Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº11 >
  4. Rescatando el Plano Nolli…

Rescatando el Plano Nolli…

Tonelli, Inés; Deiana, Susana; Méndez, María Inés

Actas de Diseño Nº11

Actas de Diseño Nº11

ISSN: 1850-2032

VI Encuentro Latinoamericano de Diseño 2011. Diseño en Palermo Comunicaciones Académicas.

Año VI, Vol. 11, Julio 2011, Buenos Aires, Argentina | 261 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En 1748, el arquitecto y topógrafo Giambattista Nolli dibujó un mapa de Roma titulado “El Plano Grande de Roma”. Desde esa fecha está considerado como uno de los mapas artísticamente mejor diseñado y más revelador de todos los tiempos. Absolutamente inmerso en la cultura romana, Nolli midió y dibujó once mil monumentos. El plano era tan explícito que describió las plantas internas de edificios públicos, detallando esquinas y columnas, en una inédita legibilidad arquitectónica. Mientras tanto, el vasto conjunto de comercios y de viviendas de la ciudad lo representó como simple relleno urbano. Pero lo que se dibujó con más fruición fueron las características del espacio urbano, relacionando calles, fuentes, obeliscos, escalinatas y especialmente patios. Compartiendo con Nolli la vocación irresistible de adentrarse en el espacio que se ofrece y experimentar lo que se vislumbra, se propone reeditar este sistema gráfico apoyado en técnicas digitales, tal que permita concretar una breve visión del estado de los espacios públicos de un pequeño fragmento urbano de la ciudad de San Juan. Se justifica por la persistente degradación que presentan y la existencia de lugares vacíos en su área central y adyacencias, lo que generan áreas deprimidas, inseguras y degradadas ambientalmente, todo ello con la “precisión Nolli” que se pretende utilizar. De este modo se propone recrear su aporte más original: dibujar un pequeño fragmento de la ciudad en este estilo, ilustrar las relaciones entre espacios públicos y espacios privados existentes y evaluar el resultado obtenido. Esta valoración alimentará la base de un proyecto de investigación mayor, donde la “opción Nolli” es el medio conceptual gráfico seleccionado con el cual se cumplirá el objetivo de recualificar los espacios públicos abiertos verdes integrados a los principales conectores viales del Gran San Juan, para su valorización como atractores turísticos. La presente comunicación es parte del proyecto de investigación “Estrategias de re-cualificación de espacios públicos abiertos tendientes a su valorización turística. Caso San Juan” en proceso de realización. Para ello, el plano Nolli se convierte en una herramienta eficaz por permite visualizar el espacio público como un “continuo espacial”, donde está representada la totalidad y sus partes a escala del peatón. Pero ¿qué es el plano Nolli? Fue el primer interrogante que surgió en el trabajo y ¿cuáles son sus principios conceptuales básicos? El Plano Nolli surgió en 1748, cuando el arquitecto y topógrafo Giambattista Nolli completó un mapa de Roma titulado “El Plano Grande de Roma”. Desde esa fecha a la actual está considerado como uno de los mapas artísticamente mejor diseñados y más reveladores de todos los tiempos. ¿Cuáles son sus características principales? En su momento fueron totalmente innovadoras, actualmente son bastantes comunes, aunque no siempre es así. Ellas son:

• Fue el primer plano elaborado con un estilo iconográfico, o de planta, opuesto a los planos en perspectiva “a ojo de pájaro” que era el estilo de representación predominante en esa época.

• Fue el primer mapa en usar colores oscuros para marcar construcciones y espacios privados; y colores claros para calles y espacios públicos.

• Por primera vez se orientó el norte hacia la parte superior en lugar del este.

• Fue el primero en capturar la ciudad de Roma con una gran precisión (aproximadamente en esc. 1:2.900), en vez de representar fuera de escala los elementos urbanos.

• Brindó una visión totalizadora de la ciudad de Roma, contradiciendo una tendencia en historia y crítica arquitectónica hasta contemporánea de examinar objetos como monumentos aislados, fuera del contexto que les dan vida y significado.

¿Cuáles son los conceptos básicos utilizados? Desde una observación atenta del plano, se puede afirmar:

• Es sólo un método gráfico, simple y eficaz que proporciona una comprensión inmediata e intuitiva de la forma urbana de la ciudad, con gran precisión en las dimensiones implicadas.

• Parece ser el precursor del plano “llenos y vacíos” sin ser precisamente éste. Nolli relaciona la idea de oscuridad/ luz con la idea de lleno/vacío de la ciudad. Así se revela la manera en que el espacio público de la ciudad es concebido tan cuidadosamente como el edificio mismo.

