1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII >
  4. Proyecto aula. Taller en equipos asistenciales

Proyecto aula. Taller en equipos asistenciales

Fernández, Noelia; Pavón, Mauricio [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ISSN: 1668-1673

XVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2010.

Año XI, Vol. 13, Febrero 2010, Buenos Aires, Argentina. | 202 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Esta es una reflexión desde la experiencia vivida en el corto tiempo de este nuevo espacio llamado Tutorías, el cual nos pone en un lugar de constante análisis, critica y sobre todo de reflexión de la práctica docente, de la funcionalidad, de la prueba y error en corto tiempo y la efectividad del mismo. Este continuo reflexionar se presenta en constante movimiento y de diferentes formas, de forma individual, en conjunto con los otros profesores tutores, antes de entrar al aula, durante la instancia del aula y posterior a ella.

La dinámica que aquí se plantea: Proyecto Aula, Taller en Equipos Asistenciales es en función a nuestra experiencia en el campo asistencial de Tutorías para todas las materias de la facultad de Diseño y Comunicación en la Universidad de Palermo, este proyecto asistencial, se verá desde el punto de vista pedagógico de los docente que trabajamos en forma conjunta en un mismo espacio, asistiendo todas las problemáticas que se suscitan en el mismo.

Somos docentes donde uno es Diseñador Gráfico y Publicista (Mauricio Pavón) y el otro es Fotógrafo profesional (Noelia Fernndez).

Este equipo se estableció, debido a la demanda de alumnos en el área de Diseño en todas sus expresiones. Dicha demanda se contraponía a la relación tiempo/calidad, calidad académica y tiempo de atención para cada proyecto, de ahí surge este trabajo en equipo.

Creemos, que al venir de disciplinas parecidas, los roles se complementan ya que en ciertos puntos estas se cruzan en aspectos conceptuales-teóricos y permiten una asistencia más completa para el alumno.

La mirada de dos profesionales ante un mismo proyecto estimula el proceso de atención y enriquece la dinámica proyectual en el espacio del taller. Entre docentes permite el análisis de casos particulares y generales que puedan suceder dentro de la asistencia en sí.

Organización y desarrollo de casos dentro del aula

Creemos que la organización primaria de cada caso en particular, estableciendo un filtro dentro del mismo grupo por diferentes grados de complejidad y avance en cada proyecto ayuda a analizar cada caso en particular. La calidad apuntó al mejoramiento en el rendimiento del alumno dentro del aula ya que se veía observado en dos aspectos por dos docentes al mismo tiempo, y la interconsulta de su proyecto le daba importancia y requería un nivel de exigencia aún mayor que en su propia cursada.

Esto producía en algunos casos recomenzar su trabajo desde nivel cero y darle una nueva perspectiva aplicando la metodología que se proponía y se planteaba desde el taller de tutorías con la incorporación de nuevos conceptos desde las dos áreas en que estos docentes pertenecían.

El alumnado se encontraba en una situación de contención para el desarrollo y seguimiento de su proyecto y por ende generaba un estímulo extra en el mejoramiento y rendimiento del proyecto final en cuestión.

La interdisciplinar en el caso docente aúna los puntos teóricos de cada profesión para ser volcados en cada proyecto y le aporta matices que prestan nuevos conceptos para una disciplina única con la que el alumno viene a interpelar con su propuesta.

Cada caso que se planteó en los proyectos, tenían una estrecha relación con conocimientos básicos de cada carrera en sí, pero en aspectos generales la propuesta docente era desde cada punto de vista poner en crisis el proyecto (desde el debate) del alumno para ver si estaba sustentado teóricamente y conceptualmente. En la gran mayoría carecían de estos aspectos y por consecuencia se debía comenzar desde cero.

Corrección y evaluación

El rendimiento conceptual del alumno sobre su proyecto se ve altamente comprometido cuando de ambas partes el complemento docente mancomunado hacia el análisis y diagnóstico inicial no arrojaban datos potables sobre la continuación de cada proyecto, esto siempre hablando de aspectos generales.

La evaluación se pautó en el taller por nuestra parte en una serie de pasos metodológicos que contribuían al rendimiento del aula y a la organización interna de la dinámica asistencial.

1. Se estableció una discriminación en función a las condiciones reglamentarias y administrativas en el cumplimento de los requisitos para ser aceptados en el proyecto tutorías.

2. Se comenzó a organizar por prioridades: por complejidad y por nivel de estado de cada proyecto en el avance hacia la fecha de final estipulada.

3. El equipo docente se reparte de forma práctica las problemáticas por las materias asignadas por gestión académica UP. 4. Cada docente establece un plan asistencial en la frecuencia de atención según la complejidad del proyecto, el estado del proyecto y la urgencia según el vencimiento de cada materia por alumno.

