1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III >
  4. Hacia una formación de excelencia en el campo del lenguaje audiovisual (II)

Hacia una formación de excelencia en el campo del lenguaje audiovisual (II)

Falcone, Jorge [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

X Jornadas de Reflexión Académica Febrero 2002: "Estudiar, Crear y Trabajar en Diseño y Comunicación"

Año III, Vol. 3, Febrero 2002, Buenos Aires, Argentina | 118 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Todos estamos en el barro, pero algunos miramos las estrellas  Oscar Wilde

Introducción 

Durante el último mes de octubre la Universidad de Palermo dio un paso clave en el posicionamiento de sus carreras audiovisuales: La inauguración de los Talleres de Capacitación y Actualización en cine organizados conjuntamente con la señal de cable I-Sat. Uno de los razgos más significativos de tan auspiciosa iniciativa fue el habilitar un espacio de formación gratuito de alto nivel técnico, abierto a la comunidad. Esto propició el surgimiento de numerosas iniciativas de carácter extracurricular que vienen provocando una alentadora sinergia creativa en torno a nuestra casa de estudios. El presente aporte intenta revisar ese flamante escenario y -entroncando con nuestro trabajo previo de febrero 2001 (ver fascículo Producción, creación e investigación en Diseño y Comunicación, pag. 32) ratificar algunas convicciones vigentes así como ensanchar sus alcances. 

Buenas nuevas 

Con motivo de la primera entrevista pública del ciclo denominado El Nuevo Cine Argentino -coordinada en nuestro auditorio por el programa Cortos I-Sat- Lucrecia Martel, la multipremiada autora del excelente filme nacional La Ciénaga, fue consultada por una platea sumamente inquieta acerca de cómo veía -en sus giras internacionales- el estado de otras cinematografías. Luego de describir la grata sorpresa que sufriera recientemente al visitar un moderno y ultrasofisticado instituto de capacitación audiovisual de Europa del Este, refirió la anécdota de que las autoridades del mismo -enteradas de su geografía de origen- le rogaron que propiciara el envío de guiones por parte de nuestros realizadores y estudiantes, ya que se declaraban prácticamente huérfanos de buenas historias para llevar a la pantalla. Y concluyó -más pragmáticamente que los demás invitados- recomendando a los presentes intensificar el estudio de la narrativa y asesorarse en los nuevos mecanismos de gestión de créditos del INCAA, cada vez más exigentes. Un mes después de aquella visita, en el mismo espacio, se produjo un hecho sin precedentes en nuestra universidad, que deja el camino expedito para otras iniciativas de cuño similar: Los estudiantes de la carrera de Comunicación Audiovisual Luis Garbato, Noelia Oliva, y Marcelo Politano invitaron a todos los claustros de la institución -y a su propio público- al estreno del cortometraje La Ventana (realizado por afuera del marco académico) y el documental 29.270 días de radio en el aire (trabajo práctico expandido sobre una consigna de la cursada). 

En los últimos horarios de consulta del ciclo lectivo 2001, a su vez, quien escribe estas líneas tuvo la grata sorpresa de recibir la primera solicitud de asesoramiento para la presentación de un proyecto de largometraje ante el INCAA por parte de un ex alumno, inminente graduado de la carrera de Publicidad. 

En las actuales circunstancias, multiplicado el acceso de los estudiantes a variadas tecnologías que abaratan costos y simplifican su utilización, seria de esperar que tales emprendimientos tendieran a crecer. Se trata pues de hacer un seguimiento atento del proceso descrito, y arbitrar los medios para tener listas las respuestas más adecuadas.

Prepotencia de trabajo 

Quien así describe el panorama inmediato de la disciplina, vuelve a sostener que sobran los ejemplos para concluir que un sólido y competitivo posicionamiento de nuestras carreras audiovisuales pasa hoy por hacerse fuertes en el terreno de la narrativa. Está probado que en nuestro medio no hay semillero de guionistas: No abunda quien domine el ejercicio de las voces del relato, el desarrollo de un conflicto planteado con originalidad, o el buen diseño de los personajes (en su reciente seminario dictado en el MALBA Kusturica señalaba -generando perplejidad en la audiencia- los mejores personajes preexisten a la situación ficcional). Curiosamente, pese a la adversidad del contexto que nos aqueja, la solución en este terreno no parece pasar por una gran inversión de divisas sino de neuronas. 

El otro punto que deseo dejar planteado remite a la necesidad de crear a la brevedad una Comisión Asesora Interdisciplinaria a cargo de docentes de la casa (guión, producción, y asesoramiento legal) para la gestión de proyectos audiovisuales extraacadémicos de mediana y gran escala. Recuérdese que una de las entidades del quehacer que goza de mayor prestigio entre los/las aspirantes a realizadores/as cinematográficos/as no invierte un peso en publicidad. Sólo produce uno o dos buenos filmes por año (y no con equipamiento propio). Ese es su máximo crédito. 

La anécdota traída por Lucrecia Martel me permite arriesgar un par de reflexiones más, que resultan alentadoras en medio de un panorama sombrío: Difícilmente la imaginación hollywoodense pueda superar el espectáculo inconcebible del derrumbe de las torres gemelas. Pero es problema de ellos. Todo indica, mientras tanto, que el cine que habrá de oxigenarnos vendrá de la periferia. Y allí estamos nosotros.


Hacia una formación de excelencia en el campo del lenguaje audiovisual (II) fue publicado de la página 51 a página52 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

ver detalle e índice del libro