1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº5 >
  4. Construyendo la identidad patagónica…

Construyendo la identidad patagónica…

Della Negra, Claudia; Salvo de Mendoza, Liliana

Un enfoque integral en el proceso de enseñanza - aprendizaje en el hábitat patagónico

Actas de Diseño Nº5

Actas de Diseño Nº5

ISSN: 1850-2032

III Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas. Julio y Agosto 2008, Buenos Aires, Argentina.

Año III, Vol. 5, Julio 2008, Buenos Aires, Argentina. | 259 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Hábitat patagónico

Caracterización del ambiente patagónico La Patagonia es considerada en el mundo como una entidad que, simbólicamente, representa la belleza de la naturaleza inhóspita en el extremo sur. Imagen plasmada por los primeros viajeros de los siglos XVII y XVIII, en las cuales se basó Julio Verne para escribir Los Hijos del Capitan Grant, obra en la que grandes distancias inhóspitas, altas cumbres nevadas, indígenas a caballo y un cóndor “que puede levantar a una persona hasta grandes alturas” (Verne 1886), son imágenes que están en el imaginario colectivo.

La naturaleza, en Patagonia, presenta una gran biodiversidad con particularidades manifiestas en las distintas regiones fitogeográficas en las que se la divide (Cabrera 1986), permitiendo reconocer una gran extensión de estepa en el sur, limitada al norte por el monte y al oeste por el bosque andino-patagónico. Estas tres regiones están determinadas, fundamentalmente, por el clima que, asimismo, condiciona la actividad humana.

La preservación de los recursos naturales de esta región tiene relevancia internacional, comenzando por la fauna marina, (ictícola y de mamíferos como cetáceos, délfidos y trosbósidos, así como aves tan particulares como los pinnípedos); la fauna autóctona terrestre (entre los cuales se destacan los guanacos), y aves como el cóndor, el ñandú y el choique descriptos y reconocidos por los primeros viajeros. Además por una flora (con los bosques de nothofagus y Araucaria araucana, y los montes y pastizales que aún no han sido descriptos en su totalidad), y finalizando con los hidrocarburos (gas y petróleo) y los recursos minerales (hierro, carbón, lajas, yesos, etc.). Todos estos elementos, de una u otra manera, identifican a La Patagonia. Por un lado, son relevantes como atractivos turísticos y por otro, son de vital importancia para la industria y la construcción.

Algunos elementos del paisaje, como los turbales y los glaciares, tienen relevancia internacional por sus particularidades intrínsecas y por ser recursos que requieren medidas pertinentes para su conservación y preservación.

También los importantes fósiles de vertebrados e invertebrados del período Jurásico y Cretácico, entre ellos, los fósiles de los “dinosaurios” más grandes del mundo, Ginotosaurus carolinii, Argentinosaurus huinculensis y ahora el Mapusaurus que así como las particularidades de los fósiles marinos correspondientes al Océano Pacífico, son parte del ambiente con el que la población convive manifestándose, por ejemplo, en la presencia de numerosos “jardines muertos”.

Las características intrínsecas de la Patagonia, condicionan a las poblaciones humanas en su actividad cotidiana, tanto a las más antiguas como a las actuales; deben hacer frente a las temperaturas extremas, 42º C máxima en verano y -20º C mínima en invierno, e inclemencias como nevadas y fuertes vientos (con ráfagas que pueden superar los 100 km por hora). Hechos determinantes para las distintas transformaciones del ambiente que el hombre debe realizar para hacer frente a esas “inclemencias”, las cuales son una constante en Patagonia. La naturaleza convive desde el seno de cada ciudad, y el paisaje es parte de la actividad diaria y laboral de la mayor parte de la población.

La población patagónica Cuando nos referimos a los primeros habitantes y su descendencia, el estado actual de la cuestión de las filia ciones étnicas es sumamente confuso y controvertido.

