Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V >
  4. Una reflexión acerca de la enseñanza de la metodología de la investigación

Una reflexión acerca de la enseñanza de la metodología de la investigación

Banchero, Alicia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ISSN: 1668-1673

XII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2004: "Procesos y Productos. Experiencias Pedagógicas en Diseño y Comunicación"

Año V, Vol. 5, Febrero 2004, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

«El método no es susceptible de ser estudiado separadamente de las investigaciones en que se lo emplea; o por lo menos, sería éste un estudio muerto, incapaz de fecundar el espíritu que a él se consagre». 

Augusto Comte, 1926

Evidentemente y más allá de la frase anterior, la problemá- tica en torno al procedimiento a seguir en una investigación, no es nueva. Por eso me he planteado como un desafío la enseñanza de Metodología de la Investigación a alumnos de la Carrera de Publicidad; desafío originado en la común disociación existente en el imaginario, entre prácticas concretas, como la Publicidad, y la adquisición de conocimientos teóricos y métodos para arribar a la realidad a través de la investigación. Sin embargo esta aparente desconexión no es tal, ya que ambas hacen base en el ámbito académico, y por otra parte la Publicidad se inscribe en el espacio de la Ciencias de la Comunicación, una de las Ciencias Sociales. Es por eso que resulta tan importante, como también revelador, conocer ese camino que, aunque ligado a la tradición positivista, nos permite indagar más allá de lo que vemos. Ayudar a revelarlo fue, durante el primer cuatrimestre de 2003, parte de la tarea que intenté emprender y varios han sido, en mi práctica, los indicadores que me mostraron que no era un error haber pensado en este proceso de enseñanza - aprendizaje como un desafío. Sobre aquellas marcas intentaré reflexionar, tomando como disparadores:

• la búsqueda de temáticas 

• la creación del marco teórico 

• las técnicas de recolección de datos

El tema: un lugar de incertidumbre 

El primer paso que procede en la Investigación es la búsqueda de un tema y problema concreto de estudio. Esto implica un primer recorte de la realidad, recorte artificial, pero necesario para buscar relaciones que den finalmente respuesta a ese problema. Sólo es posible realizarlo si se reconoce que la realidad es compleja, multicausal. Posicionar al que está aprendiendo, suponiendo que fuera el alumno, en este lugar es realmente desafiante: implica un proceso que no siempre resulta igual, y que de por sí moviliza ideas, preconceptos y sentidos comunes. Apoyar este desarrollo con nociones teóricas y epistemológicos que encuadran ciertos tipos de pensamiento y de conocimiento es aún más rico, aunque no sencillo. La posibilidad de abstracción, sinónimo de un razonamiento más complejo, es entonces la primera vuelta de tuerca que se plantea a aquel que se enfrenta con la realidad. Y aquí no hay demasiadas guías posibles. En palabras de Catalina Wainerman «Nadie me había dicho que no hay un tema, sino que el tema es producto de intereses, conocimientos y circunstancias histórico - político - económicas e institucionales. Nadie me había dicho que es lícito, más aun esperable, que un/a joven estudiante .... no tenga un tema de investigación.» Quizás este es un buen momento para incorporar una herramienta didáctica que utilizaba un profesor de Metodología: la lectura del cuento de Julio Cortázar «Posibilidades de la abstracción», cuyo personaje no soportaba esta problemática, sino más bien la contraria.

Un marco adecuado 

El llamado marco teórico en las Ciencias Sociales es y será motivo de debate entre los metodólogos. Sin entrar en esa polémica, podríamos resumirla diciendo que en general, por la singularidad de su objeto, las teorías suelen ser de un alcance menor que en las llamadas ciencias duras. Por lo tanto el marco teórico posee otras implicancias y adquiere particularidades distintas. Entonces diría que el marco teórico se crea, y utilizo el verbo crear, ya que en su búsqueda intervienen factores que hacen que se vaya armando una maraña, que luego se desarma, para dar lugar a algo nuevo. Por supuesto no siempre es así, pero este camino, de ser recorrido implica toparse con nuevas preguntas y a su vez con nuevos objetivos: es decir con un nuevo inicio. Aquí la tarea del que enseña debería ser la de guiar al que aprende, y por supuesto al revés. La guía en todo caso servirá para que la búsqueda no sea infinita. Un buen soporte de conceptos, de hipótesis previas o de indagaciones sobre la temática, implican un menor trabajo posterior.

¿Recolectar o captar la información? 

El camino de la metodología plantea dificultades de carácter teórico así como también las relacionadas con las prácticas concretas. La utilización de técnicas de recolección, o los más adscriptos a la palabra, dirán de captación, está directamente ligada a los objetivos de investigación y al primer diseño que supone preguntas, objetivos, marco teórico e hipótesis. Sin embargo es esencial mostrar en el aula todas las técnicas e instrumentos existentes: desde los que indagan lo externo, lo cuantificable del objeto, hasta las que exploran lo interno, remitiendo a lo conceptual, a la palabra. La triangulación de técnicas, creo, es imprescindible cuando el objeto es el hombre, o sus productos, en la utilización y en la enseñanza de metodologías, ya que, como diría el epistemólogo Jesús Ibáñez «La consideración teórica de la sociedad tiene que articular los componentes energéticos (los aspectos económicos o cuantitativos, ligados al hecho físico de la entrada y la salida de energía del sistema) y los componentes «semánticos» (los aspectos lingüísticos o cualitativos), ligados al sistema cultural, las instituciones, que regulan la circulación de esa energía»

Al fin, como una profecía autorrealizada, el nudo comienza a desatarse cuando el que aprende, en este caso el alumno, comienza a salirse de la maraña conceptual, aunque necesaria, para introducirse en una inicial práctica. Comenzar a pensar en complejidades, ligadas inclusive a la propia práctica de la disciplina profesional, aunque más no sea por la revelación del marco teórico, es un buen punto de llegada y de partida. Y es ahí donde se articulan los conceptos, las preguntas y las posibles respuestas, en el uso. En esa experiencia se contextualizan las problemáticas de la fase de diseño y se comienza a crear la investigación. No hay manual ni guía que pueda servir de una manera directa para aprender metodología. Pero sí hay manuales que guían la práctica, la reflexión y es ahí donde aparece la sorpresa de las temáticas y la originalidad de los abordajes. El resultado nunca es el esperado, pero en el pequeño camino de la práctica aparecen incorporados aquellos conceptos que la permitieron y, un sentido que se va armando y desarmando a través del camino: en ese constante flujo entre teoría y mé- todo, entre intereses y conocimientos.


Una reflexión acerca de la enseñanza de la metodología de la investigación fue publicado de la página 31 a página32 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ver detalle e índice del libro