Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII >
  4. La fotografía en un lenguaje El fotógrafo un autor

La fotografía en un lenguaje El fotógrafo un autor

Chame, Andrea [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ISSN: 1668-1673

XV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2007: "Experiencias y Propuestas en la Construcción del Estilo Pedagógico en Diseño y Comunicación"

Año VIII, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. | 353 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Eje: Lenguaje-autor

Actualmente la fotografía se afirma como un modo de expresión, de comunicación y de información. Aparece en todas partes, en diarios, en revistas, en publicidades. También es una forma de registrar los recuerdos emotivos de acontecimientos íntimos, ilustrando la propia historia a través del álbum familiar.

La fotografía se ha vuelto plural, es un testimonio periodístico o artístico y es también una práctica social muy popular que se ha ganado un lugar en los museos y es considerada un “arte” pese a la larga polémica al respecto que data desde su nacimiento mismo.

En la actualidad, no puede ser considerada una reproducción de la naturaleza, un espejo de lo real, por el contrario, la fotografía es un lenguaje estructurado en sus formas y significados, enriquecida por su propia historia. La noción de autor se impone, a través de un discurso estético, y en los mensajes que hay que decodificar para interpretarla.

Conceptos claves

Fotografía: arte de fijar y reproducir imágenes por la acción química de la luz sobre superficies cubiertas por una emulsión sensible a la misma.

Lenguaje: conjunto de sonidos articulados con que los habitantes de cada pueblo se comunican entre sí. Manera de expresarse. Conjunto de señas que dan a entender algo. Autor: El que es causa de alguna cosa o la inventa. Quien ha hecho una obra científica o literaria.

Filosofía del lenguaje

La pregunta filosófica por el origen y la naturaleza del lenguaje es tan antigua como la pregunta por la naturaleza y el origen del ser.

Por ejemplo, los filósofos presocráticos como Heráclito, Parménides, equipararon “lenguaje y razón”, ser un “animal racional” significaba ser un ente capaz de hablar y al hablar reflejar el universo. El lenguaje y la realidad se implican mutuamente en una “realidad hablante”. Los Sofistas, retomados por Platón, estudiaron el lenguaje desde el punto de vista “gramatical y humano”, decían que los “nombres”, son convenciones establecidas por los hombres para entenderse. Aristóteles, sumó la relación entre “expresión lingüística” y “concepto mental”. Durante la Edad Media, hubo muchas investigaciones acerca del lenguaje, aunque no hubo una filosofía del lenguaje en sí misma. Se ocuparon sobre todo de “los modos de significar” y en general del problema de la significación.

En la Edad Moderna, encontramos dos tendencias muy diferentes al momento de abordar el tema del lenguaje. Por un lado, “la corriente racionalista” (Leibnitz) con una actitud de confianza puesta en el lenguaje. Por otro lado, la “corriente empirista” (Hobbes, Locke, Hume) que tuvo una actitud de desconfianza, al poner en relieve que el lenguaje es un instrumento fundamental del pensamiento, pero hay que someterlo a crítica para no caer en sus trampa. En el siglo XIX, el interés está puesto en la estructura del lenguaje, en la relación que se establece entre “lenguaje y pensamiento”, entre el lenguaje y la realidad.

Con el siglo XX la filosofía del lenguaje llega a su apogeo, se desarrollan diferentes teorías y abordajes sobre esta cuestión. Por ejemplo, para el “Pragmatismo” (Bergson) el lenguaje es considerado un “instrumento”, para el “Existencialismo” (Heidegger) en cambio, el lenguaje es la forma en que las personas se “manifiestan”.

El gran cambio es planteado por Ferdinand de Saussure con la Escuela de Ginebra, hacia 1916, quien proclamará la “Lingüística General” y con este término se refiere a la ciencia que se ocupa de los fenómenos del lenguaje en forma unitaria, la lengua o el habla refieren al lenguaje como fenómeno de una comunidad, la palabra es el lenguaje como fenómeno individual.

La “semiótica”, es la ciencia general de los signos. Un “signo”, es una señal que representa algo. Para Cassirer, el signo es lo que le permite comprender la naturaleza humana. Para Peirce, el signo (ícono- índice- símbolo) esta en lugar de algo, de lo representado.

Antropología del autor

Una “obra de arte” tiene su punto de partida en un artista, es el hombre que se expresa a través del arte como fuente de toda obra. El “autor” es quien elabora un objeto-obra, y ésta presencia compromete al creador, al soporte y por qué no, al arte. El autor expresa una necesidad, que se hará manifiesta hacia fuera, a la tela, a la piedra, a la película, al papel. El hombre al encontrarse ante esta “tabla rasa” dejará su marca, su serhombre y esto presupone desde el vamos una “intencionalidad”. La actitud que conduce al autor, responde a una necesidad interior, que impulsa, que angustia, en la búsqueda de realización personal y que se materializa en un artista a través de su obra. El artista se afirma y “es “a partir de su obra y la nueva búsqueda afirma lo que “no es” y este juego confirma la búsqueda misma de la “existencia”.