Los estudios disponibles están basados en el análisis de contraposiciones de rasgos culturales y lingüísticos, y en clasificaciones étnicas elaboradas a partir de la información de un conjunto de fuentes analizadas desde ópticas muy parciales. Existe, para las comunidades originarias, por ejemplo, una fuerte dicotomía entre “lo tehuelche”, “lo araucano-mapuche” y un gran interrogante a cerca de “lo pampa”. Actualmente, los trabajos procuran no tratar centralmente la cuestión de la pertenencia étnica aunque, a la hora de usar rótulos, recurren a los “más conocidos y autorizados” (Mandrini 1986, Palermo 1994) (Nacuzzi 1998).

Asimismo, al momento de considerar las identidades de los grupos de colonos europeos, se pierde la noción temporal y sólo se consideran a los grupos más fuertemente representados como una unidad. Tal es el caso de los galeses en Chubut, los ingleses en Santa Cruz, los rusos en La Pampa o los alemanes en Río Negro. No se consideran las comunidades o pequeños aportes culturales que se han sumado en las grandes migraciones que, desde el siglo XVIII han realizado su aporte al conjunto de caracteres culturales que constituyen la Patagonia.

Tal es el ejemplo del chocolate que hoy constituye una industria con identidad y sello patagónico, cuyo origen lo aportó la comunidad de inmigrantes suizos.

Hace 14.000 años que distintas migraciones, intercambios de pertenencias y procesos de cambio tecnológico, han sumado elementos a la cultura de las poblaciones que habitan la Patagonia.

Un elemento fundamental en el desarrollo cultural de la Patagonia, es que fue condicionado por el ambiente, los recursos disponibles y los “problemas” producto del ambiente natural que se han procurado solucionar.

Tanto en referencia a la comunicación entre pequeñas comunidades distribuidas en grandes extensiones de terreno, como a la subsistencia y abrigo, el ambiente ha sido condicionante a partir de la biodiversidad que poseen sus distintos ambientes regionales y nichos ecológicos.

Reconocemos elementos en común que se destacan en toda la Patagonia, pero nuestro interés no es considerarla como una unidad homogénea sino, todo lo contrario, considerar su cultura material con sus particularidades regionales. Asimismo, tomar en consideración a la identidad de las comunidades que la habitaron y la habitan a partir del conocimiento y reconocimiento de su riqueza, diversidad e interculturalidad.

Históricamente, las distintas corrientes migratorias, durante 14.000 años, conformaron una población pluricultural donde la interculturalidad constituyó un ensamble de relaciones humanas. En los últimos 30 años, con la actividad petrolera y minera, la afluencia cultural aumentó vertiginosamente a partir de un visible aumento de la población urbana, que trabaja en el campo, y un aumento en la afluencia de población masculina generando particularidades culturales que se observan en toda la Patagonia.

Identidad patagónica La mayor parte de la población tiene contacto permanente con el paisaje natural, puesto que la vida laboral del 79 % de la población activa de Patagonia está constituida por petroleros, pescadores, ganaderos, mineros, crianceros, chacareros y estancieros y un 15% de la población activa está al servicio de los turistas que vienen a visitar las bellezas paisajísticas. La idea de preservación del medio ambiente está presente en la mayor parte de la población. En una pequeña encuesta, donde se preguntó a la población transeúnte de la ciudad de Neuquén, “¿qué identifica a la patagonia?”, el 89 % respondió elementos de la naturaleza (el glaciar Perito Moreno, el gas y el petróleo, las ballenas, los pingüinos, la cordillera, dinosaurios, el viento), 8% elementos de población autóctona (los mapuches, la conquista del desierto, la actividad petrolera), 3% (no sabe).

Consideramos que la suma de hábitos, costumbres y expresiones artísticas se reflejan a través de elementos tangibles que representan una cultura material determinada por factores históricos, sociales, geográficos y ambientales. La población de esta región única en el mundo, se manifiesta a través de su cultura material y no sólo de sus recursos naturales. En este proceso, debemos diferenciar “identidad”, cómo nos vemos; de “identificación”, cómo nos ven. Por ello es nuestro interés, colaborar en el proceso de conocer, aprehender y preservar la Identidad Cultural Patagónica, así como esbozar los símbolos que nos identifican frente a un mundo globalizado.

