1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXI >
  4. La enseñanza de la fotografía en tiempos de cambio

La enseñanza de la fotografía en tiempos de cambio

Wauters, Ricardo [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXI

ISSN: 1668-1673

XXI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIV, Vol. 21, Agosto 2013, Buenos Aires, Argentina | 200 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Hacia fines de la década del ‘80 del siglo XX, de la integración de componentes electrónicos a los equipos, que produjo un salto superior a todos los anteriores, pero que en realidad (lo más importante), comenzó a preparar el terreno para lo que sería el más fuerte cambio desde su invención misma: la digitalización de los sistemas de producción, reproducción y distribución de imagen fotográfica.

Palabras clave: Siglo XX - digitalización - sistemas - producción - reproducción - diseño - comunicación.

Introducción

Cuántas veces se ha dicho que estamos en un tiempo de cambios. La verdad es que siempre estamos en tiempo de cambios, el tiempo mismo significa cambio. Pero también es cierto que hay cambios más profundos y significativos que otros, en todos los órdenes de la vida.

Es una verdad incuestionable que la fotografía tiene un fuerte componente tecnológico, al menos cuando esta disciplina se ejerce profesionalmente, por lo tanto evoluciona de la mano de los avances tecnológicos, siempre fue así, desde de su origen.

La óptica, la mecánica de precisión y la química fueron durante casi toda su existencia, las ciencias que lideraron esos cambios, hasta la llegada, hacia fines de la década del ‘80 del siglo XX, de la integración de componentes electrónicos a los equipos, que produjo un salto superior a todos los anteriores, pero que en realidad (lo más importante), comenzó a preparar el terreno para lo que sería el más fuerte cambio desde su invención misma: la digitalización de los sistemas de producción, reproducción y distribución de imagen fotográfica.

Esto modificó radicalmente el paradigma fotográfico, más allá de la técnica; las ideas, la creación, el mercado, los conceptos, la forma de pensar la fotografía, la cultura de la imagen en la sociedad, se vieron influenciados por esos cambios.

La fotografía que puede verse hoy en los medios, cuantitativa y cualitativamente, es radicalmente distinta a la de hace tan solo veinte o veinticinco años.

Del mismo modo ocurre con la didáctica, hoy es (debería ser) diferente, ya que la tecnología en general y particularmente las tecnologías de la información y comunicación (TIC) atraviesan todas las actividades vinculadas a la educación. Hasta el mismo concepto de alfabetización se ve hoy interpelado, como reflexiona Emilia Ferreiro en su conferencia del 26º Congreso de la Unión Internacional de Editores, donde manifiesta que para desenvolverse libremente en la sociedad posmoderna y globalizada de hoy, ya no es suficiente que una persona sepa leer y escribir, o leer y firmar, aunque objetivamente esto es así desde hace siglos.

Coinciden con este criterio muchos pensadores que han reflexionado sobre la influencia de los medios hoy en la educación, como Roberto Aparici:

En este fin de siglo ya no es suficiente leer y escribir códigos lingüísticos para comprender la realidad. El individuo que no tenga los instrumentos para decodificar los mensajes de los medios puede llegar a ser identificado como un nuevo tipo de analfabeto. (Aparici, 2005, p. 1, en Aparici 1996).

La manera de relacionarse de los estudiantes con sus materias de estudio es mediatizada desde hace un tiempo por canales de comunicación con fuerte impronta tecnológica: internet, e-mail, chat, hipertexto, páginas web, blogs, etc. Este fenómeno lleva a la conclusión de que evidentemente la circulación de información y contenidos pedagógicos se da en diferentes espacios, muchos de ellos por fuera del ámbito del edificio de la escuela o la universidad.

Esta introducción trata de manifestar la vinculación existente entre ambas disciplinas, la práctica profesional de la fotografía y la didáctica, ser un educador hoy en esta especialidad.

En esta cuestión se centrarán los objetivos de este trabajo, basado en algunas reflexiones surgidas de la experiencia de la enseñanza en nivel terciario y universitario, tratando de establecer un equilibrio entre las ventajas que aparentemente ofrece el uso de TIC aplicadas a las metodologías educativas en la práctica, pero advirtiendo que se hace necesaria una tarea de intermediación o supervisión por parte del docente. Para esto se tratará de interrogar y reflexionar acerca del verdadero valor de esas tecnologías de la comunicación y en qué medida favorece la relación enseñanza-aprendizaje, sobre todo en la construcción de un perfil de alumno libre y de espíritu crítico.

Desarrollo

Es recomendable en este punto hacer una puesta en contexto del interés particular de este trabajo, ya que no se trata aquí de educación general básica de escuela inicial ni secundaria, la cual adolece de una serie de problemáticas aún más complicadas, empezando por su carácter de obligatoriedad, que la hace, a priori, ser resistida en general por los niños y jóvenes, siempre predispuestos, como es lógico y saludable, a la rebeldía frente a lo establecido.