5. Se entrelazan y se comentan cada caso problemático o particular entre los docente del aula, esto hace que ambas partes tengan una visión general de los proyectos que circulan en el taller, permitiendo resolver problemas en forma conjunta, asistir al otro en caso que fuera necesario, o simplemente dar otro punto de vista en función a un pedido determinado: también así; si se produce una ausencia en alguna clase por parte de algún docente, el alumno no deja de ser asistido y contenido por la otra parte. Ya que no solo existe una ficha diagnostico y de seguimiento del alumno, sino que también un seguimiento personal de cada alumno.

6. Se determinan una pauta de ejercicios conceptuales y por parte de los dos docentes se establece una bibliografía que enriquezca los baches conceptuales de cada proyecto.

7. Se analizan en conjuntos las propuestas avanzadas y se le devuelve una corrección general por ambas partes desde todos los aspectos de su proyecto final, previo acuerdo y discusión por parte de los letrados que asisten al alumno.

Esta guía de pasos estableció una forma de trabajo ágil y muy provechosa tanto para el docente como para el alumno, en el taller se vio un estímulo que apuntaba al perfeccionamiento de cada proyecto y a la superación personal, pero también en la asistencia pedagógica y en el rendimiento del alumno desde su producción.

Evaluación

Evaluar implica siempre tomar distancia de la realidad que se analiza para poder pronunciarse sobre ella en un contexto decisional dominante.

En el marco de tutoría, los alumnos que llegan, como hemos dicho anteriormente, son primeramente diagnosticados y luego asistidos personalmente y con cada proyecto particular, en los cuales ellos mismos deben analizar las habilidades y destrezas, los conocimientos y actitudes desarrolladas en su proyecto; por lo que es fundamental que el docente conozca y aplique instrumentos de evaluación que cumplan con los criterios de transparencia y objetividad, validez y confiabilidad.

Así como creemos que la conformación de equipos multidisciplinarios en la asistencia de tutorías es realmente efectiva, coincidimos también que sería una alternativa interesante aplicarla a la evaluación de los mismos alumnos que han sido asistidos en equipo.

Saliendo así de la evaluación tradicional, usando un instrumento distinto, este sería la evaluación alternativa, permitiendo al alumno expandir puntos de vista, dar una mirada más amplia sobre la temática abordada por el mismo en su proyecto y porque no, obtener de ellos diferentes respuestas, procesos creativos, poniendo el acento en el hacer sin dejar de lado el saber, tiene que ver con la fusión de éstas saber hacer, de esta forma no solo aúnan conocimientos desde diferentes disciplinas sino que da paso a también una evaluación meta cognitiva en la que los mismos alumnos puedan darse cuenta de sus propios errores y también aciertos.

La experiencia vivida en las primeras instancias de exámenes, el Octubre pasado, fue en conjunto, y fue muy buena, creemos que sería aun más positivo, si estos docentes trabajasen en grupo desde el aula, como pudimos experimentar nosotros. De esta forma el trabajo que se fue haciendo en conjunto desde el aula mantendría un hilo conductor en la corrección las mismas perspectivas en relación al seguimiento de cada proyecto.

También pensamos que agilizaría los tiempos de toma de examen y se podrían ampliar el rango de alumno por horarios.

Se evitarían malos entendidos entre docente alumno y todo potenciaría la calidad del examen. Estos aciertos a nuestro criterio deberían ser tomados en cuenta y analizados para el año que viene y ser incorporados para el proyecto tutorías. Como equipo de trabajo, y en la instancia de examen sería interesante poder realizar una observación del proceso de reflexión del alumno sobre su propio proceso de aprendizaje y de su situación en Tutorías.

Interacción en la experiencia docente

¿Porque creemos que el trabajo con equipos multidisciplinarios mejoraría la calidad académica?

Creemos la capacidad de resolver problemas y proponer soluciones en equipo es más eficaz que haciéndolo de forma individual. El hecho que el equipo de docentes a cargo de un sector de tutorías “X” tenga conocimientos y habilidades complementarias da al alumno una amplitud de propuestas, y nos permite como docentes unir capacidades para cumplir objetivos comunes, pero con una distribución de responsabilidades y de trabajo en conjunto articulando tareas.

La experiencia docente en equipo desde el abordaje a las problemáticas que se traen a tutorías muestran una amplia gama de situaciones que en conjunto fueron resueltas de manera expeditiva y dinámica por parte de los dos docentes previo debate e intercambio de opiniones; este debate o intercambio se plasma desde el aspecto de contenidos respecto a los trabajos presentado pero también en los aspectos de contenidos teóricos y de recomendaciones a través de las experiencias compartidas en el aula o el manejo de grupo.

