Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI >
  4. Despertar la creatividad

Despertar la creatividad

Arroyo, María Laura

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

ISSN: 1668-1673

XIX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2011

Año XII, Vol. 16, Agosto 2011, Buenos Aires, Argentina | 200 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En el diseño uno tiene que crear desde el concepto hasta lo gráfico. La pasión por el diseño es la verdadera herramienta que despierta la creatividad, en momentos donde lo personal invade en lo profesional.

Palabras claves: diseño – creatividad – pasión – comunicación – herramienta – docente.

Estudiante de Comunicación Social, orientación en Publicidad – UBA 

Actualmente hay un hambre inconsciente por lo comunicacional en el área del diseño gráfico. El diseño tiene como semilla germinal la comunicación. Sin una idea rectora no se puede comunicar desde lo gráfico. Uno al diseñar parte de un concepto, se debe saber qué se va a comunicar, qué se debe decir, y traducirlo a formas, colores, estilos.

Muchas veces he dicho, que un diseñador es un traductor, más que comunicador.

Ser traductor implica cambiar la materia de los conceptos, del discurso verbal, a una materia gráfica y visual. Uno parte de un significado y llega a un significante visual, gráfico. Pero esa traducción no es algo totalmente arbitrario. Muchos factores entran en juego, lo social, cultural, artístico, morfológico. A mi criterio el que define la traducción de una materia verbal a una materia gráfica, es el receptor. El target, aquel a quien se va hablar. También entra en juego lo funcional, el para qué se va a emplear esa pieza, dónde va a ser ubicada, cómo va a funcionar. El uso va a determinar una gama de decisiones, que pueden ser tanto estilísticas o vinculadas a la impresión e implementación.

Por lo tanto ese traductor va a tomar muchos caminos desde el momento en que diseña. El diseño es una suma de decisiones acertadas. El diseño es una actividad proyectiva, que muchos pueden indicar que su momento inicial es cuando el diseñador empieza a plasmar las formas en el monitor. Otros dirán que el diseño va a comenzar en un boceto realizado en una hoja en blanco. Pero verdaderamente el diseño comienza en el concepto, en el qué se va a comunicar. Qué debo decir. 

Hay que tener presente que el diseño es comunicación gráfica. Tomando a la comunicación gráfica como una máquina, concibo al motor de esa comunicación gráfica a la creatividad. La creatividad como originalidad, como pensar fuera de lo convencional y jugar con los sentidos, con los significados, a la imaginación como constructiva y para generar nuevas ideas.

Se tiene el erróneo pensamiento de que sólo algunos son creativos, que sólo los artistas son creativos. O que para ser creativo se debe ser muy inteligente. Se debe ser joven, ya que los jóvenes tienen ideas más frescas y actuales. Se debe ser totalmente vanguardista.

Esos son solamente mitos. De los cuales ninguno es real. Todos somos creativos. Sea cual fuere la profesión, edad, sexo, nivel intelectual. Cuando realizamos lo que nos gusta, podemos hacer cosas totalmente nuevas, fuera de lo convencional, de lo esperable. Cuando usamos el humor en diversas situaciones cotidianas, podemos tomar un camino no convencional y encarar una situación de una manera no esperable.

Dentro de la creatividad hay que tener en cuenta que lo que marca la diferencia es saber qué comunicar y el valor agregado es el cómo comunicar. El cómo cumple una función importante, ya que le da al qué un sentido. Cómo sabrán hay técnicas de creatividad que en algún momento de nuestra práctica profesional o universitaria, utilizamos y muchas veces sin ser conscientes de que “ésta es una técnica de creatividad”.

Como puede ser la tormenta de ideas, escribir varias palabras hasta llegar a lo que buscábamos. El uso de los seis sombreros, que se realiza en equipo. Se presenta una idea y cada integrante tiene una personalidad característica (pensamiento positivo, negativo, neutral, etc.) y califica según ella la idea presentada.

También una vez en mi práctica profesional, un colega me recomendó salir de lo usual, de lo esperable, perder la vergüenza y comenzar por aquellas ideas que uno piensa que son tontas, malas.

Quizás para ser creativo hay que perder la vergüenza, y arriesgarse a pensar lo más inédito. Primeramente empaparse de lo que hay en el mercado, para llegar a dar una solución original, para llegar a esa pieza original.