Conocer: el conocimiento de los habitantes, sus necesidades y sus particularidades mediante la investigación, permitirá obtener elementos de base que nos otorguen la posibilidad de recuperarlos mediante la reproducción de los símbolos que nos identifican, o a partir de la resolución de problemas que compartimos quienes habitamos en la Patagonia.

Aprehender: es vital la función que cumple la Escuela de Diseño en el proceso de aprendizaje a través de la investigación de “lo patagónico”, considerando el proyecto institucional que pretende enseñar en términos de Diseño en respuesta a la necesidad de los habitantes de la región.

Preservar: la preservación de los elementos que constituyen “lo Patagónico” permite, crear y recrear la cultura de los habitantes de la Patagonia.

En términos generales la identidad de una comunidad se refuerza a partir del autoconocimiento y reconocimiento y a partir de la determinación de las diferencias e igualdades respecto al “otro”. Si otorgamos valor a “lo patagónico” no sólo lo generamos y promovemos para los habitantes de la Patagonia, sino que lo creamos para la exportación y para quienes nos visitan, podremos reforzar la identidad del Diseño Patagónico, tarea en la que la EDH está comprometida y trabajando a través del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Un enfoque integral en el proceso de enseñanza - aprendizaje en el hábitat patagónico

Concepto de pioneros en la Patagonia “El espíritu de pionerismo, hecho de entusiasmo y empuje, sobrevive en la Patagonia. Pero su contraparte es el desarraigo, la provisoriedad del asentamiento de buena parte de su población más nueva. Esta contradictoria e inmensa extensión de nuestro territorio, bella y provocativa o árida y agresiva, según de que región se trate, es hoy en día algo así como un enigma...

La Patagonia, último sector del territorio nacional en ser colonizado y apropiado por el país representa paradójicamente, el futuro mítico de la Argentina… Es sin embargo, el sector más despoblado del país; el que cuenta con menos vías de comunicación terrestres y el más castigado desde el punto de vista climático (Arq. Lala Méndez Mosquera y Marcelo Martín) ¿Qué significa ser pioneros?: Aquellos seres humanos que a partir del conocimiento y análisis de un medio cultural y/o geográfico diferente descubren áreas poco desarrolladas y actúan sobre esas áreas, transformándolas para una mejor calidad de vida.

Los pioneros trascienden su entorno inmediato, descubren realidades diferentes a las suyas y se sensibilizan con ellas. Los pioneros se hacen responsables de sí mismos, gestores de sus propias vidas y no meros observadores.

Los pioneros proponen a la comunidad actividades exigentes que generan desafíos. Los pioneros generan cultura.

¿Qué significa cultura? Según UNESCO "la cultura comporta una normalización y preservación de la diversidad siendo el patrimonio tangible el elemento más visible del patrimonio cultural. Se compone de los bienes inmuebles, como son los monumentos, edificios, lugares arqueológicos, conjuntos históricos, y también los elementos "naturales", como los árboles (bosques, arboledas urbanas, parques, plazas o conjuntos diversos, etc.), lagos, ríos, montañas y otros, que encarnan importantes tradiciones culturales o han sido legado de poblaciones pioneras o ancestrales, y los bienes muebles, que engloban las obras de arte de cualquier tipo, los objetos de interés arqueológico, los que reflejan técnicas tal vez desaparecidas y los objetos de la vida cotidiana, como pueden ser utensilios y otros, debiendo también añadir el patrimonio intangible que constituye el patrimonio intelectual.

Ser pioneros en la enseñanza del Diseño en la Patagonia nos ha permitido realizar un proyecto académico institucional innovador, surgido naturalmente a partir de las necesidades, deseos y demandas regionales con la impronta de las diferentes culturas que co-existen y/o conviven en la Patagonia en un espacio-tiempo determinado.