• La intención básica del autor es brindar dicha comprensión utilizando la división primaria de los espacios urbanos de dos tipos: públicos y privados. Con esta división, inédita para su momento, otorga una comprensión de los patrones de los edificios privados y públicos y de su relación con el conjunto urbano total. Esto conlleva a la comprensión del edificio no como acontecimiento aislado, sino en la relación con la trama total de la ciudad.

• Muestra el diseño del contexto evidente de una ciudad, en este caso Roma, en la escala del edificio y la escala de la ciudad. Acá el contexto condiciona el edificio y el edificio ejerce una alta presión exterior en la traza de la ciudad. La relación dialéctica entre edificio y su contexto sugiere una interacción dinámica entre lleno y vacío, figura y fondo. Brinda gran detallismo del interior de los edificios públicos. La evolución de la ciudad la considera dinámica y no estática como era lo común en su época.

• Es un plano de planta baja de la ciudad, no necesariamente a nivel 0,00. Nivel que puede variar en función de la topografía del terreno y el diseño urbano, pero el objetivo es el plano de acceso de todas las personas a esos diferentes espacios.

• El espacio público es todo aquél que se vincula con la accesibilidad pública. No hace distinción alguna entre estos espacios de libre acceso y de acceso controlado o restringido, como tampoco si son abiertos o cubiertos.

• Sólo es espacio público y espacio privado. En este sentido es destacable que ciertos elementos arquitectónicos, como muros exteriores (envolvente) y soportes verticales (columnatas) de los edificios públicos, también aparecen en negro.

Objetivo General

Detectar la relación entre espacios privados y espacios colectivos urbanos de un fragmento pequeño de la ciudad de San Juan, representarlos con la técnica del plano Nolli y extraer conclusiones sobre su utilidad para concretar propuestas de circuitos turísticos urbanos culturales para esta ciudad.

Metodología

Lugar de inserción: Como muestra representativa y a modo de modelo de prueba del Plano Nolli de la Ciudad de San Juan, se toma el fragmento contenedor del Eje Ferrourbanístico y su entorno inmediato, por su gran potencial de espacios colectivos que posee.

1. Fase Inicial

• Se inicia con la reconstrucción de plantas bajas de edificios detectados como espacios colectivos en el fragmento seleccionado. Se utilizan medios digitales. • Se analizan los conectores viales del fragmento y sus características de espacios colectivos. • Se concretan entrevistas a informantes claves: Dirección de Cultura y Patrimonio, Dirección de Turismo, Secretaría de Desarrollo Planificación Urbana Municipalidad de la Capital.

2. Fase Conceptual

• Reinterpretación conceptual del Plano Nolli a ser utilizados en el fragmento urbano seleccionado de la Ciudad de San Juan. • Actualización conceptual del plano Nolli al espacio urbano contemporáneo y fragmento mencionado, utilizando las nuevas categorías conceptuales.

3. Fase Operativa

• Edición Plano Nolli de un fragmento de la ciudad de San Juan. • Enlace conceptual de un modelo gráfico de validez histórica con tecnologías digitales. • Comprensión integral de la ciudad en referencia a la apropiación del espacio colectivo. • Interpretación del espacio urbano como aplicación potencial desde una visión turística. • Inicio de transferencia a entidades relacionadas al ámbito cultural y turístico, en el marco del Bicentenario planificado a nivel provincial y nacional.

