Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V >
  4. UP juegos

UP juegos

Halperín, Elías

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ISSN: 1668-1673

XII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2004: "Procesos y Productos. Experiencias Pedagógicas en Diseño y Comunicación"

Año V, Vol. 5, Febrero 2004, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En este espacio que me brinda la Universidad me gustaría contar una experiencia que vengo realizando en el aula y que evalúo como interesante para compartir.

Dentro de los temas a desarrollar en la cátedra de Eventos III de la carrera de Organizador de Eventos esta contemplado el tema juegos.

Por otra parte en la organización de la tarea esta planificado que los alumnos entreguen todas las semanas un trabajo práctico que se evaluó cuantitativamente (lleva nota) y forma parte de las obligaciones para poder conservar la condición de alumno regular y poder presentarse a rendir el final.

Cuando desarrollo el tema juegos se trabaja con elementos teóricos vinculados a empresa y juegos, clasificación, tipos de juego, etc. y fundamentalmente el aula se transforma en una verdadera «juegoteca» donde los alumnos experimentan, juegan, todo tipo de juegos vinculados al tema eventos, analizan sus posibilidades, inventan alternativas, aprenden y se divierten.

Uno de los trabajos prácticos, que es en realidad lo que quiero compartir en esta nota, es el analizar dos frases con la consigna «que me recuerda, que pienso, que se me ocurre».

Por el tipo de consigna, en este caso solo se evaluó si entregan el trabajo o no, pero no «lleva nota», es decir que con un minimísimo esfuerzo los alumnos pueden superar la situación y «sacarse el problema de encima».

La respuesta es magnifica, pese a «no llevar nota» son los trabajos más extensos, los más comprometidos, ocupan un tiempo largo en clases posteriores porque desean compartir lo escrito y dispara situaciones grupales y de aprendizaje riquísimas.

Las frases:

• «El juego permite violar los límites de la existencia, circular libremente por los casilleros estancos, burlar las jerarquías, los rótulos, las barreras infranqueables, vivir los sueños incumplidos, habitar el futuro que no existe y recuperar los lazos con el todo, aunque más no sea transitoriamente».

• “El autentico jugar, es siempre aventurarse hasta los límites de lo conocido, asomarse al vació, arriesgarse. Sin riesgo no hay juego o, mejor dicho, el jugador que evita la aventura se convierte en un repetidor de gestos, en un oficiante de ritos, pierde su condición de tal”.

Dice Gabriela J. «Vivimos rodeados de barreras y límites, los cuales hacen de nuestra vida socialmente adecuada, pero muchos de estos obstáculos culturales, individuales, impuestos o auto-impuestos a veces generan un alto en nuestra actividad que nos permite progresar verdaderamente, ir más allá, tomar riesgo, en definitiva, crecer, lo que verdaderamente significa crecer.

Escuchamos en nuestra sociedad actual cotidianamente hablar del estrés, de la depresión del trabajador, del cansancio crónico, del fastidio, del aburrimiento o de la baja moral de un equipo de trabajo y casi siempre obviamos el hecho de preguntarnos cuales podrían ser las verdaderas causas o peor aún, las posibles soluciones para estos avatares que nos presenta, a todos en algún momento, la realidad. Encuentro en el juego un abanico de posibilidades que ofrecen no solo explorar o aventurarse en un mundo paralelo que se asemeja a la realidad, sino que permite enrolarse en situaciones que no elegiríamos simplemente por encontrarnos frente a esos obstáculos o no saltarlos.

El juego permite enfrentarse al miedo porque sabemos que es un juego. Existe la creencia de que el juego es algo menor que no implica riesgo y que si bien “es algo de niños” para la gran mayoría de adultos, también es algo factible para todos. Todos podemos jugar y eso hace que muchas de las diferencias jerárquicas, sociales o culturales, en el juego se desvanezcan y puedan surgir las coincidencias, las similitudes, las aptitudes.