¿Qué significa un proyecto institucional innovador? Las instituciones tienen un objetivo o misión para la cual fueron creadas. A veces, la misión no difiere en nada de otras instituciones de la misma especie. Otras veces se generan pensando en modificar, mejorar, actualizar o renovar los objetivos de otras de la misma especie. Sin embargo todas se referencian a las ya existentes.

El caso de la EDH se genera pensando, en un primer momento, en mejorar el proceso de enseñanza de las instituciones educativas existentes dedicadas al Diseño ya que la historia demuestra que los saltos cualitativos estructurales llevan implícita casi siempre la evolución.

Estas instituciones actúan en el marco del paradigma establecido en los grandes centros urbanos de nuestro país. A veces, proponen cambios de apariencia, pero “no estructurales”. Algunas de nuestras facultades de arquitectura, diseño y urbanismo presentan los mismos programas de grado con mínimas diferencias de contenidos desde hace décadas.

Neuquén, lugar geográfico donde se instala la Escuela de Diseño en el Hábitat, mostraba algunas de las características comunes patagónicas, una ciudad crecida apresuradamente, que adolecía de un espíritu unificador de pertenencia de los habitantes donde confluyen inquietudes individuales y no ofrecía una respuesta adecuada a ese lugar geográfico específico ni a sus recursos materiales. La población transmutante, no sintió la necesidad de integrarse a la ciudad. Faltaba diseño, pero no un diseño importado del exterior o de las grandes capitales o de las ciudades litoraleñas o de las cuyanas, etc. faltaba un diseño propio patagónico.

Neuquén, donde no existían instituciones formadoras en diseño ofrecía la posibilidad de generar otra forma alternativa de enseñanza del mismo.

Si bien nace la EDH, como es común, con una propuesta personal, representa el sentir de muchas personas, ya que éstas rápidamente se agrupan alrededor de la idea, comprometidas en la misión y objetivos de la Institución y una gran aceptación por parte del medio patagónico dándole más consistencia a la idea original.

La riqueza cultural de algunos profesores y profesionales dispuestos a generar nuevas formas de enseñanza del diseño en el contexto patagónico, son egresados de diversas universidades del país, con historias y fantasías, llegadas desde los más diversos rincones, con improntas culturales de origen, con una carga expresiva particular en su formación, etc. Estos pioneros conforman el cuerpo docente.

Así como todo docente debe realizarse a través de su trabajo, también debe estar absolutamente comprometido con el proyecto institucional.

A través de diversos seminarios en los últimos 13 años, muchos profesores de universidades públicas y privadas del país se involucraron con el proyecto y nos permitieron nivelar la propuesta con instituciones reconocidas a nivel nacional.

Estos seminarios de temas de diseño, que se dictan en la escuela, son abiertos a la comunidad con el objeto de comprometer a ésta en la construcción de una identidad regional en el diseño. Por ejemplo: . Seminarios con la presencia de asociaciones profesionales, PyMEs, empresarios, etc. que participan en la concreción y comercialización de productos, . Seminarios para artesanos en conjunto con estudiantes de diseño industrial; posibilitando, a aquellos, aportar la fuerza de la tradición regional y, a éstos, a recrear y actualizar los objetos como productos de diseño, . Seminarios dirigidos por profesionales y profesores destacados en diferentes áreas de diseño y la presencia de todos los alumnos de las diferentes carreras de la EDH y comunidad.

En este momento y lugar geográfico, el proyecto institucional de la EDH, pretende enseñar a pensar en términos de Diseño, como respuesta a las necesidades de los habitantes de la región, acorde a su hábitat, y con las tecnologías apropiadas del lugar. Formar en las nuevas generaciones un espíritu crítico que pueda detectar “invariantes de diseño”, que existen dentro de la región patagónica, aportando al diseño un carácter integral, en donde se concatenen y complementen todas sus especialidades.