El autor logra dar forma a una estructura y a partir de allí la obra comienza a separarse de quien la hizo posible. La obra resultante “es” el autor que le dio origen, pero una vez concreta, ese autor continua nuevas búsquedas expresivas y la “obra se independiza” de él.

Lo que deja de ser en el artista, se transforma en el ser de la obra, y gracias a esto, ella se presenta en un espacio y tiempo, en un marco social y cultural, en una época. El creador se despoja de la energía de su sentimiento vital, cuando nace la obra. La situación anuncia un vacío en el ser del autor, pero dicho vacío supone la potencialidad de su necesidad creativa en permanencia.

La obra resulta ser testigo y juez del propio creador, porque certifica la presencia de su ser expresante y dictamina las posibilidades artísticas de la misma. Michel Foucault presenta un abordaje muy interesante de la cuestión. Para Foucault, el autor es lo que permite explicar la presencia de ciertos elementos en una obra y además sus deformaciones, sus transformaciones. El autor, es también, un centro de expresión que se manifiesta en obras, en borradores, en cartas, en fragmentos.

La función del autor está ligada al sistema jurídico e institucional, que determina y articula los discursos circundantes, no del mismo modo en todas las épocas ni en todos los productores. El autor recoge de algún modo, la experiencia de la época y es quien logra materializarla en una obra.

Articulación: Fotografía-lenguaje-autor

Las “formas expresivas” surgen en un momento histórico, atravesadas por el contexto social donde influyen las cuestiones políticas, las ideologías, los pensamientos, los gustos de una época determinada. El autor y su obra corresponden, según dijimos, a un marco social y cultural del cual emergen. Toda variación que se produzca en la sociedad, provoca cambios en los temas y en las modalidades de expresión artística.

Por ejemplo en el s. XIX, la era de la máquina y el capitalismo moderno, se ve en los retratos, como se modifica el carácter de los rostros y el uso de la técnica en la obra, aparecen procedimientos desconocidos hasta el momento. La invención de la fotografía es decisiva en esa evolución, porque es el medio expresivo de una sociedad establecida sobre el avance de la tecnología y probablemente sea el motivo por el cual se convierte en un instrumento de primer orden.

La fotografía, se ocupa de manifestar los deseos y las necesidades sociales, al mismo tiempo que interpreta los acontecimientos, también a su manera. Es un trazo visible, que dependiendo de un aparato y de su uso técnico y mecánico permite reproducir el mundo, y adquiere significado como parte de un proceso comunicativo que se establece entre un autor y un espectador. La imagen tiene “significación” porque hay personas que se preguntan acerca de su “significado”. Roland Barthes, plantea esta idea en términos de “connotación”. Su premisa semiológica fundamental es que la imagen fotográfica contiene mensajes secundarios (connotados) que se elaboran a través de la composición, de los elementos intervinientes en el encuadre, del estilo, y esto es precisamente para Barthes, lo que convierte a la fotografía en un lenguaje.

Los fotógrafos como autores emplazan el mundo cultural de lo visual sobre la dependencia de lo real. En semiótica todo el problema parte de la cuestión de la semejanza que produce la interacción entre un signo, un significado y un objeto. Charles Peirce abrió un camino de investigación en este campo, con su análisis del signo, que luego será retomado por Humberto Eco en su semiología fotográfica.

Lo importante es no olvidar, que toda “teoría de la imagen” presupone una “teoría del significado” y que debe estudiar los sistemas culturales y sus formas de representación. La imagen se manifiesta como un discurso textual en el contexto de la comunicación.

La lengua es un sistema de signos, el valor del signo está en su significado en un texto. El texto constituye un discurso coherente a través del cual se lleva a cabo la comunicación por medio de reglas de producción y de interpretación. Entonces, las novelas, las informaciones periodísticas, las pinturas y las fotografías, claro, pueden ser consideradas como textos. El texto puede ser estudiado como un conjunto de procedimientos que determinan un continuo discursivo. Una fotografía puede ser estudiada como un “texto visual”.

El “discurso de la imagen” se produce en la relación que establecen emisor y destinatario, entre ambos interacciona una negociación pragmática, porque el lector es guiado para leer el texto con coherencia. Autor y espectador establecen un pacto en el que ambos son activos al mismo tiempo que cada uno conserva su rol, y donde el terreno de encuentro pasa a ser la comunicación establecida.

Frente al texto visual, el espectador cuenta con su percepción, pero también con su comprensión porque en todo acto de ver, queremos saber (entender) lo que estamos viendo, no hay lecturas infinitas, en la comunicación establecida están las reglas que guían la lectura del texto visual. Las categorías: “autor-espectadorlenguaje”, se vuelven inseparables.

Bibliografía

- Aumont, Jacques (1992). La imagen. Barcelona: Paidós.

- Berger, John. (1973). Modos de Ver. Barcelona: G. Gili.

- Freund, Giselle ( 1993). La fotografía como documento social. Barcelona: G. Gili.

- Ferrater Mora, José (1969). Diccionario de filosofía. Bs. As: Sudamericana.


La fotografía en un lenguaje El fotógrafo un autor fue publicado de la página 63 a página64 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ver detalle e índice del libro