Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº53 >
  4. La influencia de las nuevas tecnologías en el comportamiento comunicacional

La influencia de las nuevas tecnologías en el comportamiento comunicacional

Reihs, Nicole; Salinas, Carla

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº53

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº53

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición X Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2012

Año IX, Vol. 53, Mayo 2013, Buenos Aires, Argentina | 98 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Hoy, más que nunca, las sociedades parecen depender existencialmente de la tecnología. Según eruditos en psicología como Kenneth Gergen del Swarthmore College, estamos implicados cada vez en más relaciones, no sólo en formas cada vez más numerosas, sino también con mayor intensidad que nunca. (Rifkin, 2000) Las últimas innovaciones tecnológicas crearon un fenómeno en el que el ser humano sólo parece poder existir si está conectado.

Como afirma Jeremy Rifkin, creador de la teoría de la Tercera Revolución Industrial, sucede que:

Teléfonos móviles, buzones de voz, faxes y correos electrónicos nos mantienen en comunicación instantánea con gente de todo el mundo. Nuestras redes —tanto sociales como económicas— nos implican en relaciones aún más variadas (…). No queda apenas tiempo, cualquier momento libre se convierte en una oportunidad para establecer otra conexión. Vivimos en un mundo en el que atraer y mantener la atención resulta primordial, en el que no hay relación sin importancia. Una nueva máxima sustituye al “pienso, luego existo” cartesiano: “Estoy conectado, luego existo”. (Rifkin, 2000, p. 128)

Debido a que esta nueva concepción de la realidad de la existencia humana impacta nuestras vidas cotidianas con una velocidad casi inconcebible, hemos seleccionado para este trabajo final la reflexión acerca de la interacción comunicativa en los espacios virtuales, específicamente las redes sociales desde la Escuela de Toronto.

Cabe destacar que el enfoque de nuestro trabajo no será ni el análisis de las herramientas técnicas, como los dispositivos y teléfonos inteligentes que permiten dicha conectividad, ni la arquitectura estructural de sus plataformas, es decir las redes sociales, blogs, foros, etc. Lo que pretendemos es conocer, por un lado, cómo y con quién se comunican los integrantes de las redes sociales en la actualidad y, por el otro, de qué modo estas plataformas influyen en su comportamiento comunicacional.

Para ello recurriremos a las evaluaciones de una encuesta realizada online a una muestra probabilística de cien personas.

El universo seleccionado integra hombres y mujeres de Argentina, Perú, Colombia, Panamá, México y Bolivia de una edad comprendida entre 17 y 66 años. Las evaluaciones nos permitirán recortar los perfiles de los integrantes de las respectivas plataformas y relacionarlos con los nativos digitales postulados por Alejandro Piscitelli (2006). Los nativos digitales serían aquellos individuos que han crecido inmersos en la tecnología digital. “Según ciertos cálculos, dentro de 20 años, este grupo podría constituir el 70% de la población mundial.” (García, Portillo, Romo, & Benito, s.f.) Como último, exploraremos las recientes manifestaciones políticas que se organizaron a través de las redes sociales.

Realizaremos una entrevista a una bloguera en Internet y redes sociales con el objetivo de discernir si los integrantes de las comunidades virtuales consideran dichas plataformas como herramientas para la acción social.

Desarrollo

Podemos afirmar que nuestras vidas están y siempre estuvieron marcadas por los avances tecnológicos. Lo “emergente resulta, cada vez, del surgimiento de un nuevo dispositivo técnico – desde el momento inaugural de la talla de instrumentos de piedra hasta Internet” (Carlón y Neto, 2012).

La evidente dependencia a los dispositivos digitales, los teléfonos celulares inteligentes y el permanente acceso informático que ellos nos proporcionan, parecieran corroborar el postulado de Marshall Mc Luhan de que “el medio es el mensaje” y que se nos ha vuelto imposible independizarnos de “sus consecuencias personales, políticas, económicas estéticas psicológicas, morales, éticas y sociales”. (1967) Lo que resulta interesante analizar es la direccionalidad de este fenómeno y su posible poder de acción. Nos parece fundamental investigar si realmente los medios representan “prolongaciones de alguna facultad humana, psíquica o física” (McLuhan, 1967) o si, en las nuevas plataformas (redes sociales, blogs, foros), podrían ser nuestras facultades, creencias, valores, principios éticos, deseos y aspiraciones los que actúan sobre los medios, haciendo de nuestra voz el mensaje. Indagamos sobre los efectos de este posible cambio de dirección porque postulamos que los nuevos medios de comunicación digitales representan un cambio con respecto a la acción que ejercen sus integrantes.