El producto de diseño sea éste, espacio, objeto o mensaje, responde a un mismo proceso subyacente que tiene una relación íntima con las necesidades, deseos y demandas de la población, inmersas en un medio cultural y geográfico determinado.

Ante este ámbito especial patagónico, con grandes necesidades y urgencias de diseño y de diseñadores comprometidos con la región que resuelvan los problemas inmediatos de la población, la EDH aborda, en esta primera fase de su proyecto, una unidad en la visión en las cuatro especialidades de las carreras terciarias que ofrece: diseño gráfico, en el hábitat, industrial e indumentaria.

Para una segunda fase proyecta la especialización de un mayor nivel de complejidad. Este proceso es factible considerando que estamos hablando de una Institución de tamaño medio (al momento unos 250 alumnos).

Enfoque integral en el proceso de enseñanza y de aprendizaje:

- En el concepto de proceso de diseño: Consideraciones prioritarias desde la Institución sobre el concepto de diseño: . Diseño, sea urbano, arquitectónico, industrial, gráfico es expresión de cultura y sismógrafo del desarrollo de un país o región en un momento determinado.

Los objetos y/o productos de diseño reflejan el contexto tecnológico. Contexto socio-cultural. Contexto económico. Contexto ambiental Rainer Funke (1987) ha ilustrado evidentemente el problema “forma-contexto” sobre la base de la Semiótica: “Una condición esencial para la semioticidad es la situación de Contexto. Los objetos sólo se interpretan como signos cuando se perciben en un entorno que tiene una interpretación determinada”.

. Diseño es una actividad de servicio a la comunidad, con la impronta creativa del diseñador. Responsabiliza a éste, desde el análisis de las necesidades físicas o psíquicas del usuario, hasta la concreción de la vida útil del objeto, prefijada en las premisas de diseño.

Más allá de ésta, en lo que refiere al impacto sobre el medio ambiente, la contaminación local y global, reducción y reciclado de deshechos, ahorro de energía, agua y materias primas, etc. Diseño apunta a mejorar la calidad de vida del hombre en todos sus aspectos y por lo tanto debe respetar el equilibrio ecológico.

… “la responsabilidad ampliada del productor por sus propios productos, incluso al término de su ciclo de vida”. Medardo Chiapponi Todos los productos de diseño, parten de un mismo proceso proyectual, la formulación de la necesidad, demanda o deseo del ser humano contextualizado en un hábitat determinado por su geografía, historia, sociedad y cultura hasta el producto terminado: espacio, objeto, mensaje, indumentaria que debe dar satisfacción a dicho ser individual o social. En fin, productos con identidad regional en conjunción con un mundo globalizado.

En el proyecto institucional de la EDH, se afianzan, en primer término, estos conceptos invariantes del proceso de diseño en las diferentes carreras: . Detección o generación de la necesidad, demanda o deseo del hombre no cubierta hasta el momento con el objeto de mejorar su calidad de vida contextualizado en su medio ambiente natural, socio-cultural y tecnológico.

. Análisis, identificación y delimitación del problema, selección de interlocutores.

. La formulación del problema proyectual.

. El reconocimiento de la propia subjetividad del diseñador frente a la problemática, creatividad, rol social del diseñador, consideraciones éticas.

. Características del usuario o destinatario.

. El análisis de situaciones contextuales similares respecto al medio natural, social-cultural y tecnológico.

. El análisis de objetos análogos que responden por aproximación a las necesidades, deseos o demandas del destinatario, desde lo funcional, morfológico, semántico y/o tecnológico.

. Interpretación del análisis, y formulación de premisas de diseño, incluyendo vida útil e impacto ambiental.

. Formulación del programa.

. Búsqueda de alternativas de solución abordando todas las etapas del proceso.

. Evaluación y selección de la solución óptima . Desarrollo, simulación, verificación, fabricación, y comercialización.

Con este concepto integral de proceso de diseño subyacente, se aborda la especialización de acuerdo al objeto de diseño, contenidos, tecnología, modos de producción.

