1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III >
  4. Fuentes de estimulación creativa

Fuentes de estimulación creativa

Del Pino, Marta

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

X Jornadas de Reflexión Académica Febrero 2002: "Estudiar, Crear y Trabajar en Diseño y Comunicación"

Año III, Vol. 3, Febrero 2002, Buenos Aires, Argentina | 118 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La verdadera rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos 

Alejandra Pizarnik 

Sólo el pensamiento que se hace violencia a sí mismo es lo suficientemente duro para quebrar los mitos 

Theodor Adorno 

Ir en contra del pensamiento único. Cuestionar axiomas. La idea de estas líneas es desplegar una serie de propuestas para acercarle al alumno alternativas prácticas para desarrollar el potencial creativo.

Crear/trabajar 

No debemos olvidar que uno de los deberes del docente es estimular la creatividad del alumno. Esto es: acercar herramientas que lo conduzcan a asociaciones, resignificaciones, desplazamientos, etc., a los fines de obtener una mirada inédita y personal sobre el tópico en cuestión. 

Es importante redefinir la carga de sentido: la creatividad no es aquel metier hippie, propiedad privativa de la esfera del ocio; la creatividad coopera radicalmente en la obtención de puestos de trabajo, en la promoción y en la optimización de la condiciones del mismo. 

Se puede iniciar una reflexión planteando una serie de oposiciones constructivas del conocimiento. En su consideración, problematizaremos las formas usuales de considerar el aspecto enfrentado del sujeto y del objeto dentro del acto pedagógico. Así, a partir de un límite que es el del campo de fuerzas del crear y trabajar, pensaremos otras alternativas posibles que generen nuevas fuentes de estimulación creativa. 

Pensar/Realizar 

Es usual que, debido a la sobrecarga horaria o a la llana rutinización, el docente ofrezca los contenidos y deje de lado el cuestionamiento a las teorías o corrientes enunciadas. De esa manera, el alumno absorbe pasivamente la información, como si fuera la única verdad incuestionable. Consideramos, sin embargo, necesario incentivar el espíritu crítico y reflexivo del alumno sobre todos los temas que relevamos durante las cursadas. Esta es una forma práctica que podemos aplicar para ayudar a descubrir potencialidades y delinear rasgos personales en cada uno de los integrantes del aula.

Soñar/hacer 

El acto pedagógico suele ser muchas veces un sueño que se despliega sobre las mentes de los alumnos. Todo encuentro de este tipo debería estar favorecido por una común entrega hacia el desarrollo del conocimiento de esa humana capacidad de estimularnos mediante sueños que luego serán capaces de hacerse en la realidad. Abrevar en la capacidad imaginativa y fundante de los textos literarios de las más diversas épocas y tradiciones suele ser una manera elocuente de considerar el tema. Asimismo, la estimulación visual puede ser ocasión del rastreo de un tema específico en un determinado corte de la historia de las artes visuales o de la obra de un pintor. El cine, heredero de la formas de representación de la pintura occidental, se convierte en la gran máquina engendradora de sueños del siglo XX. Así lo demuestra la gran cantidad de textos literarios que exponen el comentario asombrado de los demás artistas. El amplio abanico de las artes del siglo XX puede ser una demostración efectiva de cómo muchos sueños fueron posibles (el psicoanálisis, el surrealismo, las revoluciones, etc. ) ya que tuvieron como hacedores a un grupo de hombres que, simplemente, se atrevieron a hacer reales sus utopías.

Imaginar/postular 

La sobresaturación de información sólo logra que el alumno realice inventarios de datos fragmentarios y descontextualizados, relacionándose con ellos de forma superficial, ya que no se demora (bajo su acepción de morar, detenerse, habitar) en los temas para explorarlos, obtener un cierto dominio y, desde allí, poder establecer, por ejemplo, asociaciones con otros conceptos. 

La escritura de pequeños comentarios reflexivos que apunten al docente y al alumno a acompañar la tarea educativa podría ser una oportunidad para desentumecer esa articulación entre teoría y práctica. Iniciar un diario íntimo de la clase como una especie de bitácora del viaje educativo, una odisea que sea narrada por las diversas voces que pueblan el espacio del conocimiento. No sólo podrían ser comentarios escritos sino también ilustraciones, fotografías o secuencias de video, así como músicas u otras expresiones artísticas o de otra índole. El acto educativo también es una aventura que precisa de ciertos preparativos. Pero el tránsito hacia su destino puede disgregarse por distintos y nutritivos meandros.


Fuentes de estimulación creativa fue publicado de la página 41 a página42 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº III

ver detalle e índice del libro