Mientras que en los medios de comunicación de masas como la televisión, la radio y la prensa escrita, el mensaje era difundido desde un emisor a través de un canal hacia un número indeterminado de receptores, que no tenían posibilidades de contestar a través de la misma vía, la multimedialidad y la ruptura espacio-temporal del ciberespacio han transformado la ficción de una respuesta en tiempo real en una realidad de la “era electrónica”. (Sempere, 1975) A diferencia del “aislamiento y la alienación de las masas” (Wolf, 1994) postulados en la Teoría Hipodérmica, podemos observar que el “proceso formativo de las comunidades virtuales vía red” se constituye desde “la búsqueda de contacto entre individuos o grupos que tienen ideas, intereses y/o gustos comunes”, permitiendo por primera vez una “comunicación interactiva igualitaria”. (Maldonado, 1998) Buenos ejemplos son los grupos que se generan en redes sociales como Facebook, Twitter o Hi5, vinculados por sus intereses en un sinfín de temas como el deporte, la música, el arte, el diseño, la moda o la literatura. La encuesta online realizada a cien personas demuestra que la mayoría de los usuarios de Facebook se adhiere a grupos de interés lúdico y profesional, que les permiten vincularse en base a intereses compartidos.

Lo que se genera a través de las redes sociales es una transición comunicacional que a su vez induce un cambio en el concepto de la autonomía del individuo. La “autonomía personal da paso a las relaciones múltiples, socavando aún más la idea de que unas discretas separan lo propio y lo ajeno.” (Rifkin, 2000) Pero este fenómeno se puede percibir desde dos perspectivas opuestas. Por un lado, se puede criticar que tal “fragmentación de las representaciones del yo se corresponde con una multiplicidad de relaciones incoherentes y desconectadas” (Rifkin, 2000). Por otro lado, podríamos estipular que lo que la era electrónica de la actualidad finalmente genera, es la formación de una verdadera “aldea global en la era neonacionalista.” (De Kerckhove, 1999)

Así, los nativos digitales aceptan las redes sociales de forma natural como un entorno en el que entablan relaciones personales, profesionales, culturales y sociales con sus iguales, informándose e intercambiando informaciones que preservan las relaciones y amistades a la distancia.

Lo que postulamos es que, debido a la amplitud de la conectividad tecnológica que se manifiesta en el presente –ya casi nadie carece de acceso al ciberespacio- finalmente están dadas las condiciones para abandonar el neonacionalismo y dirigirse hacia una nueva era de “conciencia global” y una nueva realidad en la que “todo el mundo acepta con mayor o menor tolerancia que todos los demás comparten el mismo espacio.” (De Kerckhove, 1999) Todavía nos encontramos en una etapa de la historia en la cual ideólogos poderosos y líderes religiosos aprovechan hasta el ciberespacio para sembrar odio y alimentar la radicalización entre grupos, pueblos y congregaciones. Pareciera imposible a veces superar los “nacionalismos, separatismos y conflictos locales que aparecen diariamente en nuestras pantallas de televisión”. (De Kerckhove, 1999) Si bien el alcance y la velocidad que caracterizan a Internet multiplican las diferencias cuantitativas entre individuos (Carlón y Neto, 2012), no pretendemos seguir la comparación de su estructura con las redes neuronales. Más bien nos parece que como todo sistema, también las diferencias cuantitativas entre individuos buscan alcanzar mayor orden.

Podemos aplicar como metáfora la entropía como ley de la termodinámica según la cual todo sistema tiende a disminuir su grado de entropía para adquirir mayor orden. Digamos que, de la misma forma, nuestro sistema de diferencias multiplicadas se caracteriza por una entropía altísima y tienda a disminuirla, con lo que la “acumulación de diferencias cuantitativas pueda culminar en un salto cualitativo”. (Carlón & Neto, 2012) De tal forma, lo que Internet realmente genera es un suelo fértil para una “inteligencia de las trayectorias” (Carlón y Neto, 2012). Desde que el hombre tiene uso de razón, los descubrimientos y avances tecnológicos, especialmente cuando representaron cambios paradigmáticos revolucionarios, han sido objetados y/o duramente criticados al inicio.