Estas situaciones de intercambio interdisciplinarios prestan una mejor performance en las bases de cada docente porque se producen aperturas en otros aspectos pedagógicos que por otra parte generan un mayor acercamiento al alumno y una mejora en el clima de trabajo dentro del taller.

La estimulación y el acompañamiento en el docente también es importante porque se siente respaldado ante semejante demanda que hemos tenido en tutorías y ha contribuido al trabajo en equipo de manera eficaz generando un equipo compacto dentro del proyecto entre docentes que aproximadamente somos 12 sino también en la dupla que se ha generado en este caso en particular.

Nuestra propuesta es que se produzcan duplas de trabajo para prestar un mejor servicio y fomentar la interacción interdisciplinaria en el espacio tutorías, donde pudimos experimentar el acompañamiento sobre lo conceptual, lo teórico, lo práctico y lo pedagógico.

La relación calidad –tiempos se reduce muchísimo, se promueve el estímulo participativo por el equipo docente, se refuerzan los vínculos interpersonales, se trabaja de forma amena y se tratan las problemáticas desde lo general a lo particular.

De ese trabajo en equipo también surgen las falencias del proyecto y se puede diagnosticar mejor para elevar un sistema de reformas prácticas para ajustar el desempeño y la mecánica de trabajo, especificar los roles y distribuir los contenidos y el material bibliográfico.

Así hoy como se encuentra el proyecto Tutorías, que ha tenido un auge bastante importante, también puede apuntar a las necesidades de los docentes de trabajar en conjunto en forma continua en todo el desarrollo del nuevo ciclo lectivo 2009.

Este será un año a proyectar y por las perspectivas del comienzo del proyecto vemos que seguirá creciendo en demanda por parte de los alumnos que deberán ser resueltas con el mismo ímpetu que se abordaron este cuatrimestre, pero no debemos olvidar el desgaste producido, por parte del equipo y por las necesidades de éstos para un mejor desempeño.

Casos

Como a todos los docentes de tutorías, se nos han presentado una serie de casos difíciles de abordar; muchos han sido analizados en la instancia previa a la clase, en donde todos los docentes nos juntamos en una reunión con el Equipo de Gestión Académica y se explican las problemáticas que fueron apareciendo a medida que iban transcurriendo las clases. Muchos casos parecidos y repetidas problemáticas en alumnos de diferentes carreras. A continuación un caso real.

Uno de los casos más complejos que se nos han presentado en el proyecto de tutorías tuvo que ver con un alumno que se presenta con un trabajo que dijo estar ya corregido y

Aprobado por su profesor titular, que el mismo ya no dictaba clases en la institución y la materia se le vencía. Dando por supuesto que los pasos ya realizados previos a nuestro diagnostico no entraban en discusión, en este caso particular, lo primero que le pedimos fue que defienda dicho trabajo, ante la falta de recursos para realizarlo, le sugerimos comenzar de cero, con algunas recomendaciones teóricas.

No muy conforme con la sugerencia, comenzó de cero, nuevamente al pedir una fundamentación teórica conceptual del trabajo rehecho nos encontramos con una defensa poco sustentable, basada en apreciaciones subjetivas, como preferencias o gustos personales.

En esta instancia decidimos reforzar los contenidos teóricos, le recomendamos material bibliográfico, y le dimos a su vez ejercicios prácticos complementarios con lo conceptual, puntos en los cuales enfocarse para poder avanzar y que emplee el tiempo de tutorías y el tiempo para trabajar fuera de este espacio, de la forma más eficaz, usando y transformando la información en lo que le fuera útil para sí, promoviendo así también la reflexión de su proyecto, más allá de la mera enunciación de los contenido sugeridos.

En este caso el trabajo de tutores en equipo se vio reforzado y en pleno funcionamiento, ya que se pudieron complementar desde el área proyectual del diseño grafico y desde el área fotografía. De modo tal que la postura docente ante este proyecto particular tenía un sustento firme en el diagnostico, no solo del trabajo sino de la situación académica del alumno en cuestión.

Ante esta situación, decidimos comunicarle nuestro punto de vista y nuestro diagnostico; habiendo asistido a 5 clases de tutorías, en una posición un tanto rígida e inflexible y desconforme con las recomendaciones realizadas, puso en situación de negociabilidad su situación académica, por lo cual el equipo docente tomo la decisión de que la alumna no solo no estaba en condiciones de rendir el final sino que creíamos firmemente que debía recursar la materia.

Conclusión

En esta breve exposición hemos hecho un recorrido por nuestra experiencia como docentes en este proyecto de Tutorías, dejamos abiertos puntos a discutir teniendo en cuenta que nos hemos basado en nuestra propia experiencia. Teniendo como principal intensión: exponer, analizar y sobre todo reflexionar sobre la tarea que hemos desempeñado como guías en Tutorías.

