Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº30 >
  4. Cine y juventud

Cine y juventud

Fecchio, Ernesto

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº30

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº30

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición IV Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2009

Año VI, Vol. 30, Julio 2010, Buenos Aires, Argentina | 94 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

A lo largo de este ensayo entraran en intersección varias temáticas, que si bien por separado han sido foco de grandes estudios y análisis, a su vez están constantemente cerca nuestro de manera directa e indirecta. Estas cuestiones las podemos dividir en dos grandes ramas, por un lado el cine, más específicamente el relato cinematográfico de la década del 90, y por otro lado la adolescencia o juventud. Tanto la conceptualización de estos términos, como las particularidades geográficas o territoriales de los actores que la componen forman parte de este ensayo.

De esta entrecruzada entre cine y juventud, se pretende extraer conceptos vinculados con la representación de la juventud dentro del mundo cinematográfico de los años noventa.

Para esto han sido seleccionadas cuatro películas representativas, por la época, el lugar de origen y la profundidad desde la cual el tema es abordado. Dentro de esta selección antes mencionada, aparecen cuatro films paradigmáticos: Kids (EEUU, 1995), dirigida por Larry Clark, La Haine (Francia, 1995), dirigida por Mathieu Kassovitz, Amores Perros (México, 2000), dirigida por Alejandro Gonzáles Iñarritu y por último y no por eso menos, Pizza, birra y faso (Argentina, 1998) dirigida en conjunto por los directores, Adrián Caetano y Bruno Stagnaro.

Puede parecer a primera vista que esto va a concluir en un análisis estrictamente cinematográfico, pero por el contrario, las películas aparecen como un reflejo, un punto de partida, que me sirve de sustento para indagar cuestiones por fuera de la narrativa que presenta cada una de estas películas. Se trata de una herramienta que me permite un análisis sobre las cuestiones de cómo se vio reflejada la juventud en una época y lugar definido.

“Kids”

Se trata de un día en la vida de un grupo de adolescentes de New York, quienes viven inmersos en su propia cultura, sin dejarse influenciar por su familia, instituciones, ni referentes adultos o personajes ejemplares. Abastecidos por cervezas, comidas poco nutritivas y drogas, ellos caminan por las calles hablando de sexo y realizando actos violentos y discriminatorios de forma aleatoria.

Kids constituye la primera y polémica obra fílmica del famoso director y fotógrafo Larry Clark, quien de la mano de un guionista y actores no profesionales llevó adelante esta película definida por la crítica como de gran realismo y con cierta apariencia de documental. La realización del film, de acuerdo con este estilo, se enmarca dentro del objetivo del director de Kids de propiciar un viaje sin barreras a la cultura de los jóvenes urbanos contemporáneos de los Estados Unidos. Resulta interesante que tanto en su país de origen como en el nuestro esta película haya sido calificada como no apta para menores de diecisiete y dieciocho años respectivamente. Habla sobre adolescentes, fue realizada por y con adolescentes, pero no puede ser vista por ellos.

Este film nos ubica directamente y sin rodeos ante un modo de ser joven, o mejor, ante una de las miradas que en la actualidad se tiene respecto de los adolescentes. ¿Qué nos dice Kids acerca de los jóvenes? Es quizás un "retrato" de la fría y cruda realidad de una gran cantidad de jóvenes norteamericanos.

Ahora bien, encontrar en este film un "reflejo" o "retrato" de aquello que llamamos la realidad de los adolescentes de hoy supone, por un lado, pensar que existe la posibilidad de definir a los jóvenes norteamericanos tal como son, y por otro, pensar al cine como un elemento de la cultura a través del cual sólo se los muestra.

En esta película se muestra a los protagonistas las veinticuatro horas del día entre personas de su misma edad, prácticamente autónomos respecto de cualquier figura adulta, por fuera de toda institución, viviendo en una única dimensión del tiempo: el presente, como si lo único que les interesara es el compartir con otros jóvenes adolescentes sus mismos gustos, y esos gustos son ni mas ni menos que el alcohol, el sexo y las drogas. Las situaciones se presentan de un modo crudo y sin filtro, exacerbando de alguna manera la realidad que vivían los jóvenes en ese contexto.

