1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX >
  4. Cuando un alumno nos duele

Cuando un alumno nos duele

Gallego, Daniel [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

ISSN: 1668-1673

XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIII, Vol. 19, Agosto 2012, Buenos Aires, Argentina | 215 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El presente texto desarrolla sentimientos docente-alumno que hace dudar de cómo reaccionar; qué hacer; qué está bien y qué no. En ese vínculo que desarrollamos cuando suceden cuestiones inesperadas, ¿vale todo lo que hagamos?

Palabras clave: vínculos – teoría – práctica – espacio áulico.

La situación es verídica. No viene al caso contar donde ni en que curso ocurrió esta historia, pero quien escribe la vivió en carne propia, y en base a todo lo que he sentido a partir de ese instante, es que me permito este momento de reflexión con mis colegas.

Era un día normal de clases. Uno más, de una materia que en lo personal me gusta mucho dictar. El curso, grande, de unos 30 alumnos. Y la dinámica de trabajo, grupal, en competencia por equipos

El trabajo del día consistía en tomarle a cada grupo los contenidos para que los exhiba en un trabajo práctico. La exposición debía hacerse ante el profesor y los compañeros. Y en un clima distendido, de buen humor y entretenidos, pasaban un grupo tras otro para exponer. Recuerdo que iba llamándolos por el número de orden que les había asignado, y cuando estaba exponiendo el tercer grupo, un alumno del grupo cuatro se me acerca muy disimuladamente y me dice al oído:

— Profe ¿puedo hablar un segundo con vos?

— Sí, por supuesto ¿Qué querés?

— Acá no, si puede ser, en privado…

— Ok, chicos! Ahora va a exponer el grupo cuatro!

Vayan poniendo todas las piezas sobre la mesa para defender el trabajo mientras hablo un segundo con Maxi (nombre de fantasía para preservar la identidad del alumno)

Me voy con él hacia la puerta, la dejo entornada quedando ambos del lado del pasillo y le pregunto:

— Que querías decirme?

— Viste que en nuestro grupo hay una chica de apellido Gómez? (apellido de fantasía)

— Sí.

— Bueno, desde hoy no va a venir más a cursar

En esos casos muchas veces nuestra primera asociación tiene que ver con dificultades económicas, de horario o de trabajo. Pero juro que jamás estuve preparado para lo que iba a escuchar a continuación:

— Tiene un cáncer muy jodido y ya no hay nada que se pueda hacer. Se volvió a su pueblo para morir acompañada de su familia. Quería contarte eso profe, nada más.

¿Cómo se sigue después de eso? ¿Cómo? Vos que estás leyendo ¿Sabrías cómo? Mariana tiene 20 años!

En este libro seguramente encontraremos técnicas de enseñanza, aportes metodológicos, referencias teóricas, y un sinfín de artículos que cada uno de ustedes como colegas, nos ofrece para formar juntos una comunidad educativa de mayor calidad y jerarquía. Es muy valioso todo eso. Pero mi pregunta apunta a cosas tan simples y terribles como esta que les acabo de contar ¿De dónde saca uno la fuerza para seguir enfocado en una clase? ¿Es de mal docente asumir que hay situaciones que superan cualquier recomendación profesional para manejar un curso? ¿Se permite una lágrima cuando un alumno nos duele de esta manera, aunque el curso jamás se entere de la razón causante de esa angustia? ¿Deberían saberlo ellos de mi boca?

No hay manual de enseñanza que me pueda responder satisfactoriamente estas preguntas, tan simples y tan humanas a la vez. Por eso es que me permito simplemente contarles mi decisión en aquel momento. Seguramente lejos de cualquier manual, pero de enorme sentido para mí. Le pedí al alumno el mail de Mariana, y le escribí desde el corazón lo que sentía en ese momento: Pura admiración. En mis clases, jamás noté nada en ella que me hiciera suponer lo frágil de su estado de salud. La entereza, valentía y optimismo que le recuerdo en cada clase, van a acompañarme por siempre.

Me ofrecí para ir a visitarla a su pueblo, y darle allí, cara a cara, todo lo que habíamos visto en clase hasta el momento.

La respuesta de ella la guardo en el corazón. Es privada y no hace a la historia que quiero compartir con ustedes. Y si algo aprendí de este dolor, es lo siguiente: Mas allá de que en las actas yo administrativamente debía poner una “A”, desde ese día, para mí, Mariana nunca dejó de estar presente, ni dentro ni fuera de la clase.

Abstract: The present text develops across a fact, the feelings teacher - pupil and vice versa, where certain situations make doubt of how reacting; what to do; what is right and what is not. In this link that we develop, when unexpected situations happen, is it everything what we do all right?

Key words: links – theory – practice – space in the class room.

Resumo: O presente texto desenvolve sentimentos docente – aluno que faz duvidar de como reagir; que fazer; que está bem e que não. Nesse vínculo que desenvolvemos quando sucedem questões inesperadas, vale todo o que façamos?

Palavras chave: vínculos – teoria – prática – espaço de sala de aula.

(*) Daniel Gallego. Licenciado en Publicidad (Universidad Nacional de Lomas de Zamora, 1997). Profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento de Diseño Visual de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Vocabulario relacionado al artículo:

técnica de enseñanza .

Cuando un alumno nos duele fue publicado de la página 52 a página53 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

ver detalle e índice del libro