1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº69 >
  4. El ensayo como género de la subjetividad, la urgencia y la inestabilidad. ¿Un desafío para los nuevos investigadores?

El ensayo como género de la subjetividad, la urgencia y la inestabilidad. ¿Un desafío para los nuevos investigadores?

García Recoaro, Nicolás

Reflexiones para enriquecer el debate en torno a un género. El ensayo como espacio que puede generar novedosas alianzas entre demostrar y argumentar, entre conocer y pensar

Escritos en la Facultad Nº69

Escritos en la Facultad Nº69

ISSN: 1669-2306

Proyectos de Graduación Edición XIV: 27 de junio de 2011

Año VII, Vol. 69, Junio 2011, Buenos Aires, Argentina | 168 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

“Para acercase al referente empírico con absoluta libertad,
hay que hacerlo mediante la curiosidad alerta tamizada por
la indisciplina estética”. Christian Ferrer


El ensayo es un género en el cual el investigador puede forjar
lugares posibles, resquicios o meras coartadas para desarrollar
su investigación. Es un género en el que el autor puede dejar el
sello irrefutable de la huella propia. Pero fundamentalmente,
lo que distingue al ensayo de otros géneros literarios es un
rasgo propio, que consiste esencialmente en ensayar. Esto
significa probar, reconocer, examinar. El ensayo es un género
que expresa “meditaciones” del autor (en ilación congruente
y apoyadas con argumentos consistentes) o resultados de una
investigación (de campo, documental, histórica, etcétera) de
inferencias por observaciones, de experiencias o entrevistas,
o una combinación de todas estas variantes. Entonces, ¿es el
ensayo un género que permite a los jóvenes investigadores
–más allá de su abrumadora subjetividad, urgencia y muchas
veces la inestabilidad que lo caracterizan– forjar novedosas
áreas de conocimiento y desarrollo profesional? Intentaremos
reflexionar sobre este tópico en el siguiente trabajo.
Este breve texto, producido dentro del programa del Equipo de
Evaluación de los Proyectos de Graduación de la Universidad
de Palermo, pretende reflexionar sobre el género ensayo en
particular (un referente canónico dentro de la órbita de las
Ciencias Sociales), que integra una de las cuatro categorías
en las que se inscriben los proyectos de grado corregidos
durante este ciclo. Además, intentaremos abrir el camino
a las fortalezas (y también trataremos de dilucidar algunas
debilidades) de los Proyectos de Grado encuadrados en este
género; un espacio que puede generar novedosas alianzas
entre demostrar y argumentar, entre conocer y pensar, entre
los fríos (y muchas veces necesarios) encuadres cuantitativos
y cualitativos y la vuelta de tuerca narrativa que hace atractivo
el texto para futuros lectores.
Los ensayo, definidos como “literatura de ideas”, sintetizan
dos rasgos fundamentales: literatura, es decir una preocupación
estética y la creación de recursos de expresión; e ideas,
es decir el planteamiento y debate de aspectos de interés
actual. Porque como afirmaba hace ya 21 años Oscar Landi
en su trabajo Cuestiones de Género, el carácter fuertemente
interpelante y movilizador que tiene el ensayo lo puede ubicar
como “un género apropiado para una sociedad con un grado
de inacabamiento importante, donde la misma constitución de
los actores políticos, de sus identidades y las formas de acción
están en procesamiento constante” (Landi, 1990). Desafíos
abiertos para los autores de los Proyectos de Graduación:
investigadores contemporáneos que, como afirma Giorgio
Agamben, percibiendo las sombras del presente deben ser
capaces de transformarlo y hacerlo hablar con las voces
de otros tiempos, “leer en él de manera inédita la Historia,
‘citarla’ según una necesidad que no proviene en absoluto de
su arbitrio” (Agamben, 2002), sino de una interpelación a la
que no pueden dejar de responder.


