Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V >
  4. Procesado y producido. Diseño gráfico instantáneo.

Procesado y producido. Diseño gráfico instantáneo.

Pérez Lozano, Diego [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ISSN: 1668-1673

XII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2004: "Procesos y Productos. Experiencias Pedagógicas en Diseño y Comunicación"

Año V, Vol. 5, Febrero 2004, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El análisis de la evolución del diseño gráfico como ciencia comunicacional obliga a reflexionar sobre los procesos realizados por sus intérpretes con el fin de cumplir sus objetivos, tanto comercial como académicamente.

Tomar real conciencia de los esfuerzos realizados por quienes trazaron el camino de la comunicación gráfica, de la enseñanza de la profesión, y comprender su gestación y sustento frente a lo adverso del contexto que es parte de la cotidianeidad nacional es parte de esa reflexión.

Lo producido “artística/comercialmente” por el instituto DiTella, centro prácticamente desconocido para la mayoria de los jóvenes diseñadores, lo generado por Juan Carlos Distéfano, R & R Shakespeare, G. González Ruiz, la creación de carreras oficiales en La Plata, el CACV, la universidad de Mendoza, la Escuela Panamericana, generalmente con magras retribuciones económicas a profesionales altísimamente capacitados para tareas comunicacionales, los esfuerzos denodados de un editor argentino apasionado por la cultura y la tipografía, luchando hasta hoy contra un sistema alimentado por una baja meseta conceptual.

Al pensar en el diseño gráfico hoy debemos pensar en los cientos de esmerados docentes abocados a la enseñanza en universidades, institutos, hasta llegar a colegios secundarios en los cuales ya comienza a dictarse cursos de programas para dibujo digital como “Corel”, remontándonos a la escuela primaria con el dificil aprendizaje de los signos alfabéticos y sus construcciones geométricas, arribando al comienzo de nuestra vida académica: nuestro jardin de infantes, en donde aprehendimos para siempre la idea del color verde y su asociación con lo natural y la inequívoca relación entre el amarillo y el sol, aunque quizás ya entrenábamos nuestra percepción visual al nacer, descubriendo una cara reconocida entre muchas desconocidas o un especial juguete dentro de una montaña de ellos.

Educar a un comunicador visual obliga a remontarnos a los orígenes del individuo, ahondar en su vida, preferencias, valores y esfuerzos.

De ese frio análisis surgirá si lo desarrollado por los educadores es asimilado por los educandos.

Del examen de lo ocurrido en el 2º Encuentro Internacional de DG, Septiembre ´03 en la ciudad de Mar de Plata se desprende la idea de que el rumbo adquirido por la profesión lo lleva indefectiblemente a un importante análisis o al fracaso.

Marquemos entonces un marco referencial para entender esta hipotesis y a partir de allí extraer las conclusiones, las cuales no torcerán el rumbo del los acontecimientos pero que al menos indicará el lugar en donde nos encontramos. 400 Km de Buenos Aires, playa, 3 días de conferencias, 9 expositores, 1200 inscriptos y 2 fiestas hacen un plató más que completo para comenzar a perfilar nuestro público objetivo tanto organizador como consumidor, cuyo slogan pareciera ser “educarse mientras se divierte”. Un disc jockey recibiéndote en el chek in 8 AM con un suave pero rítmico sonido mientras se observa la muestra de trabajos de profesionales y alumnos de diversos institutos y universidades del país, algunos se acomodan ya en las tapizadas butacas del amplio auditorio central, otros directamente caen rendidos sobre ellas y la luz tenue facilita el dormir.

Una atmósfera particular, fruto de la simbiosis “educaciónespectáculo” cubría a la audiencia que ya comenzaba a construir algunos espacios de interacción: charlas entre tribus donde se discute sobre estilos imperantes en la escena actual, lenguajes o nuevas tendencias visuales. Mucho color, mucho movimiento, presiento poco sustento conceptual y creo no estar equivocado.

Gran admiración por el efecto no hace otra cosa que demostrar lo importante que es la moda para nuestro público consumidor.

Acertadas reflexiones sobre problemas específicos inherentes a la comunicación gráfica eran tomados friamente por nuestra audiencia, la misma que lógica e ilógicamente, sucumbía frente a una simple animación digital, herramienta importante para lograr transmitir un mensaje o entretener, y usada aquí bajo la segunda acepción.

Deberíamos, creo, manejar en un encuentro de este tipo un léxico y grado de análisis muy alto y puntual, y no demostrativo de capacidades personales egomaníacas, sobretodo considerando el tipo de recepción que puede generar en los participantes, estudiantes receptivos en su inmensa mayoría.

La internacionalidad expuesta en los presentes, expositores y público no hacia más que denotar cuan cerca y lejos estamos de todo lo importante. Por momentos imagino metáforas relativas a lo sucedido en el evento internacional de DG y veo cientos de jóvenes creyendo estar frente a “la verdad” respecto del diseño gráfico y mi mente dibuja miles de indios conquistados por espejos de colores.

Quizas internet nos pueda mostrar el camino al aprendizaje universal en donde alumnos de todos los centros educativos del mundo se vinculen entre sí buscando y exhibiendo sus propias producciones, aunque sólo una mínima parte pueda acceder a esa tecnología, y de esa parte sólo una brevísima porción se aboque a la real búsqueda de contenidos importantes para el crecimiento personal dentro de la profesión y no el mero consumismo que plantea fronteras, aún donde no las hay. Que curioso, no podemos acceder al futuro desde lo económico y tampoco lo podemos hacer respecto al pasado, apenas unos pocos se interesan en disfrutar o reconocer la gráfica nacional del ’60 o del ’30. Portones forjados, edificios, túneles, bares, carteles, decenas de comercios detenidos en el tiempo se esconden en Buenos Aires, los cuales hablan de como era la “imagen total” (una rara mezcla de envases antiguos, ropa de otra época, tipos de muebles, lamparas o costumbres sociales) en la Argentina del ayer. Si hasta aquí, al barrio de Palermo a llegado…a tan solo diez cuadras de nuestro edificio, un local atendido por sus dueños todavía exhibe sus precios pintados sobre cartones 10 x 15 usando pinceles y tempera con extrema delicadeza y cuidado, logrando una nueva versión de la fuente Bodoni, algo más informal e italizada, letras dibujadas ya hace algo más de 30 años.

O todavía al alcance de todos, el exótico almacén de la calle Cabrera, el que inducido por cuestiones de marketing social (entiéndase cansado de los asaltos) eliminó de su vidriera todo envase en exhibición para despojadamente exponer unos carteles blancos con texto negro declarando el artículo y el valor del mismo, ciertamente novedosa propuesta de marketing a imitar por comercios excéntricos, pero mucho más parecido graficamente a una vidriera de inmobiliaria.

Nuestras computadoras nos encandilan con flashes giratorios de colores vibrantes y sea eso quizas lo que impida disfrutar y entender lo importante de la comunicación, así reflexionando, trabajando de manera comprometida, educando la visión y el intelecto y cultivando la creatividad revalorizaremos nuestra profesión.

Finalmente, la cultura sera lo único que quede al olvidarse todo lo aprendido.


Procesado y producido. Diseño gráfico instantáneo. fue publicado de la página 146 a página147 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ver detalle e índice del libro