Pareciera que el ser humano temiera a lo desconocido simplemente porque al descubrir algo nuevo se siente incapaz de captar sus posibles consecuencias. Esto no sucede de igual forma en todos los casos; cuanto más jóvenes, más son los afectados del respectivo descubrimiento, invento o cambio paradigmático. Desde la perspectiva del constructivismo epistemológico de Gaston Bachelard, el avance científico y la adquisición de conocimiento requieren cortes epistemológicos, el rechazo de conocimientos anteriores para adquirir nuevos conocimientos. La mente cerrada es, según Bachelard (2000), un obstáculo epistemológico.

Con respecto a las nuevas tecnologías del ciberespacio, se observa un alto porcentaje de jóvenes integrantes de las redes sociales. Según datos demográficos publicados en una infografía armada por Flowtown, el “61% de los usuarios de Facebook tienen menos de 35 años y el 64% de los de Twitter también”. (Bortnik, 2010) Postulamos entonces que los jóvenes son menos reacios a aceptar nuevas tecnologías e integrarlas en su vida cotidiana.

Debido a que son los jóvenes los que inician y llevan adelante las revoluciones, modelando de esta forma el futuro, objetamos la afirmación de que la comunicación interactiva igualitaria en Internet no represente un tipo de comunicación apto para obtener un sustancial enriquecimiento de la vida democrática. (Maldonado, 1998) Tanto las revoluciones pacíficas de la primavera árabe como las más recientes protestas en Argentina corroboran exactamente lo contrario. Coincidimos que para dichas manifestaciones “la rápida comunicación a través de la Red ha servido para que tengan unas características propias, como la espontaneidad y la ausencia clara de liderazgo”.

En efecto, para el caso egipcio “Internet se reveló tan importante que fue prohibido por el gobierno junto a los teléfonos móviles y, días después, la cadena televisiva Al Jazeera, que justamente emitía 24 horas las revueltas en Internet”. (Wikipedia, 2012)

Conclusiones

De acuerdo a las revisiones hechas en el desarrollo de esta investigación, puede sostenerse que el resultado del avance de la tecnología nos lleva a involucrarnos más y más con su uso. Está comprobado que las redes sociales abordan una gran cantidad de información y comunicación global.

Con esta investigación llegamos a obtener datos que comprueban que la tecnología, el uso de blogs, foros, redes sociales y todo tipo de comunicación a través de dispositivos tecnológicamente avanzados, significan el nuevo medio de cualquier persona, sociedad y empresa para mostrase, darse a conocer y mantener una comunicación en tiempo real con el resto del mundo.

En función de los objetivos planteados es que aplicamos una encuesta online teniendo como primera conclusión lo ya afirmado en el desarrollo de esta investigación; el gran número de personas que adaptan el uso de una red social y el incremento de usuarios a través del tiempo. De 100 personas, poco más del 50% tiene más de 5 años formando parte de la red, siendo Facebook la principal con un 99% de participantes.

De 100 personas, el 82% hace uso de las redes sociales para estar en contacto con sus amigos; en segundo lugar, están los que usan este medio por entretenimiento, y sólo un 30% las utiliza con carácter profesional.

Si tomamos en cuenta la cantidad de usuarios de una red social, y en relación a lo que se pudo comprobar aquí, el 71% de la muestra afirma tener entre 100 y 1000 amigos o contactos, y suelen permanecer conectados por más de 2 horas al día.

Los grupos de interés profesional son los que mayor demanda tienen; el 45% de las personas encuestadas indicaron que están suscriptas a otras personas. En menor proporción figuran las categorías como ecología y religión. Con amigos íntimos y personas más cercanas es con quien el 65% interactúa mayormente en las redes sociales. Así es posible comprender que el 75% use estos medios para mantener contacto con personas íntimas.

En el desarrollo de este trabajo de investigación, pudo evidenciarse que el avance de la tecnología es algo ya del día a día, por lo cual es lógico que el medio de acceso a redes sociales también vaya cambiando rápidamente.

