1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III >
  4. La vivienda, muebles y objetos de la vida cotidiana en el antiguo Egipto

La vivienda, muebles y objetos de la vida cotidiana en el antiguo Egipto

Bueno, Susana

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

X Jornadas de Reflexión Académica Febrero 2002: "Estudiar, Crear y Trabajar en Diseño y Comunicación"

Año III, Vol. 3, Febrero 2002, Buenos Aires, Argentina | 118 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción 

Este proyecto surge de la necesidad de los alumnos de la carrera de Diseño de Interiores de acceder a material específico, en castellano, sobre la vivienda y el interiorismo de los distintos períodos históricos; material escaso y casi inexistente en nuestro idioma.

Este trabajo, el primero de una serie que incluirá material sobre Grecia, Roma, la Edad Media, el Renacimiento y el Barroco, consiste en la recopilación de material gráfico con el correspondiente aporte teórico sobre el Antiguo Egipto.

La metodología consiste en la búsqueda bibliográfica en la Biblioteca de la Universidad de Palermo y otras, la recopilación gráfica y la traducción de catálogos de museos donde se encuentran depositados los elementos fundamentales de esta cultura y la exploración en Internet para una mayor actualización del tema sobre todo en lo que se refiere a las excavaciones que se están realizando en distintos sitios arqueológicos.

El objetivo al que apuntan estos trabajos es elaborar material bibliográfico en nuestro idioma para apoyo de los alumnos que cursan los Talleres de Reflexión Artística II y III.

La vivienda

Nos preguntamos porque tantos monumentos antiguos aún perduran y la vivienda egipcia prácticamente a desaparecido. La respuesta es piedra versus barro. Los monumentos fueron construidos en piedra para perdurar y las vivienda con un material más económico: el adobe. Este material básico consistía en paja mezclada con barro del Nilo.

Excavaciones recientes en Deir el-Medina, poblado donde vivían los artesanos que construían y decoraban las tumbas reales, en Tell el Amarna, la ciudad planificada de Akhenaton y el estudio específico de dibujos de viviendas en las paredes de tumbas como la del escriba real Djehutinefer nos permiten un conocimiento más profundo de la vivienda y decoración.

Palacios y viviendas de personajes poderosos tenían numerosas habitaciones, privadas y públicas para recepción y administración, zonas de almacenamiento y patios abiertos con columnas y estanques.

En las ciudades, las casas podían tener varios pisos debido a la limitación de los terrenos, las más típicas de forma casi cuadrada. En las más importantes, el nivel inferior era ocupado por los sirvientes y el segundo nivel por la familia. En este nivel estaba el qa´a, hall principal, donde el dueño de casa se sentaba en una silla bajo un dosel.

En el último piso se encontraban las oficinas.

Las más modestas tenían una zona de estar, dos dormitorios, un patio donde se cocinaba y distintas zonas de almacenamiento. El frente de la vivienda era a menudo utilizado para el trabajo de los artesanos como carpinteros o fabricantes de cerámica.

Las puertas simples o dobles eran de madera y las pequeñas ventanas se cubrían con esterillas para evitar la entrada de moscas, polvo y calor. Las aberturas en los techos favorecían la ventilación.

Los propietarios ricos decoraban el interior de las viviendas con coloridas escenas de la vida cotidiana.

No había agua corriente, los locales sanitarios que estaban revestidos con placas de piedra calcárea eran abastecidos con agua en recipientes que luego se derramaban en la arena.

Los jardines eran muy populares en Egipto. Estaban rodeados por un muro, poseían un estanque, alimentado por el Nilo, con patos, peces, papiros y flores de loto, rodeado por palmeras datileras y árboles frutales.

Los muebles y objetos

Los muebles del Egipto faraónico alcanzaron un nivel de sofisticación solo comparable con los de la Roma Imperial en el Mundo Antiguo.

Muchas piezas se han conservado intactas en el interior de las tumbas y a otras las conocemos por pinturas en el interior de las mismas o por la escultura.