La enseñanza de la fotografía a nivel profesional se inscribe en la educación de jóvenes que ya han pasado su período escolar básico-obligatorio, que presentan un alto o mediano grado de madurez, y se disponen a recibir una educación específica y profesionalizante, a la que llegan, supuestamente en su mayoría, guiados por una vocación, motivación o interés pre-existente.

En los últimos quince o veinte años de ejercicio de la docencia en ésta área específica, nos ha tocado vivenciar una serie de profundos cambios que ocurrieron (y están ocurriendo), en las metodologías y procedimientos de ambos campos de aplicación y que representan un importante y permanente desafío de adaptación a las nuevas tecnologías vinculadas a estas disciplinas. Parafraseando a Piscitelli, cuando dice que “docente que no comunica superlativamente tiene fecha de expiración” (Piscitelli. 2009, p. 175) se podría decir que el docente que no acompaña su práctica diaria con una actualización constante también tiene fecha próxima de caducidad.

La expansión de Internet y los distintos tipos de software aplicados al campo pedagógico, por un lado, más la actitud empática de los jóvenes estudiantes ante las últimas tecnologías, cyber-juegos y entretenimiento en general, incluyendo aquí a la televisión misma, nos llevan a replantearnos la manera en que nos relacionamos con ellos. A través de qué instrumentos tratamos de transmitir los saberes. Es de gran utilidad hacer uso de esas nuevas posibilidades que brindan las TIC, y en cierta forma sacar del aula académica (en el sentido solemne y estructurado de la palabra) la práctica, o al menos expandirla, para llevarla a ámbitos más amigables y que sintonicen mejor con sus intereses y afinidades, de modo de llamar más su atención hacia los temas que nos interesa transmitir y nos resultan importantes.

Es necesario agudizar el ingenio y la creatividad para activar ciertos estímulos y canales de comunicación multimedial disponibles hoy en día, claro que sin renunciar a los objetivos fundamentales que debemos preservar, si los consideramos significativos y dan sentido a nuestra tarea, aún los que no están directamente vinculados a la materia que enseñamos, como los principios más elementales, relacionados con la ética y el bien común como fin último de cualquier tipo de conocimiento.

Es cada vez más evidente la necesidad de actuar como verdaderos mediadores de TIC. Profundizar en el concepto de diseño de la información (ID), como sostiene en su tesis la Lic. Mara Leonardi, (2005), para facilitar la transferencia de información hacia los individuos menos expertos (estudiantes), manejando estrategias que contribuyan a formarlos como mujeres y hombres capaces de seleccionar contenidos con criterio autónomo, ya que todo lo que circula en el cyber-espacio es pasible de servir de vehículo a líneas de pensamiento generadas en los centros globales dominantes, que no siempre sintonizan con las necesidades de individuos de otras regiones o ideologías.

Además, como bien lo expresa Burbules:

(…) gran parte de lo que se propone como información es parcial, sesgado, o simplemente falso (de modo tal que las fuentes de información, como veremos luego en detalle, deben ser permanentemente cuestionadas, en especial en los medios electrónicos, pero no solo en ellos. (Burbules, 2001, p. 17).

Se trata de un síntoma vinculado, claro, a la globalización, y verifica la teoría de que la educación básica oficial u oficializada, que los jóvenes reciben, en la mayoría de los casos aislada de lo que pasa en el mundo, en la vida diaria de las personas, por lo general no promueve la creatividad y la originalidad, sino que, por el contrario, las condena o estigmatiza. Burbules (2001).

Parte de la responsabilidad sobre esta situación, corresponde a todos los que ejercemos la profesión docente. En este punto, los que siempre trabajamos con la imagen y el lenguaje icónico (más allá de las actuales discusiones acerca de si la imagen constituye un lenguaje o no), como vehículo de información, tenemos aquí una pequeña ventaja: la poderosa impronta que la imagen, y particularmente la fotografía y el video, tienen hoy en nuestra sociedad posmoderna y globalizada, como transmisora de conceptos y hasta creadora de mitos y paradigmas, es un atributo que los docentes de fotografía, sobre todo en su aspecto semiológico, no podemos soslayar.

Es un hecho observable que los jóvenes que se inician hoy en el estudio del diseño fotográfico llegan con una estructura de pensamiento y percepción visual muy diferente a la de hace quince o veinte años atrás, esto como consecuencia de que han nacido y crecido, al menos los que viven en ciudades y áreas con acceso al uso de tecnología, rodeados hasta el exceso, de estímulos visuales o audio-visuales (alguien ha dicho por ahí que la sociedad posmoderna es el reino de la imagen y el consumo), que ha ido moldeando su forma de ver y producir imágenes.

Esto tiene su aspecto positivo, en el sentido de que cualquiera que, sin ningún conocimiento técnico previo, empuña una cámara fotográfica (o teléfono celular con cámara), es capaz de obtener una foto con un mínimo criterio de composición (la avanzada tecnología del aparato, con sus automatismos, hace el resto).