Un corpus variopinto
Nuestro texto se abocará a trazar algunas reflexiones y líneas
de fuga que se disparan a partir de la lectura de siete Proyectos
de Graduación, una cartografía trazada sobre investigaciones
encuadradas en la categoría Ensayo y Proyecto Profesional.
A continuación detallaremos en profundidad los títulos de los
Proyectos de Graduación, los nombres de sus autores y una
breve síntesis de los mismos.
Proteger la niñez no es una cuestión menor. Las campañas
de bien público y la prevención del abuso sexual infantil en
Argentina, de Ana Paula Crespo. Encuadrado en la categoría
Proyecto Profesional, el Proyecto de Graduación de Crespo
aborda la problemática del Abuso Sexual Infantil (ASI) y
proyecta la elaboración de una campaña de bien público que
enfoca su contenido en la prevención de esta problemática
social que ha cobrado notoriedad pública y mediática durante
los últimos años. Por su parte, Publicidad de bien público:
Nuevos nativos digitales, de Nicolás Alonso Montaña Barrios,
es una investigación encuadrada en la categoría Ensayo que
apunta su interés de análisis en la publicidad, el crecimiento
exponencial de los medios de comunicación masivos y la
irrupción abrumadora de la Web. En tanto que El neuromarketing:
Un análisis neurocientífico del comportamiento
de los consumidores. Coca Cola, una marca precursora en
esta disciplina, de Sergio Ricardo Vélez Manrique, es un
Proyecto de Graduación encuadrado en la categoría Ensayo
que posa su mirada sobre dos disciplinas al parecer distantes,
la Neurociencia y el Marketing, y a la vez analiza un caso en
particular en el orden profesional. Por otro lado, Sonidos con
sentido. Nuevos desafíos de las Relaciones Públicas, de Iara
Solís Neffa, es un Proyecto de Graduación que se encuadra
en la categoría Ensayo, pero que a la vez se complementa
con aportes que lo ligan a la categoría Proyecto Profesional,
que analiza los posibles aportes que puede generar en el
ámbito laboral la utilización de música y sonidos, además de
funcionar como una herramienta novedosa en el ámbito de
las Relaciones Públicas. Por su parte, De paseo por las redes
sociales. Relaciones públicas tradicionales versus relaciones
públicas 2.0 (FB y TW), de Ximena Valeria Castellani, es un
Proyecto De Graduación encuadrado en la categoría Ensayo
que con un enfoque analítico exploratorio reflexiona sobre
el crecimiento y desarrollo contemporáneo que han tenidos
las redes sociales y sus implicancias en el ámbito de las
Relaciones Públicas, principalmente marcando un cambio
de paradigma en esta disciplina. Por su parte, Relaciones
Públicas. Su imagen y sus verdades, de Victoria García, es
una investigación que reflexiona y hecha luz sobre las zonas
grises de una disciplina como las Relaciones Públicas, y
además realiza un jugoso contrapunto con diversas teorías
y autores que han abordado el devenir de esta temática.
Finalmente, El Intendente. La imagen de un líder político,
de Carolina Grimoldi, es un proyecto de Graduación que se
enfoca en la categoría Ensayo pero que además contiene un
apartado enfocado en el aporte profesional, que presenta un
abordaje cuanto menos novedoso a la hora de reflexionar
sobre los nexos entre las Relaciones Públicas y el Marketing
Político, además de delinear una breve campaña esbozada en
la práctica profesional.
Como conclusión parcial, podemos afirmar que los Proyectos
de Graduación anteriormente detallados han buscado generar
investigaciones que se sitúan en los puntos de cruce y zonas
donde confluyen la exploración de nuevos conocimientos, la
búsqueda de la “verdad” y el desarrollo a futuro del campo
profesional de los investigadores. Estos son algunos de los
objetivos centrales que se manifiestan en los trabajos presentados,
la mayoría encuadrados en la categoría Ensayo, aunque
es conveniente destacar que en algunos se ha revelado una
marcada tendencia a hacerlos dialogar con otras de las categorías,
que a su vez han parido textos híbridos que plantean
grandes desafíos, sobre todo en lo que hace a reformular la
categoría Ensayo, y también frente al futuro desarrollo profesional
de sus autores.