Se han encontrado camas de los Imperios Antiguo y Nuevo aunque estaba muy difundida la costumbre de dormir en el suelo sobre esterillas de caña, junco, papiro, pasto o fibra de palmera. Las camas de la 1ra. Dinastía eran de madera, planas, con pendiente descendente hacia el piecero, con patas de toro y el bastidor cubierto con cuero o fibras vegetales trenzados. Las del Imperio Nuevo son cóncavas con pendiente menos marcada, patas con forma de garra de felino, delanteras y traseras. Los pieceros se decoraban con tallas, incrustaciones, pintura y chapas de bronce y plata. No poseían cabeceros. Se cubrían con telas de lino que a veces se doblaban para formar un colchón aunque se usaban los colchones rellenos con plumas. Apoyaban la cabeza sobre bases, muy elaboradas, de distintos materiales.

Otro tipo de cama utilizado era la funeraria, donde se preparaba la momia antes de colocarla en la tumba.

Los bancos y sillas encontrados son numerosos desde los más modestos, de tres patas, utilizados por los artesanos hasta los tronos reales decorados con láminas de oro y plata, marfil, piedras duras, loza y fabricados con ébano.

Las patas eran rectas, curvadas con terminaciones de garra, torneadas o con forma de pata animal terminada en pezuña o garra de felino.

Desarrollaron una banqueta plegable con patas terminadas en cabezas de oca y asiento de cuero o piel que luego fue reemplazado por madera con manchas pintadas imitando piel de felino.

Las sillas y sillones primitivos tenían forma prismática con asiento y respaldo planos, luego, para lograr mayor confort, el respaldo se inclinó hacia atrás y los respaldos y asientos se hicieron cóncavos y se cubrieron con almohadones.

Algunos autores afirman que los egipcios comían sentados frente a mesas bajas, pero no se han encontrado pinturas que lo confirmen. Las escasas escenas de comidas los muestran sentados en bancos y sillas con la comida servida en pequeños bowls que a veces apoyan en el suelo. Se ven mesas de ofrendas en la pintura de tumbas, con una pata central o cuatro patas, pedestales de apoyo o pequeñas mesas para apoyar cajas de juegos como el seneth.

Un objeto muy difundido fue el cofre, de distintas formas y tamaños, modestos o lujosos eran utilizados para guardar una gran variedad de elementos. Los más importante se hacían de ébano macizo o enchapado con incrustaciones de marfil, y los menos costosos se pintaban imitando materiales preciosos, tenían tapas superiores y frontales con cajas con divisiones internas.

Poseían pequeñas cajas de distintos materiales y formas para distintos usos, lámparas de aceite, paletas para cosméticos, canastos y distintos recipientes de cerámica metal y vidrio.

El papiro, el junco y otras fibras fueron utilizadas antes del desarrollo de la técnica de la madera. Utilizaron maderas nativas: acacia, sicomoro y tamarindo para los muebles más comunes y cedro, ciprés, enebro de Siria y ébano de África para los más importantes.

Las secciones obtenidas de las maderas locales eran pequeñas por lo que desarrollaron la técnica de unión de pequeñas piezas unidas con distintos encastres, clavijas y clavos.

Utilizaron la taracea, el enchapado y la marquetería con madera, metal, marfil, piedras duras y pastas vítreas.

Los muebles más modestos se cubrían con yeso para disimular imperfecciones y luego se pintaban, imitando distintos materiales.

Conclusión

La observación de viviendas, muebles y objetos de la vida cotidiana de esta civilización que en su conjunto fue la aventura del hombre más duradera, más antigua y una de las más espléndidas que existieron, nos da la imagen de un pueblo laborioso, optimista, pacífico e ingenioso con un gran amor y apego a la vida terrena y una aspiración de intentar continuarla incluso después de la muerte no solo expresado con gran evidencia en todos sus ritos, leyendas, estatuas, pinturas, tumbas y templos.


La vivienda, muebles y objetos de la vida cotidiana en el antiguo Egipto fue publicado de la página 34 a página36 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

ver detalle e índice del libro