1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI >
  4. El destierro del método único.

El destierro del método único.

Valoppi, Laura [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ISSN: 1668-1673

XIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2005. Buenos Aires. Argentina:"Formación de Profesionales Reflexivos en Diseño y Comunicación"

Año VI, Vol. 6, Febrero 2005, Buenos Aires, Argentina | 288 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Sí, así es, en efecto, el método unico ha de morir. ¿Morirá de viejo? Viejo está, pero si es así no morirá nunca. El Método Unico debe morir para que no muera el aprendizaje. Ya lo dijo un viejo sabio: es preferible arder a enmohecerse. ¿Arder? Sí, construir una pira sobre el «método» y dejar que arda. 

La enseñanza está anquilosada, enmohecida, adormecida, ¿frustrada? Sí, también. 

De nada sirve continuar suministrándole suero, monitorearla, verificar su historia clínica, si no se toma una decisión valiente. 

¿Cambio de medicación/método? Claro, seguro. ¿Toma del poder? Desde ya. 

¿Y cómo? La analogía como una constante; la alegoría como una licencia aceptable; la fuerza centrípeta; el procedimiento deductivo; la admisión de otras disciplinas como una obligación, la catarsis y la alteración de los estados. 

La enseñanza debe ser una experiencia. El aprendizaje debe ser una experiencia. La influencia del Maestro debe ser, cuando menos, buenamente indeleble. 

Construimos desde la memoria. Y ahí sí que hay de todo, como en botica. Imágenes del naufragio y de la felicidad, el deslumbramiento por la mecánica de las cosas, la llegada a nuestra disciplina desde otras, lejanas y cercanas; la sutil construcción de la personalidad y del recuerdo. Tantas cosas para aplicar...lo contrario es el egoísmo. ¿Damos todo lo que tenemos para dar? ¿Abrimos por completo este libro que somos, a la hora de enseñar? 

La enseñanza como experiencia compartida. Lo viejo ya es viejo y debe morir, como en la parábola del Sarmiento y la vid. Lo nuevo ya es viejo. Por lo tanto: ¡afuera lo nuevo! 

Lo que queda es emprender una nueva búsqueda para un nuevo método/no método. 

A buscar y rebuscar en la galera en un acto de justicia. 

El primer paso: la pregunta, la deconstrucción de un postulado. A partir de aquí, algunas de ellas. 

¡Y claro que su pregunta no molesta!

¿Métodos o antimétodos? 

Me surgen muchas ideas a la hora de preguntarme cuál es el método que debe utilizarse para enseñar a crear. 

¿Se enseña, o es solo una habilidad adormecida? 

¿Existe un método específico? 

Creo que es sumamente importante revitalizar el concepto de creación y eslabonar el refuerzo teórico con la práctica concreta. 

Es necesario buscar permanentemente nuevas formas de llegar al futuro creativo o creativo dormido para que despierte. 

¿Cómo no contribuir al enquistamiento de la personalidad? Es un error creer que toda escuela edificada sobre doctrinas y definiciones subsistirá indefinidamente sin cambios. 

Dice, nuestro ya tan estudiado y conocido, Bruno Munari: Quiénes entre nosotros enseñan el arte, se ríen por debajo del bigote. Ellos ya lo saben todo sobre el arte, saben como ha de ser y como no ha de ser, siempre lo han sabido, con la mayor seguridad, son así desde que nacieron, no hay nada que hacer. Y en sus lecciones continúan enseñando el arte del pasado, un pasado más o menos remoto, procurando permanecer ligados a una cómoda tradición, sin buscarse complicaciones, perdiendo el menor tiempo posible. 

¿Cómo conseguir anular el laureado de repetidores textuales de teorías sin práctica? 

¿Cómo educar a no estancarse e integrar nuevos e interesantes talentos? 

Gracias a diferentes Maestros que guiaron mis procesos, hoy busco motivos que contribuyan a mis objetivos, estimulando la capacidad de investigación, permitiéndome dudar. 

Dudar para intentar. Intentar para equivocarse. 

El temor a perderse en la ignorancia impide a mucha gente expresarse plenamente. 

