Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº27 >
  4. La historia de mi familia

La historia de mi familia

Capelli, Alejandro

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº27

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº27

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita

Año VI, Vol. 27, Diciembre 2009, Buenos Aires, Argentina | 112 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

El trabajo práctico final que se debe presentar para la materia Comunicación Oral y Escrita, se basa en una historia familiar que quisiéramos dar a luz, y así dejar para siempre, ese lugar de anécdota reproducida oralmente por generaciones y plasmarla en un papel, donde a ninguna palabra se la llevará el viento.

En mi caso, he decidido contar la historia de mi abuela, Yolanda Pompeya Rizzi: esbozar sus pasos desde su nacimiento, la relación con sus padres y hermanos, cómo fue su adolescencia, la educación que recibió y los trabajos que consiguió, su matrimonio y la formación de su propia familia, separándose de la de origen, y su adultez, haciendo especial hincapié en que, a pesar de los numerosos desafíos a los debió enfrentarse, nunca se olvidó de sonreír y de contagiar alegría, optimismo y júbilo cada día.

Además, el trabajo no sólo reflejará una biografía sino que buscará también, reflejar los aspectos de la vida cotidiana de diferentes épocas en una ciudad del interior bonaerense, mostrar cómo ha cambiado el estilo de vida desde la década de 1950 hasta la actualidad. Se hará alusión, por ejemplo, a las salidas al cine, los bailes, los paseos por la estación de tren, tan característicos de la época; como así también, la música que se escuchaba, los estudios que alcanzaban los jóvenes, la tecnología que se utilizaba y cómo ésta se ha desarrollado.

Conclusión

Poder realizar este trabajo no sólo me dio la posibilidad de contar una historia que se había transmitido de “boca a oreja” durante generaciones en mi familia, sino que también me permitió conocer a mi abuela de una manera diferente. Ya no es únicamente aquella persona que me recibe en su casa con una amplia sonrisa, me regala coloridas golosinas, me cocina postres en compota y me cuenta historias fantásticas.

He logrado una cosmovisión acerca de ella. En su vivaz mirada y en sus fervorosas memorias, la pude imaginar de niña, creciendo y madurando, superando dificultades, cumpliendo todos los roles que ha ocupado: hija, hermana, estudiante, empleada, esposa, madre y ahora, abuela.

Como anticipé en la introducción, este escrito no sólo reconstruiría la vida personal de Yolanda Pompeya Rizzi, sino que a través de sus vivencias y las resignificaciones que ella le daría a cada una, mi intención fue reflejar prácticas sociales, y con ellas, sus ideales, valores, comportamientos. Noté de esta manera, cuán diferente es la vida actual en comparación con aquella de la década del ’50. No podría decir que nos separan sesenta años nada más. Desde aquellos tiempos, los cambios que se han venido produciendo en las diferentes esferas de la vida cotidiana se suscitaron cada vez más vertiginosos y han tenido por escenario una realidad con avances tecnológicos aplicados a los transportes y las telecomunicaciones. Mi abuela nunca se hubiera imaginado viviendo en una época en la que los lazos personales son líquidos y efímeros, donde Internet está en la cúspide del sistema y mucho menos, comunicándose conmigo a través de un teléfono celular o mirando reality shows por televisión.

Comencé este trabajo escribiendo que esta historia podía ser cualquiera de las que ella me contaba de niño. Es muy buena relatando cuentos fantásticos en los que lo sobrenatural y maravilloso como brujas, hechizos, varitas mágicas, gigantes, metamorfosis, seres monstruosos, se funden con el mundo cotidiano y donde los personajes deben enfrentarse a miedos, preocupaciones, sufrimientos que, tarde o temprano, superarán. En rigor, los cuentos de hadas no nacieron como literatura para niños. Eran narrados por los adultos para placer y enseñanza de jóvenes y viejos porque referían al destino del hombre, las pruebas que siempre éste debía afrontar, sus miedos, deseos y esperanzas. Comprendí que la fantasía ayudó a mi abuela a afrontar los avatares de la vida y encontrarles una explicación. Que ella, como todo ser humano, necesita fantasear y magnificar los sucesos para que, frente al mundo superlativo de los cuentos, sus problemas le resulten menos importantes y más fáciles de superar.

Bruner concibe a la narración como un modo de pensar y sentir para crear una versión del mundo y como una construcción social. Mediante la narración de la historia de vida de mi abuela, he logrado expresarme y contribuí a la formación de mi identidad.

Porque según Bruner “la identidad no es una cosa estática o una sustancia, sino una configuración de acontecimientos personales en una unidad histórica que incluye no sólo lo que uno ha sido sino también previsiones de lo que uno será”.


La historia de mi familia fue publicado de la página 84 a página85 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº27

ver detalle e índice del libro