Los Ensayos y el desafío de generar nuevos
conocimientos

Generalmente, el investigador que escribe un ensayo procura
incursionar en un tema no completamente conocido, habitualmente
armado más bien de su intuición que de la prueba
científica. Ese es un patrón común que florece en la mayoría
de los Proyectos de Grado que integran nuestro corpus de
análisis. Los recortes temáticos, los diseños metodológicos,
los esbozos de los marcos teóricos y los desarrollos generales
de las investigaciones que integran nuestro corpus presentan
algunos patrones comunes que muestran las fortalezas y
debilidades que enfrentan los nuevos investigadores que han
elegido esta categoría para desarrollar sus informes finales.
Generalmente, el ensayo se relaciona con la realidad concreta,
habla del hombre, de la vida. El ensayo se nos presenta de
este modo, como una forma que “con ocasión de otra forma
concreta, plantea en el plano conceptual los últimos problemas
de la filosofía y de la vida” (Goldmann, 1962). El abordar
en muchos casos temas novedosos, o poco investigados en
el campo académico formal (como en los trabajos de Vélez
Manrique, Castellani, Solís Neffa y Montaño Barrios), hace
que el carácter exploratorio de las investigaciones deje flotando
un deseo de seguir profundizando en las indagaciones.
Quizás, allí radique una de las principales características del
ensayo, la categoría que predomina entre los trabajos leídos,
ya que sus autores recogen diversos paradigmas y teorías que
en contextos de tiempo o espacio siempre están cambiando o
modificándose, sobre todo en la contemporaneidad, otorgándoles
permanentemente diversos matices que los investigadores
intentan cristalizar en sus trabajos. Por eso, como bien
explica Adorno, este modo de investigar


está expuesto al error, como así también lo está el ensayo
como forma; el ensayo tiene que solventar su afinidad con
la abierta experiencia espiritual al precio de la falta de seguridad,
temida como la muerte por la norma del pensamiento
establecida. (Adorno, 1956)


Y es allí donde surgen algunos de los principales desafíos que
enfrentan los autores de estos trabajos, ya que en sus ensayos
se puede marcar fuertemente la tensión entre lo subjetivo y
lo objetivo (son manifiestas las dificultades que tienen estos
nuevos investigadores para hacer aflorar la reflexión personal);
una forma, que según Adorno, problematiza la historia desde
la memoria y la conciencia individual, porque es a través de
la mirada ensayística que el escritor se apropia del mundo.
Como ya hemos afirmado, lo que distingue al ensayo de otros
géneros literarios es un rasgo propio, que consiste esencialmente
en ensayar. Max Bense señala que:


Escribe ensayísticamente el que compone experimentando,
el que vuelve y revuelve, interroga y palpa, examina,
atraviesa su objeto con la reflexión, el que parte hacia él
desde diversas vertientes y reúne en su mirada espiritual
todo lo que ve y da palabra a todo lo que el objeto permite
ver bajo las condiciones aceptadas y puestas al escribir.
(Bense, 1947)


