Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº32 >
  4. El Bicentenario: Globalización vs. Nación

El Bicentenario: Globalización vs. Nación

Ortiz, Carlos

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº32

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº32

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición V Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2010

Año VII, Vol. 32, Octubre 2010, Buenos Aires, Argentina | 132 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

En el siglo XXI, en el que nos ha tocado desarrollarnos a los jóvenes, son tantas las variables existentes en nuestro desarrollo comparado con el contexto de crecimiento de nuestros padres que vale la pena detenerse a reflexionar al respecto.

Se podría mencionar como principal influencia a las nuevas tecnologías en comunicación con la que el ser humano cuenta en la actualidad. Algunos mencionan que el hecho de que podamos comunicarnos con gran velocidad y frecuencia no significa que seamos seres más sociales sino que al contrario esto ha generado más que nunca individuos solitarios y alejados de la sociedad. Esta comunicación ha derribado fronteras, cada vez son más los intercambios ideológicos entre personas alrededor del planeta, sin importar a qué región pertenecen.

En este contexto de comunicación eficaz y de una globalización cada vez mas profunda, se ha generado la cultura de jóvenes a nivel mundial que más que contar con una identidad de nación, cuentan y dan más importancia a una identidad de tribus urbanas, marcas y consumismo, entre muchas otras variables que desplazan a los valores y la importancia que pueda tener un sentimiento de nación. No es poco común en la actualidad observar un mayor respeto y seguimiento de un joven hacia un líder de opinión global que un joven hacia su lugar de nacimiento, su país, su nación.

La Globalización en América Latina

En nuestro continente la globalización no ha incluido a todos.

En América Latina se registra un alto índice de pobreza y analfabetismo, todas esas personas que no tienen las posibilidades de tan siquiera conocer lo que es una computadora, mucho menos de saber lo que es el Internet. Estos grupos de personas excluidas cuentan en la actualidad con desventajas inmensas frente a una sociedad de clase media y alta que posee herramientas como la tecnología para sobresalir. Este proceso termina creando más pobreza y desigualdad en la región.

Los latinoamericanos son los que poseen mayor cantidad de grupos excluidos de esta cultura globalizada; pero esto no significa que no exista una gran cantidad de jóvenes en la región que están participando y generan esta nueva era de identidad en las sociedades. En las clases medias y altas se crean grupos de jóvenes cuya identidad está arraigada a los blogs y a líderes de opinión a nivel mundial como lo llegan a ser marcas o artistas internacionales.

Un instrumento básico para la unión de estas identidades a nivel global han sido las redes sociales como lo es el caso de Facebook, que en la actualidad cuenta con doscientos cincuenta millones de usuarios a nivel mundial, siendo éste el máximo exponente de la creación de grupos sociales internacionales sin ninguna identidad de nación, obviando la procedencia física de cada individuo participante y dándole importancia únicamente a la identidad creada por cada grupo.

El Bicentenario Argentino

En el contexto de una sociedad cada vez más globalizada se celebra, este 2010, el Bicentenario de la nación Argentina. Se trata de un momento para celebrar la unión, para resaltar los valores que han construido al país y un espacio para reforzar o crear una identidad nacional. Es el momento de celebrar y recordar lo sucedido hace doscientos años, cuando el país inició su independencia de aquel país invasor, siendo hijos de invasores los que buscaron esta separación. Doscientos años por los cuales, al igual que la mayoría de países de América Latina, se ha sufrido y padecido acontecimientos nefastos en manos de distintos tipos de líderes e ideologías para construir y llevar al país por diferentes rumbos, encontrándonos en la actualidad en democracia.

La celebración

La administración pública del país organizó actividades sin precedentes: desde exposiciones artísticas hasta debates y charlas informativas se dieron lugar en todo el país con el objetivo de celebrar los doscientos años de la nación. En la semana del Bicentenario se celebró el mayor evento sobre la Avenida 9 de Julio en la Ciudad de Buenos Aires.

Este “Paseo del Bicentenario” (así se lo denominó) fue el lugar de encuentro para miles de personas, no sólo argentinos sino de extranjeros que asistieron. El “Paseo” estuvo abierto desde el sábado 22 de mayo hasta el día principal, el martes 25 de mayo. En el lugar se podía disfrutar de stands dedicados a cada provincia del país y también un área otorgada a cada país de América Latina, como símbolo de la unión entre países hermanos y con los cuales nos une una historia similar (de hecho muchos de ellos también celebran su Bicentenario este mismo año). Debajo del emblemático Obelisco, en el centro de la Avenida 9 de Julio, se instaló un escenario donde varios artistas compartieron su arte con los miles de asistentes, tal como Fito Páez, cantautor argentino reconocido a nivel latinoamericano.

La tecnología formó parte de la celebración y en el Cabildo – lugar emblemático de la independencia argentina– se proyectaron imágenes que recordaban la historia del país. Por otra parte, en la celebración que organizó el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se realizó la fiesta de reapertura del Teatro Colón, el cual había estado cerrado hace ya mas de tres años.

