiencia al recorrer la basílica. Donde resalto, no solo los conceptos aprendidos en clases y las características bizantinas que posee, sino que también integro lo que percibí como la pasión con la que, diseñadores, artistas y constructores, hicieron notar el arte en dicha estructura.

 

Palabra clave: arquitectura – ornamentación - paleta cromática – mosaico – columnas - arte bizantino - estilo artístico ecléptico.

 Me propuse ir a la basílica de María Auxiliadora y San Carlos sin saber específicamente qué buscaba investigar; o desde qué concepto abordaría mi ensayo. De todas maneras empecé a pedalear, en compañía de mi pareja hasta la zona del edificio. Dicen por ahí que “dos cabezas piensan mejor que una”. Pero no fuimos a hacer una visita sin un objetivo específico, sino que teníamos una idea previa de preguntas básicas que podíamos hacer a los encargados del edificio para, así, recopilar información suficiente.

Antes de llegar, por la Av. Hipólito Yrigoyen de Argentina contemplaba la dichosa obra arquitectónica. Exteriormente muy imponente o resaltante a comparación del entorno. Nos acercamos hasta llegar al lugar, atamos las bicicletas a la reja de entrada y, finalmente, ingresamos. Empezaba a ser todo muy distinto mientras caminaba. A cada paso que daba, me iba dando cuenta de que, no solamente era un lugar muy vistoso, sino que también lo consideré como una obra de arte dentro de una gran caja ¿Por qué? Porque su interior estaba totalmente en contraste con lo que presentaba su exterior... Tal como se caracteriza el arte bizantino. Es decir, lo primero que descubrí fue eso: la diferencia entre mirar algo sintético, a apreciar luego una gran integración de colores, mosaicos y más detalles.

En todo ese plazo fui tomando múltiples fotos desde mi celular. Miré con detalle cosas que antes pasaba por alto, y aprecié lo que estaba viviendo mucho más que en otras ocasiones. Todo ello gracias al plus de haber tenido en mente varios conceptos aprendidos de las clases. Sentí silencio, respeto y ovación al merodear la estructura por dentro. Imaginé que, en sus inicios, la obra debió haber sido parte de la búsqueda representativa de lo celestial como concepto artístico... Algo así como diseñar una estructura con el objetivo de transportar a la gente para hacerlos sentir un suspiro caído directamente del cielo. Y justamente creo que fue así, Ernesto Vespignani, el diseñador de la Basílica y director de la obra, no solo era un arquitecto salesiano sino también un sacerdote católico y párroco, entonces se ve que en el año 1900 quizás estaba tan integrado e interesado como para proponer un proyecto totalmente bien hecho y funcional.

Mientras yo especulaba e imaginaba historias, mi compañera caminaba por el lugar con la cabeza inclinada hacia arriba y los ojos bien abiertos. Todo, absolutamente todo, estaba lleno de mosaicos y colores. No sabía a qué dedicar mi vista con tantos detalles que quería descifrar. Caminé y sentí las paredes como obras de arte… algo que no había apreciado antes. Y, admito que, saber sobre el campo de la arquitectura me abrió la mente a un mundo más amplio.

Consideré varias páginas de algunos libros, o documentos chispeantes por la web pero, sencillamente, no es lo mismo que pararse en el lugar. Fue sorprendente ver la estructura y compararla con la pasión. El querer y el sentir estaban de por medio, porque no solamente fue el Arquitecto, partícipe desde su diseño, sino que la obra también fue construída por salesianos de Don Bosco. Así que, por un período de 10 años, un grupo de gente voluntaria, construyó la Basílica San Carlos hasta el 24 de mayo de 1910, momento de su inauguración.

Elegí la iglesia San Carlos porque me parece amplia en contenidos. Ya que, siempre se caracterizó con una gran variedad de estilos y, por ende, tuve para escoger entre muchas opciones, como por ejemplo: el estilo barroco, neoclásico, neorrománico, neogótico y bizantino; Una mezcolanza que se generó en el crecimiento de Buenos Aires, especialmente desde la segunda mitad del siglo XIX y el incremento de la inmigración, cuando se propició la llegada de congregaciones de distintos orígenes que impactaron en la construcción de nuevos templos, edificados según el estilo en el momento de su construcción. La iglesia de San Carlos es un ejemplo de esas construcciones y, aunque su base es más bien de estilo neorrománico, para unificar las características del edificio con la asignatura y por preferencia cromática, decidí destacar la presencia notable del arte bizantino, el cual vi principalmente caracterizado entre el contraste ornamental del interior y exterior, tal como expresé anteriormente.

Recorriendo más a fondo la estructura, me di cuenta que se compone por: una nave central; y dos naves laterales, separadas entre sí por grandes y abundantes columnas en forma de pilares. Son las piezas que más resaltan, a mí parecer, y su altura, ni se diga: Mide cinco metros de altura (en cuestión de segundos me sentí muy pequeña). Y también es notable la cantidad de arcos de medio punto que existe en el lugar.

Pasé por la galería superior y noté la forma rectangular de toda su estructura y concluí que consta de tres niveles: planta central; galerías superiores; y cripta. Una estructura que representa la mezcla de las dos tipologías arquitectónicas del arte bizantino fusionadas en el renacimiento: planta rectangular y eje longitudinal, con planta centralizada y cúpula central. Y, dentro de las características que destaco está la cúpula, que a partir de las ventanas hace que la luz entre y de la impresión de un espacio celestial apoyado en pechinas.

Para sumarle a su belleza, también es un lugar que carga mucha decoración enriquecida y sobresaliente, en el interior, cubierto de mosaicos y una variedad de imágenes que realzan a la dichosa obra arquitectónica de mayor envergadura.

Algo extraño ocurrió después de 30 minutos de merodeo: Mi pareja salió unos pocos segundos de la iglesia e, inmediatamente, volvió con mirada alterada para, al mismo tiempo, decirme: - Me robaron la bicicleta -. A lo que respondí posteriormente con una despedida al lugar. Supe que no volvería a ir al barrio Almagro portando mi bicicleta pero, obviando eso, aprecié mucho el lado artístico de lo que es actualmente un sitio de interés patrimonial, histórico y cultural.

 


Trabajos ganadores del Concurso Proyectos de estudiantes - Ensayos sobre la Imagen Segundo Cuatrimestre 2019 (presentados por cátedra) fue publicado de la página 40 a página42 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación

ver detalle e índice del libro