Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº71 >
  4. Princesas, inversión de un estereotipo

Princesas, inversión de un estereotipo

Riubrugent, Michele

Escritos en la Facultad Nº71

Escritos en la Facultad Nº71

ISSN: 1669-2306

Proyectos de Graduación Edición XV: 19 de septiembre de 2011

Año VII, Vol. 71, Septiembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 140 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El Proyecto de Graduación trata acerca de las nuevas tendencias
en la moda infantil y de adultos, analizando posibles
causas y consecuencias de los cambios en la indumentaria; así
mismo se intentara confirmar la existencia de una inversión en
los estereotipos infantiles y adultos, promovida, principalmente,
por los medios de comunicación masivos. Históricamente la
infancia estuvo regida por la aceptación de normas y ordenes
provenientes del mundo adulto, los padres elegían los objetos
de consumo y tomaban decisiones por sus hijos al momento
de, por ejemplo, vestirse. Las niñas tenían un estereotipo de
mujer-esposa como objetivo a seguir en su etapa adulta y las
películas mostraban “princesas” sumisas que eran despertadas
por un “príncipe” y así iniciadas en la adultez. En el campo
de la indumentaria esto se veía reflejado con el vestido largo
utilizado en el cumpleaños de 15, los zapatos de tacón como
paso de niñez a adolescencia, el pantalón largo en el caso de
los varones al cumplir los 18 años, entre otros.
En la actualidad esa diferencia no es tan notoria y los niños
desde pequeños toman decisiones en cuanto a su forma
de vestir, el deseo de pertenecer al mundo adulto a edades
tempranas es aprovechado por el marketing para vender una
imagen de niña-adulta, independiente de sus padres, quien
juega con su sensualidad aun antes de tener cuerpo de mujer.
Los medios de comunicación potencian esta nueva visión de
la niñez y los iconos a imitar son adultos en miniatura, las
“princesas” dejan de esperar a su príncipe azul para salir en su
búsqueda y el ideal de mujer-esposa pasa a ser ahora mujerprofesional.
¿Cómo repercuten estos cambios socioculturales
en la indumentaria infantil? ¿Cuál es el estereotipo que desean
alcanzar ahora las niñas?
Si bien siempre existieron personajes con carga sexual que
podían interpretarse como infantiles (Betty Boop en los años
´30, Jessica Rabbit en el ´88, entre otros) esta sexualidad no
era tan explícita como la que se ve ahora en series infantiles
o cómics, cuyos espectadores son niños y preadolescentes.
Las niñas desean ser adultas y adoptan estéticas y comportamientos
que acortan la infancia. Este erotismo precoz es impulsado
por las agencias de marketing, quienes, aprovechando
que durante este período gran parte de la seguridad se crea
mediante el aspecto físico, vende una imagen de mujer para
niñas de 11 años, creándole necesidades de persona adulta.
Como contraposición, en el campo de la publicidad dirigida
a un mercado adulto, surgió una imagen sensual de la pre
adolescencia con el fenómeno de las lolitas: niñas de 12 años
que tuvieron su minuto de gloria en la pasarela y mostraron
una nueva tendencia: niñas modelando para un mundo al que
aún no pertenecían. Con la aparición de los medios masivos
de comunicación, esta imagen no solo fue recibida por los
adultos si no por las preadolescentes que adoptaron esa forma
de vestir para su vida diaria. Así mismo, las series actuales
de televisión brindan infinidad de merchandising entre los
que se encuentran zapatos de tacón y maquillajes para niñas
pequeñas: lo que inicia como un juego no tiene un límite definido,
con lo que de disfraz pasa a ser un indumento habitual.
Esta tendencia se revierte en la adultez, donde surgen nuevas
tendencias que revalorizan las estéticas infantiles y el consumo
de productos de niños. Juegos de computadora, películas
de animación que contienen humor adulto, tendencias en
indumentaria que toman formas, inspiraciones o colores que
remiten a la infancia y una tendencia que fue bautizada como
kiddults que ofrece una evasión a los reinos de fantasía para
aquellos que perdieron su oportunidad de disfrutarlo en su
infancia. ¿Acaso las tipologías infantiles y de adulto se han
invertido? ¿Cuáles son los factores que han determinado
estos cambios? Estos y otros interrogantes son respondidos
en este trabajo.


Princesas, inversión de un estereotipo fue publicado de la página 40 a página41 en Escritos en la Facultad Nº71

ver detalle e índice del libro