En lo que se refiere a la entrevista realizada a una bloguera, lo más destacable es su percepción de estos medios de comunicación; su apreciación indica que, más que como un medio de convocatoria a algo, es más un medio de masificación de la información.

Tanto el análisis bibliográfico como los resultados de la encuesta online y la entrevista personal contribuyen a fundamentar nuestra hipótesis de que las redes sociales, Internet y la conectividad a estas tecnologías representan nuevos medios para establecer y mantener vínculos sociales, enriquecer posturas, intercambiar ideas y ampliar la visión personal hacia una de carácter global.

Consideramos que los nativos digitales han comprendido el enorme potencial de estas plataformas en todos los ámbitos de la comunicación hasta el punto de utilizarlas como herramientas pacíficas de acción política.

Sostenemos, asimismo, que en el futuro serán estos nuevos medios los que asegurarán la libertad de expresión y el intercambio intelectual entre los seres humanos. Sus integrantes constituyen una verdadera Aldea Global y son conscientes de su potencial de intercambio de posturas, ideas, valores e ideologías. Las utilizan en todos los aspectos de la vida cotidiana, para mantener relaciones con familiares y amigos, conocer nuevas amistades, para entretenerse e informarse, para trabajar, para expresarse y hasta para tomar acción política, rebelarse y enfrentarse a gobiernos y dictaduras.

Por ello, destacamos su valor y peso en el largo proceso hacia la democratización a nivel global. Pareciera que esta etapa ya ha iniciado y que los nativos digitales ya han comprendido que hoy “el arma es la Red.” (Peregil, 2011)

Bibliografía

Bachelard, G. (2000). Capítulo I: La noción de obstáculo epistemológico. Plan de obra. En: La formación del espíritu científico. México DF: Siglo Veintiuno Editores.

Bortnik, S. (2010). ¿Qué edad tienen los usuarios de las redes sociales? Recuperado el 13 de noviembre de 2012, de: http://bitelia.com/2010/09/que-edadtienen-los-usuarios-de-las-redes-sociales

Carlón, M., y Neto, A. F. (2012). Las políticas de los internautas - Nuevas formas de participación. Buenos Aires: La Crujía Ediciones.

De Kerckhove, D. (1999). Inteligencia colectiva. El ascenso de Internet y la Aldea Global. En: La piel de la cultura. Investigando la nueva realidad electrónica. Barcelona: Gedisa.

García, F.; Portillo, J.; Romo, J.; y Benito, M. (s.f.). Nativos digitales y modelos de aprendizaje. Recuperado el 24 de noviembre de 2012, de: http://spdece07.ehu.es/actas/Garcia.pdf

Google. (2012). La era del acceso: La revolución de la nueva economía. Recuperado el 11 de noviembre de 2012, de: http://books.google.com.ar/books/about/La_era_del_acceso.html?id=YDWy_ScHq-AC&redir_esc=y

Maldonado, T. (1998). Critica de la razón informática. Madrid: Alianza.

Mc Luhan, M. (1967). El medio es el mensaje. New York: Bantam Books.

Peregil, F. (06 de 02 de 2011). El arma es la red. En El País (versión online). Recuperado el 13 de noviembre de 2012, de: http://www.elpais.com/articulo/reportajes/arma/red/elpepusocdmg/20110206elpdmgrep_2/Tes

Piscitelli, A. (2006). Nativos e inmigrantes digitales, vol. 11, n° 28, pp. 179-185. Recuperado el 24 de 11 de 2012, de: http://www.comie.org.mx/documentos/rmie/v11/n28/pdf/rmiev11n28scB04n01es.pdf

Rifkin, J. (2000). La era del acceso: La revolución de la nueva economía. Barcelona: Ediciones Paidós.

Sempere, P. (1975). Eras de la civilización. En La galaxia Mc Luhan. Valencia: Pedro Torres.

Wikipedia. (2012). Primavera árabe. Recuperado el 13 de 11 de 2012, de:http://es.wikipedia.org/wiki/Primavera_%C3%A1rabe#cite_note-34

Wolf, M. (1994). La teoría hipodérmica. En: La investigación de la comunicación de masas. Crítica y perspectivas. México DF: Paidós.


La influencia de las nuevas tecnologías en el comportamiento comunicacional fue publicado de la página 13 a página15 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº53

ver detalle e índice del libro