1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII >
  4. El mentor... el personal teacher

El mentor... el personal teacher

Preci, Claudia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ISSN: 1668-1673

XV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2007: "Experiencias y Propuestas en la Construcción del Estilo Pedagógico en Diseño y Comunicación"

Año VIII, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. | 353 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Ulises encomendó a Mentor, amigo de la familia, sabio y sensible, que durante su ausencia, cuidara de su hijo Telémaco y se ocupara de su educación... 

Homero, La Odisea

En La Odisea, célebre poema épico atribuido a Homero, que narra los viajes de Ulises, después de la guerra de Troya y su regreso a Itaca, aparece el personaje de Mentor, sabio consejero y guía, de allí suele aplicarse ese nombre a todas aquellas personas instruidas, maestros, profesionales y asesores de alguien. El arte del mentoring es conocido en nuestros días como la transmisión de la sabiduría. La definición contemporánea del término, está relacionada a todo asesor, consultor, coach, entrenador personal, en quien se confía y deposita el crecimiento personal, profesional, o laboral. “Es alguien que ayuda a otro a aprender algo que, de otro modo, esa persona no hubiese aprendido tan bien, más lentamente o no lo hubiera aprendido.”

El mentoring en el sentido empresarial u organizacional es una relación de asesoría entre un mentor y su pupilo. El mentor ofrecerá sus conocimientos y experiencias como guía para hacer frente a las dificultades que atraviese el pupilo, así como también en beneficio de su imagen personal. Hoy es cada vez más frecuente que ejecutivos, directores de empresas o políticos se planteen la necesidad de contar con un consejero que lo ayude a mejorar sus habilidades de comunicación con sus públicos y/o con sus subordinados. Estas habilidades van desde su forma de liderar, hasta su capacidad oratoria, pasando por su vestimenta y hasta su comportamiento protocolar o social. Los cursos o el asesoramiento no tienen una duración determinada sino que tienen que ver con la evolución del alumno en este proceso, o con el grado de satisfacción alcanzado en función de las expectativas iniciales. Aún cuando se haya llegado a la meta propuesta suele ocurrir que el pupilo sigue manteniendo la relación con el mentor como guía para el desarrollo de sus tareas.

No hablamos de personas no capacitadas para su actividad, sino de aquellos con autocrítica suficiente para reconocer sus fallas o sus debilidades en determinados momentos críticos de su desempeño o concientes de la necesidad de perfeccionar su estilo, o lograr la excelencia. El perfil de las personas que hoy solicitan el apoyo de un asesor personal, son jefes, gerentes, CEOs, líderes de grupos, de 30 a 50 años aproximadamente, con necesidades latentes de mejora y perfeccionamiento , con o sin títulos de grado y hasta posgrados. El mentoring es un proceso de apoyo continuo a las personas que, dentro de una organización, poseen un alto potencial intelectual y capacidad de trabajo pero que necesitan mejorar las formas de afrontar situaciones comunicacionales o perfeccionar competencias de liderazgo. Es un proceso en el que el mentor, apoya la carrera y el desarrollo del otro y una relación en la que pueden tener lugar el aprendizaje de nuevos aspectos y su puesta en marcha. El también llamado hoy, personal teacher, intenta desarrollar nuevas cualidades e impulsar así el poten-cial individual del alumno, pretendiendo optimizar sus desempeños mediante el aprovechamiento de las experiencias. Al diseñar un esquema de mentoring se busca la necesaria adecuación de la pertinencia con la realidad de la organización, ya que su tarea incide en el resto a través de sugerencias que se le hace al pupilo y que obviamente redundan en los equipos que este lidera.

Funciones del mentoring 

• Coaching: el mentor como entrenador es un líder activo, y estimula para desarrollar cualidades y actitudes para el futuro. 

• Consejo: el mentor asesora en la solución de problemas y toma de decisiones. 

• Ayuda: el mentor proporciona los contactos que pueden permitir al alumno a alcanzar sus metas y fortalecer sus contactos

El proceso de mentoring es una herramienta básica y fundamental para los procesos de cambio organizacional, y de crecimiento individual. Podemos identificar cinco etapas en este camino: 

• Primer etapa: Se busca lograr una adecuada compatibilidad entre mentor y pupilo. 

• Segunda etapa: Se realiza un análisis F.O.D.A del alumno 

• Tercera etapa: se le proporciona al asesorado la información acerca de los objetivos del programa y las actitudes que deberá desarrollar. 

• Cuarta etapa: Se trata de la planificación y ejecución. Se diseñan las distintas actividades, se programan, se asignan los recursos y se establecen los vínculos y redes de trabajo. 

• Quinta etapa: se establece una fase de análisis de los resultados. En todo caso no hay que olvidar que el proceso de retroalimentación debe ser permanente.  

En esta relación, el mentor: 

• Toma un rol activo 

• Actúa como un guía en la formulación del plan de carrera 

• Ofrece consejo y asesoría en la toma de decisiones. 

• Actúa como confidente, estableciendo una relación de confianza 

• Ofrece retroalimentación permanente

Tipos de roles para mentores:

El mago: “Escucha y atiende mis consejos y puede que tengas éxito.”

Características de gurú. Busca aprobación.

El cómico: “Haz que sigan riendo y se irán sintiéndose bien.” Confunde entretenimiento con aprendizaje.

El motivador: “Puedes hacer cualquier cosa con sólo proponértelo.” No debe confundir euforia con motivación 

El socio: “Eres responsable de tu propia enseñanza, yo soy responsable de apoyarte y aprender contigo.” 

Para ser un buen mentor se requiere: 

• Experiencia y conocimiento. 

• Una alta disposición de compartir conocimientos y experiencias. 

• Aceptar el rol de consejero, en el cual el mentor ofrece sugerencias y reconoce el derecho del otro a no estar de acuerdo. • Disposición de evaluar honestamente las fortalezas y debilidades del alumno, para aconsejarlo fielmente. 

• Confidencialidad. La información compartida debe callarse. 

• Habilidades para actuar como mentor: saber enseñar, capacitar, motivar, escuchar y comunicarse. Así como, saber pensar analítica y creativamente, plantear retos y desafíos, orientar hacia los valores y tener buen humor. 

Y por último, como mentor... mantener perfil bajo (ghost) no querer ser figura, ni estrella... el verdadero protagonista del proceso es el alumno, y es el quien se debe destacar y brillar.


El mentor... el personal teacher fue publicado de la página 262 a página263 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ver detalle e índice del libro