Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII >
  4. Producción del ciclo de entrevistas de teatro y espectáculos Facultad de Diseño y Comunicación

Producción del ciclo de entrevistas de teatro y espectáculos Facultad de Diseño y Comunicación

Dozo, Dardo; Kricun, Claudia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ISSN: 1668-1673

XV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2007: "Experiencias y Propuestas en la Construcción del Estilo Pedagógico en Diseño y Comunicación"

Año VIII, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. | 353 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Cuando tenía la edad de ocho años fui desafiado por mi maestra de tercer grado para describir delante de todos mis compañeros cómo era mi casa. 

Bueno -dije- para entrar en mi casa es requisito indispensable tener alas. Porque la única entrada es por un gran ventanal que está en el primer piso. Y para salir se puede hacer por una puerta común y corriente porque el vestíbulo no tiene las dimensiones necesarias para el más modesto de los despegues. También tenemos una mesita mágica...” 
A esta altura de mi relato desaparecí del aula siguiendo a mi oreja izquierda que había quedado enganchada entre el índice y el pulgar de la dulce señorita Dora. “Ahora vas a repetirle todo eso al Director”. 
Yo me arreglé la ropa, alineé mi oreja izquierda con la derecha y gustoso, me dispuse a complacer el pedido. Bueno -dije- para entrar en mi casa es requisito indispensable el tener alas. 
Tanto gustó mi sencilla descripción que tuve que repetírsela al Inspector de Distrito, a la psicopedagoga, al presidente de la cooperadora y hasta a un policía que pasaba por ahí. Todos estuvieron de acuerdo en que tenían que acompañarme a mi casa, quizás para conocerla o porque querían hablar algo con mi papá. Pero los pobres tuvieron que conformarse con dialogar a los gritos desde la vereda, porque, como les dije, para entrar en mi casa es requisito indispensable el tener alas y, por supuesto, ninguno de ellos tenía unas. 
Mi casa, Pablo Olmedo