Desarrollo

1. Desarrollo conceptual

Se propone respetar al nivel máximo posible los principios que guiaron al maestro en su trabajo notable del plano/mapa Nolli. Únicamente se soslayan estos principios en una sola situación que marca todos los conceptos posteriores a ser utilizados. Es el tema de la actualización de sus principios básicos. Se respetan todos los conceptos básicos pasados por un filtro de actualización, tanto por la técnica como por el cambio social acontecido durante los dos siglos y medio que suceden entre su aparición y su rescate actual. Se acuerda con el Grupo Consultor para la Gestión del Espacio Público (GEP) al decir: La ciudad contemporánea se ha separado de su esquema fundante que respondía a su necesidad de ser gregario. El carácter social que tuvo históricamente el espacio urbano ha sido sustituido por el tránsito masivo y polucionante de los automotores. Sus habitantes han quedado relegados a las veredas, angostas fajas peatonales que sólo pueden abandonar cuando media la autorización del semáforo. Se suele definir la ciudad contemporánea como un espacio de operaciones para los emprendimientos de capital. Una ciudad para los negocios. Este contenido pervierte los objetivos humanos de la ciudad. El poder económico no está interesado en estos objetivos. Cuando se rompe la correspondencia biológica entre la ciudad y la vida se acrecientan las patologías del habitante urbano. Al deshumanizarse, la ciudad enferma a su población. Con la pérdida de los ámbitos del encuentro, donde la población se convocaba para estrechar vínculos, se ha debilitado la pertenencia comunitaria y el ejercicio de la participación. Existen fuertes relaciones entre la configuración del espacio público y el desarrollo de la vida colectiva. De la misma manera como se puede proyectar un edificio que promueva o desaliente el vínculo entre los habitantes, se puede estimular la vida colectiva a través de una organización intencionada de los ámbitos urbanos. La sociabilidad se asienta en el espacio, por lo tanto depende de él. La cuestión, para los arquitectos, no consiste tanto en la adquisición de nuevos repertorios de proyecto, como en tomar conciencia del enorme valor que representa la integración social para la calidad de vida de la población.” Se destaca que el plano Nolli posibilita una indagación gráfica de las articulaciones y transiciones entre el espacio público abierto, el espacio público cerrado y el espacio privado. Es decir, realza el espacio de contacto social de los habitantes de una ciudad. Una de las grandes virtudes que lo distinguen es su capacidad de aceptación de diferencias operativas de los conceptos básicos que contiene. Se ha procedido a realizar ciertos ajustes conceptuales a las categorías de los espacios públicos mencionados. El concepto de espacio público tradicional alude únicamente a la propiedad de ese espacio, mientras que el concepto de espacio social o colectivo se refiere a su uso como hábitat, es decir a la apropiación colectiva de ese espacio que puede hacer la comunidad, más allá de la propiedad legal del mismo espacio. Al marcar esta diferencia se está señalando la divergencia fundamental acerca del uso y del sentido que asumen los ámbitos colectivos en la vida de una ciudad1. En consecuencia, para el presente trabajo se asumen las categorías siguientes de espacios:

• Espacio colectivo: es aquél espacio donde la accesibilidad social está asegurada, más allá de la propiedad que detente. • Espacio privado: es aquél espacio donde la accesibilidad social está absolutamente negada, respaldándose en el concepto propio de propiedad privada.

A partir de esa primera división, se está en condiciones de subdividir al espacio colectivo citado en dos subcategorías que se aparecen desde las restricciones a su accesibilidad y apropiación y que subsisten desde los aspectos socio cultural de la comunidad:

• Espacio colectivo sin restricción alguna para su hábitat, representado básicamente por los tradicionales espacios públicos abiertos de antes: parques y plazas, calles y avenidas.

• Espacio colectivo con restricción, o condicionamiento para su utilización, representados básicamente por los tradicionales espacios públicos cerrados y espacios privados con cierto uso público de antes: equipamiento educativo, sanitario, religioso, financiero, entre otros.

