Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº55 >
  4. Estado Nacional Socialista

Estado Nacional Socialista

Lambour, Francine

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº55

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº55

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición XI. Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2013

Año IX, Vol. 55, Septiembre 2013, Buenos Aires, Argentina | 92 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Este ensayo se focaliza en el funcionamiento de los engranajes de un estado totalitario, tanto desde el punto de vista económico como social. Se abordará –a modo de ejemplo– el estado totalitario de la época de la Alemania Nazi, introduciéndose de lleno en el análisis del estado nacional socialista que existió entre 1933 y 1945 en el país germano.

Desarrollo

En los estados totalitarios los derechos de los ciudadanos son negados y las obligaciones son sólo para con el estado sin poseer ninguna garantía. En este tipo de estado, el gobierno puede y debe controlar todos aquellos actos e intereses de los individuos, utilizando los mismos para el incremento de la fuerza nacional. En el totalitarismo existe la concentración absoluta del poder en un solo líder y la destrucción total o parcial de organizaciones como los sindicatos. El control económico que ejercen los estados totalitarios se extiende a la prensa, la educación, el arte y demás aspectos culturales.

Durante la historia tenemos diferentes ejemplos de estados totalitarios como el Fascista o el Estatismo Soviético. Durante este ensayo se hablará del estado Nacional Socialista en Alemania en los años 1933-1945.

El nacionalsocialismo nació como partido político como producto de la desmoralización económica y social que había provocado a Alemania la primera Guerra Mundial, cuando fue derrotada y obligada a pagar severas reparaciones según el tratado de Versalles. Su inicio fue en el año 1933 cuando el partido Partido Nacional Socialista ganó las elecciones y llevó al poder a su líder, Adolf Hitler. Hitler pretendía que Alemania asumiese la dirección de toda Europa para mantener la pureza de la raza aria.

El partido Nacional Socialista asumió la responsabilidad política exclusiva donde las otras fuerzas políticas y los sindicatos fueron prohibidos, y se posicionó como partido único. El partido era concebido como una aristocracia que tenía la misión de dirigir, instruir y forzar a la sociedad a seguir un camino que creían correcto.

Los Nazis –con Goebbels como ministro de ilustración y propaganda– hicieron un excelente uso de la propaganda y la cultura, con el fin de manipular a las masas y comunicar su ideología. Fue uno de los primeros partidos políticos en implementar la propaganda. Dicha propaganda política estaba dirigida al pueblo con lenguaje coloquialmente. Esta propaganda era clara, y constante, y era exhibida en los medios de comunicación apropiados para llegar al objetivo deseado: el control de las masas sociales.

Goebbels tenía una distinción entre propaganda blanca y propaganda negra. La propaganda blanca atribuía a promover; en tanto que la negra, a desprestigiar. Las propagandas usadas por los nazis engrandecían a Hitler como salvador de la raza aria. Cualquier propaganda en su contra era eliminada como un acto de limpieza social.

El cine no sufrió únicamente esta limpieza social, sino este era completamente manipulado en el cual todas las películas debían contener un mensaje a favor del régimen nazi. La mayoría de películas eran creadas por el mismo estado. Al mismo tiempo la radio juega un papel estratégico, ya que por medio de la voz la ideología y la cultura del partido entraban a los hogares de los alemanes de un modo directo. Básicamente el estado ejercía fuertes controles de censura de todo medio de comunicación, aparte del sistema educativo, para poder diversificar su pensamiento e imponerlo en la sociedad germana de aquél entonces. De este modo, cimentaron su poderío político y afianzaron el apoyo popular al régimen y la ideología nazi.

Esto quiere decir que la propaganda cumplía un rol sumamente importante para los Nazis. Con el control de la prensa, la radio, el arte, los libros y todos los demás elementos culturales.

La propaganda era un elemento complementario para inculcar el miedo entre los ciudadanos, otorgándole a Hitler el poder y control absoluto sobre ellos. La educación a cualquier nivel había quedado en manos de los profesores nazis. La educación de los jóvenes era basada en lo físico haciendo énfasis en lo militar con una doctrina política; donde las mujeres recibían el mismo enfoque con la única diferencia que a estas se les enseñaba a trabajar para el hogar. En dicho sentido, el régimen totalitario de la Alemania Nazi producía un control sobre la masa popular de la sociedad que estaba siendo aceptada por la mayoría del pueblo de modo subliminal: se enseñaba que era lo único correcto, y dado la excesiva cantidad de difusión en distintas ramas de la comunicación se logró hacer pensar que era la única ideología correcta.

Como todos los estados totalitarios, también el estado Nacional Socialista, tenía ciertas características que lo definían como único. Lo principal era su ideología. Este se apoyaba sobre dos corrientes políticas, el nacionalismo y el socialismo.