Este cuento fue un regalo que brindamos al finalizar una de nuestras entrevistas. Lo elegimos para iniciar este escrito ya que encierra en él el significado profundo de lo que deseamos transmitir sobre nuestra profesión… 
La primera entrevista que realizamos, sin pensar aún en el ciclo que llevamos adelante todos los lunes, fue dentro de un encuentro de Producción de Espectáculos. Se presentaban Héctor Calmet (Director Técnico del Complejo Teatral de Buenos Aires) y Carlos Elía (por ese entonces Director Administrativo del Complejo Teatral de Buenos Aires y hoy Director Adjunto de dicho Complejo Teatral). 
Fue en el auditorio de la Universidad y apenas terminada la charla que llevamos adelante, saliendo juntos hacia la calle Mario Bravo, les comentamos que sería interesante continuar con alguna actividad en conjunto entre ambas Instituciones. Comenzamos a pensar y a intentar darle forma a este proyecto. Ideas que se dibujaban y proyecciones que comenzaban a tejerse. 
Obviamente que surgió la propuesta que le llevamos a nuestro decano de intentar firmar un Convenio entre el CTBA y la Universidad de Palermo; y sus palabras fueron: “Bueno, háganlo”. Y salimos de su despacho, solicitamos una entrevista con Kive Staiff, director del CTBA y conversamos con él.
Otra aceptación a la idea de trabajar en conjunto. Y el gran desafío era el cómo comenzar. El perfil sobre lo que sería el punta pié inicial a una serie de actividades. Reuniones, generar ideas para establecer campos de acción. Y surgió la idea de realizar un ciclo de entrevistas a personalidades del espectáculo. No somos periodistas, y eso fue lo que más nos sedujo de este tipo de charlas que comenzamos a idear. Entrevistas realizadas por docentes, directores e investigadores teatrales a gente del espectáculo con toda la gran paleta que ello significa. Pensar en actores, directores, productores, escritores, críticos, escenógrafos, vestuaristas ... 
Y cada segundo la seducción por ese espacio ganaba lugar en nosotros. Así se fueron barajando los primeros nombres de los posibles invitados a nuestros encuentros. Pero, también nos surgió la idea de cómo hacerlo. 
Visitamos el Auditorio varias veces para pensar este entorno; imaginar cómo sería un lugar donde llevar adelante una charla relajada, entre colegas de esta maravillosa profesión. Así fue como surgió el living. Tres sillones, una mesa, café, agua, libros y sentarse a reflexionar. 
Paralelamente con el decano se pensó en incluir estas entrevistas dentro de una cátedra Electiva. Nació “Teatro y Espectáculos”. Aunque nunca dejó de llamarse como lo sugirió Kive Staiff en nuestra charla cuando le contamos el formato de nuestro ciclo “Diseño y Comunicación en las Artes del Espectáculo”. 
Los invitados... Nombres que rondaban y rodeaban nuestro proyecto. Y de pronto, una decisión, comenzar con quien todos consideramos una de las figuras emblemáticas de nuestra escena nacional. Con quien cuando se dice “actor” su imagen surge innegablemente. Su nombre: Alfredo Alcón. 
Esa fue la primera gestión. Una charla. Una invitación a conversar en “nuestro living”. Presencia de alumnos, jóvenes ansiosos por escuchar a las grandes figuras. Presencia de público dado que la entrada es libre y gratuita. Y otro sí como respuesta. Alcón dijo, me interesa, mucho. 
El ciclo, nuestro ciclo de entrevistas estaba comenzando a dar a luz. 
Fue así que la primera charla llegó. Expectativas. Ansiedad por saber qué sucedería con nuestro invitado y con los alumnos. Y, luego, cuando la misma terminó, la absoluta convicción de haber gestado un ciclo que sería sólido, apasionante, productor de conocimientos del gran engranaje del espectáculo, un espacio donde los jóvenes pudieran darse cuenta de la importancia de acercarse al arte. 
Nombres, llamados, una exhaustiva producción que sólo el que conoce nuestro ambiente artístico puede comprender lo que significa, el coordinar horarios, encuentros previos para acordar temas de la entrevista; en muchos casos entrevistas a conocidos gracias a nuestra larga trayectoria en el medio, en otros casos acercarnos a camarines o estudios de televisión o casas para profundizar saberes sobre ese nuevo entrevistado. 
Pre producción, entrevista y post producción dado que los alumnos del ciclo, como parte de la cursada, escriben informes semanales que corregimos y seleccionamos para su publicación en el diario de la Facultad. 
Como nos encontramos encuadrados dentro de las Materias Electivas le dimos formas a diversos tipos de trabajos finales para que los alumnos presentaran en su examen final. 
A todo esto comenzó a sumarse el tener que hacer la prensa de los encuentros para que el público comenzara a conocer la actividad de la Universidad. 