En síntesis, lo que provoca la división primaria de los espacios urbanos en públicos (o colectivos) y privados no es la propiedad o dominio de los mismos, sino el nivel de accesibilidad social que presentan. Nivel que puede ser restringido o no restringido. Luego, el hecho tan significativo de la existencia o no de la restricción o condicionalidad de acceso es la variable que junto a la gratuidad, representan los espacios que resultan de interés por ser los verdaderos espacios colectivos (EC) de toda ciudad. Otro de los conceptos utilizados por Giambattista Nolli y que se respeta totalmente es la selección de la planta baja de los edificios para mostrar el “continuo espacial urbano”, a escala del peatón y no a “vuelo de pájaro” como se utilizada en esos momentos, antes y después también. Continuo que resulta de vital importancia al ser lo que los habitantes realmente viven y construyen a diario. La planta baja, puede o no coincidir con el nivel 0,00, es el nivel donde el contacto entre los seres humanos de todos los estratos socioeconómicos es posible de dar. Es así porque todos los vínculos sociales se dan en ese lugar, en esa planta. A modo de ejemplo, todos las personas que realizan actividades en una universidad (espacio colectivo con restricción), deben ingresar por un cierto lugar con su nivel, llámese planta baja a fines prácticos, desde el jefe máximo o rector hasta el más humilde de sus empleados. Y allí, ese espacio es el que convoca a todos los seres de los diferentes estratos posibles de darse en las sociedades actuales. Otro ejemplo, quizá más amplio, se adopta a la calle (espacio colectivo sin restricción), combinación de vereda más calzada. Por ella circulan desde el cartonero que hace su trabajo a horas tempranas hasta el gobernador de la provincia que debe trasladarse de un sitio a otro a la misma hora. Entre estos extremos, la variedad de personas que se juntan inevitablemente y conviven en esos espacios a diferentes horas del día es infinita. La Planta Baja, desde Nolli y para el futuro, se constituye en la “ciudad para todos”, la del urbanismo ciudadano, la no excluyente del urbanismo globalizado. Pero esta convivencia, contacto social, apropiación de esos espacios no es igual para todos los habitantes según los diferentes niveles, o alturas, de la ciudad. Aún reconociendo que esa idea no es un tema menor, no será tratado para esta trabajo, solo quedará planteado y a ser profundizado en otra oportunidad. Lo que resulta ineludible es considerar el rol de las plantas bajas en ciudades con predominancia sísmica. Esta cualidad se manifiesta desde una dimensión psico-socio y cultural muy particular de estas zonas: los movimientos telúricos conllevan actitudes tendientes al pánico, donde las personas buscan con cierto grado de desesperación salir de los espacios cubiertos para ubicarse en los espacios abiertos, sean éstos de propiedad pública o privada. En consecuencia, la planta baja, ese lugar único para el contacto entre las personas, es también ese lugar único de contacto con el suelo, la madre tierra en zonas de alta sismicidad como la provincia de San Juan. Lo dicho es un dato que engloba y obliga a que estos espacios sean contenedores de estos sentimientos tan identificatorios de estas zonas. Volviendo a la capacidad de aceptación de diferencias operativas de los conceptos básicos que contiene, los “principios Nolli” pueden ser base de datos para propuestas de circuitos de turismo urbano cultural en esta ciudad. Dentro de las diferentes escalas y jerarquías de espacios colectivos, está la posibilidad concreta de proyectar nodos, hitos, áreas o circuitos alternativos para un turismo contemporáneo, el que no solo busca realidades nuevas, sino escenarios integrados por distintas formas de ficción y de encuentro social. Circuitos turísticos urbanos que admiten el rescate de elementos urbanos fuertemente probados desde siglos atrás y semi abandonados por cuestiones de inmediatez y efimeridad de los actuales contactos humanos. Por cierto, estos elementos facilitan el contacto entre las personas sin distinción alguna de estrato al que pertenecen. Se incorporan igualmente con el nivel de filtro de actualización que requieren en cada caso, enriqueciendo los principios del plano que se toma como guía de todo el trabajo. Ellos son, entre otros:

• Promenade arquitectónica: “Lugar conveniente para caminar con placer…” • Veranda: “Similar a un balcón pero ubicada al nivel del suelo o por sobre él”.

El concepto vinculado con la búsqueda de la calidad e identidad en la relación habitante-ciudad es la promenade architectural, formulado por Le Corbusier. Éste autor propone el recorrido como modo de habitar el espacio urbano y arquitectónico. Con ello el objeto de la arquitectura pasa de la permanencia al recorrido, aportando un nuevo modo de concebir la arquitectura. La promenade, implica una relación en el espacio, un adelante y un atrás en simultaneidad, modo por el cual se reúne la extensión como tiempo, a través de la memoria y la expectativa. Este concepto contribuye a interpretar los espacios colectivos de la ciudad integralmente, como una continuidad que se constituye desde el movimiento de sus habitantes. Cuando se habla de movimiento se refiere a la aproximación al lugar, al acceso al edificio, al recorrido por él; a la secuencia de percepciones y sucesión de perspectivas. En términos espaciales las secuencias horizontales articulan relaciones y sensaciones muy particulares. La secuencia horizontal desde la calle pasa a un umbral urbano –la vereda–, permitiendo asomarse a los relieves del ingreso a la planta baja en un juego de planos aterrazados (verandas) vinculando los dos niveles y generando la promenade architectural a modo de bisagra que permite extender, visualizar y articular el espacio habitable de la planta baja con el espacio urbano. De esta manera, la promenade es un soporte de una experiencia sensorial abierta y compleja a través de la cual se permite apreciar el paisaje natural y construido, posibilitando el encuentro colectivo. El plano Nolli junto a los conceptos de promenade y veranda permiten plasmar imágenes posibles que susciten acontecimientos estimulantes en la dimensión turística, sin olvidar la dimensión cotidiana en las formas de habitar de los habitantes de esa ciudad. En términos más generales y a modo de síntesis, para los autores la técnica del plano Nolli admite la prospectiva, visualizar transformaciones y propuestas que contribuyan a la puesta en valor de determinadas situaciones deseadas al interior de la ciudad y que resulten beneficiosas para todos sus habitantes.