El amor Dentro de este film, el amor aparece de una manera ridiculizada en donde a los protagonistas no les interesa lo romántico de este concepto. O por otra parte aparece el amor en la forma de amistad y no de pareja, ya que para los jóvenes protagonistas del film es una cuestión ridícula o que atañe a la gente mayor.

Los amigos La amistad en contrapunto al concepto de amor antes mencionado, cobra una relevancia mucho mayor. Es su grupo de pertenencia y su ámbito, con los que comparten todo. Son sus amigos los que entienden lo que los otros no entienden, los que hablan su mismo idioma.

La familia Dentro de los 95 minutos que dura este film, en el único momento donde aparece la familia es cuando los dos protagonistas principales pasan por su casa y le piden plata; y cuando la madre le niega porque no tiene, ellos simplemente le roban. El concepto de familia no aparece como un lugar de sino como algo ajeno a la vida de estos jóvenes.

La violencia La violencia es una temática muy ocurrente cuando se habla de adolescencia o juventud. Dentro de esta película lo vemos claramente en una escena donde se encuentran drogándose, todos reunidos en la plaza donde ellos se juntan a pasar el rato y a andar en skate. Vemos cómo una discusión menor termina en una feroz paliza a un afroamericano mientras que ellos, despreocupados, no saben si lo dejaron sin vida. La violencia es la manera en que estos chicos sobresalen y se imponen frente al otro. Es su modalidad de supervivencia.

Sexo y drogas Si hay algo de lo que se trata este film es sobre el sexo y las drogas. El día entero que cuenta la película se vincula con los jóvenes drogándose o teniendo sexo. Tan despreocupados aparentan vivir, que no les interesa ni los embarazos ni el Hiv.

Vemos la educación sexual como un aspecto totalmente ignorado. Para ellos se trata todo de un juego, tanta impronta tiene el presente que estos son temas de los cuales no les interesa preocuparse.

“La Haine”

La Haine cuenta la historia que tras una noche de disturbios en un barrio marginal de las afueras de París, tres amigos adolescentes, Vinz, Said y Hubert (un judío, un árabe inmigrante y un boxeador amateur marroquí), afrontan la muerte de un amigo árabe a manos de la policía. El deambular por la ciudad, la violencia entre bandas y los conflictos con la policía son las constantes en veinticuatro horas de la vida de estos jóvenes.

El odio (con este título llegó a Latinoamérica) es el segundo film de Mathieu Kassovitz. En 1995, cuando contaba con veinticinco años, esta película lo consagró como algo más que una promesa entre los cultos del cine social. El guión está basado en un hecho real y filmado en blanco y negro, con una exquisitez de encuadres.

Comparte muchos rasgos con la llamada vanguardia francesa contemporánea.

—"¿Escuchaste del que se lanzó desde un rascacielos? Mientras caía, se repetía para tranquilizarse:... ‘Hasta aquí todo bien’. ‘Hasta aquí todo bien". No importa cómo se cae... sino cómo se hace tierra".

Así comienza El odio (La haine), con la narración en off de esta anécdota ilustrada con imágenes que muestran el enfrentamiento entre manifestantes y policías en una zona marginal de la ciudad de París. De este enfrentamiento resultan varios heridos y un muerto: Abel Ichacha, un amigo de Hubert, Vinz y Sayid, tres jóvenes que viven dentro de los suburbios y para quienes éste no será un mero episodio, sino la confirmación de que los policías son los enemigos (como ellos mismos repetirán a lo largo del film) y que el "sistema", la "societtè" en la que viven y a la que no sienten como propia, no les ofrece posibilidades de ser otra cosa que lo que son. Esa sociedad es sentida como una amenaza constante, de la que tienen que defenderse y protegerse.

Las instituciones En este film, los jóvenes están "fuera" de toda institución. No van a la escuela, no viven en familia, ninguno de ellos trabaja en sitios formales, sobreviven con changuitas y delitos menores.