- En la Currícula de las Carreras:

Se parte de un Ciclo Preparatorio Nivelador y Orientativo, común a todas las carreras de diseño, en donde se forma al alumno en las invariantes en el proceso proyectual: diseño, comunicación y morfología, trabajadas desde un concepto de unidad también en los resultados del producto: espacio, mensajes, objetos e indumentaria.

Este Ciclo nivela, instrumenta y orienta hacia la especialización del alumno en un área del diseño, pero con un concepto integral tanto en los procesos como en los resultados.

En las asignaturas de cada una de las carreras se mantiene la visión integral en los contenidos a enseñar: . Contenidos comunes referidos a las invariantes subyacentes en el proceso de diseño en todas las disciplinas proyectuales de las carreras.

. Disciplinas comunes en las distintas carreras en el área humanística y cultural, asignaturas tales como Métodos de Investigación, Historia y Teoría del Diseño, Psicología, Sociología, etc.

. Disciplinas como Historia y Teoría del Diseño, asignatura presente en todos los años de las carreras, se imparten con un concepto integral, tanto en la cronología como en la teoría. En los dos primeros años, se reconocen y analizan todas las expresiones tangibles del patrimonio cultural, espacio, mensajes y objetos.

En el tercer año, se aborda con mayor intensidad las corrientes contemporáneas en el área del diseño específico.

. Seminarios extracurriculares de diferentes temas de Diseño, comunes para alumnos de todas las carreras y abiertos a la comunidad. Dictados por profesores reconocidos de universidades del país y profesionales destacados, que se integran al Proyecto Institucional.

Participación de grupos de la comunidad, empresarios, artesanos, etc.

. Talleres de simulación de práctica profesional con problemáticas concretas que requieren la participación de los alumnos del último año de diferentes carreras.

Estos posibilitan la proyección de los alumnos al ámbito laboral. La visión de las futuras relaciones entre los diferentes actores en la puesta en marcha de un diseño integral, la organización de sus propios estudios o empresas, la ejecución de los diseños y su legalización, basados en un corpus filosófico y ético.

. Exposiciones. En la Institución se realizan exposiciones permanentes de los trabajos de las distintas carreras, actualizadas con las últimas producciones.

Esto aporta a desarrollar un espíritu crítico e integral en el alumno. También ser partícipes del trabajo de los demás compañeros con el fin de fomentar el trabajo en equipo e interdisciplinario.

Trabajo Integral de Vinculación Productiva, último trabajo de las diferentes carreras de diseño. Trabajo con comitente real, para instituciones regionales de bien público, sin fines de lucro. El alumno debe resolver un problema de diseño específico definido por el comitente con la aprobación de éste y la supervisión de los profesores de las diferentes asignaturas de la carrera específica.

Pero, además, debe integrar, en su proyecto, premisas de diseño para las otras áreas del diseño. Ejemplo: en la carrera de Diseño en el Hábitat ante la resolución de un espacio interior, deben enunciar premisas de diseño de señalética, arquigrafía (gráfico), equipamiento (industrial), indumentaria corporativa (indumentaria), etc.

Cabe destacar que la aprobación parcial y final se realiza mediante un Jury intermedio y otro final con profesores invitados de la región.

Por otra parte, el alumno del último año puede participar e integrarse en el Departamento de Extensión al equipo denominado “Grupo Confluencia” que está conformado por profesores, profesionales de la región y alumnos que realizan, a través de convenios, trabajos de urbanismo, arquitectura y diseño, tanto para municipios como para instituciones de bien público sin fines de lucro. Esto les permite la participación en equipos multidisciplinarios con un comitente real de la región.

- En la práctica Taller (Diseño Industrial, en el Hábitat, Indumentaria, Gráfico): Es la materia troncal de cada una de las carreras. Esta práctica proyectual es abordada en todos los años, en ella se integran en el proceso de enseñanza-aprendizaje y en las instancias de evaluación las tres disciplinas fundamentales para la resolución de un problema específico: Diseño, Morfología y Comunicación.