2. Desarrollo Operativo

Selección del fragmento urbano. Los criterios para la selección del fragmento urbano a trabajar en esta ponencia deben inducir a delimitar un fragmento tal que:

• Pertenezca al área central de la ciudad o adyacente al mismo. • Contenga importantes espacios colectivos (EC) y espacios privados. • Sea factible la consecución de planos de edificios públicos, básicamente sus plantas bajas. • Presenten elementos urbano arquitectónicos de interés turístico cultural.

Es deseable seleccionar un fragmento que permita explotar al máximo todos los potenciales de la técnica Nolli debidamente actualizados, siempre con el apoyo digital imprescindible para encarar esta tarea.

Conclusiones: reflexión crítica

La riqueza del rescate del plano Nolli para la ciudad de San Juan reside en:

• Otorga una lectura rápida y de alta compresión integral de la ciudad o fragmentos de ella.

• Comprensión basada en el valor de la articulación entre espacios colectivos y privados. Permite una visualización del “continuo espacial” sin distinción de espacios exteriores e interiores, en un solo soporte y de una sola mirada. La noción de continuo espacial se materializa por la técnica empleada.

• Posee flexibilidad en los principios Nolli, al permitir:

- Actualización de conceptos originales;

- Variación de conceptos e incorporación de nuevos según los objetivos que se persigan;

- Dividir la ciudad en fragmentos y volver a unirla;

- Facilidad de concreción con técnicas digitales.

• Rescata y pone en valor la planta baja de los edificios en relación a los espacios colectivos con los espacios privados. Es precisamente en la planta baja donde se produce un alto nivel de confluencia y pertenencia; a medida que se sube aumentan los filtros y aparece la segregación socio económica. Los edificios de grandes alturas conforman una verdadera “pirámide social” y, por contraste u oposición, valida la planta baja como lugar de mayor contacto y encuentro social.

• Otorga un balance visual de extrema rapidez entre espacios colectivos y privados de una ciudad o fragmento de ella. Permite una comparación entre distintas ciudades de estas relaciones en 2D. Otorga posibilidad de propuesta en 3D para evaluaciones inmediatas y según objetivos de trabajo.

• Permite la reconstrucción de la misma ciudad en diferentes épocas y evaluar la variación de la relación entre los espacios colectivos y privados. También permite la comparación entre distintos fragmentos de una misma ciudad en esta misma relación e introducir la variable socio económico, con lo que se obtendría la necesidad de uso de los espacios colectivos por diferentes estratos socio económicos.

• Admite el análisis y propuestas proyectuales sectoriales, como por ejemplo el caso que se trabaja: el turismo cultural urbano. La ciudad puede ser dividida en áreas temáticas y plantear visualmente en un solo plano la diversidad de la propuesta. Además permite la incorporación de diversos elementos urbanos bastante olvidados y de una riqueza extraordinaria para toda la población, como es el concepto de promenade arquitectural y otros menores. Ello es en virtud del trabajo sistemático con las plantas bajas de la ciudad.

Para finalizar, la experiencia del trabajo del plano Nolli para un fragmento de la ciudad de San Juan constata una vez más que, con todo el tiempo transcurrido desde el verdadero Plano Nolli (1748) a la fecha y para el futuro, la necesidad de los habitantes de contar con un espacio para el contacto entre ellos con los otros es una constante en el tiempo. Y más que constante es un espacio necesario e indispensable que humaniza a toda ciudad según los principios del urbanismo ciudadano. Lo que se reclama desde el Modelo Barcelona (rescate del espacio público para todos), pasando por UNESCO (humanizar la ciudad) y otras contra tendencias urbanas al urbanismo globalizado, para hoy y el futuro, es precisamente humanizar la ciudad para el goce pleno de todos sus habitantes, sin exclusión de tipo alguno.

Referencias Bibliográficas

Burden, Ernest (2000). Diccionario Ilustrado de Arquitectura. Editorial McGraw-Hill Interamericana, México. http://nolli.uoregon.edu/preface.html http://ma.gnolia.com/thunesc http://www.hablandodesigs.com/2006/11/03/cuando-hacer-mapasera-un-arte http://www.mindeguia.com/tesis/LT/C3.htm http://www.cyberesis.cl/tesis/uchile/2004/soto_p/source/soto_p.pdf


Rescatando el Plano Nolli… fue publicado de la página 220 a página225 en Actas de Diseño Nº11

ver detalle e índice del libro