Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºII >
  4. El oficio básico de compartir. Dos miradas, una visión.

El oficio básico de compartir. Dos miradas, una visión.

Doria, Patricia M.; Recupito, Mónica [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºII

IX Jornadas de Reflexión Académica: "Producción, creación e investigación en Diseño y Comunicación"

Año II, Vol. 2, Febrero 2001, Buenos Aires, Argentina | 72 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En las carreras de origen proyectual convergen las necesidades de llevar adelante tanto la práctica proyectual de diseño, en este caso de Diseño de Indumentaria, y de Diseño de Interiores, con la necesidad de realizar estudios teóricos en torno a las problemáticas que rodean cada una de las especialidades.

La práctica proyectual consiste en una serie de operaciones dispuestas en un orden lógico. Su objetivo es el de conseguir un máximo resultado a través de ese desarrollo proyectual. Este proceso da como resultado, un intercambio enriquecedor entre el objeto “ideal” (pensado) y el “materializado” (propuesto), uniendo el pensar y el hacer constantemente en la resolución de un objeto de diseño.

Por armonía entendemos la unión adecuada, ordenada y agradable de diversidades que en sí misma pueden albergar muchos contrastes. La armonía es la unión de elementos diferentes y contrastantes que se complementan entre sí.

A partir de estos conceptos se generó un trabajo de taller entre las carreras de Diseño de Indumentaria y Diseño de Interiores en las cuales se desarrollaron ejercicios que permitieron un acercamiento armónico, a pesar de la diferencia de la dinámica de cada una de las áreas.

El diseño es la invención de un objeto por medio de otro que lo precede en el tiempo. Un proceso de diseño, tiene como resultado la producción de un conjunto de especificaciones que permiten construir el objeto representado. Este modo de especificación y representación esta condicionado por dos hechos: la separación entre diseñador y productor, creando la necesidad de objetivar las ideas de los primeros y expresarlas en un lenguaje comprensible para los segundos; y la complejidad del objeto proyectado y su mayor o menor grado de novedad comparados con otros existentes en su misma clase, es decir su proximidad o lejanía respecto de un tipo conocido.

Nuestra idea de la formación básica es desarrollar la capacidad de investigación individual, basada en la práctica, sin dejar de lado la teoría, intentando encontrar siempre la solución individual a cada problema. Se enfatizará el trabajo intuitivo y analítico a través de los materiales y los principios de formalización. La preocupación principal será la respuesta visual a la realidad y las decisiones dependerán de ella, con la influencia inevitable de las preferencias subjetivas motivadas por las preferencias de las estructuras psicológicas.

Uno de los significados de la palabra forma es “manera de actuar o expresarse uno mismo”, como así también “diagrama de fuerzas”. Consideramos que esta definición tal vez sea la más ajustada al principal propósito de nuestro ejercicio, que es examinar las fuerzas elementales que se presentan a través de las señales gráficas, las relaciones métricas, los colores yuxtapuestos, los cambios de texturas, etc.; dejando al talento y al temperamento individual los términos en que desee expresarse.

En el desarrollo de un trabajo proyectual existe una operatoria doble: de descomposición analítica del problema y de articulación y síntesis de esos presupuestos (los rasgos pertinentes o más exactamente las variables concretas para cada rasgo de pertinencia).

A partir de esta primera experiencia descubrimos que cuando compartimos las limitaciones propias de cada área, complementamos nuestras imperfecciones y las de los demás; generando en el proceso de diseño, por un lado una actitud mental no un método; por otro lado una forma de investigación; y una investigación no sólo sobre los esquicios y las estructuras planteadas a partir de los materiales usados, sino también sobre el origen y los contenidos de la expresión personal y la reacción al mundo que nos rodea.

Estas investigaciones no son sólo un fin en sí mismo sino un medio para hacer más consciente al alumno de los recursos expresivos a su alcance; para fomentar la curiosidad sobre los fenómenos, grandes y pequeños, en la bidimensión o la tridimensión, en el mundo exterior o en el mundo interior de las visiones, reacciones personales y preferencias.


El oficio básico de compartir. Dos miradas, una visión. fue publicado de la página 28 a página29 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºII

ver detalle e índice del libro