1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI >
  4. La motivación en el taller.

La motivación en el taller.

Zamborlini, Silvana [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ISSN: 1668-1673

XIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2005. Buenos Aires. Argentina:"Formación de Profesionales Reflexivos en Diseño y Comunicación"

Año VI, Vol. 6, Febrero 2005, Buenos Aires, Argentina | 288 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La motivación es el motor para cualquier actividad creativa. Resulta obvio suponer que si los alumnos están interesados, en el ejercicio propuesto, trabajaran seguramente con muchas ganas y esto se trasladara a su conducta y a su producción en el taller. Pero, ¿cómo hacer para motivarlos? 

Los grupos de alumnos suelen ser heterogéneos, en cuanto a la actitud frente a los trabajos prácticos. ¿Qué hacer frente a personalidades abúlicas? 

Estos alumnos son los que presentan el mayor desafío para el docente. 

Un aspecto que me parece fundamental transmitir a mis alumnos es que el diseño tiene un gran componente en su desarrollo, es la personalidad de quien lo lleva a cabo, esto es ni más ni menos que expresarse a través del proyecto, a lo largo del proceso de diseño, que también es de ellos, que el camino que recorran y las decisiones que tomen también son de ellos. Son ellos. 

Claro que siempre existen objetivos a alcanzar y es fundamental que el alumno no los pierda de vista. 

Creo que de esta manera se sienten en el foco del proyecto, sienten libertad, se sienten hacedores. 

Cuando encuentro a mis alumnos preocupados, dispersos, o desconectados, aprendí a responder a esta necesidad. Entonces instauro en el taller la situación que los aqueja, por un rato nos apartamos de la planificación, yo también me corro del rol de docente y pido que me informen que les sucede, trato entonces de que se expresen aquellos alumnos que son los menos participativos en lo cotidiano. Ellos se desahogan y yo trato de darle mi punto de vista, como alguien que ya ha transitado por ese camino. 

Me causa mucho placer comprobar que una vez hablado el tema, o los temas, retornamos a la tarea semanal mucho más livianos y con alegría. Este recurso también afianza nuestros lazos, y ellos creo, se sienten escuchados. 

Trato a menudo de concientizarlos en el privilegio que tienen de poder asistir a una universidad, de haber elegido un futuro, un camino, una profesión y que siempre el camino va presentar dificultades cuya superación es lo que nos hace sentir la satisfacción de aprender. 

Creo que en definitiva diseñar es opinar, es tomar partido, es elaborar y materializar un discurso que tiene el fin de intervenir en la conducta social. Somos hacedores del futuro, y ahora no solo como diseñadotes sino también como docentes, tenemos el privilegio y la responsabilidad de diseñar el mundo que nos gustaría habitar. 

¿Cuál es el rol del docente de taller? 

Guiar, mostrar, motivar, apuntalar, escuchar y aprender. 

Después de todo nuestro proyecto en el taller es la formación de los alumnos y como punto de partida entendernos. 

La verdadera comunicación se logra cuando entre docente y alumno existe un código en común, que hace posible que se produzca la retroalimentación o feedback. Si no existe la respuesta del alumno es porque no se produce la retroalimentación, y es muy probable que no hayan comprendido el mensaje. 

Esto puede suceder por varios motivos: falta de interés en la explicación, poca motivación o un planteo poco claro de la actividad que tienen que desarrollar. 

Me gustaría agregar las palabras de Jorge Frascara, Diseñador grafico, donde se refiere a la comunicación ética entre productor y audiencia, que bien podrían aplicarse al desarrollo de la clase. 

En las comunicaciones éticas el productor debe tratar de hablar con el lenguaje de la audiencia. Si realmente quiere comunicar, debe recordar que la gente puede comprender solo aquello que se relaciona con algo que ya comprende. Si no usa el lenguaje de la audiencia, tanto en términos de su estilo y de su experiencia, no es posible comunicarse. Por eso la manera ideal de comunicación humana es el diálogo, donde la interacción permite intercambios y ajustes y la construcción y expansión de un terreno común. 

(Frascara, Jorge (1997). Diseño Gráfico para la gente. Buenos Aires: Ediciones Infinito) 

El rol mas adecuado para el docente de taller es el de coordinador, una persona que proponga actividades y actúe como moderador mientras estas se desarrollan. Alguien que guíe el trabajo sin interferir en el despliegue creativo de los alumnos. Alguien que propicie y estimule la construcción de este terreno común. El taller.


La motivación en el taller. fue publicado de la página 277 a página278 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ver detalle e índice del libro