La calle, terrazas y otros espacios públicos son los sitios donde pasan la mayor parte del día. Sin embargo, es justamente de allí de donde la autoridad policial (los únicos adultos que tienen algún tipo de contacto con los jóvenes) los quiere sacar. Tal como se observa en aquella escena en la que los tres amigos junto a otros jóvenes suben a la terraza de un monoblock para comer panchos y escuchar música hasta que irrumpe la policía para clausurar la fiesta.

Desde fines del siglo XIX e inicios del XX, la calle y los lugares públicos han sido considerados como "la gran escuela del mal, donde están los ‘menores’, la infancia peligrosa y que está en peligro (habida cuenta de que su condición de ‘pobre’ la somete cotidianamente a la convivencia con elementos criminales, degenerados, e irrecuperables)". La "calle" es descalificada en tanto es vista como un espacio peligroso y amenazador del orden social.

Los amigos En este caso, parecido al film anterior, la amistad cobra un rol fundamental. Los tres protagonistas a pesar de sus diferencias étnicas, luchan en conjunto y dan cualquier cosa el uno por el otro. Es uno de los pocos valores que rescata el film; ellos tres contra todo, contra al adversidad que combaten, que es de alguna manera el sistema.

La familia Otra vez la familia tiene un rol insignificante dentro de la historia, no tiene relevancia. Su lucha está por sobre la familia, ellos la posicionan en un segundo plano, quizás como un apoyo, pero secundario.

La violencia La violencia es uno de los temas principales de la película. El constante enfrentamiento con la policía y sus peleas con otros grupos como los skinheads, muestran la manera en la cual ellos viven y sobreviven en este sistema que los tiene al margen.

Como bien sabemos Francia tiene una rica historia de enfrentamientos y luchas por ideales, desde la Revolución Francesa, el Mayo Francés o los enfrentamientos por el desborde migratorio que se alzó no hace más de dos años en las calles de París.

Sexo y drogas Si bien la droga está muy presente dentro de la película, no es el tema central de la misma. Se la ve como una temática más del film, pero no se basa en sus aspectos conflictivos. Lo mismo pasa con el sexo.

“Pizza birra y faso”

El Cordobés vive con sus tres amigos, Frula, Megabom y Pablo, en la misma casa, una casa tomada. Y con su pareja, que está embarazada: Sandra. Esta banda de adolescentes marginales, formada casi al azar, vaguean por Buenos Aires viviendo de lo único que saben hacer: robar.

La historia empieza con el Cordobés y Pablo robando un taxi, en el cual trabajan para el chofer de ést,e robándoles a los pasajeros de turno. Luego ambos se juntan en el Obelisco con Frula, Megabom y Sandra. Después de comer la pizza y la cerveza de todos los días, Frula y el Cordobés deciden ir a buscar más plata para comer. Tras esto, engañan a un discapacitado que tocaba la guitarra en la calle robándole sus recaudaciones.

Al terminar el Cordobés junto con Megabom, Frula y Pablo deciden, en un acto de inmadurez, tirar abajo la puerta del Obelisco y entrar en él, abandonando así a Sandra. Allí (luego de llegar a la cima del mismo) deciden no trabajar más para el taxista debido a que les pagaba muy poco. A continuación, el Cordobés es testigo de como el discapacitado apodado "el Rengo" atrapa a Sandra con la ayuda de un policía. Al otro día Sandra sale de la comisaría enfadada con su novio, al que le dice que lo deja temporalmente hasta que encuentre un trabajo digno.

En un intento de independizarse, el Cordobés, Pablo y Megabom planean el robo de alguna billetera en una cola de desocupados.

Robo que sale fructuoso, aunque terminan en un hospital público debido a que Pablo sufría de asma. Allí deciden definitivamente dejar de actuar al lado del taxista y planean un robo junto a un contacto por parte de Frula. Antes de esto, y con Pablo todavía internado, el cordobés le hace una visita a su novia, que ahora se mudó a la casa de su padre, el cual la maltrata físicamente. Sandra le demuestra a su novio su miedo de que éste acabe preso y le pide que le prometa que no va a volver a robar. Él lo hace a regañadientes.