Creo que en todo acto de diseño debe existir una compañía sistemática generada por medio de estímulos que impulsen a dicha causa. 

Creo también que todo estudiante o practicante de cualquiera de las disciplinas que albergan el diseño debe nutrirse de otras disciplinas que contengan vitaminas necesarias. 

¿Cómo no detenerse en lo que solamente concierne a la materia y aportar diferentes temáticas en el aula que generen, produzcan y disparen ideas? 

Para el diseño, el contexto contiene, acompaña, guía. Para el alumno, el contexto inspira, responde, interroga y genera. Es importante hurgar en cada una de las personalidades y descubrir qué potencia se esconde detrás de cada punto en confusión.

El efecto provocar para descubrir 

Busco resultados distintos luego de haber movilizado mediante, por ejemplo, la música. 

Incorporar música en una clase para obtener estados conscientes o inconscientes en la persona es uno de los métodos que propongo en clase produciendo así momentos que logren, provocar, armonizar, incomodar, distender, alegrar, entorpecer o reflexionar, todos persiguen sus resultados. 

Música, arquitectura, fotografía, artes plásticas... es importante dedicar a la clase una parte de ese tiempo para informar, mostrar y debatir sobre nuevos y viejos caminos de estas ramas creando así un clima que permita desarrollarse. 

Es por eso que considero urgente pensar en cambiar algunas formas, el mundo produce cambios constantemente y nosotros debemos adaptarnos a ellos y producir nuevos. 

La tarea como educador del diseño debe proponer ejercicios interdisciplinarios para generar nuevos lenguajes, lograr develar lo incontrolable para conseguir conmocionar... emocionar. 

El aula debe ser un lugar para tener ganas, para decir lo indecible. Un sitio para sitiar el verbo, la imagen, el color... un espacio para memorias libres. Lugar de uno. 

Y también se preguntó Munari: ¿Para qué sirve una escuela, sino para preparar individuos capaces de enfrentarse con el mundo del futuro próximo, siguiendo las técnicas más avanzadas? ¿Por qué no se enseñan estas técnicas, en lugar de las del pasado? El pasado no vuelve nunca, las reevocaciones no sirven más que para jugar con ellas, por lo tanto, una educación basada sólo en el pasado no le sirve para nada a un operario visual que ha de trabajar en el futuro próximo. El pasado solamente puede tener una función de información cultural y se ha de considerar ligado a su tiempo, ya que de otro modo no se entiende nada. 

Leer en forma inteligente la realidad, nuestra realidad 

Avidos de confusión trascender límites. 

Cuando uno mueve la tradición hay tensión, pero no hay que temer pues grandes saltos se dieron en momentos turbulentos.

La transformación debe ser una ley de función social 

Expansión: de la capacidad creativa acechada por el accionar de la moda perecedera. 

Ruptura: a veces los cambios no tienen que ver con la materia sino con los propios, con los avances tecnológicos o científicos. 

Replantear: el lenguaje en clase, el aula es un espacio de intercambios, un laboratorio donde se producen ensayos y se descubren talentos ocultos. 

Incorporar: lubricantes contra la oxidación 

Disfrutar: de lo clásico y tradicional pero esperar que no todo sea clásico y tradicional. 

Formar: gente con opinión que nos asegure infalibles resultados en la creación de canalizadores favorables hacia cambios sociológicos todavía insospechados. 

Tradición y ruptura: para alterar las leyes primero hay que conocerlas. No siempre el desorden es sinónimo de transgresión. 

Aventura y orden: de estos opuestos a transitar y de los cuales surgirán infinitos e interesantes motivos de estudio. 

Rebelión e innovación: la sensibilidad del instinto irrumpe sin direcciones previsibles. 

Revolución = evolución: para generar movimiento, articulación... desplazamiento de ideas empantanadas. 

Entonces... ¿cuál es el método para generar algo nuevo? Espero que el resultado final sea el devenir de propósitos intensos que construyan nuevas ventanas para ampliar la visión del observador.


El destierro del método único. fue publicado de la página 270 a página271 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ver detalle e índice del libro