Criticaba la democracia, a la que consideraba un producto de la economía y la política moderna.

La ideología Nacional Socialista clasificaba a los seres humanos en razas, de las cuales se diferenciaban genéticamente por la evolución a través del tiempo. Sostenía que estas diferencias se podían notar físicamente como también en la forma de pensar, la inteligencia, la cultura y otros rasgos. La supervivencia de estas razas –para los Nazis– dependían del crecimiento de la población, preservación pura de la misma y acumulación de tierras para su expansión. La mezcla de las razas conducía a una degradación hasta llegar a un punto donde se pierden los elementos distintivos de la misma.

La ideología Nazi no concebía pensar en la superioridad de otra raza que no fuera la aria, y menos aún en la mezcla de con otros colectivos. Perseguía principalmente a los judíos pero también a gitanos, discapacitados, homosexuales, entre otros. Los Nazis creían tener el poder de juzgar e incluso exterminar a los seres humanos considerados inferiores. Según Hitler, el instinto colectivo de supervivencia era lo que llevaba a los Nazis a mantener la pureza de la raza aria, ya que para ellos era la raza más importante y la más dotada.

El militarismo juega una posición clave para el estado Nacional Socialista. Las fuerzas militares y la violencia forman parte del régimen político, las Sturmabteilung fueron formadas para atacar a los judíos entre otros opositores del partido NS.

Este grupo paramilitar era la guardia personal de Adolfo Hitler, liderado por Heinrich Himmler (quien dirigía el servicio de inteligencia y seguridad).

Hobsbawm sostiene que el mundo vivió una época de guerra total por un tiempo de 31 años, finalizando cuatro días después de la explosión de la primera bomba nuclear en 1945.

Durante la Segunda Guerra Mundial, claramente los agresores fueron Italia, Japón y por supuesto Alemania y los derrotados Rusia y Turquía. La misma fue causada por Adolfo Hitler.

La guerra comenzó en 1939 como conflicto Europeo. Alemania venció a Polonia y la repartió en la URSS, en Europa occidental se enfrentaron Alemania contra Francia y Gran Bretaña. En la primavera de 1940 Alemania derroto a Noruega, Dinamarca, Países Bajos, Bélgica y Francia con gran facilidad. (Hobsbawn, 1998)

La guerra era básicamente europea, pero esta se convirtió al final en un problema mundial.

La economía debía seguir funcionando como en tiempos de paz, entonces se tuvo que reforzar las organizaciones de la mano de obra; incorporando a la mujer fuera del trabajo del hogar. Esto se debe a la gran necesidad de la mano de obra para una producción masiva. La tecnología tuvo un gran desarrollo ya que la misma era necesaria para conseguir armas más efectivas. Al mismo tiempo se ve una gran pérdida en los recursos productivos de los países.

Hanna Arendt aclara que con la propaganda, el totalitarismo, gana todo su control.

La propaganda es, desde luego, parte inevitable de la «guerra psicológica», pero el terror lo es más. El terror sigue siendo utilizado por los regímenes totalitarios incluso cuando ya han sido logrados sus objetivos psicológicos: su verdadero horror estriba en que reina sobre una población completamente sometida. (Arendt, 1999)

Matando a funcionarios o influyentes es como los Nazis demostraron a la población lo peligrosos que eran.

Conclusiones

En definitiva, queda claro que hay un eje central en la base de sostenimiento de un régimen totalitario: el control masivo de la sociedad, establecido por distintos tipos de medios. Principalmente, los medios utilizados son aquéllos que servían eficientemente para expandir la ideología en su totalidad. Se recurrió a la educación y la utilización excesiva de propagandas políticas en los distintos tipos de medio de difusión. Sin embargo, cabe dejar de lado, el factor del miedo que generaba el estado en la sociedad unido a la difusión masiva de su ideología. El miedo es, junto con la propagación de las ideologías, una herramienta de dominación fundamental para poder asentar un poderío político como el de un estado totalitario.

Bibliografía

Arendt, H. (1999). Los orígenes del totalitarismo. Madrid: Taurus.

El partido Nazi y Adolf Hitler (s/f). En Historiauniversal.com. Disponible en: http://www.historialuniversal.com/2010/08/partido-nazi-alemaniaadolf-hitler.html

Formación del Estado Nacional-Socialista en las manos de Hitler (28 de noviembre de 2007). En Blog Historia de la Cultura II. Disponible en: http://valentinalejandra.blogspot.com.ar/2007/11/formacion-delestado-nacional.html

Hobsbawm, E. (1998). Historia del siglo XX. Buenos Aires: Crítica.

Sabine, G. (1994). Historia de la Teoría Política. Fascismo y Nacionalsocialismo. México DF: Fondo de Cultura Económica.


Estado Nacional Socialista fue publicado de la página 45 a página46 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº55

ver detalle e índice del libro