1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII >
  4. La clase ¿Una buena película?

La clase ¿Una buena película?

Moscoso Barcia, Yanina M. [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ISSN: 1668-1673

XV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2007: "Experiencias y Propuestas en la Construcción del Estilo Pedagógico en Diseño y Comunicación"

Año VIII, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. | 353 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Oportunamente llegó a mis manos un material tan completo como interesante: 

Francesco Casetti, Federico Di Chio. Cómo analizar un film. Ediciones Paidós: Instrumentos Paidós/6. Una colección dirigida por Umberto Eco. 

Al recorrer sus páginas, con un interés mayor ya que confieso mi pasión por el cine desde muy temprana edad, pude encontrar cierta analogía entre una clase y una película. 

Esta afirmación puede parecer demasiado subjetiva, por tal motivo, trataré de fundamentarla de manera completa citando como marco teórico al texto antes mencionado. 

Todos sabemos que un relato, una historia o cuento, escritos o llevados al cine deben presentar tres momentos claramente diferenciados: 

Introducción, momento en el que se presenta la historia, tiempo y espacio, personajes, escenario, etc., al avanzar el relato se evidencia el nudo donde se manifiesta el conflicto que le da sentido y a partir del cual se continuará desarrollando la historia para desembocar en el desenlace que marca el final del relato. 

Estas tres etapas están presentes también en una clase, ya que debe existir una etapa de inicio, presentación o introducción, una etapa de desarrollo o análisis donde se realizarán distintas actividades didácticas para luego finalizar en un cierre que permitirá a los alumnos afianzar los conceptos desarrollados anteriormente. 

Profundizando en el análisis de un film se distinguen tres niveles de representación que funcionan simultáneamente: 

1. Nivel de Puesta en Escena: referido a los contenidos de la imagen, como las características de los personajes, vestuario, objetos que ocupan el espacio, los temas y los motivos como unidades de sentido en torno giran la trama. 

2. Nivel de Puesta en Cuadro: se refiere a la modalidad de tratamiento y presentación de los contenidos, es decir, cómo se representa en la pantalla la historia y situaciones posibles que propone la película, define el tipo de mirada sobre los contenidos y como son captados por la cámara (planos, encuadres, iluminación, etc) 

3. Nivel de puesta en Serie: referido a las relaciones y los nexos de cada imagen con las anteriores y posteriores, que determinar relaciones que se entrelazan en todo el film.

Los tres niveles de la representación pueden ser homologados a tres momentos distintos dentro de los cuales se puede ubicar la clase: 

Antes de desarrollar una clase, el profesor la prepara, evalúa variables, selecciona contenidos y actividades que favorezcan un aprendizaje significativo en los alumnos; esta actividad proyectual determina la toma de decisiones sobre el desarrollo de la clase y los recursos a utilizar. La elección de estrategias didácticas se vincula a los contenidos temáticos a desarrollar, la cantidad de alumnos así como sus características psicológicas, sociales, culturales, económicas, como también al nivel educativo, el tiempo disponible, el contexto institucional y jurisdiccional en el que se inserta la institución. 

Es importante señalar que las estrategias son acciones determinadas orientadas hacia fines más amplios, y se apoyan en una fundamentación didáctica, éstas acciones y procesos están dirigidos a facilitar la acción formativa, es decir, que el docente decide qué hacer en una situación de enseñanza determinada contemplando las variables antes mencionadas; de esto se desprende que el método didáctico seleccionado no es una fórmula que podrá ser aplicada a todas las situaciones. Esta etapa podría ser homologada a la preproducción de un film, dentro del nivel de puesta en escena. 

Dentro del contexto áulico, cada profesor manifiesta su estilo particular de ser docente, su modalidad característica determinará cómo realizará el abordaje de los contenidos, cuál es su mirada particular, su intencionalidad, su propósito, donde hará foco, cómo enmarcará los contenidos, desde qué punto de vista y qué técnicas utilizará para enseñar. 

El docente puede promover y coordinar la participación de los alumnos a partir de una problematización, monitoreando la situación y dejando que los alumnos actúen con libertad, o puede asumir un papel protagónico, organizando detalladamente la situación y la conducción de las actividades que los alumnos desarrollarán (enseñanza directa, el modelo tradicional), esta modalidad puede realizarse de diferentes maneras, como por ejemplo la exposición que requiere claridad, sencillez, ejemplificación y técnicas de comunicación como el buen uso de la voz; la exposición se utiliza para comenzar a desarrollar un tema nuevo, para completar un tema difícil, o al finalizar una clase muy participativa y, será más breve cuanto menor sea el grado de maduración de los alumnos. 

Otro método de enseñanza directa es la demostración, procedimiento utilizado principalmente para que los alumnos tengan una mayor comprensión de un proceso específico e incluso sean capaces de reproducirlo. Se aplica a situaciones de enseñanza particulares, como el manejo de instrumentos o procedimientos tecnológicos, una de sus características es el carácter progresivo de la adquisición de los conocimientos, claro está que la demostración deberá descansar sobre un contenido teórico capaz de ser comunicado. 

Por último de se puede utilizar el interrogatorio que es la técnica basada en la formulación de preguntas pertinentes del docente que dirigen el pensamiento de los alumnos a un razonamiento que permite llegar a determinadas conclusiones o a una respuesta correcta única (pensamiento convergente), de modo que es necesario que se realice una iniciación por parte del docente, la respuesta de los alumnos y, para finalizar un feedback del docente. 

Claramente la elección de algún método deja translucir la intencionalidad del profesor y refleja abiertamente su modalidad, pudiéndose homologar al nivel de puesta en cuadro. 

Dentro de una situación de enseñanza, cuya extensión temporal variará de acuerdo a los tiempos previamente establecidos, se deberán desarrollar múltiples contenidos anteriormente planificados, la relación que existe entre los contenidos y, cómo se conectan entre sí dará lugar a una continuidad que determina el desarrollo, no solo de la clase, sino de la cursada completa, por tal motivo, se puede comparar con el nivel de puesta en serie. 

La planificación se puede realizar respetando la secuencia lógica del contenido, sistema que predominó hasta principios del siglo XX y que consiste en enumerar los temas a manera de listado sin contemplar los nexos entre los contenidos, o se puede realizar por unidades didácticas, éste tipo de planificación presenta un conjunto de componentes didácticos organizados alrededor de un eje central, permitiendo que éstos tengan relación entre sí y con la unidad como totalidad. El eje que estructura la unidad puede ser un tema, una conducta a lograr, un proyecto a realizar, un problema a resolver, etc. La planificación por unidades didácticas busca la integración de los contenidos, adecuación a la realidad del alumno, un mayor protagonismo del alumno en su propio aprendizaje, organiza y guía el trabajo del docente entre otras características, consecuentemente garantiza la vinculación de los contenidos entre sí. 

Hasta aquí he tratado de analizar comparativamente los tres niveles de la representación y tres momentos de significativa importancia en la enseñanza, una visión distinta en el análisis de la labor docente cuya finalidad no es otra que compartir una reflexión propia a cerca de una actividad que me apasiona tanto como el cine: la docencia.


La clase ¿Una buena película? fue publicado de la página 232 a página234 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ver detalle e índice del libro