Los contenidos de las tres disciplinas se imparten en forma espiralada de menor a mayor complejidad funcional, morfológica y comunicacional para la resolución de un programa de diseño.

También se seleccionan temas comunes de diseño a desarrollar en todos los talleres de las diferentes carreras ya sea con un fuerte concepto morfológico-semántico (ej: movimiento, recreación del arte cinético en los talleres de los primeros años) como de gran compromiso social-funcional. (ej. diseño para la salud en los últimos talleres).

Metodología de enseñanza y aprendizaje. Fundamentación Metodológica: La presencia del Ser humano y el Espacio son los ejes conceptuales en todas las carreras considerando el conocimiento del Hombre en todos sus aspectos, antropológicos y culturales, síntesis de su tiempo y de su hábitat.

Un profundo conocimiento del espacio donde el hombre realiza sus actividades, la caracterización y representación del mismo es una premisa fundamental en todas las carreras de diseño que se dictan: indumentaria, gráfico, industrial, hábitat. Ej. Señalética en Diseño Gráfico.

Instalaciones para exhibición de Indumentaria, etc. “Richard Buchanan llama la tercera era del Diseño. Es decir, una disciplina que toma el diseño como centro de acción el cual se ve afectado, por igual, de los procesos de manufactura, de los asuntos estéticos, de la comunidad de uso, pero sobre todo, toma como centro al ser humano y su relación adecuada con el entorno”.

El objetivo de las carreras terciarias en nuestro proyecto es afianzar los contenidos respecto al ser humano individual o social, fisiología, psicología, cultura en sus actividades cotidianas con el equipamiento adecuado y la definición del espacio circundante en un contexto y hábitat determinado.

No obstante, en la metodología se parte de invariantes y generalidades de contenidos en el proceso de enseñanza y de aprendizaje en el Ciclo Preparatorio Nivelador y Orientativo realizándose, permanentemente en la materia troncal Taller e Historia y Teoría del Diseño, análisis de productos del hábitat universal, nacional, patagónico, regional y local.

El afianzar contenidos con una menor cantidad de variables en una carrera de nivel terciario permite a los alumnos una salida laboral inmediata, y nos proyecta como institución educativa en una segunda instancia donde se integren disciplinas que aborden problemáticas de mayor complejidad en las especializaciones del diseño, como así también en la arquitectura, el diseño urbano, el planeamiento, etc.

En otras palabras, aunque la propuesta parte de la contextualización en el ambiente físico, hace hincapié en su metodología de enseñanza que es afianzar, en primer término, el concepto: función del hombre con el equipamiento adecuado definiendo el espacio circundante antes de abordar mayor cantidad de variables.

Los grandes maestros de la arquitectura y del urbanismo nos trasmiten en sus obras el absoluto conocimiento del hombre, Aalto con la producción de manijas dando respuesta a lo háptico, Le Corbu o Mies diseñando sillas ponderando lo ergonómico, las luminarias de Wright respondiendo adecuadamente a la percepción visual del hombre o de Zaha Hadid en el diseño de equipamiento.

Ante una entrevista a Zaha Hadid (Arqchile) se le preguntó… ¿Es diferente ocuparse de un interior que abordar la estructura de un edificio? Respondió, “la diferencia quizá radique en que se utiliza un material diferente.

Pero ambas cosas se pueden conjuntar en un mismo espacio e incluso un mismo creador puede llevar a la práctica las mismas ideas en el diseño interior y en la arquitectura. Se trata, en realidad, de diferentes capas de complejidad, pero tanto uno como otro, son movimientos que al fin y al cabo comparten las mismas ideas, aunque ciertamente llevadas a cabo de distinta manera”.

En algunas de las instituciones educativas del país se pretende transitar rápidamente a lo general dando por sobrentendido lo particular: el hombre y sus funciones, y la definición del espacio circundante.

Aunque convencidos que en la vida profesional todo proceso es simultáneo, lo particular y lo general, en la metodología de enseñanza creemos que es fundamental ir incluyendo variables.