El grupo planea entonces un golpe junto a su nuevo socio: Rubén. Tienen como punto un restaurante supuestamente de mucha plata, en el cual entran y se dan cuenta de que no era así. Y luego de escapar con la ayuda de un policía corrupto son engañados nuevamente por Rubén quien les paga una miseria por lo hecho.

En un intento por entrar a un boliche sin pagar, el grupo descubre que toda la plata que necesitan se encuentra en ese lugar. Todo esta planeado, después de engañar al taxista que antes los empleaba. Le roban su dinero, sus armas y el coche.

Aunque son denunciados por una pasajera que iba justamente en ese taxi y habían dejado en el aeropuerto para que continúe su viaje a Córdoba. Después de esa noche robarían el boliche y el Cordobés huiría en un ferry a Uruguay junto con Sandra. Todo sale mal, a pesar de acabar robando el lugar;y con Córdoba herido de bala por un patovica, a la salida son sorprendidos por un policía que descubrió el taxi robado El policiá acaba baleando a Frula y golpea salvajemente a Megabom.

Solo quedan Pablo y el Cordobés cada vez más heridos.

Ambos logran escapar y el Cordobés llegar al encuentro con Sandra. Pero se da cuenta de que debe hacerse responsable de sus actos y le dice que se vaya sola en el ferry. Entonces, la escena final nos muestra al Cordobés arrestado por la policía.

Las instituciones Podemos ver claramente como los protagonistas, esta banda de jóvenes, no se ven incluidos en ningún tipo de institución.

Su afán de ladrones, sea o no por voluntad propia, los confronta continuamente con la policía.

El amor El amor dentro de esta película aparece de la mano del Cordobés y su novia Sandra, quien luego de un tiempo, siente temor por la vida que llevan y le pide si puede alejarse del delito, cuando todo estaba planeado para irse los dos, en un ultimo arrebato, el cordobés cae preso y ella parte sola. Esto denota una cierta importancia por parte de los jóvenes a la compañía femenina, al noviazgo y a la mujer como tal.

Los amigos La amistad es imprescindible para este grupo de jóvenes que deambulan juntos en hazañas por una Buenos Aires hostil, a la cual sobreviven gracias a robos menores y a permanecer unidos. Son los amigos la única “institución” con la cual cuentan y en la única que pueden, de alguna manera, confiar.

La familia La familia tiene un rol semi-protagónico dentro de este film debido al embarazo de Sandra. Se nota el afán de poder formar una familia por fuera de esa vida que viven, lo que hace que quieran dejar de delinquir e irse a vivir a otro lugar, un nuevo comienzo, una nueva vida. Como se puede ver en el final de este film, todo es arruinado por la terquedad del protagonista en realizar un último golpe, el cual termina con ese sueño de nuevos horizontes.

Conclusión

Luego de haber desglosado de alguna manera estos films, cada uno con sus particularidades y parecidos, pude encontrar que el cine de los años noventa, más específicamente los que tratan la temática tanto de la adolescencia como la juventud, reflejan en su mayoría grupos de jóvenes marginados de sociedades que parecen no comprenderlos, jóvenes que se encuentran en las periferias, en un bullicio interno y en una lucha por encontrar su identidad. Esta búsqueda queda demostrada en el caso del cordobés de “Pizza birra y faso”, o bien en el film “La Haine”. Pero también encontramos esta búsqueda de identidad de una manera implícita, es decir en la actitud despreocupada, no combativa y que no busca el cambio. Es allí donde se sitúa la película “Kids”, en donde la búsqueda por la identidad queda a la vista más por la confusión y el desapego que por el compromiso y la lucha.

Creo que una de las razones en las que radica esta diferencia con los otros films es la edad de los jóvenes, que si bien pertenecen al mismo grupo, no es lo mismo un chico de 14 o 15 años que vive con su madre a uno de 19 o 20 viviendo en una casa tomada.


Cine y juventud fue publicado de la página 45 a página47 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº30

ver detalle e índice del libro