Esto significa tantear, probar, reconocer, examinar casi a
ciegas sobre fenómenos, problemáticas y disciplinas, en la
mayoría de los Proyectos de Grado abordados de este ciclo de
corrección, poco investigadas con anterioridad o de carácter
netamente novedoso. Sin embargo hay que mencionar que en
muchos de los trabajos se observan falencias en la construcción
del marco de referencia teórica, ya que sus autores no han
prestado la suficiente atención a la hora de filtrar y aumentar
el caudal teórico con autores y teorías de peso dentro de las
disciplinas o áreas de estudio abordadas. Frente al tradicional
trabajo de investigación, los Proyectos de Grado que integran
nuestro corpus muestran desarrollos fragmentarios, de carácter
muchas veces ambiguo, con cierta sobrecarga interpretativa,
con cierta construcción de pruebas en base a la subjetividad
de sus autores, una pizca de carácter crítico y con alta muestra
de exposición al error. Es decir, rasgos arquetípicos del ensayo.
En El neuromarketing: Un análisis neurocientífico del
comportamiento de los consumidores. Coca Cola, una marca
precursora en esta disciplina, Vélez Manrique posa su mirada
sobre dos disciplinas al parecer distantes, la Neurociencia y el
Marketing, y traza novedosos puentes entre las dos disciplinas;
o en Sonidos con sentido. Nuevos desafíos de las Relaciones
Públicas, Solís Neffa arriesga posibles aportes que puede
generar en el ámbito laboral la utilización de música y sonidos,
además de funcionar como una herramienta novedosa
en el ámbito laboral; o finalmente los trabajos De paseo por
las redes sociales. Relaciones públicas tradicionales versus
relaciones públicas 2.0 (FB y TW), de Castellani, y Nuevos
nativos digitales, de Montaña Barrios, que son investigaciones
exploratorias o descriptivas que apunta su interés en el análisis
en el crecimiento exponencial de los medios de comunicación
masivos y la irrupción abrumadora de la Web y las redes sociales. Todos son trabajos que muestran un abordaje conceptual
correcto, donde hacen dialogar a diversas teorías, corrientes y
autores para reflexionar sobre las problemáticas investigadas
(sería deseable que ese caudal se amplíe), aunque es importante
recomendar a sus autores que el género ensayo permite
y posibilita la irrupción de la subjetividad y la reflexión profunda,
características que por momentos se pierden durante
el desarrollo de los trabajos y las conclusiones de los mismos
podrían extenderse y profundizarse, para que el enriquecedor
trabajo presentado por los autores no queden reducidos a las
breves reflexiones finales presentadas.
Si bien en la mayoría de los Proyectos de Graduación se
observan las serias dificultades que tienen sus autores para
construir textos polifónicos que muestran el diálogo entre
diversos autores y teorías, para evitar el tono monocorde
de la tradicional monografía, es destacable el esfuerzo y las
intenciones que se visualiza a la hora de incorporar formatos
que aportan a los ensayos diversos análisis en profundidad de
casos y los esbozos de prácticas profesionales, como puede
apreciarse con satisfactorios resultados (que obviamente
pueden extenderse en el futuro) en los trabajos de Crespo,
Solís Neffa, Grimoldi y Castellani. Por eso, estos Proyectos
de Graduación dejan latentes numerosas opciones y posibles
caminos abiertos para que sus autores continúen ampliando
sus reflexiones, tanto en el campo de la investigación académica
como en su futuro desarrollo profesional.
Finalmente, otro sendero que camina en paralelo al desarrollo
de una investigación y profundiza su importancia a la hora de
plasmar los resultados es el desafío de la escritura del ensayo.
Es importante destacar que pese al esfuerzo que se evidencia
en algunos de los Proyectos de Graduación que integran
nuestro corpus, el resultado final en cuanto a la redacción de
los ensayos deja abiertas muchas puertas para que sus autores
puedan dar futuros paseos por espacios que les aporten nuevos
recursos y herramientas a la hora de encarar el papel en blanco.
Sobre todo tomando en cuanta las ventajas que presenta el
ensayo como género literario que permite la irrupción latente
de la subjetividad, la reflexión personal y casi artesanal de los
autores. Porque como afirma Ricardo Forster,


Quizás el ensayo encuentre su valor en su proximidad con
la literatura, en ese mismo ejercicio que rebasa las fronteras
de la realidad del mundo y de lo real en el sujeto, mostrando
que lo evidente derrapa hacia zonas de inexplicada
opacidad, y que lo indiscernible puede encontrar, por vía
de un lenguaje iluminante, algo de claridad. (Forster, 2000)


