1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI >
  4. La formación de profesionales con aptitudes e iniciativas de liderazgo. La información como elemento estratégico.

La formación de profesionales con aptitudes e iniciativas de liderazgo. La información como elemento estratégico.

Fernández, Guillermo [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ISSN: 1668-1673

XIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2005. Buenos Aires. Argentina:"Formación de Profesionales Reflexivos en Diseño y Comunicación"

Año VI, Vol. 6, Febrero 2005, Buenos Aires, Argentina | 288 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Desde un primer momento el objetivo planteado para el desarrollo de la Especialidad en Packaging del presente ciclo fue el de formar profesionales aptos para enfrentar un mercado del envase sumamente ocupado por especialistas de disciplinas como el Diseño Industrial o la Arquitectura, entre otros. 

Al llegar al cuarto año los alumnos cuentan con un importante bagaje de conocimientos gráficos pero con una marcada tendencia a no mirar al mercado como lo que es. El mercado es quien les va a definir sus posibilidades y su profundo conocimiento es necesario para poder diferenciarse y, de esta manera, posicionarse. 
El diseño de packaging, como disciplina, tiene todo por desarrollar. En ella, son pocos los especialistas y muchos los que lo ven como un área interesante para desarrollar su negocio; de manera que lograr el reconocimiento a partir del know how se puede transformar en lo más valioso que puede alcanzar un diseñador de packaging. 
Una vez más la importancia de la información queda de manifiesto a la hora de enfrentar exigencias cada vez mayores y con una traducción directa en lo económico. 
Cuestiones como el valor, la logística y la economía no eran elementos, hasta ahora, tenidos en cuenta por el estudiante y, lo que parecía un paraíso para la creatividad y el diseño, de pronto se ve limitado por cuestiones técnicas y económicas. Cuanto antes el alumno comprenda esta situación, mayores serán sus posibilidades en este mercado. 
Estar actualizado en materia tecnológica (una vez más, información) es tal vez el elemento de mayor valor agregado que puede tener un diseñador por siempre. 
Siguiendo estos principios, lo que se busca es instalar en la mente del estudiante, la visión del líder. Esto es, lograr una apertura de los conceptos tal que para cuando el entorno o la competencia los iguale, ellos ya se habrán movido hacia un nuevo concepto. De esta forma siempre estarán un paso por delante del resto y es lo que, en lo venidero, los diferenciará como diseñadores de packaging. 
Si hablamos de Packaging y Materiales, podemos deducir que estamos refiriéndonos a una materia netamente tecnológica y, considerándose importantes tanto los conceptos teóricos como la práctica, lo que se busca es generar un marcado mix teórico práctico que aporte al alumno el soporte necesario para enfocarse en los objetivos antes mencionados. Si lo que queremos es incorporar información para ejercer liderazgo es imprescindible practicar dos actividades con las que muchos estudiantes de la actualidad no están familiarizados: la lectura y la investigación. 
Hoy en día nos encontramos con alumnos fuertemente formados en una cultura audiovisual, que tiene escasa capacidad de concentración, poca práctica de lectura y, mucho menos, hábitos de estudio. Teniendo en cuenta todo esto, el ejercicio analítico desarrollado fue muy intenso y la necesidad de emitir consideraciones personales dejó en evidencia una marcada falencia en el ejercicio de las relaciones que todo profesional debe ejercer para encontrar caminos o vías alternativas a determinados inconvenientes planteados. 
En esta etapa, el alumno, en forma obligatoria, debe dejar de pensar como alumno y avocarse como profesional. El alumno ya no recibe trabajos prácticos, sino que recibe licitaciones; y no recibe sólo pautas sino que también recibe objetivos. Su cumplimiento en tiempo y forma (fechas de entrega y requisitos) lo harán acreedor o no al trabajo. Estas son las normas del mercado en el cual se va a mover. Con este concepto, podrá salir de la Universidad como si ya tuviera una experiencia de un año de desarrollo en el mismo. 
El liderazgo no se ejerce sólo desde la capacidad. Hace falta también una actitud que en muchos estudiantes en general no se observa y, aunque esto tal vez sea normal, las cuestiones de actitud siempre hay que trabajarlas. 
En la especialidad en packaging el alumno cuenta con todo un año para trabajar su actitud lo que luego le servirá para posicionarse. Para esto es fundamental que a partir del cuarto año comience a pensar como profesional y como especialista al que apunta ser. 
El packaging es análisis, investigación, reflexión y relación. Esto, así planteado, ha de transformarse en una política de enseñanza y de estudio en la búsqueda de lograr profesionales no sólo con mentalidad de líderes sin también con los elementos necesarios para poder ejercer como tales.


La formación de profesionales con aptitudes e iniciativas de liderazgo. La información como elemento estratégico. fue publicado de la página 96 a página96 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ver detalle e índice del libro