Si, juego siempre que puedo, me encanta jugar. Pero creo que me gusta tanto porque aprendí muy bien que no es lo cotidiano, rompe con la monotonía del deber y del quehacer pero no la deshace, porque es distinto, porque me muestra otra cara de las mismas cosas, porque en el juego se entra y se sale y si eso no sucede, no es juego: es error.»

Dice Soledad R.: «Los juegos, en cualquier ámbito eliminan el limite entre esos casilleros, entre esas celdas en que se encuentran encerrados los roles. Podemos cambiar el rol una y otra vez, e incluso demostrar que el rol que asumimos en un determinado grupo no es el mismo que asumimos en otro. También se burlan las jerarquías, dejan de existir por esos instantes en que jugamos. Ya no hay gerentes, asistentes ni cadetes, no hay directores ni maestros, sino simplemente jugadores.

Los juegos nos permiten equivocarnos, nos dan la posibilidad de reír, de simular, de ser iguales a los demás, sean quienes sean. Nos quitan entonces el miedo al ridículo, al fracaso, al famoso ”que dirán”. En un día cualquiera de trabajo jamás se nos ocurriría (al menos a la mayoría de nosotros, siempre hay excepciones a toda regla) pararnos arriba del escritorio y gritar, pero quizás esa sea una de las consignas del juego!!. No nos vamos a sentar a upa del director de la empresa, a menos que juguemos juntos en un equipo y tengamos que hacer una prenda!.

Podemos vivir nuestro mundo, podemos recluirnos en nuestros caparazones una y otra vez, pero deberemos salir si queremos jugar. Deberemos unirnos, hablar, escuchar, aceptar personas, hechos, situaciones, errores. Al menos mientras juguemos, deberemos incluirnos en el todo y recuperar los lazos con él, “aunque más no sea transitoriamente”.

El juego nos brinda muchas posibilidades, pero el juego no obliga a aceptarlas. Somos nosotros quienes decidimos jugar o hacernos a un lado. Podemos retirarnos creyendo que jugar es algo infantil. Pero, ¿es realmente eso lo que pensamos?, ¿O simplemente tenemos miedo de jugarnos a jugar?»

Dice Sofia C.: «Creo que cuando hablamos de juego, hablamos de libertad, de libertad para muchísimas cosas, por ejemplo libertad de expresión, libertad de no temerle a nada ni nadie, libertad de hacer lo que a uno le gusta sin importar lo que el resto piense. En fin libertad con todas las letras.

Las personas adultas, una vez que pasan la edad de jugar creo que se encierran en sus tareas cotidianas, en la rutina y se olvidan como dice la frase de circular libremente por los casilleros estancos, burlar las jerarquías, los rótulos, las barreras infranqueables; vivir los sueños incumplidos. Habitar el futuro que no existe y recuperar los lazos con el todo aunque no sea transitorio.

Me parece que el autentico jugar es aventurarse pero no me parece que siempre sea hasta los limites de lo conocido, creo que el aventurarse a jugar te da la posibilidad de llevarte hasta el limite de lo desconocido, de lo extraño o mejor dicho de lo soñado».

Dice Elaisa C.: «Este párrafo me hace recordar cuando de niño jugaba y fantaseaba con múltiples tipos de juegos, desde ser una mamá y tener mi propia familia, hasta ser una maestra dando clases en un aula con muchos alumnos, los cuales eran mis amiguitos. Y es acá en donde el juego permite circular libremente.

Era soñar o imaginarme lo que quería ser en el futuro, los sueños que yo tenía.

Eso es a lo que, desde mi punto de vista, el juego da lugar, a que todo sea diferente, es como estar en otro mundo por un momento, lejos de la realidad, la posibilidad de compartir momentos hermosos e inolvidables, demostrar personalidades ocultas y hasta de amigarte con tu enemigo o pelearte con tu mejor amigo, dependiendo del tipo del juego.»

¿El juego como simulador de situaciones y potenciador del aprendizaje será un tema que estos alumnos deberán volver a ver?


UP juegos fue publicado de la página 96 a página97 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ver detalle e índice del libro