Podemos decir que el día de hoy recibimos llamados de algunos medios y nuestras figuras invitadas deciden si permiten prensa especializada o no. durante la charla. Pero, ahora volvamos a nuestros encuentros en el living. Cuando iniciamos el trabajo de aquella primera entrevista, surgió una pregunta que está profundamente ligada con todos los que nos dedicamos al teatro. 
Apareció el tema del juego, de los juegos, de los juegos de la niñez. Preguntar sobre esos juegos a los que nuestro invitado jugaba siendo niño o niña. Porque eso se ve reflejado en nuestro hoy; en algo que nos ha quedado como huella. Sabíamos que era un excelente punto de partida. Y lo fue. Y lo es. 
Por ello siempre nuestros encuentros comienzan con esa pregunta que ya es emblemática dentro de nuestro ciclo y que versa sobre el recuerdo de los juegos de la infancia. 
A partir de ese momento sabemos que nuestro invitado se remonta en el recuerdo, se relaja y comienza ese camino que juntos transitamos hasta la pregunta que no hace mucho comenzamos a realizar y que, actualmente, termina nuestros encuentros “cómo imagina su vejez.” 
De esa manera, abordando una intensa investigación es que caminamos juntos toda la vida profesional, con emocionantes y valorados recuerdos personales, de los exquisitos amigos que compartieron nuestras tardes de los lunes. 
Y no deseábamos dejar pasar un tema que nos parecía fundamental en nuestro ámbito universitario. El conversar sobre la fama, el éxito; porque sabíamos y sabemos los invitados que convocamos, es que esa era y es otra pregunta primordial. Todos, absolutamente todos los invitados nos respondieron lo que deseábamos que los alumnos escucharan. Hablaron sobre el trabajo, el saber que lo que uno desea lo puede lograr, el no dejarse influenciar por los contratiempos del medio, y el no creerse nunca seres superiores. Pensar que se logra estar donde se está por mucho trabajo y convicción. Por el placer de llevar adelante una profesión que se ama con todo el corazón. Porque nada se da mágicamente. Todo trata sobre una permanente construcción. 
Esa pasión que pone todo aquel que vive de lo que ama.
Y nos permitimos una pequeña pausa dentro de este escrito para relatar lo sucedido con una alumna que, rindiendo su examen final, al concluirlo y luego de su nota final, nos dijo que lo que más le había impactado de esta materia era la pasión con la que todos los entrevistados hablaban sobre su trabajo diario. Sentía que eso era lo que había que intentar lograr en la vida. Y, con lágrimas en los ojos, se despidió mientras en el aire se respiraba la pasión que ponemos en cada segundo de nuestro trabajo y que deseamos transmitir para que los alumnos se contagien y vivan con ese mismo ardor su futura profesión. 
Así sabemos que hemos logrado un espacio de reflexión con los alumnos. 
Cada uno, lunes tras lunes, presencia estas charlas con la expectativa del cómo será, ya que todas, absolutamente todas son diferentes porque intentamos descorrernos para que el centro sea siempre nuestro invitado. Y es el momento de recordar a todos aquellos que compartieron y engalanaron con su presencia y su transmisión estos encuentros. Estuvieron presentes (hasta ahora): 
• Durante el 2004: Ana Acosta, Alfredo Alcón, Agustín Alezzo, Alejandra Boero, Héctor Calmet, Julia Calvo, Roberto Carnaghi, Pepe Cibrián Campoy, Mauricio Dayub, Vivian El Jaber, Carlos Elía, Fabián Gianola, Gabriel Goity, Carlos Gorostiza, Los Macocos (Daniel Casablanca, Javier Rama, Martín Salazar, Gabriel Wolf, Marcelo Xicarts), Claudio Martínez Bel, Ana María Monti, Boy Olmi, Natalia Oreiro, Julieta Ortega, Sebastián Ortega, Blanca Portillo, Claudio Quinteros, Carola Reyna, Carlos Rottemberg, Ernesto Schoo, Renata Schussheim, Kive Staiff, Sucesos Argentinos (Paula Broner, Víctor Malagrino, Bernardo Sabbioni, Marcelo Savignone) y Romina Sznaider. 
• Durante el 2005: Julio Chávez, Alejandro Dolina, Pablo Echarri, Claudio Gallardou, Paola Krum, Adelaida Mangani, Sergio Renán, Miguel Angel Rodríguez, Cecilia Roth, Martín Seefeld, Gerardo Sofovich, Jorge Suárez, Vicentico, Soledad Villamil, Mauricio Wainrot y China Zorrilla. 
• Durante el 2006: Sebastián Borensztein, Damián De Santo, Nancy Duplaá, Guillermo Francella, Joaquín Furriel, Jorge Guinzburg, Claudia Lapacó, Jorge Marrale, Oscar Martínez, Ricky Pashkus, Lino Patalano, Gastón Pauls, Diego Peretti, Roberto Pettinato y Adriana Varela.

A quienes damos en primer lugar las gracias por el acompañamiento...


Producción del ciclo de entrevistas de teatro y espectáculos Facultad de Diseño y Comunicación fue publicado de la página 116 a página118 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ver detalle e índice del libro