1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. El Diseño y la multifunción de los objetos

El Diseño y la multifunción de los objetos

Téllez Rojas, Eduardo Ángel

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El mundo y los objetos que tenemos Cuando referimos nuestro mundo de objetos, coincidimos casi siempre con los demás en el hecho de que los objetos son el resultado de un proceso proyectual, que desemboca en el advenimiento productivo de una cosa que refuerza nuestras capacidades y nos sirve como herramienta para resolver alguna problemática. Se necesita el hecho mismo de la resolución de algo, una tarea, un arreglo o una construcción para requerir siempre de herramientas, objetos diseñados ex profeso para dar solución a un problema.

Sin embargo, el diseño plasmado en el objeto por sí solo, no es lo suficientemente explícito como para suplir nuestras incapacidades de realización, sino que se necesita además del objeto, el pensamiento creativo y alguna habilidad corporal para resolver sin un método a priori la necesidad o problemática que se nos presenta.

Los objetos que nos rodean son aliados de nuestra capacidad para resolver problemas mediante su utilización y su cualidad fundamental estriba en el hecho mismo de volverse complemento nuestro. Se vuelven importantes porque incorporan valor agregado en su manufactura, como ventaja competitiva de los productores. Estos empresarios deben seguir enfocando con mayor insistencia, su mirada hacia el diseño de larga vida, como punto importante de promoción de marca, y someter el diseño de sus productos a la atención al detalle, a la solución pertinente de cada aspecto funcional del producto con materiales resistentes y durables. Devolver el sentido del buen diseño a los productos manufacturados, y hacer que los usuarios interpreten este sentido del objeto como aprécielo y consérvelo, contrario a úsese y tírese.

La cercanía del diseño con la funcionalidad Uno de los indicios más importantes que los diseñadores tratamos de conocer a fondo en un objeto, es probablemente la funcionalidad de éste. De cómo se establece su tratamiento y cómo se resuelve a través del objeto, la necesidad del usuario.

Forzosamente existe un nexo entre la necesidad detectada por el diseñador interpretando al usuario y la resolución funcional que es posible mediante el objeto, considerando que toda resolución llevada en el diseño del objeto, invoca la satisfacción de un usuario, y ésta es equivalente a la respuesta de sus necesidades.

El aspecto funcional de los objetos se genera a partir de una resolución técnica y no de atributos formales o estructurales y como tal, esta resolución será producto de la interpretación adecuada o no, de las necesidades del usuario. Acercarnos a la funcionalidad de un objeto es el resultado de estudiar profundamente los factores inherentes al diseño. Es un aspecto ineludible que puede ser solamente equivalente con la experiencia de haber diseñado en circunstancias similares otros objetos.

Es preciso establecer el criterio funcional de los objetos en torno al usuario y no del diseñador como primer punto, para incorporar mediante análisis cualitativo los aspectos formales, ergonómicos y estructurales, es decir la resolución integral del objeto. No es mero requisito representar estos factores de diseño en el objeto, sino que han de provenir del fundamento necesario para crear respuestas de diseño consistentes y funcionales.

La multifunción en los objetos El mundo se va llenando paulatinamente de objetos que incorporan en sus diseños, más funciones que las que el usuario suele comprender, utilizar y disfrutar durante el uso de un nuevo producto. Para muchos, la idea de adquirir el último invento esta siendo prioritario y se suman a una generación consumidora de tecnología llevada a los productos en extremo.

Se puede observar hoy día, que la cultura popular de los consumidores en general no ha sido ni está preparada para comprender los avances de la tecnología.

Generalmente se asume el nuevo diseño de productos sólo en el sentido de su relevancia formal y no en lo que posibilita su alcance funcional. Los planes de innovación e incorporación tecnológica de las empresas a sus productos, están tomando cada vez más distancia entre el camino de la oferta tecnológica y los consumidores de última generación. La cultura de la sociedad en general, se rezaga de las aplicaciones con que se equipan algunos objetos modernos.

La pertinencia de la multifunción en los objetos, se fundamentará si el público consumidor asume adecuadamente las cualidades funcionales del objeto y la utilización completa de sus atributos como producto satisfactor.

Las empresas lanzan al mercado novedades que pueden hacer palidecer a su competencia, pero parece ser que el mundo en general se ha estacionado en el diseño conceptual, no en el funcional, las empresas productoras no establecen claramente una constante de innovación a sus productos que sea reconocida por el usuario.

Por otro lado y en contraposición con la multifunción de los objetos, también se producen objetos simples que desempeñan su función principal exclusivamente. Se alejan de la multifunción deliberadamente, como norma, atendiendo sólo a la razón primordial de un objeto o herramienta para existir, su función principal.

Encontrar el punto justo de funciones adicionales pertinentes al objeto, es una tarea a cargo de los diseñadores de cualquier escala, que precisa preparación y experiencia. Aprovechar los adelantos tecnológicos a fin de otorgar valor agregado al diseño mediante funciones adicionales a la principal, parece ser una tendencia necesaria para incorporar el sentido multifuncional en los objetos siempre y cuando esta asignación adicional de funciones, sea “colineal” a su función principal, y sabiendo prevenir con certeza, la destreza de una y otra función a cargo del usuario, sin que sea distinta de sus posibilidades físicas de operación y uso, incluyendo desde luego, la respuesta ergonómica en el objeto.

Así la multifunción en los objetos tiene su razón de ser, en tanto resuelven consistentemente una o más necesidades reales del usuario, pero también porque serán más eficientes los procesos de producción de un objeto, reutilización adecuada de los materiales, minimización de la mano de obra productiva, reducción de empaques del producto y ahorro de espacios en las cadenas de distribución y centros comerciales o puntos de venta.

En suma, la multifunción de los objetos posibilita la óptima relación costo beneficio del producto y en este sentido, probablemente esté implícita la utilización de menos recursos naturales y un mejor tratamiento ecológico a estos.


El Diseño y la multifunción de los objetos fue publicado de la página 47 a página48 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro