Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX >
  4. La “enchinchada”: un completo instrumento de evaluación en disciplinas

La “enchinchada”: un completo instrumento de evaluación en disciplinas

De Feo, Gianina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

ISSN: 1668-1673

XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIII, Vol. 19, Agosto 2012, Buenos Aires, Argentina | 215 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La evaluación no es un hecho aislado o puntual, sino un conjunto de acciones que transcurren en el tiempo, relacionadas entre sí y con una clara intención. Este proceso consiste primero en recabar información, para lo cual se necesitan instrumentos (parciales, trabajos prácticos, encuestas, etc.).Luego esa información debe ser analizada para emitir un juicio de valor acerca de las prácticas de enseñanza y/o de aprendizaje. Dicho juicio de valor debe servir para tomar decisiones sobre el camino a seguir para mejorar dichas prácticas. Para los fines del presente ensayo nos interesa ahondar en la evaluación de las prácticas de aprendizaje, es decir los juicios de valor que puede hacer el propio alumno de qué, cómo y cuando está aprendiendo para generar una comprensión y por consiguiente un mayor compromiso de su proceso de aprendizaje. La evaluación de pares, es decir, la evaluación de las producciones de un alumno por parte de sus compañeros de clase, constituye una excelente estrategia para que los alumnos logren una mayor comprensión de los criterios de evaluación, aplicándolos sobre el trabajo de sus compañeros, para luego poder hacerlo con el propio, lo cual siempre resulta más difícil. Un instrumento de evaluación de pares para materias proyectuales es la “enchinchada”

Palabras clave: evaluación – proceso – autoevaluación – pares – materias proyectuales – instrumento – enchinchada

Introducción

La intención de este ensayo es, por un lado, defender la posición de que a aprender se aprende y que la tarea fundamental del profesor universitario no es la de transmitir conocimiento sino ayudar a sus alumnos a que los construyan, es decir, enseñarles a que aprendan por sí mismos. La evaluación entendida como proceso de aprendizaje es el mecanismo que contribuirá fundamentalmente a este desarrollo.

Por otro lado, proponer la “enchinchada” como un instrumento de evaluación entre pares de gran aporte a la formación de los alumnos en la autoevaluación y de gran a yuda para el docente porque facilita su tarea evaluativa.

La evaluación entendida como proceso

“Defino evaluación como un proceso que, a partir del conocimiento y comprensión de cierta información, permite emitir un juicio de valor acerca de un aspecto de la realidad en la cual se interviene en un determinado contexto sociohistórico particular y que, a la vez que posibilita tomar decisiones, exige desde el diálogo con quien esté involucrado, argumentar justificaciones del juicio de valor realizado.” (Steiman J., 2008, pág. 142-143)

Esta definición de Steiman (2008) deja claro que la evaluación no es un hecho aislado o puntual, sino un conjunto de acciones que transcurren en el tiempo, relacionadas entre sí y con una clara intención. Este proceso consiste primero en recabar información, para lo cual necesita de instrumentos (parciales, trabajos prácticos, encuestas, etc.).Luego esa información debe ser analizada para emitir un juicio de valor acerca de las prácticas de enseñanza y/o de aprendizaje. Dicho juicio de valor debe servir para tomar decisiones sobre el camino a seguir para mejorar dichas prácticas.

Pero además agrega “(…) desde el diálogo”, lo cual indica que la evaluación no puede ser unilateral, sino que debe existir un diálogo entre las partes para que se constituya en un proceso enriquecedor. Si alguna de las partes asumiera un papel de soberbia o de indiferencia, el proceso no estaría cumpliendo su papel didáctico.

El objeto de la evaluación

Si nos preguntamos cuál es el objeto de la evaluación, la primera respuesta será los aprendizajes, pero no debemos olvidar que también deben constituirse como tales las prácticas de enseñanza y las prácticas de aprendizaje.

La evaluación de los aprendizajes

Esta instancia generalmente incluye el proceso de acreditación, es decir el reconocimiento de los aprendizajes adquiridos por los alumnos constatados a través de instrumentos y comunicados a través de una nota (Steiman J, 2008).

Es fundamental en esta etapa una apropiada devolución por parte del docente hacia los alumnos, tanto grupal como individual de los procesos de apropiación del contenido que se produjeron y no.

Es muy frustrante para un alumno el no saber por qué obtuvo una evaluación negativa y además sentirá que no puede hacer nada para remediarlo porque no depende de él sino del docente. Así la evaluación es percibida como un mecanismo de control que sólo señala los errores, y no como un proceso de aprendizaje, es decir como un medio para aprender de los errores, corrigiéndolos. “El nuevo esquema contempla una relación más equitativa entre el profesor y el alumno. Este último debe ser entendido como un ser con la capacidad suficiente para construir su propio aprendizaje, y tiene la posibilidad, además de ayudar al profesor a construir nuevos aprendizajes.” (Villarroel, 1995, pag. 116)

La evaluación de las prácticas de enseñanza

Es ésta una parte importantísima del proceso de evaluación y se constituye fundamentalmente por la autoevaluación que realiza el propio docente de su desempeño para cambiar, si fuera necesario, sus prácticas, para obtener mejores resultados.

No obstante también los alumnos pueden hacer una contribución importante y por lo tanto pueden crearse instrumentos específicos, como por ejemplo encuestas, para recabar la información al respecto.

La evaluación de las prácticas de aprendizaje

Para los fines del presente ensayo nos interesa ahondar más en la evaluación de las prácticas de aprendizaje, es decir, los juicios de valor que puede hacer el propio alumno de qué, cómo y cuando está aprendiendo para generar una comprensión y por consiguiente un mayor compromiso de su proceso de aprendizaje.

Como afirma Villarroel (1995), la tarea fundamental del docente universitario no es la de transmitir conocimiento sino ayudar a sus alumnos a que los construyan, es decir enseñarles a que aprendan por sí mismos. Si esto no se da en el ámbito universitario, no estaremos formando verdaderos profesionales, sino meros imitadores de los ideales y destrezas de sus maestros, inútiles a la hora de razonar, disentir, crear y tomar decisiones.

Si son los alumnos quienes con la guía del docente construyen el conocimiento, entonces la evaluación no puede ser dominio exclusivo del profesor, sino que por el contrario, son los alumnos los que deben adquirir el hábito de la autocrítica para realizar un verdadero proceso de aprendizaje. Es éste entonces uno de los primeros y primordiales aprendizajes que el alumno debe desarrollar: la autoevaluación.

“Al concebir el conocimiento como una construcción y no como un bien recibido, el alumno se convierte en el principal responsable de su aprendizaje (…..) el profesor puede enseñar (ayudar al alumno) y el alumno no lograr aprendizajes significativos, en tanto no ha sido capaz de generar su propio aprendizaje.” (Villarroel, 1995, pág. 11) Los alumnos universitarios deben perder la dependencia de sus profesores, deben hacerse responsables de su aprendizaje y por lo tanto ser capaces de autoevaluarse, es decir, de discernir por ellos mismos en que etapa del proceso de aprendizaje se encuentran y la calidad de sus producciones. Pero esto no es fácil y es uno de los tantos aprendizajes que justamente deben construir, y por lo tanto, los docentes debemos plantear estrategias e instrumentos para ello.

La evaluación de pares, es decir, la evaluación de las producciones de un alumno por parte de sus compañeros de clase, constituye una excelente estrategia para que los alumnos logren una mayor comprensión de los criterios de evaluación, aplicándolos sobre el trabajo de sus compañeros, para luego poder hacerlo con el propio, lo cual siempre resulta más difícil.

La evaluación de pares en materias proyectuales

Llamamos materias proyectuales a aquellas en que el saber se construye desde el hacer, son también conocidas como materias de taller.

Como en estas materias el alumno aprende haciendo, las producciones en general tienen formato gráfico, lo que permite la utilización de la “enchinchada” como instrumento de evaluación.

La “enchinchada” no es otra cosa que la exposición de las producciones a la vista de toda la clase de manera tal de proceder a una evaluación entre pares guiada por el docente.

Para que se produzca un proceso de evaluación productivo, es menester que estén previamente muy claros los criterios de evaluación, es decir las cualidades que los alumnos deben poner de manifiesto en su trabajo en relación con los contenidos, la consigna, la metodología, etc. Una vez claros los criterios de evaluación se proceden a cotejar los trabajos enchinchados con dichos criterios. Si son muchos trabajos el docente puede seleccionar aquellos que harán una aporte más valioso al aprendizaje, ya sea por estar mal (aprendiendo del error) o bien (aprendiendo de los demás).

En síntesis la enchinchada es un instrumento de evaluación con múltiples beneficios como:

• Colabora para que el alumno viva el error como una instancia de aprendizaje.

• Propicia el aprendizaje colaborativo, porque todos participan aportando sus ideas y soluciones a los problemas de los compañeros.

• Saca al docente el peso de la evaluación, porque son los mismos alumnos los que llevan a cabo el proceso.

• Legitima la acreditación, porque el alumno que participó del proceso de evaluación comprendiendo los criterios y comparando los diferentes trabajos de sus compañeros no tendrá dudas de la nota que corresponde al suyo.

• Colabora en el aprendizaje de la autoevaluación (aprender a aprender)

• Ayuda al desarrollo del pensamiento de nivel superior, porque el proceso de evaluación que llevan a cabo exige pensar, razonar, comparar, proponer, resolver, etc.

• Integra al grupo.

Conclusión

Si los docentes no olvidamos que la evaluación no es una cuestión de cantidades (cuanto sabe) sino una cuestión de calidades (qué y cómo lo sabe) entonces crearemos instrumentos de evaluación que no solamente nos aporten datos que nos permitan tomar decisiones acerca de nuestra práctica, sino que además le sirvan al alumno para tomar conciencia de sus procesos de aprender y así tomar las riendas de su aprendizaje.

En materias proyectuales, la enchinchada, resulta un buen instrumento para el logro de estos objetivos.

Referencias bibliográficas

- Celman, Susana (1998) “¿Es posible mejorar la evaluacióny transformarla en herramienta de conocimiento? en La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo, Buenos Aires: Paidós .

- Eisner, Elliot W. (2002) La escuela que necesitamos, ensayos personales. Buenos Aires: Amorrortu.

- Steiman, Jorge (2008) Más didáctica (en la educación superior), Buenos Aires: UNSAM.

- Villarroel, César A. (1995) “La enseñanza universitaria: de la transmisión del saber a la construcción del conocimiento”. En Educación Superior y Sociedad – Vol. 6 N° 1: 103-122

Nota: Este trabajo fue producido en la asignatura Introducción a la Evaluación de los Aprendizajes del Programa de Formación y Capacitación Docente en el año 2010.

Abstract: The evaluation is not an isolated or punctual fact, but a set of actions that pass in the time, related between them and with a clear intention. This process consists of obtaining firstly information, for which there are needed instruments (partial exams, practical homework, inquires, etc.). Then this information must be analyzed to emit a judgment of value about the practices of education and / or of learning. The above mentioned judgment of value must serve to take decisions on the way to continuing to improve the above mentioned practices. In relation to the present essay we are interested in going deeply into the evaluation of the practices of learning, that is to say the judgments of value that the own pupil can do of what, how and when he is learning to generate a comprehension and consequently a major commitment of his learning process. The evaluation in couples, that is to say, the evaluation of the productions of a pupil on the side of his companions of class, constitutes an excellent strategy in order that the pupils achieve a major comprehension of the criteria of evaluation, applying them on the work of their companions, then it being able to be done with the own one, which always turns out to be more difficult. An instrument of evaluation in couples for special design subjects is the “hanging one”.

Key words: evaluation – process – auto evaluation – couples – special design subjects – instrument – hanging.

Resumo: A avaliação não é um fato isolado ou pontual, senão um conjunto de ações que decorrem no tempo, relacionadas entre si e com uma clara intenção. Este processo consiste primeiro em recabar informação, para o qual precisam-se instrumentos (parciais, trabalhos práticos, pesquisas, etc.). Logo essa informação deve ser analisada para emitir um juízo de valor a respeito das práticas de ensino e/ou de aprendizagem. Dito juízo de valor deve servir para tomar decisões sobre o caminho a seguir para melhorar ditas práticas. Para os fins do presente ensaio interessa-nos aprofundar na avaliação das práticas de aprendizagem, isto é os juízos de valor que pode fazer o próprio aluno de que, como e quando está aprendendo para gerar um entendimento e portanto um maior compromisso de seu processo de aprendizagem. A avaliação de pares, isto é, a avaliação das produções de um aluno por parte de seus colegas de classe, constitui uma excelente estratégia para que os alunos consigam um maior entendimento dos critérios de avaliação, aplicando-os sobre o trabalho de seus colegas, para depois poder fazê-lo com o próprio, o qual sempre resulta mais difícil. Um instrumento de avaliação de pares para matérias projetivas é a “pendurar”

Palavras chave: avaliação - processo – autoavaliação – pares – matérias projetivas – instrumento – pendurar.

(*) Gianina De Feo. Ver CV en la página 27.

Vocabulario relacionado al artículo:

conocimiento . evaluación de la educación .

La “enchinchada”: un completo instrumento de evaluación en disciplinas fue publicado de la página 47 a página49 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

ver detalle e índice del libro