Pero la pasión, la práctica y la comunicación, nos lleva al producto terminado que es: la pieza gráfica creativa. La cual hace un punch en el receptor, toca su fibra, lo despierta de esa saturación gráfica cotidiana. Capta su atención, cumpliendo su objetivo que es ser eficaz desde el mensaje visual.

Muchas veces uno trata de dar un mensaje claro con su pieza. Pero la mayoría de la veces, la claridad no es garantía de la eficacia. El ser claro con el mensaje, no me va asegurar de que esa pieza gráfica va a conseguir el efecto deseado en el receptor.

Muchos podrán decir que es un disparate lo que estoy afirmando. Pero basta con solamente recorrer la ciudad, ver diversas gráficas y ponerse a pensar. Desde lo básico, cuántas señales viales están ubicadas en las calles de la ciudad, y cuántos son aquellos que además de verlas, hacen lo que realmente indican. Entonces la eficacia de una pieza gráfica va más allá de ser vista, va hacia la acción. Marcar un antes y un después. Y este punto tiene mucho que ver con el receptor, como lo diría la Comunicación Social, o el target, tal como lo llamaría la Publicidad. 

Por lo tanto, cada uno como profesional debe conocer al receptor de su pieza, investigarlo. De no ser así, nuestra pieza gráfica muere en el mismo momento en el que nace. De qué sirve hacer una pieza, según criterios estilísticos, “bella” “armoniosa” “fresca”, si no conocemos a nuestro target. Si no lo conocemos, no sabes qué decirle. De manera que en el momento en que nace el concepto a comunicar, hay que poner frente a nosotros ese target, receptor. Que esté presente en el mismo momento, antes de que nazca una idea infértil

Como profesional y docente me encuentro en la tarea de educar despertando la pasión que tiene el alumno por el diseño, ya que es la única razón para revivir y mantener la creatividad. La pasión misma es el motor que moviliza a la persona. Estar de buen humor, sentirse seguro de sí mismo, como persona y como profesional.

En el diseño uno tiene que crear desde el concepto hasta lo gráfico. La pasión por el diseño es la verdadera herramienta que despierta la creatividad, en momentos donde lo personal invade en lo profesional.

A veces uno mismo se siente estancado, seco. Mira la hoja, el monitor y sólo ve algo en blanco. En esas situaciones, donde vemos nuestro trabajo saboteado, sólo queda una cosa: dejarse ir. 

Podemos tener a nuestro receptor frente a nosotros, tener un concepto eficaz de acuerdo a él. Pero no tenemos el cómo comunicarlo. Se nos ha perdido esa magia, que todos tenemos, para decir las cosas de una manera original, nueva.

Podemos hacer uso de las técnicas de creatividad, pero es probable que no nos saquen a flote. Ese es el momento donde hay que entrar a jugar en el plano emocional. Si, es verdad, entra a jugar un plano puramente personal, subjetivo, que viene de la mano de la pasión. Qué es el motor escondido de todas nuestras piezas gráficas elaboradas. Se deja de lado todo tecnicismo, y uno se encuentra a si mismo como diseñador que es. Y se pone a prueba.

Hay que actuar como artista, más allá del legendario debate de si el diseño es arte o no, hay que apoyarse en el arte. Siendo más sensible y despertando nuestras fibras internas.

Comenzar por una línea, un color, llegar a la forma.

Siempre digo que ser diseñador es una tarea muy compleja, donde lo emocional tiene mucho que ver. Y digo “ser diseñador”, porque más allá de que esta sea una profesión, uno es diseñador las 24 horas del día. Cada acto que realiza, es una semilla de inspiración que puede derivar en una pieza gráfica, en una obra.

Cada acto que uno realiza nos lleva a despertar y reavivar nuestra creatividad, en momentos donde se encuentra dormida.

Abstract: The Design implies the action of creation from the concept to the graphics. The passion for design is the real tool that awakes creativity in a moment when our personal world invades the professional one.

Key words: design – creativity – passion – communication – tool – professor. 

Resumo: No design um tem que criar desde o conceito até o gráfico. A paixão pelo design é a verdadeira ferramenta que acorda a criatividade, em momentos onde o pessoal invade no profissional.

Palavras chave: diseño – creatividad – pasión – comunicación – herramienta – docente.

(*) María Laura Arroyo. Diseñadora Gráfica (UBA). Estudiando actualmente Comunicación Social, orientación en Publicidad (UBA).

Vocabulario relacionado al artículo:

creatividad . diseño . técnica .

Despertar la creatividad fue publicado de la página 18 a página20 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

ver detalle e índice del libro