1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI >
  4. La proyección de la comunicación oral dentro y fuera del ámbito universitario

La proyección de la comunicación oral dentro y fuera del ámbito universitario

Santáchita, Daniel [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

VIII Jornadas de Reflexión Académica: "El Rol docente frente a los nuevos escenarios profesionales"

Año I, Vol. 1, Febrero 2000, Buenos Aires, Argentina | 76 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

¿Cuál es la importancia que le asigna usted a la comunicación oral? ¿Qué valor le asigna a su aprendizaje en el ámbito universitario? ¿Cómo cree que ese aprendizaje se proyecta fuera de la universidad?

No intentaremos en las próximas líneas responder estas preguntas ni ofreceremos detalles sobre cómo mejorar la comunicación oral. Haremos, en cambio, algunas consideraciones acerca de la necesidad de obtener una buena capacidad para lograrlo.

Uno de los textos disponibles, escrito por Roger Ailes, sobre la comunicación con los demás a través de los gestos, las imágenes y las palabras se llama “Tu eres el mensaje”.

Esta podría ser una buena manera de empezar a explicar los beneficios que ofrece a cada persona (tú) contar con las herramientas para mejorar la calidad de expresión.

En tal sentido, Carlos A. Loprete en su libro El lenguaje oral (Capítulo I El lenguaje humano) sostiene que toda persona, normal física y mentalmente, adquiere en su niñez la habilidad necesaria para hacer uso de este lenguaje, como hablante y como oyente. Este sistema lingüístico le permite funcionar dentro del grupo de pertenencia, expresar sus sentimientos, emociones y demás contenidos psíquicos en influir en la actividad de los otros.

Comunicación oral y escrita (C.O.E.) como materia de primer año en la Facultad de Diseño y Comunicación está dividida en dos módulos de ocho clases cada uno. El de oralidad se fijó como objetivos del aprendizaje que el alumno pueda establecer relaciones con los demás en un ámbito de participación y que alcance una expresión natural, convincente, persuasiva y propia. Preguntémonos cuál es el objetivo de la enseñanza. Según Loprete, no son los mismos en todas partes ni en todos los tiempos.

Sin embargo podrían mencionarse las habilidades principales que deben adquirir los alumnos: emplear la lengua con aceptable corrección gramatical; hablar clara y fluidamente; manejar una voz audible y agradable; adoptar una actitud corporal adecuada; adaptarse a las distintas situaciones comunicativas; saber escuchar con atención; valorar las opiniones ajenas ; saber seleccionar, organizar y expresar ideas propias y adquiridas. ¿Dónde desarrollar la capacidad para hacerlo? El ámbito universitario es un lugar adecuado para que los alumnos, futuros profesionales, encuentren las “herramientas” necesarias. El estudiante debe prepararse para persuadir; la universidad debe ofrecerle los conocimientos técnicos para desarrollar la profesión que ha elegido pero también las técnicas necesarias para expresar esos conocimientos durante su permanencia en las aulas como así también, una vez egresado, en su intento por ingresar en el mercado laboral y, aún dentro de él.

“Si una idea confusa puede hacerse clara ; si un determinado orden de ideas influye más que otro en la conducta de quien escucha y hay una manera de hacer interesante o agradable o conmovedor el acontecimiento más baladí ; si unas construcciones literarias son más enérgicas que otras; si un gran tema se malogra merced al escaso desenvolvimiento y un asunto humilde seduce por el modo de componerlo y desarrollarlo, es porque existen los procedimientos” escribió Alberto Fernández en su libro Arte de la Persuasión Oral.

Un claro ejemplo de la necesidad de que los profesionales se adiestren para exponer oralmente lo dieron los abogados una vez implementado el sistema de Juicio Oral en la Argentina. Varios de ellos debieron recurrir a otros profesionales para que los prepararan para enfrentar con dignidad el compromiso. Esto significa que no alcanza con saber escribir un mensaje. Intervienen otros elementos que deben ser manejados con idoneidad.

Una investigación citada en varios textos, emprendida por Albert Mehrabián, profesor de la Universidad de California, contribuye con un dato interesante. Lo vemos en el aula con el título: Impacto de una presentación.

Lo que Mehrabián concluye es que “cuando se realiza una presentación ante una audiencia existen distintos canales de comunicación principale : el visual, el del tono de voz y las palabras que en efecto se pronuncian”. Tres partes de un todo que según el profesor producen distintos efectos en cuanto al impacto producido y a la sinceridad del orador percibida por el público. ¿De cuál de ellas dependerá en mayor grado el éxito? De acuerdo con la investigación citada depende del lenguaje corporal en un 55%, de la voz en un 38% y de las palabras, el 7%. Hay que conocer, en consecuencia, cómo dar vida a las palabras, superar lo que Ailes llama los problemas más comunes frente a la exposición oral : Rigidez o inexpresión en el cuerpo; incomodidad por temor al fracaso; uso empobrecido del contacto visual y la expresión facial ; poca habilidad en la utilización del silencio, entre otros.

¿Cómo superar esos problemas ? Con series de ejercicios programados, explicados en clase, con el apoyo de la literatura y mucha práctica.

“El lenguaje - dice Loprete- es mucho más que el instrumento de la mera comunicación humana o de la expresión personal y se ha convertido en el vehículo principal de la humanización de los individuos” Ofrecer las técnicas para mejorarlo y convertirlo en una “herramienta” al servicio de las necesidades que se le presenten al individuo es una tarea ineludible de la universidad. Su utilidad se observará en el ámbito académico y se proyectará fuera de él.


La proyección de la comunicación oral dentro y fuera del ámbito universitario fue publicado de la página 65 a página66 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

ver detalle e índice del libro