La Escuela de Diseño en el Hábitat propone una mirada integral y dinámica en el proceso de enseñanza-aprendizaje del diseño en el hábitat patagónico, considerando sus particularidades regionales en conjunción con el mundo globalizado. Pretende cubrir las necesidades de una comunidad joven, asistiéndola en su crecimiento y colaborando en la construcción de una identidad patagónica.

El modelo de formación no es el único posible, pero es el que se plantea en este espacio- tiempo atendiendo al diálogo permanente con la realidad que la rodea.

Referencias bibliográficas

- Augé, Marc. Los “no lugares”. Espacios de anonimato. Editorial Gedisa Barcelona 1996.

- Blanco, Ricardo. Conferencia en Seminario Artesanía y Diseño Industrial. EDH. Neuquén. Argentina. 2000

- Bonsiepe, Gui. Teoría y práctica del diseño industrial. Gustavo Gili. Barcelona 1978. Las siete columnas del diseño. México UAM. Universidad Autónoma de México.1993. El Diseño en la periferia. Ed. G.Gili. Barcelona 1978.

- Buchanan, Richard y Margolín, V. Descubriendo el diseño: El informe de un Congreso. Temes de Disseny

- Buchanan, Richard. Dignidad y derechos humanos. Reflexiones sobre los principios del diseño centrado en lo humano. Encuadre, revista, vol 2, num. 3. Abril 2004. (3)

- Bunge, Mario. La investigación Científica, su estrategia y su filosofía. Trad. Manuel Sacristán L. Barcelona, Ariel, 1979.

- Burdek, Bernhard. E. Historia, Teoría y Práctica del Diseño Industrial. Editorial Gustavo Gili. Barcelona.1999.

- Cabrera, Luis. Fitogeografía de la Argentina. pp. 28. Ed. Plus Ultra. 1986

- Chiapponi, Medardo. Cultura Social del Producto. Ediciones Infinito. Argentina. 1999. (2)

- Diseño y Comunicación Visual. Contribución hacia una metodología didáctica. Editorial Gili. Barcelona 1985

- Frampton, Kenneth “Lugar, forma e Identidad: hacia una teoría del regionalismo crítico” (Ficha) en Toca, Antonio (ed): Nueva Arquitectura en América Latina. Presente y Futuro, Gustavo Gili, México, 1990.

- Frascara, Jorge. Diseño gráfico para la gente. Editorial Gili. Barcelona

- González Ruiz, Guillermo. Estudio de Diseño .Editorial EMECE. Buenos Aires. 1994

- Margolín, Víctor. Los estudios de diseño y la educación de los diseñadores. Temes de Disseny

- Munari, Bruno ¿Cómo nacen los objetos? Editorial Gustavo Gili. Barcelona. 2000

- Nacussi, Lidia. Identidades Impuestas pp148-170. Ed. AAPA Argentina. 1998

- Quarante, Danielle. Diseño Industrial I y II. Ediciones CEAC. Barcelona. 1992

- Suplemento Arquitectura, Diseño y Construcción - La Mañana del Sur: Vertientes Andinas. Arq. Oscar Aprea. 1999 (1)

- Verne Julio. (1886) Los Hijos del Capitán Grant. pp 8-10. Editorial Planeta. Argentina 1994

- Wong, Wucius. Fundamentos del Diseño bi y tridimensional. Editorial Gustavo Gili. Barcelona.1979.

Claudia Della Negra. LIC. Antropóloga - Arqueóloga. Profesora “Conocimiento y Crítica”. Escuela de Diseño en el Hábitat. Fundación Hábitat Patagónico.

Liliana Salvo de Mendoza. ARQ. Coordinadora Institucional. Escuela de Diseño en el Hábitat. Fundación Hábitat Patagónico.


Construyendo la identidad patagónica… fue publicado de la página 104 a página109 en Actas de Diseño Nº5

ver detalle e índice del libro