1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI >
  4. La importancia de contratar un diseñador.

La importancia de contratar un diseñador.

Fellinger, Alfred [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ISSN: 1668-1673

XIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2005. Buenos Aires. Argentina:"Formación de Profesionales Reflexivos en Diseño y Comunicación"

Año VI, Vol. 6, Febrero 2005, Buenos Aires, Argentina | 288 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Desde siempre, las personas necesitaron a quienes hicieran realidad sus sueños. Desde la Antigüedad y hasta nuestros días, arquitectos, diseñadores, pintores, paisajistas, decoradores y escenógrafos llevaron a cabo el planteo, la dirección, y la realización de espléndidos proyectos. 
A principios del siglo XX, comienzan a aparecer grupos disciplinarios según cada arte en particular; surge el profesionalismo a través de las distintas carreras. Sin embargo, existen innumerables ejemplos de diseñadores autodidactas y creativos que ejercen la arquitectura, arquitectos que diseñan, pintores y escultores que transfieren sus conocimientos a la creación de muebles. 
Desde Mies van der Rohe hasta Philippe Starck, la mayoría de ellos sustentan y conciben al interiorismo «como un todo». Se maneja el espacio y su concepto interior. El adentro y el afuera. Se plantea la armonía. 
No solo decoramos un espacio: lo hacemos partícipe del cotidiano vivir de quien lo habita. Tiene que responder a sus sentidos y cumplir las funciones para las que fue diseñado. 
No hay mejor equipo que un cliente que sabe lo que quiere y un profesional que lo haga realidad. Los resultados del cincuenta por ciento más el cincuenta por ciento son siempre saludables. Para lograr el cien por ciento es recomendable hacer efectiva esta simple suma. 
Nosotros, diseñadores por elección, practicamos nuestra profesión como lo hace un buen abogado, un buen médico, un buen dentista. Y, generalmente, «estamos de servicio» siete días a la semana, sin honorarios adicionales. 
Desde el profesional docente, la creatividad debemos aplicarla a la clase, a lo cotidiano, a lo áulico y por sobre todas las cosas a lograr la atención del alumno. 
No alcanza con «estar de servicio», sino en pocas horas conseguir que aprendan a estarlo, a desarrollar su capacidad para captar lo que ese futuro cliente nos pida y poder plasmarlo, poder llevar lo solicitado a la realidad. 
Para ello deben ver, deben abrir todos sus sentidos al deseo y necesidades del otro. Los probables clientes podrán hacer sus sueños realidad si a los alumnos que tenemos les podemos enseñar a ampliar su visión al deseo del sueño del otro. Se podrá aplicar esa cuota de creatividad que pueda poseer cada profesional, al deseo del cliente, solo si comprendemos que nos pide. Si se desarrolla al máximo la sensibilidad en el alumno para descubrir e interpretar esos sueños es que como profesional - docente sentiré que lo que hago día a día está compensado.


La importancia de contratar un diseñador. fue publicado de la página 91 a página91 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ver detalle e índice del libro