Allí se proyectaron imágenes de la historia de este teatro, el cual ha compartido con la ciudad y el país años de historia y acontecimientos especiales.

El 25 de mayo, día del Bicentenario, se presentó un desfile artístico realizado por el grupo argentino Fuerza Bruta con la presencia de la Presidenta de la Nación y los Jefes de Estado, invitados para esta celebración. El desfile contó con representaciones artísticas de lo que fue, es y será la nación.

Los jóvenes y la celebración

Estos eventos parecían dirigidos especialmente hacia la juventud ya que se generaron encuentros con personajes actuales y paradigmáticos para este público, por ejemplo el evento realizado en el Rosedal de la Ciudad de Buenos Aires, en donde se convocaron artistas cuyo perfil apuntaba a un sector social joven y universitario. Desde mi punto de vista y analizando el perfil de artistas invitados a la celebración en el “Paseo del Bicentenario”, estaba claro hacia qué espectadores se enfocaba la celebración. Esto se vincula con la búsqueda de generar un sentimiento de identidad nacional en los jóvenes y la estrategia usada fue la de convocar a sus líderes de opinión.

El interés de los organizadores en el publico joven puede tener muchas intenciones detrás, empezando por el hecho de que son el grupo de la sociedad con mayor facilidad de movimiento y energía. Otra intención pudo haber sido que es el grupo en el cual recae el futuro del país y por ende de llevar a la Nación por un camino correcto. Variadas pueden ser las intenciones de esta invitación a un público joven, pero lo que se pudo notar en el evento fue que la asistencia no incluía a los jóvenes con mayor acercamiento a la globalización: los jóvenes de clase media y alta. Este grupo de la sociedad se encuentra cada vez menos vinculado con la identidad nacional y más con una cultura globalizada.

¿Quiénes fueron los jóvenes que asistieron a la celebración?

Los jóvenes que asistieron a los distintos eventos de esta celebración afirman que se acercaron a los espacios del “Paseo” sobre todo por lo ofrecido a nivel artístico y cultural y no por el hecho de celebrar el Bicentenario. Estos jóvenes comparten la idea de que los políticos actuales han encontrado en ellos un grupo que se siente atraído por los eventos culturales de la actualidad y líderes de opinión con ideas innovadoras y contemporáneas a nivel global.

Los sentimientos generados por la celebración del Bicentenario no son más que los mismos generados por cualquier otro evento cultural al cual se asiste en masa. En un mundo globalizado, los jóvenes buscamos unidad a nivel mundial y no más divisiones físicas que luego se vuelven mentales y no generan más que problemas, como lo hemos podido observar en la historia de la humanidad.

Cabe rescatar que fue uno en diez de los jóvenes tomados en cuenta para nuestra encuesta quien pudo expresar un sentimiento de unidad nacional al asistir a los eventos de celebración del Bicentenario. Tanto lo dicho anteriormente como la cantidad de extranjeros no latinoamericanos que concurrieron al evento refuerzan la hipótesis de que la asistencia masiva de jóvenes al evento fue por lo que se ofrecía en un plano artístico y no por el hecho de celebrar el Bicentenario Argentino.

¿Qué jóvenes no asistieron?

Si para los jóvenes que asistieron a la celebración el interés por el Bicentenario era mínimo, para los jóvenes que no asistieron era nulo. El interés por el cumplimiento de doscientos años de Independencia no genera ningún tipo de sentimiento en este grupo de jóvenes. Al ver imágenes de lo que fue la afluencia de personas al “Paseo del Bicentenario” podemos pensar en una congregación populista con intereses políticos.

Para este grupo de jóvenes, una identidad nacional no es necesaria en un mundo como en el que vivimos, en donde vale más una identidad de marca o empresa que una identidad de Nación. Estos jóvenes ven al mundo como una unidad y con cada vez menos divisiones físicas.

Conclusiones

En mi trabajo pude notar la vinculación que ellos hacen entre la celebración del Bicentenario y el uso político, siguiendo ese típico tono de manipulación al que los jóvenes solemos vincular con los eventos organizados por los gobiernos, ya sean del estado o de las ciudades. En vistas a las elecciones del 2011 este sentimiento se acrecienta.

Es obvio que la asistencia fue masiva pero las razones por las cuales tuvo tanta afluencia de público nunca lo sabremos. Desde mi investigación y punto de vista como extranjero universitario en Buenos Aires, puedo decir que el interés de los jóvenes de la actualidad hacia una identidad de Nación no se puede ni comparar con el sentimiento de nuestros abuelos hacia sus banderas, sus himnos y sus fiestas patrias. Esto se debe tanto a la globalización como a la desvalorización que ha sufrido la política y todo lo que provenga, directa o indirectamente, de ella.


El Bicentenario: Globalización vs. Nación fue publicado de la página 59 a página60 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº32

ver detalle e índice del libro