Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº29 >
  4. Verano del 69

Verano del 69

Lanosa Escubet, María Belén

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº29

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº29

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en las asignaturas Comunicación Oral y Escrita e Introducción a la Investigación Segundo Cuatrimestre 2009.

Año VI, Vol. 29, Junio 2010, Buenos Aires, Argentina | 105 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis
Este trabajo presenta la historia de una joven llamada Valentina, que tuvo una vida un poco compleja.
Sus padres pertenecían a movimientos hippies, algo que complicaba mucho su situación ya que vivían con temor y tenían que viajar a otros países para poder tener libertad y dejar el miedo de lado.
Muchos sucesos históricos ocurrieron mientras Valentina crecía, y era complicado poder protegerla de ese mundo tan
peligroso. Quizás la protección fue demasiada en su vida y pasó a ser una gran carga.
Los padres de Valentina optaron por no enviarla a un colegio para poder protegerla del mundo exterior. Por lo tanto, sus
padres se encargaban de educarla en su casa, en un mundo de flores, sahumerios, ropa alegre, música de los Beatles.
No podía tener amigos, no estaba en contacto con chicos de su edad, no podía compartir su infancia ni vivirla libremente.
El mundo estaba revolucionado, pero Valentina no tenía idea de lo que estaba sucediendo. Su mundo era el que creaban
sus padres, quienes se encargaban de mantenerla totalmente aislada.
Pasó el tiempo, y Valentina llegó a un punto en el que necesitaba su libertad. Fue ahí cuando, con 15 años de edad,
decidió “salir a explorar el mundo y devorárselo” —textuales palabras de Valentina—.
A los 16 años, empezó a estudiar teatro, se lanzó por el lado de la música, y fue ahí cuando tomó la decisión de abandonar
su casa y la relación tan hermosa que mantenía con sus hermanas.
Empezó a militar en partidos de izquierda, a estudiar guitarra clásica, y a los 18 años estaba viviendo en un conventillo que
quedaba en San Telmo, junto con la gente que militaba en los partidos.
Luego de un tiempo, formó su banda —a la que bautizó con su propio nombre—, que luego se desarmó debido al fallecimiento de uno de los integrantes. Ella terminó un matrimonio muy complejo y, de un día a otro, su vida cambió cuando
conoció a Hernán, quien según sus palabras es su mitad más preciada. El amor y la música los unieron para siempre, y ella
tomó la decisión de estudiar en un bachillerato para adultos para poder cerrar un capítulo en su vida. Hoy tiene una hermosa familia, que se agranda cada vez más, y amigos que son hermanos.


Conclusión
Elegí esta historia porque me parecía muy interesante. Creo que había mucho para contar y siento una gran admiración
por Valentina, la gran protagonista.
Debo ser sincera y decir que, cuando me plantearon el proyecto, no tenía la más mínima idea de cuál iba a ser “la historia
de mi familia”. Pero me di cuenta de que Valentina —la mujer de mi hermano Hernán— tenía una buena historia de vida y me dieron tantas ganas de contarla y compartirla con los demás que enseguida le conté el proyecto y se entusiasmó
muchísimo.
Hubo una gran investigación y recopilación de imágenes.
Todo surgió muy naturalmente y, al ver la historia terminada, me emocioné mucho y le dije a Valentina que estaba orgullo
sa de ella y de lo excelente persona que es, y que también la admiraba mucho por tener tanta fuerza, tanta valentía y sobre
todo tantas ganas de seguir luchando como el primer día.
Me gustó mucho cómo quedó el relato. Creo que si bien cuenta una vida, no deja de lado la historia del mundo y los
sucesos que nos marcaron a cada uno de nosotros.
Estoy muy conforme con mi trabajo y me siento feliz de haber contado una historia de vida tan emocionante y con tantas
idas y vueltas como la de Valentina.
A todos nos deja una gran enseñanza. En lo personal, creo que, cuando uno elige y decide, todo puede cambiar. Uno
tiene que luchar por las metas propias y crecer aprendiendo día a día. No importa la edad, ni el tiempo: uno siempre puede
volver a empezar, y jamás hay que perder las esperanzas de encontrar la felicidad en la vida.
Agradezco mucho haber tenido la posibilidad de contar esta historia, porque realmente me apasionó mucho poder escribirla
y transmitirla.


Verano del 69 fue publicado de la página 33 a página34 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº29

ver detalle e índice del libro