En sentido contrario, y por la misma causa (la avanzada tecnología del aparato, con sus automatismos), encontramos el aspecto negativo: la estandarización y replicación de las miradas.

Así como muchísimas personas saben leer y escribir pero muy pocas son capaces de combinar las palabras como lo han hecho Shakespeare, Borges, Poe, Baudelaire, Cortázar y otros, para producir un deleite literario o provocar una profunda reflexión a sus lectores, o simplemente poder disfrutar de ese placer de la lectura de sus textos –volvemos a hacer referencia aquí a las palabras de Emilia Ferreiro en cuanto a qué define hoy el término alfabetización–, muchísima gente tiene hoy acceso a aparatos o dispositivos que generan fotografías y puede usarlos sin el menor conocimiento (automatismo mediante) y obtener un resultado que lo deje conforme (satisfaction guaranted), lo cual en un punto es interesante, porque democratiza de algún modo la fotografía como recurso expresivo, pero no debemos engañarnos, los grandes fotógrafos, artistas y profesionales, no lo son tanto por utilizar las herramientas más sofisticadas disponibles en el mercado, sino por poner en juego un sólido conocimiento técnico, cultural, conceptual y mirada crítica.

Conclusión

Más allá del uso y aplicación que se haga de las TIC, éstas no son más que instrumentos, muy útiles por cierto, pero que por sí solas no solucionan las problemáticas de la educación en el siglo XXI, …“la tecnología, por sí sola, no va a solucionar las dificultades cognitivas del proceso de alfabetización” . (Ferreiro. 2000).

Básicamente se trata de una actitud, hasta podría decirse de una filosofía que guíe la tarea docente hacia una educación creativa y liberadora que explote las potencialidades de los estudiantes, para formar profesionales capacitados en el uso de las herramientas, pero creativos, reflexivos, que no se dejen someter por los automatismos y, sobre todo críticos sobre el sentido de lo establecido y también de su propia acción. Todo esto en el marco de la ética profesional.

Es sumamente interesante y crítica la pregunta que se hace Roberto Aparici: “¿Qué hacemos con las nuevas tecnologías?” (Aparici. 2005), citando ejemplos de cómo célebres e influyentes medios de comunicación (cita expresamente al New York Times, multimedio supuestamente serio y progresista), establecen estrategias de marketing con la finalidad de la incorporación de este medio al aula, no pretendiendo formar lectores críticos para el futuro, sino todo lo contrario: promover una bajada de línea ideológica, vinculada al poder y sin ningún análisis de la forma de representación de la realidad que presenta ese medio en sus contenidos y editoriales.

Del mismo modo, toda la industria productora del actual entorno multimedia, autopistas de información, sitios de internet y TIC en general, industria multimillonaria como pocas, trabajan y desarrollan campañas mundiales de marketing con el fin principal, como todo negocio, de vender cada vez más tecnología.

Podemos concluir entonces con una pregunta central, que todos los docentes en general y los que trabajan en el campo del diseño, la fotografía y otras materias tecnológico- dependientes en particular, debemos hacernos:

¿En que se beneficia la relación enseñanza-aprendizaje, con el uso de estas nuevas y poderosas herramientas si no reflexionamos acerca de lo que significa su utilización, para hacer un uso criterioso, sustentable y liberador de las mismas?

Referencias bibliográficas

- Aparici, Roberto (2005). Educación para los medios. Artículo publicado en Revista de Educación. Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

- Aparici, Roberto (1996). La revolución de los medios audiovisuales. Madrid. Edic, de la Torre.

- Burbules, N. (2001). Educación: Riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la información. Madrid: Granica

- Ferreiro, Emilia (2001). Pasado y presente de los verbos leer y escribir. Buenos Aires. Fondo de Cultura Económica.

- Leonardi, Mara (2005). Diseño de la información, percepción y comunicación

- Piscitelli, A. (2009). Nativos digitales. Cap. 7. Buenos Aires. Santillana

Abstract: Towards ends of the decade of ‘80 of the 20th century, of the integration of electronic components to the equipments, which the previous ones produced a jump superior to all, but actually (the most important thing), it began to prepare the area for what it would be the strongest change from his invention itself: the digitalization of the systems of production, reproduction and distribution of photographic image.

Key words: 20th Century - digitalization - system - production - reproduction - design - communication.

Resumo: Ao final dos anos 80 do século XX, da integração de componentes eletrônicos às equipas, que produziu um salto superior a todos os anteriores, mas que em realidade (o mais importante), começou a preparar o terreno para o que seria o mais forte mudança desde sua invenção mesma: a digitalização dos sistemas de produção, reprodução e distribuição de imagem fotográfica.

Palavras chave: Século xx - digitalização - sistema - produção - reprodução - design - comunicação.

(*) Ricardo Wauters. Fotógrafo profesional independiente. Docente de la Universidad de Palermo en el Departamento Audiovisual en la Facultad de Diseño y Comunicación.


La enseñanza de la fotografía en tiempos de cambio fue publicado de la página 71 a página73 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXI

ver detalle e índice del libro