1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III >
  4. Desfile: experiencia necesaria

Desfile: experiencia necesaria

Barbera, Claudia A. [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

X Jornadas de Reflexión Académica Febrero 2002: "Estudiar, Crear y Trabajar en Diseño y Comunicación"

Año III, Vol. 3, Febrero 2002, Buenos Aires, Argentina | 118 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

¿Que objeto convive más con el ser humano que su vestimenta, que usa de día e incluso de noche?  R. F. Desmond

Los diseñadores de moda asumimos el dasafío y el compromiso de plasmar en prendas de vestir los criterios de innovación, funcionalidad y estética, ofreciendo en ocasiones un producto: artículo de producción seriada, siguiendo las tendencias de moda vigentes, y en otras piezas exclusivas concebidas y confeccionadas dentro de un marco artístico-artesanal.

Ahora bien ¿es suficiente con poner dichas prendas en un maniquí, en una vidriera, colgarla de una percha en un local o mostrarla en una pieza gráfica para transmitir el mensaje de que fue diseñada para el/la observador/a potencial cliente, para satisfacer sus necesidades; psico-estéticas: sentirse más atractivo/a y parte del espíritu de su época, funcionales: sentirse cómodo cuando está trabajando o disfrutando de su cada vez más escaso tiempo de ocio, y necesidades climatológicas: sentirse protegido de las inclemencias invernales?

¿Cómo hacer que se sientan identificados/as con nuestra propuesta? ¿Cómo crear la necesidad de que renueve su vestuario?

En charlas con colegas y por mi experiencia personal puedo afirmar que no, que cuando ven que la propuesta toma vida, se adapta a un cuerpo real en movimiento, se produce la magia del deseo, de adquirir dicha prenda, de usarla y sentirse, aunque sea por un momento tan fantástico/a como el/la modelo en pasarela. 

El desfile es una fantasía, un show, en el cual el diseñador muestra, hace visibles y usables sus ideas.

Para hacer dicho show es necesario un gran trabajo de producción. En primer lugar tener claro y saber comunicar a todo su equipo de trabajo el mensaje que quiere transmitir a la sociedad con su colección, después programar y organizar aspectos estéticos y técnicos; lugar donde se realizará el evento, clima que se quiere crear, imagen de los modelos, casting de modelos, cantidad y orden de pasadas, maquillaje, música, iluminación, escenografía coreografía, distribución del espacio físico; invitados, prensa, vestuario, pasarela. Visto así en pocos renglones para fácil, pero requiere de profesionalidad, cada profesional deberá adaptarse al trabajo en equipo teniendo presente en todo momento que el responsable de toda la organización, es el producto/a. Es responsabilidad de todo el equipo el éxito de la presentación porque esto se traducirá en conocimiento y reconocimiento de la marca y/o diseñador/a por parte del público y en ventas post-desfile.

Retomando el concepto de profesionalidad esto es lo que el alumno de la carrera debe considerar: esta formándose como profesional. Creo que es de gran utilidad tener dentro del ámbito académico una situación real, vivenciar una parte de su futuro profesional. En los años que llevo como docente puedo decir que para el alumno hay un antes y un después de dicha experiencia, y el después siempre es positivo, por esto digo: que el desfile es una experiencia necesaria.


Desfile: experiencia necesaria fue publicado de la página 22 a página23 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

ver detalle e índice del libro