Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº71 >
  4. La industria de las falsificaciones y las marcas de indumentaria

La industria de las falsificaciones y las marcas de indumentaria

Yanson, María Silvina

Escritos en la Facultad Nº71

Escritos en la Facultad Nº71

ISSN: 1669-2306

Proyectos de Graduación Edición XV: 19 de septiembre de 2011

Año VII, Vol. 71, Septiembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 140 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El Proyecto de Graduación surge para investigar el creciente
fenómeno de las falsificaciones y la indumentaria y cómo
durante los últimos diez años en la Argentina se ha establecido
la producción de imitaciones de empresas reconocidas.
El título elegido, “moda desleal” describe dos aspectos.
Primero “moda” es el término que define el nuevo hábito
de consumo de los usuarios que optan por comprar artículos
falsificados y segundo “desleal” determina el tipo de mercado
y la competencia que deben enfrentar las empresas que son
copiadas. Éstas últimas se encuentran en desventaja, ya que la
industria de las falsificaciones se caracteriza por la evasión de
impuestos, la venta informal y el trabajo clandestino.
El Ensayo propone reflexionar acerca del comportamiento
de las empresas de indumentaria con las usuarios y con las
falsificaciones, las formas de distinción de los usuarios y la
necesidad de imitar para sentirse seguros
Según la encuesta realizada por la consultora Ipsos-Mora
y Araujo en el 2006, el 60% de los argentinos adquieren
productos pirata, y muchos creen que las empresas no se ven
afectadas por este tipo de reproducción fraudulentas. (Prensa
Económica, 2007).
El usuario que debería de sentirse defraudado por comprar
mercadería de menor calidad y de ser cómplice de un delito,
parecería no sentirse engañado ya que sabe que son copias.
Incluso no parece detenerlo la forma informal en la que realiza
la compra, ya sea en la calle o en ferias de compra donde no
existe packaging ni atención al cliente, ni incluso probadores.
En la Argentina, la Ley de Marcas 22.362 define como
“marca”, cualquier signo con capacidad distintiva. Actualmente,
paras las empresas las marcas no son solo una forma
de diferenciar de los productos de la competencia, sino que
además tiene otras funciones como dar garantías sobre la
calidad del producto o servicio y su autenticidad. Incluso,
las marcas, funcionan como un elemento integrador de un
grupo de personas que tienen preferencia por una en particular
y hasta de exclusión para aquellos que la desean pero no
pueden adquirirla.
En la actualidad, hay ciertas marcas comerciales de empresas
que representan los signos de distinción y de seguridad, así
como lo fueron los colores, los adornos, los accesorios hasta
telas desde la Edad Media con el surgir de las modas. De esa
forma es como surgen las falsificaciones, el deseo por imitar
aquello que no se puede tener originalmente. La diferencia entre
lo que fue la moda de la imitación en la Edad Media y lo que
transcurre en el presente, es que ha alcanzado un nivel de profesionalización
convirtiéndose en un negocio. Y ya no se trata
de copiar sólo los colores y materiales, sino que se falsifican
otros atributos de las empresas como las marcas comerciales.
A lo lago del Proyecto de Grado la descripción de la situación
en la Argentina sobre las imitaciones y la comparación con el
mercado en Asia puede conducir al lector a preguntarse: En
el país, ¿puede “La Salada” llegar a convertirse en un punto
turístico para Latinoamérica como los son los fake markets en
China? Y ¿puede la Argentina ser la productora de la industria
de las falsificaciones y abastecer al continente así como lo
hace China con la Unión Europea?
Mientras que las empresas se preocupan por tener productos
de calidad y novedosos, de investigar tendencias y mejorar
sus servicios, de invertir en personal, en publicidades, por
abrir nuevos locales; los falsificadores se alimentan de ese
trabajo para realizar el suyo. Pero, ¿será que sin la amenaza
de que alguien los copie las preocupaciones de estas empresas
no existirían?


La industria de las falsificaciones y las marcas de indumentaria fue publicado de la página 41 a página42 en Escritos en la Facultad Nº71

ver detalle e índice del libro