Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI >
  4. Pautas para la presentación de trabajos prácticos.

Pautas para la presentación de trabajos prácticos.

del Carril, Alicia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ISSN: 1668-1673

XIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2005. Buenos Aires. Argentina:"Formación de Profesionales Reflexivos en Diseño y Comunicación"

Año VI, Vol. 6, Febrero 2005, Buenos Aires, Argentina | 288 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Año tras año, abordamos el trabajo práctico como una presentación que el alumno –de cualquier año y futuro profesional de la carrera que cursa- realiza ante una compañía, interesada en su producto y/o servicio. Este proyecto escrito, a veces en conjunto con una presentación oral, será el instrumento que determinará básicamente si la mencionada compañía contrata los servicios del profesional, o si la competencia se apodera de ese lugar. 

La imagen, además del contenido, toma el primer lugar. Las formas deben cuidarse. Ya no se trata de un alumno conocido que presenta una resolución de consignas a un profesor conocido, con toda la subjetividad que de aquí se desprende. Sino un cuadro objetivo, dentro del cual hay que tomar un lugar. Preciso. Certero. ¿Posicionarse tal vez? 

El primer día de clase, entregamos a los alumnos un conjunto de «Pautas para la presentación de trabajos prácticos». Destinamos un tiempo considerable a la explicación y justificación de las mismas, desde la importancia de conocer las elementales reglas de ortografía, hasta la utilidad de saber posicionarse en un mercado. 

Mientras... estos alumnos teóricamente interesados en la imagen y en la comunicación... (entre otras cosas)... parados sobre una extensa playa ... (el aula), ... y cada uno bajo su sombrilla ... (el escritorio), nos miran a los profesores, lejos ... allá en el horizonte ... (el pizarrón), ... como si estuviéramos a semejante distancia, ... intentando explicar algo así como ... la inmortalidad del cangrejo. 

- ¿Enloqueció? – es la pregunta codo a codo. 

- No, se equivocó de facultad – es la respuesta. 

A partir de ese momento, todos los trabajos prácticos, necesariamente deberán presentarse con las siguientes partes: portada, índice, objetivos del grupo, presentación del trabajo, desarrollo de las consignas, conclusión y firma de los alumnos, bibliografía utilizada y anexos. 

Recordamos, como al pasar, que deberán ser presentados tipeados en procesador de texto, espiralados, con las hojas numeradas, y sin faltas de ortografía. 

-¿Todo eso? – vuelve la pregunta. 

- Pero, eso es imposible – se contestan a si mismos. 

Los profesores no perdemos la esperanza. Insistimos... 

- El trabajo está muy bien, pero le faltan las pau... 

- Si, ya sabemos. Las pautas de trabajos prácticos que nos dio el primer día de clase. 

- ¿Y por qué nos las puso? 

- ¿? 

¡Bravo! Es probable que la próxima vez estén. Bravo por nosotros. Tal vez cantemos victoria dentro de poco. 

La evaluación de estos trabajos, que también considera la relevancia de estos aspectos, se realiza en dos órdenes: presentación y contenido. 

La evaluación de la presentación está directamente relacionada con el cumplimiento de las pautas entregadas, la estética del trabajo y la creatividad desarrollada en su presentación. 

El contenido, por su parte, con el desarrollo de las consignas entregadas oportunamente, la aplicación de los conceptos aprendidos en las horas de clase, la lectura de la bibliografía complementaria, y la comprensión integral de los temas. 

A lo largo del cuatrimestre, y a partir del segundo trabajo práctico, el abismo entre la playa y el horizonte comienza a achicarse. Parece que las olas han ido provocando, despacio, el acercamiento. Comienza a advertirse un crecimiento de la autoexigencia a la hora de las entregas. La competencia es, en primera instancia, consigo mismos. 

El Trabajo Práctico Final es la coronación de este esfuerzo. 

- ¡Bravo! – volvemos a decir los profesores. - ¡Lo conseguimos! 

- ¡Por fin! ¡Aprobamos! – exclaman los alumnos. 

Y el círculo volverá a comenzar con la llegada de una nueva comisión... 

(¿Gracias por seguir participando?)


Pautas para la presentación de trabajos prácticos. fue publicado de la página 70 a página70 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ver detalle e índice del libro