Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V >
  4. El dibujo

El dibujo

Peña, Carlos [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ISSN: 1668-1673

XII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2004: "Procesos y Productos. Experiencias Pedagógicas en Diseño y Comunicación"

Año V, Vol. 5, Febrero 2004, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El dibujo es y seguirá siendo por un tiempo - computadora mediante - uno de los instrumentos más eficaces que tienen los arquitectos y diseñadores para comunicar sus ideas.

Es habitual que en las conversaciones que mantienen los colegas, se escuche con frecuencia, hablar de la «irrealidad» del dibujo, o engaño producido por dibujos preciosistas, muy acabados, que se alejan del campo interiorista o arquitectónico para engrosar las filas del campo de las artes.

Transitando el ejercicio de la profesión y las distintas etapas de proyecto verifiqué, entre otros, tres tipos de dibujos, a los que solemos acudir diariamente.

El primero, de creación, es cuando el dibujo actúa como verdadera herramienta de trabajo; el segundo, que se utiliza para la presentación del proyecto al cliente, o a nuestros pares en los concursos, está encabezado por las perspectivas y, por último, citaré a los siempre olvidados dibujos para la documentación específica de remodelaciones u obras en general.

Sin descartar otros, como el dibujo de análisis, tan utilizado en la facultad para el desgranar de las obras ya ejecutadas, sus enseñanzas, o los croquis, que hacen un verdadero culto en los estudios tapizados por ellos, tanto si son propios como ajenos. Los que describiré, por ser los más comprometidos con nuestra tarea, son los tres primeros: el dibujo como herramienta, los de presentación (perspectivas), y los de obra, sin descontar referencias a algunos otros.

Del dibujo como herramienta de trabajo se habla poco y, por lo general, sólo se conocen los propios, o en tal caso, los de algún colega amigo, ya que son muy personales y sólo tienen la intención de ser comprendidos por el mismo proyectista. Acerca de él, casi todos opinamos. Con mayor o menor éxito he transitado por esta experiencia.

De los dibujos de presentación o perspectivas, se ha hablado mucho ya que son las verdaderas vedettes del dibujo y se encuentran asiduamente expuestas en galerías de arte del circuito céntrico, alejándose muchas veces de la función para las que fueron creadas.

Sobre los últimos y los más necesarios, los croquis de obra, o aquellos detalles de ambientación, una lámpara, un fondo de tapiz, etc., poco y nada se sabe ni se los dibuja.

Son descartados de las discusiones y solo se los encuentra fijados a la pared de alguna obra o mezclados entre especificaciones técnicas o folletos de muebles y de decoración.

Quién podría comprender entonces, cómo se construye un tapa rollo o cómo se coloca un contramarco para dividir la pintura de la carpintería.

Según humoristas, en nuestro medio, nuestra profesión ha sido definida como una carrera «técnica» cuando algún desprevenido nos pregunta acerca de un sillón antiguo, y «artística» cuando se nos pregunta sobre el exacto espesor de una mesada de cocina.

En nosotros se encuentra la verdadera sensación que el dibujo nos proporciona cuando queremos demostrar lo que en nuestra mente se recrea.

Es posible que toda la solución de una idea sobre un proyecto pueda sintetizarse en un grafismo. Cuando el mismo debe hacerse realidad, ese es el momento del lenguaje preciso: del plano, la escala y los detalles. A través de esta síntesis nos respalda «el dibujo», por sobre todas las cosas.


El dibujo fue publicado de la página 146 a página146 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ver detalle e índice del libro