Heredero de la literatura, el ensayo (a diferencia del tradicional
informe científico), hace de la indagación experimental, de la
inquietante artesanía poética en la investigación y de la exploración
literaria, su punto de referencia, su marca distintiva.
Por eso, como explica Nicolás Casullo en su trabajo Entre las
débiles estridencias del lenguaje, hay que seguir buscando


la posibilidad de otro ensayar con la palabra en la afueras
del magno texto de la utopía tecnocientífica cumplida: fugar
de dichos textos leyes, ‘excavar como un arqueólogo’ en
busca de objetos, señales, indicios, que quedaron como
débiles estridencias detrás de las consagraciones discursivas.
(Casullo, 1990)


El desafío, todavía, sigue abierto.


Seguir ensayando para llegar a algunas certezas
El ensayo está más vivo que nunca y generando novedosas
experiencias dentro del campo de la investigación académica
contemporánea. Quizás, esa es una de las principales conclusiones
parciales a las que podemos llegar después del breve
abordaje que desarrolló este texto compuesto en el marco del
programa del Equipo de Evaluación de los Proyectos de Graduación
de la Universidad de Palermo. De nuestra inquietud
inicial para reflexionar en torno a los desafíos que presenta
este género para los jóvenes investigadores, pasando por las
fortalezas y debilidades que hemos destacado en sus Proyectos
de Graduación, hemos marcado la vigencia que presenta el
ensayo como un género que permite forjar novedosas áreas de
conocimiento y la irrupción del aporte en el futuro desarrollo
profesional de los investigadores. Muchos de los trabajos
leídos están encuadrados en la categoría Ensayo, y es conveniente
destacar que en algunos se ha revelado una marcada
tendencia a hacerlos dialogar con otras de las categorías, como
Proyecto Profesional, que han parido textos híbridos que plantean
grandes desafíos, sobre todo en lo que hace a reformular
la categoría Ensayo, y también frente al futuro desarrollo
profesional de sus autores. Los Proyectos de Graduación han
buscado generar investigaciones que se sitúan en los puntos de
cruce y zonas donde confluyen la exploración de problemáticas
y fenómenos relativamente novedosos y su desarrollo a futuro
en el campo profesional de los investigadores.
Sin embargo, y pese al esfuerzo observable en los trabajos, se
puede marcar un importante hueco a la hora de hacer aflorar
la reflexión personal y la escritura creativa que permite el
género ensayo. Y muchas veces sus autores caen en el laberinto
mecánico y vacío del paper o texto de investigación
monocorde. El texto académico que ha perfeccionada su
monotonía. Un texto que no reflexiona sobre si las palabras
todavía conservan alguna capacidad para comunicar, irradiar
o aproximarse trabajosamente a una certeza.


Bibliografía
Adorno, T. (1956). El ensayo como forma, en Revista Pensamiento
de los confines, número 1, segundo semestre de 1998. Universidad
de Buenos Aires.
Agamben, G. (2002) Estancias, Madrid: Editora Nacional Madrid.
Agamben, G. (2009). ¿Qué es lo contemporáneo?, en revista Ñ de
Clarín. Disponible en: http://edant.revistaenie.clarin.com/notas
/2009/03/21/_-01881260.htm
Casullo, N. (1990). Entre las débiles estridencias del lenguaje, en
revista Babel, número 18, agosto 1990. Buenos Aires.
Forster, R. (2003). Crítica y sospecha. Los claroscuros de la cultura
moderna. Buenos Aires: Paidós.
Landi, O. (1990). Cuestiones de género, en revista Babel, número 18,
agosto 1990. Buenos Aires.


El ensayo como género de la subjetividad, la urgencia y la inestabilidad. ¿Un desafío para los nuevos investigadores? fue publicado de la página 27 a página29 en Escritos en la Facultad Nº69

ver detalle e índice del libro