Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V >
  4. Resistencias y desafíos. Las materias artísticas en la carrera de imagen y sonido.

Resistencias y desafíos. Las materias artísticas en la carrera de imagen y sonido.

Morán, Carlos [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ISSN: 1668-1673

XII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2004: "Procesos y Productos. Experiencias Pedagógicas en Diseño y Comunicación"

Año V, Vol. 5, Febrero 2004, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El comienzo de los ciclos lectivos tiene para los docentes un doble desafío.

El primero, poner en funcionamiento los mecanismos que nos impulsan a la tarea docente a partir del gusto por enseñar y que se encuentran un tanto adormilados por las vacaciones; el otro tratar de darle un enfoque nuevo a los eternos temas que venimos transitando hace más de una década.

El problema es que nuestro concepto del placer no siempre es compartido por los alumnos que nos tocan en suerte; mas bien nuestros intereses y gustos parecen ubicados en las antípodas de los de esos jóvenes con quien nos toca en suerte compartir nuestra experiencia.

Y es inevitable la mutua desilusión cuando no encontramos la respuesta esperada ante nuestro entusiasmo. Pareciera que lo que nos emociona y entusiasma no tiene nada que ver con ellos...y a veces esto nos lleva a considerar si vale la pena insistir por este camino, si nos quedamos definitivamente en el pasado, si la brecha generacional se presenta como insalvable, etc.

Claro, son interrogantes demasiado duros para el mes de marzo, cuando todo comienza y el año está por estrenarse.

Tal vez por alguna conjunción astral, por casualidad o fatal destino, siempre somos premiados a principios de año con comisiones de la carrera de Imagen y Sonido.

Estos alumnos presentan un perfil bastante definido y es precisamente la falta de verdaderos intereses. Al mismo tiempo hacen gala de una actitud más cercana a la euforia alborotadora de la escuela secundaria, que a la de un estudiante universitario.

A partir de la charla introductoria volvemos a comprobar que tenemos comisiones heterogéneas, en cuanto edades, intereses, experiencia universitaria, aptitudes, etc.

Entonces, cómo lograr interesar a grupo tan variopinto con las búsquedas lumínicas de Monet o con los exabruptos de los expresionistas....

Es inevitable que esto nos lleve a replantear si los artistas y las técnicas del siglo XX están decididamente envejecidas en el Siglo XXI ; si tiene sentido insistir con todo este bagaje que hace al conocimiento del arte universal, sin no sería mejor acercarse a lo que los alumnos conocen mejor y les resulta más familiar (el rock, el lenguaje televisivo del videoclip, la cumbia villera...) Y en el momento en que uno está por darse por vencido, aparece el sentido de la responsabilidad docente que se niega a dar más de lo mismo para que el alumno se sienta seguro en su desconocimiento.

Porque también aparece para el docente los eternos fantasmas de la crítica (los alumnos se aburren...) como si además de enseñar, nuestra función fuera entretener...

Y sí, vale la pena intentarlo una vez más, tratar de darles algo más de lo que ya conocen y que los medios se encargan de ofrecerles hasta el atontamiento. Creo que nuestra función es “molestarlos” en su modorra facilista, tal como lo plantean algunas voces del ámbito de la enseñanza que advierten sobre el “hedonismo” del estudiante universitario que busca adquirir conocimientos en un trámite rápido y ameno, en un juego en el que muchas veces los docentes somos cómplices para no parecer impopulares. (Para más datos, recomiendo a los compañeros la lectura del texto de Jaim Etcheverry “La Tragedia Educativa” donde el actual Rector de la UBA analiza en extenso esta problemática)

Creemos que es fundamental para los alumnos de todas las carreras de diseño, insistir en una formación de tipo teórico que apuntale sus conocimientos prácticos, que les permita conceptualizar sus acciones como diseñadores, en fin, que les permita simbolizar y expresarse. Que este aprendizaje sea arduo y progresivo, aunque no desprovisto de la satisfacción de aprender, garantiza una buena interacción entre el docente y alumno y debería percibirse como un logro, más que como una falencia.

Se hace indispensable llenar las lagunas evidentes en su formación artística. Esto se hace más urgente en la carrera de Imagen y Sonido, debido, como dijimos antes, a la heterogeneidad de los estudiantes .

En cuanto a la bajada práctica de los conceptos teóricos, es inevitable que se presente el conflicto cuando las intenciones originales del alumno son sentarse en la computadora y aplicar los programas gráficos para a ver qué sale, prescindiendo de toda fundamentación conceptual para cumplir con la tarea.

Creo que en estos casos debemos desempolvar las viejas técnicas artísticas, incentivarlos a experimentar con los materiales tradicionales. De esta manera se puede lograr que abandonen los efectos fáciles que son el lugar común en el diseño y se conecten con los recursos artesanales, con el gesto, con la improvisación creativa que implica riesgos y que nos lleva a resultados que no se deshacen con una tecla, pero que nos comprometen de verdad con el hecho creativo.

Durante el transcurso de la cursada insisto mucho en la experimentación artesanal en clase, como refuerzo de la teoría. Porque al final algo sucede. Súbitamente descubren que pueden expresarse con herramientas tan rudimentarias y perimidas como el lápiz y el pincel. Y cuando retoman el omnipresente mouse, algo cambió: los logros obtenidos con técnicas artesanales se emulan de manera digital en la producción final, lo que permite un uso más creativo y dúctil de la computadora, con sensibles mejoras en el resultado obtenido.

La presentación del trabajo final en el formato de CD interactivo permite aunar el uso de la imagen y el sonido, posibilitando la intertextualidad a la que constantemente aludimos en clase, la multiplicidad de lenguajes y estímulos, el entrecruzamiento de conocimientos que proponemos en esta materia y que hace a la esencia del lenguaje interactivo.

Como reflexión final, creemos, que una vez más, debemos escuchar a nuestra voz interior e intentar transmitir lo que en el fondo de nuestra conciencia creemos valioso, ya que sólo lo que se comunica con sinceridad se percibe como bueno y como afirmaba Platón lo bueno nos lleva a lo bello y lo bello a lo verdadero.


Resistencias y desafíos. Las materias artísticas en la carrera de imagen y sonido. fue publicado de la página 130 a página131 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ver detalle e índice del libro