Creemos así también que la reflexión ocupa un rol importante en este entorno, nos permite abrirnos y compartir vivencias. La fuente del concepto reflexión es la palabra latina reflectare, cuyo significado es mirar atrás. Este mirar atrás, el reflexionar sobre nuestro trabajo y paso por tutoría, siendo ésta una instancia corta, nos da la posibilidad de analizar nuestro desempeño como docentes.

La educación siempre se plantea como un desafío de largo o mediano plazo, puesto que sus soluciones normalmente requieren de largos períodos para su implementación, su consolidación y su eventual evaluación. El gran desafío de tutorías es el de generar un feedback, sabiendo que son instancias cortas, que deben ser prácticas, precisas y contundentes a la hora de resolver los problemas urgentes.

Al principio de este proyecto, esta situación generó una crisis que tendía a paralizarnos, pero creemos que en general todo el grupo que trabajó este año pudo resolver diversos problemas, diferentes necesidades, ansiedades y urgencias que se presentaban, requiriendo de nosotros cierta creatividad, solvencia académica, pedagogía y didáctica con el fin de abordarlos y resolverlos.

La experiencia en este período nos ha marcado fortalezas y debilidades del proyecto. Estas fortalezas y debilidades hicieron que mediante reuniones previas con gestión académica se exploren nuevos recursos en el tratamiento de los casos problemas ya sean de orden administrativo (que esto también tiene que ser tomado en cuenta) y del orden pedagógico conductual.

En las fortalezas encontramos un buen equipo contenedor que pretende resolver las dificultades que se presentan en la institución de un flujo importante de alumnos remanentes, previos, y a su vez cubrir los espacios que dejan los docentes al irse de la facultad en cada período lectivo.

Las debilidades fueron manifiestas en varios aspectos, primero en que la discriminación previa de las situaciones académicas de cada alumno no fueron previamente elaborada por gestión y eso generaba caos en el taller para llenar las planillas y prestar un diagnóstico eficaz y certero.

Otra de las debilidades que encontramos tienen que ver con el manejo de la información sobre este proyecto; desde los requisitos que son necesarios para ser incluidos en el proyecto tutorial, hasta los prejuicios sobre el nivel académico del mismo.

Estos prejuicios se vieron marcados en el concepto previo del alumnado, sobre la baja exigencia que se daría en tutorías, y por parte de algunos docentes que prejuzgaron la capacidad de los docentes a cargo del proyecto; siendo así totalmente contrapuesto a esas falsas expectativas; pero a su vez generaba en el inconsciente colectivo, una fricción en las relaciones interpersonales.

Como propuesta a este proyecto, creemos que sería pertinente el hecho de reformular la mecánica de trabajo y el sistema de asistencia por carrera, de esa forma se automatizan muchas soluciones que estimulan y contienen al equipo de trabajo de este proyecto de semejante envergadura, pudiendo así seguir creciendo como lo hicimos hasta el día de la fecha.

Este trabajo reflexivo, crítico y analítico fue basado en la experiencia del segundo cuatrimestre 2008 de la Universidad de Palermo en el equipo asistencial de de Tutorías: Dg. Mauricio Pavón y Fotógrafa Prof. Noelia Fernandez.

Referencias bibliográficas

- Brockbank, A. y McGill, I; (1999) Aprendizaje reflexivo en la educación superior. Madrid: Morata, Cap 5.

- Camilloni, A (1995) “Reflexiones para la construcción de una Didáctica para la Educación Superior”. Ponencia en: Primeras Jornadas Trasandinas sobre planeamiento, gestión y evaluación “Didáctica de Nivel Superior” Universitaria. Chile.

- Fenstermacher, Gary (1989): “Tres aspectos de la filosofía de la investigación sobre la enseñanza” en Wittrock, M. En La investigación en la enseñanza I. Madrid, Barcelona: Paidós, M.E.C.

- Fenstermacher, G y Soltis, J. (1998) Enfoques de la Enseñanza. Buenos Aires. Amorrortu. Cap –

- Jackson, P. (1999): Enseñanzas implícitas. Buenos Aires: Amorrortu. Cap 1.

___________ (2002) Práctica de la enseñanza. Buenos Aires: Amorrortu. Cap. 1

- Pozo, J. (1998) Aprendices y maestros, Madrid. Alianza. (Selección)

- Schön, D. (1992) La formación de profesionales reflexivos. Barcelona. Paidós. Cap 1.

Vocabulario relacionado al artículo:

aula . evaluación .

Proyecto aula. Taller en equipos asistenciales fue publicado de la página 149 a página152 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ver detalle e índice del libro